Bar­ce­lo­na: di­ver­si­fi­car­se pa­ra sos­te­ner el mo­de­lo

La ciu­dad de­be bus­car ac­ti­vi­da­des al­ter­na­ti­vas pa­ra evi­tar que el tu­ris­mo se con­vier­ta en un mo­no­cul­ti­vo, atraer capital y desa­rro­llar pro­gra­mas pa­ra re­te­ner el ta­len­to que des­em­bar­ca en sus ca­lles y en sus au­las

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - MANEL PÉ­REZ MA­DRID

La ciu­dad tie­ne de­be­res por ha­cer si quie­re sor­tear el ries­go de aco­mo­dar­se en un es­ta­do de com­pla­cen­cia; el gru­po de Har­vard di­bu­ja lí­neas de tra­ba­jo pa­ra per­fec­cio­nar el fu­tu­ro de esa mar­ca

Bar­ce­lo­na es un mo­de­lo de éxi­to que, y es­to es muy re­le­van­te, ha re­for­za­do ex­po­nen­cial­men­te su proyección in­ter­na­cio­nal in­clu­so, o es­pe­cial­men­te, en un con­tex­to de gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca. Una ca­rac­te­rís­ti­ca muy va­lio­sa que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner el mis­mo rit­mo de los úl­ti­mos años, jus­to en el mo­men­to en que se anun­cia una ti­bia re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

La ciu­dad, en su sen­ti­do más am­plio, si­gue te­nien­do de­be­res por de­lan­te si quie­re sor­tear el ries­go de aco­mo­dar­se en un es­ta­do de com­pla­cen­cia. El gru­po de Har­vard, una amal­ga­ma de em­pre­sa­rios y eje­cu­ti­vos ca­ta­la­nes en­ca­be­za­dos por el pro­fe­sor Pe­dro Nueno y que ca­da año dis­cu­te so­bre Ca­ta­lun­ya en un lu­gar di­fe­ren­te –en es­ta oca­sión ha es­co­gi­do Ma­drid– in­ten­ta di­bu­jar al­gu­nas lí­neas de tra­ba­jo pa­ra per­fec-

El Ayun­ta­mien­to ha de cla­ri­fi­car sus re­la­cio­nes fi­nan­cie­ras con la Ge­ne­ra­li­tat, es un de­re­cho ciu­da­dano

cio­nar el fu­tu­ro de esa mar­ca que tan­ta acep­ta­ción en­cuen­tra en el mun­do. Ade­más de los ha­bi­tua­les, en los de­ba­tes de es­te verano par­ti­ci­pa­ron tam­bién Juan Jo­sé To­ri­bio, ex al­to car­go del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, ex di­rec­ti­vo de la AEB y pro­fe­sor del Iese, y Jo­sé Ma­nuel Cam­pa, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía con el an­te­rior Go­bierno del PSOE, di­rec­tor de re­la­cio­nes con In­ver­so­res del San­tan­der y tam­bién pro­fe­sor de la es­cue­la de ne­go­cios. Am­bos de­fi­nie­ron los es­tre­chos lí­mi­tes de la ac­tual re­cu­pe­ra­ción. Un mar­co de re­fe­ren­cia pa­ra en­ten­der la di­ná­mi­ca so­bre la que ope­ra la capital ca­ta­la­na. El eu­ro es­tá fue­ra de pe­li­gro, se ha he­cho un es­fuer­zo com­pe­ti­ti­vo enor­me y se ha aco­me­ti­do el sa­nea­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Que­dan re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les, me­jo­ras en la com­pe­ten­cia y en la for­ma­ción y se­guir re­du­cien­do el enor­me vo­lu­men de deu­da con el ex­te­rior. Es­ta es de for­ma ex­ce­si­va­men­te te­le­grá­fi­ca el diag­nós­ti­co pre­sen­ta­do por los dos ex­per­tos que abrie­ron la se­sión.

