Una ca­sa pa­ra vi­vir y mi­rar

Las obras de Barceló y Su­bi­rachs con­vi­ven con cráneos y cru­ci­fi­jos en la ca­sa del ga­le­ris­ta Ar­tur Ra­mon

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Mar­ga­ri­ta Puig

El au­tor de Na­da es be­llo sin el azar vi­ve, por su­pues­to, en un ho­gar be­llo pe­ro tam­bién vi­vi­do, con lu­gar pa­ra el azar y la in­tui­ción. Ar­tur Ra­mon tie­ne el ojo bien ins­trui­do. De he­cho pien­sa, di­ce y es­cri­be: “No hay nin­gún si­tio, le­jos de ca­sa, don­de me en­cuen­tre más se­gu­ro que en un mu­seo. Los mu­seos son pa­ra mí co­mo un se­gun­do ho­gar que me co­bi­ja mien­tras deam­bu­lo por las ga­le­rías lle­nas de historias y de cua­dros. No me pa­re­cen ce­men­te­rios de la me­mo­ria, sino or­ga­nis­mos vi­vos que nos ofre­cen la po­si­bi­li­dad de re­co­no­cer a vie­jos ami­gos, con­fir­mar las atri­bu­cio­nes, da­tar los cua­dros o apren­der co­sas nue­vas”. Así pues, en es­ta ca­sa de es­te an­ti­cua­rio, ga­le­ris­ta e his­to­ria­dor, de ar­te, por su­pues­to, se en­tra en la di­ná­mi­ca que él siem­pre pro­po­ne de “mi­rar y apren­der mi­ran­do, un jue­go que des­ve­la los es­tre­chos la­zos en­tre el ar­te y la vi­da, y el diá­lo­go que man­tie­nen el uno y la otra”.

Su ape­go y su amis­tad con Mi­quel Barceló que­da más que de­mos­tra­do. Una obra del ma­llor­quín des­ta­ca en es­te am­bien­te. Es un re­tra­to del pro­pio Ar­tur Ra­mon que es­tu­vo in­clu­so ex­pues­to en la ga­le­ría Aqua­be­lla de Nue­va York. Pe­ro hay lu­gar tam­bién pa­ra otras de sus gran­des pa­sio­nes, y en es­ta oca­sión no son los gra­ba­dos de Gio­van­ni Bat­tis­ta Pi­ra­ne­si (1720-1778) que tan­to ad­mi­ra. En el al­ti­llo de es­ta ca­sa de cons­truc­ción mo­der­na que be­be y vi­ve ha­cia fue­ra, ha­cia el pai­sa­je y la na­tu­ra­le­za de es­ta zo­na cer­ca­na pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te ale­ja­da de la ciu­dad, Ar­tur Ra­mon tie­ne sus cru­ces y sus hue­sos.

Cru­ces de an­ti­cua­rio, en su ma­yo­ría del si­glo XVII, con­vi­ven con su ex­ten­sa co­lec­ción de cráneos y con sus no­tas pa­ra los tra­ta­dos de ar­te e his­to- ria en que siem­pre an­da vol­ca­do. Y en el res­to de los am­bien­tes, po­co pe­ro es­co­gi­do. Nue­vo y vie­jo, en­con­tra­do o ad­qui­ri­do, to­do lo que ha ob­te­ni­do la apro­ba­ción del pro­pie­ta­rio de la ca­sa tie­ne su lu­gar. ¿Los es­co­gi­dos? Pues, en­tre otros, Bruno Fon­se­ca, Ro­sa­na Cas­sano, Mihaly Bo­do, Jo­sep i Pe­re San­ti­la­ri... o la es­cul­tu­ra que el pro­pio Jo­sep Ma­ria Su­bi­rachs le re­ga­ló por su bo­da con An­na Re­nau, la ar­qui­tec­ta de cu­yo es­tu­dio Re­nau Bar­tu­meus, pre­ci­sa­men­te sur­gió es­te ho­gar es­pe­cial.

Es­pe­cia­li­za­do en di­bu­jo español e ita­liano de los si­glos XVII y XVIII y par­ti­ci­pan­te en la fe­ria Te­faf Maas­tricht y en el Sa­lon du Des­sin de Pa­rís co­mo úni­co re­pre­sen­tan­te ca­ta­lán, Ar­tur Ra­mon ase­gu­ra que lo más com­pli­ca­do es en­con­trar lo que te va a acom­pa­ñar en el día a día. Y que cua­dre con el am­bien­te. En es­ta ca­sa “es to­da­vía más com­pli­ca­do por­que la na­tu­ra­le­za se im­po­ne”. ¿El re­sul­ta­do? Un lu­gar im­pac­tan­te. Con­tras­ta­do. Y be­llo aun­que, ni aquí ni en nin­gún otro lu­gar con el se­llo de Ar­tur Ra­mon, se ha­ya de­ja­do to­do al azar.

AR­TUR RA­MON, FO­TOS: RO­SER VI­LA­LLON­GA

CRIS­TO CRU­CI­FI­CA­DO

Sel­va Ne­gra (1620)

ga­le­ris­ta e his­to­ria­dor, con el bus­to re­tra­to su­yo de cuan­do era un ni­ño de Lui­sa Gra­ne­ro. Al fon­do, re­tra­to del pro­pie- ta­rio rea­li­za­do por el pin­tor ma­llor­quín Mi­quel Barceló

CA­BA­LLO

de re­pro­duc­ción de ma­de­ra, The Mor­gan Li­brary 120 €

LÁM­PA­RA CAS­TI­GLIO­NE

SAGGORI

Ar­te afri­cano del si­glo XIX 3.000 €

DOS VÉR­TE­BRAS

de

ba­lle­na

del si­glo XIX

1.500 €

1.200 €

ORE­JA DE YE­SO

MUE­BLE NA­PO­LEÓN III

9.000 €

LÁM­PA­RA RAN­DOM LIGHT

di­se­ña­da por Bert­jan Pot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.