¿Fin de curso o fin de le­gis­la­tu­ra?

La Vanguardia - Dinero - - ELULTIMO TOQUE - MA­RIANO GUIN­DAL

Las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo han si­do co­mo un tsu­na­mi. En el es­ca­so pla­zo de dos me­ses ha ab­di­ca­do el rey, ha di­mi­ti­do el lí­der de la opo­si­ción, se ha hun­di­do el PSOE, se ha agra­va­do el pro­ble­ma ca­ta­lán, se ha ace­le­ra­do la des­com­po­si­ción del nú­cleo de vo­tan­tes del PP, y el po­pu­lis­mo ha apa­re­ci­do co­mo fuer­za emer­gen­te. Y to­do es­to ha su­ce­di­do en sie­te se­ma­nas que han mar­ca­do la his­to­ria de Es­pa­ña.

An­te es­te pa­no­ra­ma el Go­bierno se plan­tea se­ria­men­te ade­lan­tar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les al pró­xi­mo oto­ño. Has­ta el mo­men­to só­lo es una hi­pó­te­sis, pe­ro la apro­ba­ción de­pri­sa y co­rrien­do del de­cre­to-ley del 4 de ju­lio ha le­van­ta­do la lie­bre. Or­de­na­do por la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y coor­di­na­do por el di­rec­tor de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de la Pre­si­den­cia del Go­bierno, Ál­va­ro Na­dal, se ha ela­bo­ra­do un tex­to de 179 pá­gi­nas en el que se ha me­ti­do to­do lo que es­tá pen­dien­te pa­ra ter­mi­nar la le­gis­la­tu­ra. Un au­tén­ti­co ca­jón de sas­tre que re­cuer­da a la ley de acom­pa­ña­mien­to de los pre­su­pues­tos, una ma­ne­ra de go­ber­nar que fue de­cla­ra­da in­cons­ti­tu­cio­nal por el TC.

Cuan­do só­lo que­dan dos se­ma­nas pa­ra ter­mi­nar el curso par­la­men­ta­rio se ha pre­sen­ta­do a la opo­si­ción un plan de cho­que si­mi­lar al que hi­zo Mon­to­ro al ini­cio de la Le­gis­la­tu­ra pa­ra que lo estudie y aprue­be por vía ex­prés. Un con­jun­to de me­di­das ur­gen­tí­si­mas que van des­de las ayu­das pa­ra con­tra­tar a los jó­ve­nes en pa­ro has­ta una pri­va­ti­za­ción cha­pu­za de Ae­na, la re­es­truc­tu­ra­ción del gas, la in­ter­ven­ción de los puer­tos, los ho­ra­rios co­mer­cia­les y un lar­go et­cé­te­ra. Ca­si de for­ma pa­ra­le­la des­de Ha­cien­da se apro­ba­ba la re­for­ma fis­cal, que por ver­güen­za to­re­ra no me­tie­ron tam­bién en el de­cre­to-ley.

A la vuel­ta del verano, Ma­riano Ra­joy pue­de di­sol­ver per­fec­ta­men­te el Par­la­men­to y con­vo­car elec­cio­nes pa­ra oto­ño. El ar­gu­men­to es que la le­gis­la­tu­ra que­da prác­ti­ca­men­te ago­ta­da. Se han afron­ta­do con éxi­to las gran­des re­for­mas eco­nó­mi­cas que vi­nie­ron a ha­cer –fi­nan­cie­ra, la­bo­ral, ener- gé­ti­ca y fis­cal– y se ha sa­ca­do al país de la cri­sis. Los da­tos de la EPA y del PIB co­rres­pon­dien­te al se­gun­do tri­mes­tre del año así lo cer­ti­fi­can: Es­pa­ña ha co­men­za­do la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca al tiem­po que se ha en­tra­do en un nue­vo círcu­lo vir­tuo­so. Ade­más, ha re­for­za­do su pre­sen­cia en Eu­ro­pa y se ha ini­cia­do una nue­va eta­pa his­tó­ri­ca con el rei­na­do de Fe­li­pe VI.

