So­lo co­rrec­ción… por el mo­men­to

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - JO­SÉ L. MAR­TÍ­NEZ CAM­PU­ZANO

De he­cho, soy de los que creen que los mer­ca­dos bur­sá­ti­les se­gui­rán al al­za en los pró­xi­mos me­ses

No, no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Bajo la má­xi­ma de que el fu­tu­ro (en re­sul­ta­dos) se­rá me­jor y que el pre­sen­te (ex­ce­so de li­qui­dez) em­pu­ja a to­mar ries­go, cual­quier co­na­to de co­rrec­ción en los pre­cios de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros ha si­do una opor­tu­ni­dad de com­pra. Só­lo re­cuer­do tres oca­sio­nes en el pa­sa­do re­cien­te con des­cen­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos del Ibex: un 11.5% acu­mu­la­do en dos me­ses que fi­na­li­zó en ju­nio del año pa­sa­do; la caí­da del 7.3% tam­bién con du­ra­ción de dos me­ses has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre; el re­cor­te del 6% acu­mu­la­do en ape­nas 20 días has­ta fi­na­les de enero. De más a me­nos en in­ten­si­dad. Tam­bién en du­ra­ción de la co­rrec­ción.

Al fi­nal, co­mo de­cía al prin­ci­pio, una opor­tu­ni­dad o descuento en los pre­cios pa­ra aque­llos in­ver­so­res in­cré­du­los que aún tu­vie­ran du­das so­bre la bon­dad de to­mar ries­go en un mun­do de ti­pos de in­te­rés nu­los. Y to­dos de al­gu­na for­ma así lo he­mos vis­to….¿có­mo que­dar­se fue­ra de una opor­tu­ni­dad co­mo es­ta?. Al fin y al ca­bo, las bol­sas des­cuen­tan el es­ce­na­rio fu­tu­ro de la eco­no­mía (y de los re­sul­ta­dos). Y el fu­tu­ro se­rá me­jor, ¿no es­tán de acuer­do?. Por tan­to, es cues­tión de es­pe­rar que ese es­ce­na­rio po­si­ti­vo se ma­ni­fies­te. ¿Has­ta cuán­do? Es­tá pre­gun­ta no es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta. Pe­ro, ¿y si es­ta vez no es así? No se con­fun­dan con es­ta cues­tión.

UNA­NI­MI­DAD

De he­cho, soy de los que creen (y hay una­ni­mi­dad so­bre ello, lo que tam­po­co me re­con­for­ta mu­cho) que los mer­ca­dos bur­sá­ti­les se­gui­rán al al­za en los pró­xi­mos me­ses. De he­cho, ma­ne­ja­mos subidas de has­ta dos dí­gi­tos en el pró­xi­mo año y me­dio a agre­gar a la subida, por ejem­plo, del 50% del Ibex des­de fi­na­les de 2012. No les voy a re­pe­tir los ar­gu­men­tos, que pro­ba­ble­men­te se­rán tam­bién los su­yos.

Con to­do, ¿qué pa­sa­ría si el fu­tu­ro eco­nó­mi­co no es tan fa­vo­ra­ble co­mo es­pe­ra­mos? Ya nos pa­re­ce nor­mal que el mer­ca­do suba con da­tos eco­nó­mi­cos ne­ga­ti­vos, co­mo si fue­ran po­si­ti­vos. Es más, los in­ver­so­res pres­tan más aten­ción a los men­sa­jes des­de los ban­cos cen­tra­les que a los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les. Lo he­mos com­pro­ba­do bien du­ran­te es­te año. Es cues­tión de asu­mir unos ra­tios de va­lo­ra­ción re­la­ti­vos más al­tos, siem­pre con­si­de­ran­do que aun­que por en­ci­ma de la me­dia his­tó­ri­ca no han al­can­za­do ni­ve­les pa­sa­dos pre­vios a una bur­bu­ja. Y en com­pa­ra­ción con la ya anó­ma­la ba­ja ren­ta­bi­li­dad de la deu­da, la in­ver­sión en bol­sa sin du­da es atrac­ti­va.

Por otro la­do, la pro­pia am­bi­ción, al­gu­nos ha­bla­rían de "an­sia", ma­ti­za cual­quier hi­po­té­ti­co ries­go que pue­da sur­gir: geo­po­lí­ti­co, fi­nan­cie­ro y es­pe­cial­men­te eco­nó­mi­co. Pa­ra eso es­tán los ban­cos cen­tra­les, pien­san mu­chos in­ver­so­res, ma­ti­zan­do los ries­gos que pue­dan ir sur­gien­do. Com­pla­cen­cia, en el ca­so de los in­ver­so­res; ex­ce­so de cre­di­bi­li­dad, pa­ra los ban­cos cen­tra­les.

¿HAY AL­GO MÁS?

Ape­nas una co­rrec­ción del mer­ca­do, con tres días a la ba­ja, y co­men­za­mos a pre­gun­tar­nos si hay al­go más. Des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, po­dría­mos ha­blar de po­ten­cia­les des­cen­sos del do­ble de mag­ni­tud a los re­cien­tes sin que ello cues­tio­ne la ten­den­cia al­cis­ta de fon­do. La di­fe­ren­cia aho­ra con res­pec­to a las co­rrec­cio­nes a las que me re­fe­ría al prin­ci­pio son los pre­cios más al­tos, la es­ca­sa li­qui­dez ac­tual del mer­ca­do y tam­bién el ex­ce­so de con­fian­za que se res­pi­ra. Ha­ce un año la Fed co­men­zó a ha­blar del ta­pe­ring con un im­pac­to muy ne­ga­ti­vo en los mer­ca­dos que se pro­lon­gó du­ran­te me­ses. Aho­ra los men­sa­jes son am­bi­guos, ma­ti­zan­do la po­si­bi­li­dad de su­bir los ti­pos de in­te­rés en el fu­tu­ro co­mo una ame­na­za cu­yo im­pac­to ne­ga­ti­vo pue­de di­luir­se en el tiem­po (¡!).

Ha­ce un año los mer­ca­dos emer­gen­tes fue­ron los más per­ju­di­ca­dos por la ame­na­za del cam­bio de dis­cur­so de la Fed (fi­nal­men­te no hu­bo tal cam­bio de dis­cur­so), be­ne­fi­cian­do con ello a las bol­sas de paí­ses desa­rro­lla­dos. Es­pe­cial­men­te a las eu­ro­peas. Aho­ra nos ex­tra­ña que mu­chos in­ver­so­res vuel­van a mi­rar a las bol­sas emer­gen­tes, con ni­ve­les de pre­cios re­la­ti­vos ca­si la mi­tad que las desa­rro­lla­das, en un es­ce­na­rio de im­pas­se des­de la Fed. ¿No es­ta­mos en un es­ce­na­rio de carry y momentum? La ten­den­cia de fon­do es al­cis­ta. El carry be­ne­fi­cia a los mer­ca­dos con ma­yor po­ten­cial de ren­ta­bi­li­dad fren­te a otros. La­men­ta­ble­men­te, el mer­ca­do eu­ro­peo no es aho­ra de los más atrac­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.