Mue­bles que su­man me­tros

Una reha­bi­li­ta­ción con un pre­su­pues­to ajus­ta­do trans­for­ma una vi­vien­da con un es­pa­cio es­ca­so en un lu­gar lu­mi­no­so y bien apro­ve­cha­do

La Vanguardia - Dinero - - ESPACIOS - Begoña Cor­zo

La fal­ta de es­pa­cio se pue­de su­plir con or­den y mu­cho sen­ti­do co­mún pa­ra apro­ve­char to­dos los cen­tí­me­tros. La reha­bi­li­ta­ción de es­te en­tre­sue­lo con pa­tio si­tua­do cer­ca del mer­ca­do de Gal­vany es una bue­na mues­tra de ello. El jo­ven ar­qui­tec­to Víc­tor Ber­gnes (27 años) y el in­terio­ris­ta Mar­cos Ca­ta­lán (40) se en­fren­ta­ron con mo­des­tia y bue­nas ideas al en­car­go de reha­cer una vie­ja fin­ca pa­ra una ma­dre que que­ría un es­tu­dio tran­qui­lo pa­ra “in­de­pen­di­zar­se” de sus hi­jos.

La vi­vien­da, si­tua­da en un edi­fi­cio de tres plan­tas del 1800 era un ama­si­jo de ta­bi­ques que for­ma­ban las ha­bi­ta- cio­nes, se­pa­ra­das por un pa­si­llo. “Por no te­ner, no te­nía ni li­ving y se en­tra­ba des­de un dis­tri­bui­dor en el que es­ta­ba la cocina”, ex­pli­ca Ber­gnes so­bre lo que se en­con­tró en el que ha si­do su pri­mer pro­yec­to. La fin­ca con­ta­ba a su fa­vor, sin em­bar­go, con que se ubi­ca en un ba­rrio muy tran­qui­lo y es­tá so­lea­da al sur.

Da­do que el pa­tio es más gran­de que el pro­pio pi­so –53 m2 fren­te a 45 m2–, los res­pon­sa­bles del pro­yec­to de­ci­die­ron en­fa­ti­zar la co­mu­ni­ca­ción en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. A la vez, lo ajus­ta­do del pre­su­pues­to –34.000 eu­ros ini­cia­les que pa­sa­ron a ser 40.000– les lle­vó a apro­ve­char to­do lo que se po­día con­ser­var de la vie­ja fin­ca, co­mo las vi­gas de ma­de­ra del te­cho y las pa­re­des de obra vis­ta. Con la ma­de­ra de te­ca in­do­ne­sia que guar­da­ba la clien­ta, se pa­vi­men­tó la te­rra­za y se cons­tru­ye­ron los mue­bles de ex­te­rior, y con ca­ñi­zo se “rein­ven­tó” la per­sia­na ali­can­ti­na pa­ra for­mar un pe­que­ño co­ber­ti­zo muy me­di­te­rrá­neo.

FUE­RA PA­SI­LLOS Y PUER­TAS

El pi­so se va­ció de ta­bi­ques, y pa­ra re­sol­ver la nue­va dis­tri­bu­ción se di­se­ña­ron tres gran­des mue­bles que con­tie­nen la cocina, los elec­tro­do­més­ti­cos, ar­ma­rios de al­ma­ce­na­mien­to, un aseo y un ba­ño. Se dis­pu­sie­ron en for­ma de H, de mo­do que a un la­do del bra­zo cor­to que­dan dos dor­mi­to­rios y en el otro un li­ving de 26 m2. Es un es­pa­cio con­ti­nuo y flui­do, sin pa­si­llos ni puer­tas. En uno de los ex­tre­mos lar­gos de esa H que for­man los mó­du­los de ma­de­ra es­tán la en­tra­da, la cocina, un ba­ño y un pe­que­ño pa­tio de lu­ces. En el centro se si­túa un con­te­ne­dor que es­con­de la ne­ve­ra, el te­le­vi­sor y es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to del co­me­dor y el li­ving. Es­ta es­truc­tu­ra li­ge­ra es a la vez el ta­bi­que que se­pa­ra la zo­na de día de los dor­mi­to­rios. En el ex­tre­mo opues­to, un ter­cer mue­ble con­tie­ne otro ba­ño y comunica con el pa­tio a tra­vés de dos cris­ta­le­ras pi­vo­tan­tes, re­sul­ta­do de unir las dos pe­que­ñas puer­tas ori­gi­na­les.

Ber­gnes ex­pli­ca que tu­vie­ron que ha­cer “in­ven­tos de bajo pre­su­pues­to”, co­mo los ci­ta­dos mue­bles, que son de DM blan­co, o co­mo el re­cur­so de pin­tar los ce­rra­mien­tos de la te­rra­za con una mez­cla de pin­tu­ra Oxi­ron ne­gra y ro­ja pa­ra imi­tar el co­lor del ace­ro cor­ten, mu­cho más ca­ro.

El in­terio­ris­mo y la elec­ción de los mue­bles au­xi­lia­res se cons­tru­ye des­de la mis­ma idea que de­fi­ne la ar­qui­tec­tu­ra de es­ta ca­sa; ha­cer evi­den­te el es­que­le­to que en­vuel­ve el con­te­ni­do.

1

1 EL PA­TIO del in­te­rior de man­za­na se comunica con la ca­sa a tra­vés de puer­tas de cris­tal pi­vo­tan­tes con es­truc­tu­ra de hie­rro pin­ta­do.

3

3 LAS SI­LLAS de la cocina son las Thonet con bra­zos. Las pa­tas de la me­sa son de Ja­cob­sen, edi­ta­das por Fritz Han­sen, y el so­bre es de con­tra­cha­pa­do de abedul. Al fon­do, el ar­ma­rio don­de se si­túan la en­tra­da a la ca­sa (a la iz­quier­da), la cocina, una ven­ta­na que da a un pa­tio de lu­ces y un aseo (que no se ve en la fo­to).

2 2 EL MUE­BLE se­pa­ra la zo­na de día del dor­mi­to­rio, que es­tá de­trás. El mo­bi­lia­rio es sen­ci­llo, con pre­di­lec­ción por las pie­zas vin­ta­ge de es­ti­lo nór­di­co.

FO­TOS DE EU­GE­NI PONS

4

4 EL BA­ÑO es­tá se­pa­ra­do del dor­mi­to­rio por una puer­ta pi­vo­tan­te de vi­drio. A la iz­quier­da, un ro­pe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.