Por tan­to, es ne­ce­sa­rio con­vo­car a los ciu­da­da­nos a vo­tar pa­ra que eli­jan a un Go­bierno que re­cu­pe­re la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y trans­mi­ta con­fian­za, con el fin de reac­ti­var el con­su­mo y la in­ver­sión. Una nue­va le­gis­la­tu­ra que es­ta­rá mar­ca­da por el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo. ¡El ajus­te ha ter­mi­na­do! Aho­ra se re­quie­re otro impulso pa­ra afron­tar los re­tos eu­ro­peos ne­ce­sa­rios pa­ra adap­tar­nos al nue­vo mun­do post-cri­sis.

Con es­ta es­tra­te­gia Ra­joy ma­ta­ría tres pá­ja­ros de un ti­ro: pri­me­ro, co­ge­ría a la opo­si­ción con el pie cam­bia­do; se­gun­do, di­lui­ría el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán que se es­tá or­ga­ni­zan­do en­torno al 9 de no­viem­bre; y ter­ce­ro y más im­por­tan­te, fre­na­ría la des­com­po­si­ción que el PP es­tá su­frien­do en sus prin­ci­pa­les nú­cleos elec­to­ra­les co­mo son Ma­drid, Va­len­cia y Ga­li­cia.

Pa­ra el pre­si­den­te es fun­da­men­tal vol­ver a ga­nar con ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra re­ma­tar la ta­rea. “Los gar­ban­zos es­tán a me­dio co­cer”, en ex­pre­sión de un in­flu­yen­te mi­nis­tro. Y si co­mo re­sul­ta­do de unos pró­xi­mos co­mi­cios apa­re­cie­se un ma­pa político im­po­si­ble de go­ber­nar, to­do lo que se ha avan­za­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca se ven­dría aba­jo. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca fru­to de la des­apa­ri­ción del bi­par­ti­dis­mo da­ría al tras­te con la con­fian­za lo­gra­da gra­cias al es­fuer­zo de la in­ten­sa de­va­lua­ción in­ter­na rea­li­za­da.

Los es­tra­te­gas de la Mon­cloa son ple­na­men­te cons­cien­tes de que no se pue­den ga­nar unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les con ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar per­dien­do las mu­ni­ci­pa­les y las au­to­nó­mi­cas. Na­die en su sano jui­cio pue­de pre­ten­der go­ber­nar un país co­mo Es­pa­ña per­dien­do en Ca­ta­lun­ya, Eus­ka­di, An­da­lu­cía, Ma­drid y Va­len­cia. Sin em­bar­go, si su­ce­de al re­vés si se po­dría dar la vuel­ta a la tor­ti­lla. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en las su­mas y en las mul­ti­pli­ca­cio­nes, en po­lí­ti­ca el or­den de los fac­to­res sí que al­te­ra el pro­duc­to. Si el PP –gra­cias al re­bo­te eco­nó­mi­co y al des­ba­ra­jus­te de la opo­si­ción– ga­na­se con cla­ri­dad unas hi­po­té­ti­cas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en oto­ño, po­dría afron­tar des­de una po­si­ción de for­ta­le­za las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de la pri­ma­ve­ra.

De mo­men­to, só­lo es una hi­pó­te­sis de tra­ba­jo, pe­ro si al PSOE aún le que­dan dos de­dos de fren­te de­ja­ría de mi­rar­se el om­bli­go. Lo prio­ri­ta­rio es pre­pa­rar­se a to­do co­rrer pa­ra una re­en­tré que se pre­sen­ta tre­men­da.

El Go­bierno cen­tral se plan­tea se­ria­men­te ade­lan­tar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les al pró­xi­mo oto­ño; has­ta el mo­men­to só­lo es una hi­pó­te­sis, pe­ro el Eje­cu­ti­vo ya ha ela­bo­ra­do un tex­to en el que se ha me­ti­do to­do lo que es­tá pen­dien­te pa­ra ter­mi­nar la le­gis­la­tu­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.