El con­cu­rri­do ca­mino erró­neo

La fal­ta de li­de­raz­go y de ideas po­lí­ti­cas pue­de lle­var ha­cia una di­fí­cil en­cru­ci­ja­da

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Mien­tras en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la los par­ti­dos his­tó­ri­cos ca­mi­nan en círcu­los dan­do ban­da­zos y las nue­vas for­ma­cio­nes sur­gen del lo­da­zal de la cri­sis a lo­mos de vis­to­sos cor­ce­les po­pu­lis­tas, que qui­zá re­sul­ten no ser­vir más que pa­ra ga­nar una ca­rre­ra ve­ra­nie­ga de ja­mel­gos, la fal­ta de li­de­raz­go e ideas –que no sean de bom­be­ro– pro­du­ce una in­quie­tan­te sen­sa­ción de dé­jà vu, má­xi­me si se pien­sa en la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca de los úl­ti­mos 30 o 40 años.

De de­cla­ra­se en el fu­tu­ro la Unión Eu­ro­pea pos­cris­tia­na, su año ce­ro po­dría fi­jar­se en 1979, el de la pri­me­ra vic­to­ria en las ur­nas de Margaret That­cher, por­que fue a par­tir de esa efe­mé­ri­de cuan­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, co­men­zó la des­com­po­si­ción. La Da­ma de Hie­rro era al prin­ci­pio proeu­ro­pea. Gran Bre­ta­ña se ad­hi­rió a la CEE en 1973, de la mano de su co­rre­li­gio­na­rio con­ser­va­dor Ed­ward Heath. Pe­ro no tar­da­ron en arre­ciar en­tre las fi­las de los to­ries ac­ti­tu­des eu­ro­es­cép­ti­cas; y Mag­gie, ade­más, al re­pu­diar la exis­ten­cia de la so­cie­dad, no hi­zo sino po­ner en en­tre­di­cho las esen­cias de lo bri­tá­ni­co. La su­pues­ta mi­le­na- ria ho­mo­ge­nei­dad de la po­bla­ción per­te­ne­cía ca­da vez más a un pa­sa­do he­roi­co pe­ro ca­du­co, y la in­fluen­cia de nue­vos aires con­ti­nen­ta­les des­vir­tuó unos cuan­tos va­lo­res pa­trios con­si­de­ra­dos has­ta la fe­cha sa­gra­dos.

Sur­gie­ron en to­dos los par­ti­dos fac­cio­nes muy ac­ti­vas y en­fren­ta­das en­tre sí, lo que pro­vo­có que el po­der, en­vuel­to en una man­ta de am­bi­güe­da­des, abra­za­ra un cen­tris­mo que exi­gía una con­for­mi­dad a prue­ba de ba­las y la re­sul­tan­te au­sen­cia de de­ba­te. Los que en ver­dad to­ma­ban las de­ci­sio­nes fue­ron los tec­nó­cra­tas y los spin doc­tors, ex­per­tos no elec­tos cu­ya mi­sión con­sis­tía en con­tro­lar y guiar la opi­nión pú­bli­ca an­te­po­nien­do la ima­gen al con­te­ni­do, la es­ce­ni­fi­ca­ción a la ac­tua­ción.

Ha­cia fi­na­les de la dé­ca­da de 1990, se­me­jan­te fuer­za cen­trí­pe­ta ha­bía con­se­gui­do aco­rra­lar a con­ser­va­do­res y la­bo­ris­tas en una un­tuo­sa ma­sa uni­for­me que no in­tere­sa­ba a na­die. Co­mo con­se­cuen­cia de ello hu­bo un abrup­to ba­jón en el nú­me­ro de mi­li­tan­tes y vo­tan­tes. Pe­ro pa­ra los spin doc­tors es­ta nue­va ten­den­cia só­lo in­di­ca­ba que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va da­ba pa­so a la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va: opino, lue­go existo, sea en las on­das, la red, la pren­sa, las ur­nas o la fa­cha­da de un edi­fi­cio. Es de­cir: se im­pu­so la pa­la­bre­ría. Arra­sa­ban los reality shows, y no só­lo en la te­le­vi­sión.

El 16 sep­tiem­bre de 1992 fue un au­tén­ti­co black wed­nes­day pa­ra la li­bra es­ter­li­na. El Ban­co de In­gla­te­rra gas­tó 3.300 mi­llo­nes de li­bras al ob­je­to de de­fen­der su so­bre­va­lo­ra­da mo­ne­da, pe­ro en vano, pues su­frió una de­va­lua­ción en torno al 10%, que pre­ci­pi­tó la sa­li­da de Gran Bre­ta­ña del me­ca­nis­mo de cam­bio del Sis­te­ma Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo. A par­tir de se­me­jan­te de­ba­cle, la re­la­ción del Reino Uni­do con la Unión Eu­ro­pea de­vino el asun­to más de­ci­si­vo de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca: West­mins­ter con­tra las in­si­dio­sas in­je­ren­cias eu­ro­peas.

