Abe­lló Lin­de con­fía en la in­dus­tria

La mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na in­vier­te 300 mi­llo­nes en la fi­lial ibé­ri­ca que pre­si­de Isi­dro Abe­lló

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - To­ni Gar­gan­té

Lle­va­mos ya seis me­ses con un cre­ci­mien­to de de­man­da de en­tre el 3% y el 4% en ca­si to­dos los sec­to­res”, ase­gu­ra Ch­ris­toph Stein, di­rec­tor ge­ne­ral de Abe­lló Lin­de, fi­lial ibé­ri­ca de la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na de ga­ses in­dus­tria­les. El ne­go­cio de la com­pa­ñía va muy li­ga­do a la ac­ti­vi­dad in­dus­trial de sus 21.000 clien­tes es­pa­ño­les, a los que hay que aña­dir otros 8.000 en Por­tu­gal. Si la eco­no­mía re­mon­ta, Abe­lló Lin­de lo no­ta con un au­men­to del con­su­mo de las com­pa­ñías de me­dio am­bien­te, me­di­ci­na, quí­mi­ca, ali­men­ta­ción, pro­duc­ción de vi­drio o elec­tró­ni­ca que uti­li­zan sus ga­ses pa­ra re­fri­ge­rar, con­ge­lar, sol­dar y de­pu­rar pro­ce­sos de pro­duc­ción.

“Los clien­tes han au­men­ta­do la fa­bri­ca­ción y al­gu­nos han sa­ca­do del ca­jón pro­yec­tos de in­ver­sión pa­ra­li­za­dos du­ran­te los años de cri­sis. Con es­ta reac­ti­va­ción creo que man­ten­dre­mos es­te cre­ci­mien­to del 3% to­do el año”. Con una plan­ti­lla de 570 per­so­nas, Abe­lló Lin­de man­tie­ne una fac­tu­ra­ción anual de 170 mi­llo­nes de eu­ros. Es la pri­me­ra vez que Stein res­pi­ra ali­via­do, des­pués de ate­rri­zar en la fi­lial es­pa­ño­la co­mo di­rec­tor fi­nan­cie­ro en el 2007, “el úl­ti­mo año bueno an­tes de la cri­sis”. Stein fue nom­bra­do di­rec­tor ge­ne­ral en el 2008 y en­ton­ces pre­sen­tó un plan de in­ver­sio­nes a la ma­triz ale­ma­na. “Era frus­tran­te. En los años an­te­rio­res no se ha­bía in­ver­ti­do lo su­fi­cien­te y en nues­tro ne­go­cio, hay que ofre­cer cons­tan­te­men­te nue­vos ser­vi­cios, por­que hay clien­tes que aún no han pen­sa­do en uti­li­zar ga­ses pa­ra re­du­cir cos­tes, au­men­tar los ni­ve­les de efi­cien­cia y rea­li­zar me­nos emi­sio­nes”.

En es­te mar­co, Stein era cons­cien­te de la di­fi­cul­tad pa­ra per­sua­dir al comité de di­rec­ción del gru­po alemán, “que cons­tan­te­men­te va­lo­ra in­ver­sio­nes en Chi­na, Ru­sia o la mis­ma Ale­ma­nia”, y jus­to en el ojo del hu­ra­cán de la cri­sis. “No fue fá­cil, pe­ro al fi­nal los con­ven­ci­mos. He­mos des­ti­na­do 300 mi­llo­nes de eu­ros en los úl­ti­mos cua­tro años en au­men­tar ca­pa­ci­dad y en po­ten­ciar el ne­go­cio de sa­lud”.

