El gran ne­go­cio de lord March

El Fes­ti­val of Speed reúne a pro­fe­sio­na­les y apasionados del mo­tor en un es­ce­na­rio espectacular

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Ja­vier Or­te­ga Figueiral

Nues­tro AS350 ecu­reuil se po­sa ele­gan­te y suave so­bre la hier­ba del ae­ró­dro­mo de Good­wood. Per­te­ne­ce a Eli­te He­li­cop­ters, uno de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de es­te ti­po de ae­ro­na­ves en Reino Uni­do y cu­ya se­de prin­ci­pal es­tá en es­te cam­po de vue­lo, con dos pis­tas cru­za­das de un im­pe­ca­ble co­lor ver­de, co­mo to­dos los te­rre­nos fa­mi­lia­res de lord March.

Su nom­bre com­ple­to es Char­les Henry Gor­don-Len­nox, Earl of March and Ki­na­ra, tie­ne 59 años, es­tu­dió en Ea­ton, es he­re­de­ro de tres du­ca­dos y más allá de los tí­tu­los, es un apa­sio­na­do hom­bre de ne­go­cios que ha he­cho re­ver­de­cer la eco­no­mía fa­mi­liar y la de la re­gión, ex­plo­tan­do las fin­cas e ins­ta­la­cio­nes que ges­tio­na en nom­bre de su pa­dre: el ae­ró­dro­mo, tres cir­cui­tos de ve­lo­ci­dad, un hi­pó­dro­mo y un club de golf. To­do gi­ra al­re­de­dor de una man­sión que re­cuer­da a la de la se­rie Down­ton Ab­bey.

Ha­ce dos se­ma­nas es­ta fin­ca aco­gió la 21ª edi­ción del FOS, Fes­ti­val of Speed –fes­ti­val de la ve­lo­ci­dad–, un acon­te­ci­mien­to que du­ran­te tres días reúne a más de 200.000 per­so­nas apa­sio­na­das por el mun­do del mo­tor, co­mo es­te lord, que de ni­ño ya veía ca­rre­ras de bó­li­dos en el cir­cui­to fa­mi­liar: una pis­ta clau­su­ra­da en 1966 por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad y la com­pe­ten­cia de otras ins­ta­la­cio­nes si­mi­la­res. Así, des­de jo­ven, su ob­je­ti­vo fue re­cu­pe­rar el rui­do de los mo­to­res y el olor a ga­so­li­na en ese mis­mo lu­gar.

Con­ven­cien­do a gran­des fir­mas au­to­mo­vi­lís­ti­cas y co­lec­cio­nis­tas de co­ches, la pri­me­ra edi­ción del FOS se ce­le­bró en 1993 y con­vo­có a más de 25.000 per­so­nas. Año tras año, el even­to no hi­zo más que cre­cer, con­vir­tién­do­se en un acon­te­ci­mien­to de pa­go diez años des­pués, cuan­do ya se con­vir­tió en un even­to de re­fe­ren­cia.

“Es­te es un fin de se­ma­na de­li­cio­so, los co­ches y mo­tos par­ti­ci­pan­tes en el FOS ru­gi­mos pa­san­do fren­te a la ca­sa Good­wood en un pe­que­ño cir­cui­to de 1,16 mi­llas que sube a una co­li­na”, co­men­ta Ja­son Key, el vo­ca­lis­ta de Ja­mi­ro­quai, que par­ti­ci­pa en el even­to con su fla­man­te Fe­rra­ri ver­de. Key es una de las mu­chas ca­ras co­no­ci­das del even­to, co­mo tam­bién el ac­tor y hu­mo­ris­ta Ro­wan At­kin­son, un en­fer­mo del mo­tor, co­mo se au­to­de­fi­ne, ade­más de otras ce­le­bri­da­des apa­sio­na­das por co­ches, mo­tos e in­clu­so ae­ro­na­ves, pues tam­bién hay una sec­ción de­di­ca­da a la avia­ción en la que es­te año se pre­sen­ta­ron los nue­vos he­li­cóp­te­ros Bell 505 y Gum­bal Ca­bri G2.