Una vez en pleno de­ba­te, es inevi­ta­ble que el tu­ris­mo, con­ver­ti­do por la vía de los he­chos en ba­ró­me­tro de éxi­to o fra­ca­so, es­ti­mu­le las pri­me­ras ideas. Una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca ha si­do la caí­da de la de­man­da in­ter­na, la drás­ti­ca re­duc­ción de la ca­pa­ci­dad de con­su­mo de los re­si­den­tes en la ciu­dad. Co­mo al­ter­na­ti­va, una gran par­te de la ac­ti­vi­dad se ha sal­va­do gra­cias a la pu­jan­za de la de­man­da de los vi­si­tan­tes, los tu­ris­tas. A cam­bio, es­te em­pu­je ex­te­rior ha si­do el ele­men­to más po­de­ro­so en la de­fi­ni­ción de los con­tor­nos, la ima­gen, la cul­tu­ra y el co­mer­cio de la ciu­dad, al­go que des­pier­ta tam­bién sus­pi­ca­cias en­tre los re­si­den­tes, te­me­ro­sos de aca­bar vi­vien­do en un par­que te­má­ti­co pro­gre­si­va­men­te de­gra­da­do.

Pi­lar de To­rres, con­se­je­ra de­le­ga­da de Puen­tis, de­tec­ta de­fi- cien­cias en la ges­tión de ese fe­nó­meno que tan­to es­tá in­flu­yen­do so­bre el pul­so ciu­da­dano: “la ges­tión del tu­ris­mo no es­tá del to­do bien en­ca­mi­na­da. Hay un pro­ble­ma real de con­vi­ven­cia en­tre los ciu­da­da­nos que vi­ven en la ciu­dad y los tu­ris­tas, que se tra­du­ce, por ejem­plo, en el des­cui­do ca­da vez más vi­si­ble de cier­tos es­pa­cios pú­bli­cos. La al­ter­na­ti­va es fo­men­tar con fuer­za la crea­ción de em­pre­sas en la ciu­dad, esa es la for­ma de atraer ta­len­to e in­tro­du­cir más com­pe­ten­cia. Bar­ce­lo­na de­be pa­sar a pu­bli­ci­tar más es­te as­pec­to y me­nos el tu­ris­mo”.

Il­de­fon­so Gar­cía-Se­re­na, pre­si­den­te de la con­sul­to­ra So­cio GRM, por el con­tra­rio, cree que las crí­ti­cas al tu­ris­mo son pe­li­gro­sas, “es una bar­ba­ri­dad, an­tes te­nía­mos en­vi­dia de las ciu­da­des con la ca­pa­ci­dad de atrac­ción que aho­ra tie­ne Bar­ce­lo­na; la ciu­dad es equi­li­bra­da y la aper­tu­ra y la lle­ga­da de tu­ris­tas es­tá ins­cri­ta en el có­di­go ge­né­ti­co de la ciu­dad. Bar­ce­lo­na no es ni quie­re ser una Ve­ne­cia de­ca­den­te”.

Ig­na­cio Gar­cía-Nie­to, pre­si­den­te del Cer­cle del Li­ceu y con­se­je­ro de-

le­ga­do de la Ban­ca Ri­va y Gar­cía, cree que el “tu­ris­mo mu­chas ve­ces no es del ni­vel que es­pe­ra­mos” y, en par­te, lo atri­bu­ye a la “po­bre ofer­ta cul­tu­ral, la po­lí­ti­ca pú­bli­ca no ha ac­tua­do ade­cua­da­men­te. Ni el Li­ceu, ni el Pa­lau de la Mú­si­ca, ni el Grec es­tán ade­cua­da­men­te fi­nan­cia­dos. Y no se ve có­mo va a me­jo­rar esa si­tua­ción a cor­to pla­zo”.

Jai­me Ma­let, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de co­mer­cio Ame­ri­ca­na en Es­pa­ña, ve la dis­tan­cias en­tre los lo­ca­les y los fo­rá­neos des­de otro án­gu­lo. “Los bar­ce­lo­ne­ses se in­te­re­san muy po­co por lo que ha­cen los ex­tran­je- ros, in­clu­so los re­si­den­tes en la ciu­dad, no asis­ten a los car­gos que or­ga­ni­zan es­tos, pa­re­ce que no les im­por­te. En Bar­ce­lo­na hay mag­ní­fi­cos equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les, pe­ro su con­te­ni­do es­tá pen­sa­do so­la­men­te pa­ra los lo­ca­les y hay de­sin­te­rés pa­ra pen­sar en las de­man­das de los de fue­ra”.

