Ca­ta­lun­ya fren­te a la nue­va lo­gís­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR Y EXDECANO DE ESA­DE BUSINESS SCHOOL

Bar­ce­lo­na pue­de ser el en­cla­ve pa­ra dis­tri­buir gas na­tu­ral a Eu­ro­pa, ame­na­za­da por las ve­lei­da­des geo­po­lí­ti­cas de Vla­dí­mir Pu­tin

Con es­ca­sas in­ver­sio­nes po­dría­mos su­mi­nis­trar los enor­mes ex­ce­den­tes de Ar­ge­lia me­dian­te la co­ne­xión sub­ma­ri­na de Med­gaz” El éxi­to del puer­to de Bar­ce­lo­na en cru­ce­ros –y pron­to Tarragona y Pa­la­mós– no de­be te­mer a los puer­tos que atraen cru­ce­ros tu­rís­ti­cos”

Ca­ta­lun­ya ha si­do con el pa­so de los años una en­cru­ci­ja­da de gen­tes, co­mer­cio, in­dus­tria y ban­ca. En el sen­ti­do de Jau­me Vicens Vi­ves, so­mos un “país de mar­ca”. Si per­dié­ra­mos la lo­gís­ti­ca de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción di­fí­cil­men­te ten­dría éxi­to la rein­dus­tria­li­za­ción. Re­cien­te­men­te se han da­dos pa­sos en la bue­na di­rec­ción gra­cias a las ne­go­cia­cio­nes del con­se­ller de Te­rri­to­ri i Sos­te­ni­bi­li­tat, San­ti Vi­la, y la mi­nis­tro de Fo­men­to, Ana Pas­tor. El pro­yec­to pue­de re­pre­sen­tar un con­si­de­ra­ble avan­ce pa­ra el puer­to de Bar­ce­lo­na. En cues­tio­nes de me­dio am­bien­te, quien con­ta­mi­na, pa­ga. En el acuer­do de la Ge­ne­ra­li­tat y el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, el que es efi­cien­te y ob­tie­ne buenos re­sul­ta­dos pue­de y de­be in­ver­tir­los pa­ra me­jo­rar sus ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias. La pro­pues­ta ini­cial era cla­ra­men­te in­via­ble, pues se plan­teó que un or­ga­nis­mo es­ta­tal cen­tra­li­za­ra los be­ne­fi­cios de los puer­tos ren­ta­bles y lue­go se dis­tri­bui­rían a fa­vor de los que re­gis­tran pér­di­das y ne­ce­si­tan sub­ven­cio­nes del Es­ta­do.

No to­do es­tá re­suel­to, pues en el ca­mino que­da el co­rre­dor fe­rro­via­rio del Me­di­te­rrá­neo, las co­ne­xio­nes de los puer­tos de Tarragona, Bar­ce­lo­na y Pa­la­mós, si bien los Fe­rro­ca­rrils de la Ge­ne­ra­li­tat resolvieron las co­ne­xio­nes al puer­to des­de las fac­to­rías de Seat. Bar­ce­lo­na pue­de ser el en­cla­ve pa­ra la dis­tri­bu­ción de gas na­tu­ral a Eu­ro­pa, ame­na­za­da por las ve­lei­da­des geo­po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin. Se­gún los ex­per­tos de una dis­tri­bui­do­ra de gas, con es­ca­sas in­ver­sio­nes po­dría­mos su­mi­nis­trar los enor­mes ex­ce­den­tes de Ar­ge­lia me­dian­te la co­ne­xión sub­ma­ri­na de Med­gaz.

EN­CLA­VE LO­GÍS­TI­CO

Esos pro­yec­tos pue­den ser un pri­mer pa­so den­tro de la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, por­que si es ne­ce­sa­rio com­pe­tir con Rot­ter­dam, uno de los puer­tos más gran­des del mun­do, de­be­ría po­ten­ciar­se el en­cla­ve lo­gís­ti­co de Ca­ta­lun­ya. El puer­to de Rot­ter­dam es una com- pa­ñía pú­bli­ca, que no co­ti­za en bol­sa y cu­yos prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas son el ayun­ta­mien­to de la ciu­dad, con ca­si el 70% de las ac­cio­nes y el res­to es­tá en ma­nos del Es­ta­do. La ges­tión si­gue los prin­ci­pios de las or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das y los cambios en la com­po­si­ción del go­bierno del ayun­ta­mien­to (ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te) y del nom­bra­mien­to de nue­vos ges­to­res se ba­sa en cri­te­rios de mé­ri­to y pro­fe­sio­na­li­dad (no son fun­cio­na­rios).