Ce­le­bri­da­des al mar­gen, lo que buscan los más de 200.000 vi­si­tan­tes de Good­wood, que pa­gan una me­dia de 100 eu­ros dia­rios, es ver ro­dan­do sus co­ches y mo­tos fa­vo­ri­tas con­du­ci­dos por pi­lo­tos de to­dos los tiem­pos: le­yen­das co­mo Emer­son Fit­ti­pal­di, Sir Jac­kie Ste­wart o Fred­die Spen­cer que tras co­rrer se de­jan ver con un pú­bli­co apa­sio­na­do y tam­bién jun­to a es­tre­llas ac­tua­les

Los más de 200.000 vi­si­tan­tes de Good­wood pa­gan una me­dia de cien eu­ros dia­rios Al la­do del cir­cui­to, las gran­des mar­cas au­to­mo­vi­lís­ti­cas pre­sen­tan sus clá­si­cos y las no­ve­da­des

del mo­tor co­mo Raik­ko­nen, But­ton o Ha­mil­ton. Es­tos pi­lo­tos acu­den de­sin­te­re­sa­da­men­te al even­to con el per­mi­so de sus es­cu­de­rías y siem­pre aca­ban en­con­trán­do­se en el dri­vers club, una zo­na muy res­trin­gi­da y pa­tro­ci­na­da por la re­lo­je­ra TAG heuer, pa­ra la que só­lo se pro­du­je­ron 1.500 acre­di­ta­cio­nes me­tá­li­cas con for­ma de cro­nó­me­tro crea­das por Ch­ris­toph Beh­ling, el di­se­ña­dor de la ca­sa. Allí se pu­do ver tam­bién a Ale­jan­dro Agag, di­rec­tor ge­ne­ral de For­mu­la-e, una nue­va ca­te­go­ría de com­pe­ti­ción al es­ti­lo de la For­mu­la 1, que ce­le­bra­rá nue­ve ca­rre­ras a par­tir del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre con mo­no­pla­zas que tie­nen la pe­cu­lia­ri­dad de ser 100% eléc­tri­cos.

“Te­nía­mos que es­tar aquí, lle­va­mos me­dia vi­da re­la­cio­na­dos con el mun­do del mo­tor y es­te even­to es el más im­por­tan­te del mun­do en su gé­ne­ro, de ahí que nos vol­que­mos”, se­ña­la Blan­ca Panzano, di­rec­to­ra ge­ne­ral de re­lo­je­ría y jo­ye­ría del gru­po LVHM en Es­pa­ña, en el que se en­cua­dra TAG, pues en 1999 el gru­po de Ber­nard Ar­nault com­pró el 50,1% de sus ac­cio­nes por 1.150 mi­llo­nes de fran­cos sui­zos.

En otra zo­na de la fin­ca, se le­van­tan 26 in­men­sos pa­be­llo­nes en re­pre­sen­ta­ción de las gran­des mar­cas au­to­mo­vi­lís­ti­cas co­pa­tro­ci­na­do­ras del even­to, que pre­sen­tan sus clá­si­cos y no­ve­da­des, pro­vo­can­do el de­li­rio de los afi­cio­na­dos y la son­ri­sa de lord March, que ve des­de la te­rra­za de su ca­sa el gran ne­go­cio que se mue­ve en su in­men­sa pro­pie­dad.

DOS MER­CE­DES GRAND PRIX (arri­ba), cons­trui­dos en 1914, cir­cu­lan ve­lo­ces en una de las pis­tas de Good­wood

DRI­VERS CLUB, al que se ac­ce­de con al­fom­bra ro­ja (so­bre es­tas lí­neas)

GOOD­WOOD FOS Y JOF

SIR JAC­KIE

STE­WART (a la iz­quier­da), a sus 75 años, con­ti­núa emo­cio­nán­do­se al vo­lan­te de un mo­no­pla­za clá­si­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.