Lin­de ha ins­ta­la­do dos plan­tas de en­va­sa­do de seg­men­ta­ción de ga­ses en Sa­gun­to y Jerez y man­tie­ne la pre­vi­sión de inau­gu­rar es­te año una ter­ce­ra de CO en Sa­la­man­ca. Es­tos pro­yec­tos su­man 100 mi­llo­nes. El res­to de las in­ver­sio­nes sir­vie­ron pa­ra re­mo­de­lar las ofi­ci­nas cen­tra­les de la ca­lle Bai­lén de la capital ca­ta­la­na, y tam­bién per­mi­tió com­prar en el 2012 la di­vi­sión de tra­ta­mien­to res­pi­ra­to­rio a do­mi­ci­lio del com­pe­ti­dor Air Pro­ducts (Car­bu­ros Me­tá­li­cos). La ope­ra­ción in­clu­yó un to­tal de 250.000 pa­cien­tes en Bél­gi­ca, Fran­cia y Ale­ma­nia, Por-

“Lle­va­mos ya seis me­ses con un cre­ci­mien­to de de­man­da de en­tre el 3% y el 4% en ca­si to­dos los sec­to­res”

tu­gal y Es­pa­ña, aun­que el grue­so, 160.000 usua­rios, co­rres­pon­dió a los dos úl­ti­mos paí­ses.

Pa­ra Ch­ris­toph Stein, el tra­ta­mien­to en ca­sa del pa­cien­te de la en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va crónica (Epoc), el as­ma o la ap­nea del sue­ño “per­mi­te un aho­rro de cos­tes a las ad­mi­nis­tra­cio- nes. En Sue­cia, EE.UU. y Ale­ma­nia ya con­ta­mos con mi­ni­clí­ni­cas con oxí­geno per­ma­nen­te pa­ra es­tas te­ra­pias, con un cos­te me­dio de 350 eu­ros por pa­cien­te al día, mien­tras que pa­ra el sec­tor pú­bli­co es­te gas­to se dis­pa­ra has­ta los 1.000 eu­ros dia­rios”. Stein ar­gu­men­ta que la mo­ro­si­dad pú­bli­ca en Es­pa­ña al­can­za una me­dia de 8 me­ses, “y aún gra­cias al plan de pa­go a pro­vee­do­res”, la­men­ta.

Las gran­des cor­po­ra­cio­nes (Lin­de, Air Pro­ducts, Pra­xair y Air Li­qui­de) do­mi­nan el sec­tor por la pre­sión so­bre los pre­cios. En es­te sen­ti­do, coin­ci­dien­do con la ad­qui­si­ción de la di­vi­sión de me­di­ci­na do­mi­ci­lia­ria de Air Pro­ducts, Lin­de au­men­tó su par­ti­ci­pa­ción has­ta el 99,9% del capital de la fi­lial es­pa­ño­la. “Los 80 miem­bros de las tres ra­mas de la fa­mi­lia Abe­lló no se pu­sie­ron de acuer­do so­bre la venta”. Pe­ro aún así, el gru­po alemán ha que­ri­do man­te­ner la raíz más que cen­te­na­ria e Isi­dro Abe­lló es pre­si­den­te de la com­pa­ñía fun­da­da en 1907. “Los clien­tes va­lo­ran po­si­ti­va­men­te que exis­ta un pre­si­den­te español y, ade­más, los víncu­los de Isi­dro Abe­lló se han am­plia­do, por­que des­de ha­ce po­co es vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ale­ma­na”, re­mar­ca Stein. La fa­mi­lia Abe­lló man­tu­vo siem­pre una gran amis­tad con los Lin­de, in­clu­so cuan­do la par­ti­ci­pa­ción de la em­pre­sa ale­ma­na fue in­cau­ta­da des­pués de la II Gue­rra Mun­dial. Lin­de no re­cu­pe­ró la ma­yo­ría en el capital de la sub­si­dia­ria es­pa­ño­la has­ta 1983, pe­so que au­men­tó pro­gre­si­va­men­te has­ta el 74,7% en el 2001, con An­to­ni Ne­gre de pre­si­den­te.

SER­GI AL­CÁ­ZAR

Ch­ris­toph Stein, di­rec­tor ge­ne­ral de Abe­lló Lin­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.