Des­de una pers­pec­ti­va tam­bién cul­tu­ral, Yo­lan­da Se­rra, de Iese e im­pul­so­ra de una agen­cia de venta de obras de ar­te emer­gen­te, la­men­ta la fal­ta de re­des que po­ten­cien esas ac­ti­vi­da­des en la ciu­dad: “El in­te­rés de los gran­des co­lec­cio­nis­tas es una reali­dad, pe­ro la ciu­dad su­fre a la ho­ra de dar­los a co­no­cer en el mun­do”.

La fi­nan­cia­ción de nue­vos pro­yec­tos es uno de los ele­men­tos más es­pi­no­sos. Co­mo par­te del pro­ble­ma, tam­po­co es­tán de­ma­sia­do cla­ras las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na y la Ge­ne­ra­li­tat. El pri­me­ro, al­go cier­ta­men­te muy atí­pi­co, fi­nan­cia a la se­gun­da, la deu­da su­pera am­plia­men­te los 200 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras cre­cen las sus­pi­ca­cias so­bre los efec­tos de esa des­ca­pi­ta­li­za­ción so­bre la ofer­ta cul­tu­ral y los ser­vi­cios de la ciu­dad.

Fran­cis­co Be­lil, ex pre­si­den­te en Es­pa­ña pri­me­ro de la quí­mi­ca ale­ma­na Ba­yer y des­pués de la mul­ti­na­cio­nal del mis­mo país Sie­mens, cree que “de­be­ría­mos exi­gir más trans­pa­ren­cia al ayun­ta­mien­to, hay que sa­ber a don­de va el di­ne­ro que pa­gan los bar­ce­lo­ne­ses”.

Jau­me Gre­go, pre­si­den­te de La­bo­ra­to­rios Le­ti, se mues­tra tam­bién crí­ti­co con los flu­jos fi­nan­cie­ros en­tre el sec­tor pú­bli­co y el sec­tor tu­rís­ti­co: “la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca de­be que­dar en ma­nos de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca, co­mo tie­nen que ha­cer mu­chas otras”. Sin re­cur­sos pú­bli­cos no se­rá po­si­ble ofre­cer ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les de un ni­vel equi­pa­ra­ble a la ima­gen de la ciu­dad

Gar­cía Nie­to ma­ti­za que el tu­ris­mo tam­bién fi­nan­cia ac­ti­vos cla­ves de la ciu­dad: “el Pa­lau de la Mú­si­ca, por ejem­plo, in­gre­sa dos mi­llo­nes de eu­ros al año gra­cias a las vi­si­tas de los tu­ris­tas. Pe­ro hay co­sas que no pue­den fi­nan­ciar­se por esa vía. La mon­ta­ña de los mu­seos ne­ce­si­ta fi­nan­cia­ción pú­bli­ca y hoy pa­re­ce que na­die es­tá por la la­bor”.

An­te las crí­ti­cas más o me­nos ve­la­das al ayun­ta­mien­to, Luis Her­nán­dez de Cabanyes, de Ren­ta cor­po­ra­ción, sos­tie­ne que “lo es­tá ha­cien­do ra­zo­na­ble­men­te bien, aun­que hay un pro­ble­ma de ges­tión po­lí­ti­ca de crea­ción de ma­yo­rías que per­mi­tan go­ber­nar”, un de­ba­te que en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca es­ta­tal tam­bién es­tá so­bre la me­sa, tal vez por otras cau­sas.

La ex mi­nis­tra An­na Bi­ru­lés se apun­ta des­de el op­ti­mis­mo. “Ten­de­mos a po­ner de­ma­sia­do én­fa­sis en lo que no fun­cio­na de las co­sas, pe­ro

de­be­ría­mos te­ner cui­da­do de no es­tro­pear lo que fun­cio­na bien. En el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Ca­li­for­nia, el tu­ris­mo es el pri­mer sec­tor eco­nó­mi­co y na­die tie­ne nin­gu­na ob­je­ción; nues­tro pro­ble­ma es que nos fal­tan mu­chas de las otras co­sas que sí tie­ne Ca­li­for­nia co­mo la tec­no­lo­gía o el capital. Bar­ce­lo­na po­dría lle­gar a pa­de­cer en el fu­tu­ro de po­ca di­ver­si­dad”.