Ha­cia fi­na­les de la tra­ve­sía del de­sier­to que les sig­ni­fi­ca­ron los 18 años del con­ser­va­du­ris­mo de Margaret That­cher y John Ma­jor (1979-1997), los la­bo­ris­tas pa­re-

Los bri­tá­ni­cos es­tán en su de­re­cho de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro ha­ce mu­cho frío ahí fue­ra

cían ha­ber en­con­tra­do por fin un lí­der de en­jun­dia en la per­so­na de John Smith, mas su pre­ma­tu­ra muer­te en 1994 abrió las puer­tas al in­com­bus­ti­ble dúo Blair y Brown, quie­nes, aun­que ca­si siem­pre pe­lea­dos en­tre bam­ba­li­nas, irrum­pie­ron en es­ce­na con unas ga­nas lo­cas de en­te­rrar to­do lo más sa­gra­do del la­bo­ris­mo. En ma­nos de Bam­bi Blair, la lla­ma­da ter­ce­ra vía re­sul­tó ser un en­ga­ño­so con­ser­va­du­ris­mo con per­ma­nen­te son­ri­sa for­za­da.

Quien me­jor re­pre­sen­tó los nue­vos tiem­pos fue Dia­na Spen­ser, la prin­ce­sa de Ga­les en vi­da y la del pue­blo des­pués de su trá­gi­ca muer­te en 1997. Llo­ro­sos y de lu­to, los bri­tá­ni­cos re­cu­pe­ra­ron, aun­que por po­co tiem­po, al­go pa­re­ci­do a un patriotismo com­par­ti­do. El fla­man­te pre­mier, Tony Blair, es­ta­ba cier­ta­men­te a la al­tu­ra de la pom­pa y cir­cuns­tan­cias de la oca­sión, pe­ro una vez aca­ba­dos los bo­ni­tos dis­cur­sos, na­da te­nía que aña­dir: su men­sa­je era tan va­cío co­mo la ima­gen de la co­ol Bri­ta­nia que tan­to em­pe­ño pu­so en pro­mo­cio­nar. Cons­ta­ta­da su in­efi­ca­cia en ca­sa, op­tó por pro­bar suer­te en el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal.

El año 1992 tam­bién fue el an­nus ho­rri­bi­lis de Isabel II. Lo su­peró; co­mo su­pe­raría en 1997 la muer­te de su nue­ra. Mas al­go ha­bía cam­bia­do que ni los re­cien­tes ju­bi­leos o sun­tuo­sas bo­das reales han po­di­do re­me­diar. Pues­to que no pa­re­ce te­ner ga­nas de ab­di­car Isabel en su hi­jo Car­los, que­da por re­sol­ver la cues­tión de la su­ce­sión, que se per­fi­la en­re­ve­sa­da.

El tra­ta­do de Maas­tricht, que en 1993 en­tró en vi­gor por los pe­los, fue otro pun­to de in­fle­xión pa­ra los bri­tá­ni­cos. Si en ca­li­dad de lí­der de la Opo­si­ción Mar­ga- ret That­cher se opu­so al re­fe­rén­dum con­vo­ca­do en 1975 por Ha­rold Wil­son a fin de ra­ti­fi­car la con­ti­nui­dad de Gran Bre­ta­ña en la CEE, vein­te años más tar­de em­pleó su aún con­si­de­ra­ble in­fluen­cia a fa­vor de un re­fe­rén­dum so­bre Maas­tricht, pre­ci­sa­men­te ella, que en sus on­ce años en el po­der nun­ca con­vo­có nin­guno. La ba­ro­ne­sa ha­bía lle­ga­do a la con­clu­sión de que, en al­gu­nos ca­sos, hay que pa­sar del Par­la­men­to y ape­lar di­rec­ta­men­te a la opi­nión del pue­blo.

En me­dio de un in­ter­mi­na­ble ro­sa­rio de es­cán­da­los po­lí­ti­cos, a me­nu­do con fon­do de co­rrup­te­las o de ín­do­le se­xual, Gran Bre­ta­ña ca­peó co­mo pu­do la he­ca­tom­be de las va­cas lo­cas, sin­tién­do­se aban­do­na­da por los bu­ró­cra­tas de Bru­se­las. Go­ber­na­ra quien go­ber­na­ra, iban in cres­cen­do las pri­va­ti­za­cio­nes, el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo, el so­be­ra­nis­mo es­co­cés, el na­cio­na­lis­mo xe­nó­fo­bo… has­ta con­ver­tir el Reino Uni­do en una en­te­le­quia.

Si por el im­per­tur­ba­ble Da­vid Ca­me­ron fue­ra, tal vez en el 2017 de­ci­dan los bri­tá­ni­cos se­pa­rar­se de la Unión Eu­ro­pea, ya que nun­ca lle­ga­ron a sen­tir­se ni có­mo­dos ni com­pren­di­dos del to­do en su seno. O por­que han com­pro­ba­do que ya no pue­den se­guir fre­nan­do su pro­gre­so ha­cia la unión ple­na. Es­ta­rían en su de­re­cho; pe­ro peor pa­ra ellos: ha­ce mu­cho frío ahí fue­ra.

REU­TERS

Si por el im­per­tur­ba­ble Da­vid Ca­me­ron fue­ra, los bri­tá­ni­cos po­drían de­ci­dir en el 2017 si se se­pa­ran de la UE, don­de nun­ca han lle­ga­do a sen­tir­se ni có­mo­dos ni com­pren­di­dos o bien por­que ya no pue­den se­guir fre­nan­do la unión ple­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.