El puer­to no só­lo tie­ne a su car­go el desa­rro­llo del trá­fi­co ma­rí­ti­mo, sino tam­bién el desa­rro­llo in­dus­trial, la dis­tri­bu­ción de gas y pe­tró­leo (cu­yo pre­cio se to­ma co­mo re­fe­ren­cia pa­ra las ope­ra­cio­nes al con­ta­do en to­da Eu­ro­pa) y el sen­ti­do em­pre­sa­rial no ter­mi­na en lo que pa­re­ce­ría pro­pio de un eje lo­gís­ti­co (del in­glés hub). Por­que si Hong Kong –el bra­zo ex­te­rior de Chi­na y su ca­ja de re­so­nan­cia de cier­ta de­mo­cra­cia– con­si­guió com­prar la vie­ja Bol­sa de Me­ta­les de Londres, en la que se fi­ja­ban in­clu­so los pre­cios del mer­cu­rio de Al­ma­dén, aho­ra la cha­ta­rra de hie­rro y ace­ro, que si­gue co­ti­zan­do en Londres, tie­ne sus al­ma­ce­nes de en­tre­ga en el puer­to de Rot­ter­dam. Quien tu­vo re­tu­vo, y si ellos fue­ron uno de los due­ños del co­mer­cio mun­dial, jun­to a los in­gle­ses, cuan­do la na­ve­ga­ción era a ve­la, con ma­yor mo­ti­vo los ho­lan­de­ses tie­nen aho­ra un puer­to ro­bo­ti­za­do que só­lo ne­ce­si­ta al­go más de mil per­so­nas y es el prin­ci­pal centro de dis­tri­bu­ción de hi­dro­car­bu­ros de Eu­ro­pa, y no só­lo de mi­les de bu­ques por­ta­con­te­ne­do­res.

No­rue­ga pro­du­ce la mi­tad de hi­dro­car­bu­ros que ha­ce una dé­ca­da y re­cien­te­men­te au­to­ri­zó per­fo­ra­cio­nes en el mar de Ba­rents a la com­pa­ñía sue­ca Lund. Pe­ro si Ca­ta­lun­ya –jun­to a los ga­so­duc­tos de Tur­quía– ase­gu­ra­ra los su­mi­nis­tros de gas de Eu­ro­pa cen­tral y del Es­te la lo­gís­ti­ca pa­sa­ría a ser un plan­tea­mien­to geo­es­tra­té­gi­co, que va de la mano siem­pre del sen­ti­do em­pre­sa­rial.

EL CA­SO FRAN­CÉS

Fran­cia in­ten­ta que su co­mer­cio ex­te­rior no se fu­gue ha­cia los me­jo­res puer­tos: Am­be­res y Rot­ter­dam. Lo han in­ten­ta­do va­rios go­bier­nos, pe­ro es di­fí­cil com­pe­tir con los que tie­nen sen­ti­do em­pre­sa­rial. Cuan­do de nue­vo el co­mer­cio mun­dial se es­tá re­cu­pe­ran­do na­cen nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción. La ma­yor po­ten­cia na­val de Eu­ro­pa no tie­ne mar, pe­ro sí el po­li­téc­ni­co de Zu­rich don­de es­tu­dió Eins­tein y el ta­len­to em­pre­sa­rial de una de las me­jo­res es­cue­las de ne­go­cios pri­va­da. Los sui­zos crea­ron una na­vie­ra lo­ca­li­za­da en el puer­to de Mar­se­lla, aun­que la com­pa­ñía es de Ginebra y ha con­se­gui­do fir­mar un acuer­do a diez años con un país pa­re­ci­do a Ca­ta­lun­ya (Di­na­mar­ca). En reali­dad pre­ten­dían un acuer­do mun­dial, pe­ro lo im­pi­die­ron la na­vie­ras pú­bli­cas de Chi­na, que son de­fi­ci­ta­rias. En de­fi­ni­ti­va, Suiza y Di­na­mar­ca ten­drán una flo­ta, se­gún FT, de 185 bu­ques y una ca­pa­ci­dad de trans­por­te ma­rí­ti­mo de más de dos mi­llo­nes de con­te­ne­do­res de vein­te pies.

El éxi­to del puer­to de Bar­ce­lo­na en cru­ce­ros (y pron­to los de Tarragona y Pa­la­mós) no ha de te­mer a los puer­tos que atraen cru­ce­ros tu­rís­ti­cos, pe­ro otra co­sa es el me­ga­puer­to de Tán­ger, fi­nan­cia­do con ca­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Una na­vie­ra da­ne­sa frac­cio­na las car­gas de los gran­des bu­ques y me­dian­te por­ta­con­te­ne­do­res más pe­que­ños do­mi­na el co­mer­cio del Atlán­ti­co Nor­te, el Ca­nal de la Man­cha y el Bál­ti­co.

Nos cos­ta­rá te­ner una unión ban­ca­ria y mu­cho más un ver­da­de­ro ban­co cen­tral de úl­ti­mo re­cur­so, pe­ro co­mo siem­pre, la ini­cia­ti­va pri­va­da va por de­lan­te de los cambios que nos traen las in­no­va­cio­nes. El ga­so­duc­to trans­pi­re­nai­co “Bar­ce­lo­na Gas” nos da­ría fuer­za geo­po­lí­ti­ca.

LLIBERT TEI­XI­DÓ

El puer­to de Bar­ce­lo­na pue­de ser el en­cla­ve pa­ra la dis­tri­bu­ción de gas na­tu­ral a Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.