An­to­ni Za­bal­za, pre­si­den­te de la quí­mi­ca Er­cros, par­te del li­mi­ta­do di­na­mis­mo del tu­ris­mo pe­ro cree que otras ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas aca­ba­rán re­cu­pe­ran­do alien­to: “Cier­ta­men­te el tu­ris­mo fo­men­ta sec­to­res de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, aun­que en la me­di­da en que el ci­clo eco­nó­mi­co, la de­man­da na­cio­nal, me­jo­re aflo­ra­rán otras con más va­lor aña­di­do; eso es lo que hay que bus­car, y a la vis­ta de la reali­dad que nos ro­dea creo que es evi­den­te que el tu­ris­mo no es un sec­tor que ne­ce­si­te con­ti­nuar sien­do fa­vo­re­ci­do por las ad­mi­nis­tra­cio­nes”.

Fer­nan­do Se­rra­te, res­pon­sa­ble de KPMG en Ca­ta­lun­ya, con­fía en esa di­ver­si­fi­ca­ción de ac­ti­vi­da­des pe­ro apun­ta que los clá­si­cos pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ras fre­nan la evo­lu­ción de la ciu­dad y su en­torno me­tro­po­li­tano, “si­gue ha­bien­do mu­chas que son bá­si­cas en la ca­de­na de ge­ne­ra­ción de va­lor que son in­efi­cien­tes, co­mo el fe­rro­ca­rril, o ca­si inexis­ten­tes, co­mo el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo o el pre­cio de la ener­gía; di­fi­cul­tan la crea­ción de nue­vas em­pre­sas com­pe­ti­ti­vas”. Son obs­tácu­los pa­ra que la eco­no­mía ur­ba­na se di­ver­si- fi­que y pue­da abrir­se a nue­vas áreas.

¿In­fra­es­truc­tu­ras? Un de­ba­te muy que­ri­do por los ca­ta­la­nes, aho­ra y siem­pre. Car­les Mar­tí, del ae­ro­puer­to de Sa­ba­dell, vuel­ve a re­cor­dar el pa­pel crí­ti­co de una de ellas, el ae­ro­puer­to, cru­cial tan­to pa­ra el tu­ris­mo co­mo pa­ra la atrac­ción de capital y ta-

“El mo­de­lo que se ha im­pues­to fi­nal­men­te es la pri­va­ti­za­ción de Ae­na, aho­ra sin ape­nas de­ba­te so­cial”

len­to crea­ti­vo: “Y el mo­de­lo que se ha im­pues­to fi­nal­men­te es la pri­va­ti­za­ción de Ae­na, aho­ra sin ape­nas de­ba­te so­cial; per­pe­tua el vie­jo mo­de­lo cen­tra­li­za­do, y aho­ra se bus­ca la com­pli­ci­dad del mer­ca­do con una venta par­cial”. Un re­cuer­do a la mo­vi­li­za­ción de la so­cie­dad ci­vil en pos de un ae­ró­dro­mo de al­can­ce in­ter­na­cio­nal. Mu­cho me­jor aho­ra que en el pa­sa­do, pe­ro con no­ta­bles ca­ren­cias aún en es­tos tiem­pos de sor­pas­so par­cial de Ba­ra­jas.

Pe­dro Nueno en­tra en la crí­ti­ca más con­cre­ta del mo­de­lo, o de su desa­rro­llo des­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, y lanza ideas pro­vo­ca­do­ras pa­ra ani­mar la ve­la­da. “Hay una ob­se­sión con las obras en la ciu­dad y una no­ci­va pre­sión con­tra el co­che pri­va­do que pue­de aca­bar sien­do an­ti­eco­nó­mi­ca”, se­ña­la el pro­fe­sor.

Mar­tí, en cam­bio, en­fa­ti­za que par­te del atrac­ti­vo de Bar­ce­lo­na es su aso­cia­ción con “una ac­tua­ción ur­ba­nís­ti­ca ami­ga­ble, pea­to­nal, que gus­ta a la gen­te jo­ven. Y en ese en­fo­que se dis­tin­gue par­ti­cu­lar­men­te bien de Ma­drid, que pa­re­ce ob­se­sio­na­da con vol­ver al pa­sa­do mo­de­lo de re­cu­pe­rar el va­lor del sue­lo, las gran­des se­des so­cia­les y la ac­ti­vi­dad del Es­ta­do”. En gran par­te, el le­ga­do de los Jue­gos del 92.

En los me­dios eco­nó­mi­cos de la ciu­dad es mo­ti­vo de co­men­ta­rio re­cu­rren­te que, pe­se a sa­lir siem­pre bien co­lo­ca­da en los ran­kings so­bre atrac­ción de ne­go- cios e in­ver­sio­nes, la reali­dad es mu­cho me­nos ge­ne­ro­sa. A des­pe­cho de su bue­na ima­gen, Bar­ce­lo­na no atrae capital con fa­ci­li­dad y es ha­bi­tual ver a per­so­nas ve­ni­das de fue­ra atraí­das por las po­si­bi­li­da­des teó­ri­cas pa­ra lan­zar­se a la aven­tu­ra eco­nó­mi­ca, exu­dan­do cier­ta frus­tra­ción.

A des­pe­cho de su bue­na ima­gen, lo cier­to es que Bar­ce­lo­na no atrae capital con fa­ci­li­dad

Fran­cis­co Be­lil cues­tio­na el mo­de­lo des­de la raíz, pues en su opi­nión la pro­pia in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va, ba­se de la for­ma­ción y la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción, es cues­tio­na­ble. “Aplau­do el pro­yec­to de Ar­tur Mas de apos­tar por la rein­dus­tria­li­za­ción, pe­ro hay co­sas muy bá­si­cas que no van bien. Por ejem­plo, no te­ne­mos ni una so­la uni­ver­si­dad en­tre las 20 pri­me­ras”.

Ju­lia Prats, de Iese, apun­ta que “co­mo Londres, Bar­ce­lo­na atrae a mu­cha gen­te jo­ven, pe­ro a di­fe­ren­cia de la capital bri­tá­ni­ca, lue­go no es ca­paz de re­te­ner­la ni de ge­ne­rar un mo­de­lo es­ta­ble de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, de con­ti­nui­dad de los pro­yec­tos”.

La su­pues­ta aper­tu­ra y mo­der­ni­dad de la ciu­dad es cues­tio­na­da asi­mis­mo por Li­dan y Li­lin, de Qi­meng abo­ga­dos y Puen­te Chi­na Es­pa­ña, res­pec­ti­va­men­te. “In­ver­tir en Bar­ce­lo­na des­de la pers­pec­ti­va de una per­so­na de ne­go­cios chi­na es muy com­pli­ca­do. Hay ins­ti­tu­cio­nes chi­nas que quie­ren in­ver­tir aquí, pe­ro de­ben en­fren­tar­se a dos años de trá­mi­tes por de­lan­te y an­te esa pers­pec­ti­va se es­pan­tan. En Chi­na lo pue­den ha­cer co­mo má­xi­mo en seis me­ses”, se­ña­la Li­dan. Eso po­dría ex­pli­car las muy ba­jas ci­fras de in­ver­sión em­pre­sa­rial de ese país en la ciu­dad. Las dos her­ma­nas apro­ve­chan pa­ra car­gar con la su­pues­ta pro­mo­ción que los po­lí­ti­cos lo­ca­les ha­cen en Chi­na: “en la gran ma­yo­ría de los ca­sos or­ga­ni­zan allí ac­tos a los que só­lo acu­den sus acom­pa­ñan­tes, su sé­qui­to, y no ves prác­ti­ca­men­te em­pre­sa­rios chi­nos pre­sen­tes. Son au­tén­ti­cos fra­ca­sos”.

Li­ling, que des­de ha­ce un año vi­ve de nue­vo en Chi­na, aña­de que “los em­pre­sa­rios del país tie­nen aho­ra mu­cho in­te­rés por in­ver­tir en el ex­te­rior, y en Bar­ce­lo­na hay em­pre­sas con muy bue­na tec­no­lo­gía y know-how, pe­ro ha­ce fal­ta más fle­xi­bi­li­dad. In­clu­so Por­tu­gal es más ágil. Allí, por ejem­plo, tie­nen una nor­ma­ti­va, la Gold Vi­sa, que fa­ci­li­ta mu­cho la en­tra­da de per­so­nas y, por lo tan­to, de ca­pi­ta­les”.

Sil­via So­rri­bas, so­cia de KPMG abo­ga­dos, sos­tie­ne que “cul­tu­ral­men­te el mun­do del mer­ca­do de ca­pi­ta­les nun­ca ha en­tra­do de­ma­sia­do bien en Ca­ta­lun­ya y eso ex­pli­ca que a Bar­ce­lo­na le si­ga cos­tan­do atraer in­ver­sión más allá de ac­ti­vi­da­des clá­si­cas co­mo la in­mo­bi­lia­ria o , en pleno boom tu­rís­ti­co, la hotelera”.

Jau­me Gre­go de­fien­de una apro­xi­ma­ción con­cre­ta pa­ra fo­men­tar el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des de al­to va­lor aña­di­do a par­tir de los ac­ti­vos que ya tie­ne la ciu­dad. “Es el ca­so de los es­pe­cia­lis­tas en sa­lud res­pi­ra­to­ria, que crea­ron una fun­da­ción que quie­re im­pul­sar a Bar­ce­lo­na co­mo clús­ter de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción, la Bar­ce­lo­na Res­pi­ra­tory Net­work. Agru­pa a in­ves­ti­ga­do­res, hos­pi­ta­les, in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y en­ti­da­des ci­vi­les. Se tra­ta de pen­sar en tér­mi­nos es­tra­té­gi­cos, no clí­ni­cos”.

Bi­ru­lés des­ta­ca que, pe­se a las crí­ti­cas, “la ciu­dad ya tie­ne mu­cho ta­len­to, pro­du­ce muy buenos pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo los sur­gi­dos de la Ins­ti­tu­ció Ca­ta­la­na de Re­cer­ca i Es­tu­dis Ava­nçats (Icrea). El pro­ble­ma es que nor­mal­men­te se tra­ta de esas vías es­pe­cia­les y es mu­cho más di­fí­cil ver­lo en la vía ins­ti­tu­cio­nal nor­mal o la uni­ver­si­ta­ria”.

Fer­nan­do Se­rra­te (KPMG), Li­ling Qi (Puen­te Chi­na Es­pa­ña), Li­dan Qi; Jau­me Gre­go (Le­ti), Il­de­fon­so Gar­cía Se­re­na (GRM), Fran­cis­co Be­lil; An­na Bi­ru­lés y Jai­me Ma­let (Cá­ma­ra Ame­ri­ca­na)

Li­dan Qi (Qi­meng Abo­ga­dos), Ju­lia Prats (Iese), Car­les Ma­rí (Ae­ro­puer­to de Sa­ba­dell); An­to­ni Za­bal­za (Er­cros), Pi­lar de To­rres (Puen­tis); Cris­ti­na Or­pi­nell (IBSA) y Luis Her­nán­dez de Cabanyes (Ren­ta Cor­po­ra­ción) En pri­mer plano, el pro­fe­sor Juan Jo­sé To­ri­bio du­ran­te su in­ter­ven­ción so­bre la si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía es­pa­ño­la. A su iz­quier­da, Yo­lan­da Se­rra (Iese)

TO­DAS LAS FO­TOS SON DE DA­NI DUCH

En pri­mer plano Sil­via So­rri­bas (KPMG), jun­to a Pe­dro Nueno (Iese)

Jo­sé Ma­nuel Cam­pa, de pie a la iz­quier­da de la ima­gen, du­ran­te su in­ter­ven­ción so­bre las re­for­mas que ne­ce­si­ta la eco­no­mía es­pa­ño­la en opi­nión de va­rias aso­cia­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.