“El flu­jo de in­for­ma­ción va a más, y hay for­mas de ex­plo­tar­lo”

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Nor­ber­to Gallego

Co­mo tan­tas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, Te­ra­da­ta na­ció en un ga­ra­je, es un de­cir. Co­rría 1979 y la nue­va com­pa­ñía in­tro­du­jo el con­cep­to de Da­ta Wa­rehou­se (li­te­ral­men­te, gran al­ma­cén de da­tos), sis­te­mas con lo que ga­nó rá­pi­da­men­te clien­tes en la ban­ca es­ta­dou­ni­den­se. En 1991 fue ad­qui­ri­da por NCR, de la que se se­gre­ga­ría en el 2007. Hoy re­co­ge aque­lla he­ren­cia en tiem­pos pro­pi­cios pa­ra su tec­no­lo­gía, ro­dea­da de un cre­cien­te in­te­rés de las em­pre­sas por sa­car el má­xi­mo par­ti­do del aná­li­sis de los da­tos que flu­yen con­ti­nua­men­te, con pro­pó­si­tos de mar­ke­ting o pa­ra cum­plir con las nor­mas re­gu­la­to­rias.

En es­te con­tex­to, que hoy se con­den­sa en la ex­pre­sión big da­ta, Te­ra­da­ta ca­bal­ga en la fron­te­ra en­tre los re­po­si­to­rios de in­for­ma­ción acu­mu­la­da en los sis­te­mas ins­ta­la­dos ( le­gacy, en la jer­ga del sec­tor) y el in­ce­san­te di­lu­vio de nue­vos da­tos que se ori­gi­na en in­ter­net. Apro­ve­chan­do la gi­ra por Eu­ro­pa de Step­hen Brobst, chief tech­no­logy of­fi­cer de la com­pa­ñía, Di­ne­ro man­tu­vo una char­la en Ma­drid con él y con Jo­sé An- drés Gar­cía Bueno, que di­ri­ge las ope­ra­cio­nes en Es­pa­ña.

Brobst no du­da en diag­nos­ti­car que el fe­nó­meno de big da­ta res­pon­de a la ne­ce­si­dad de com­pren­der el com­por­ta­mien­to de los usua­rios, lo que ha per­mi­ti­do a los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting ga­nar in­fluen­cia so­bre los pre­su­pues­tos de TI de las em­pre­sas, de­jan­do a los di­rec­to­res de sis­te­mas la in­có­mo­da ta­rea de li­diar con la he­ren­cia re­ci­bi­da, el fa­mo­so le­gacy. Hay quien sos­tie­ne que el con­cep­to de big da­ta se ha sa­li­do de cau­ce por las pre­sio­nes del mar­ke­ting. En la prác­ti­ca, se usa la ex­pre­sión con in­ter­pre­ta­cio­nes muy dis­pa­res. ¿Cuál es la de Te­ra­da­ta? (S.Brobst) No te­ne­mos la pre­ten­sión de que nues­tra in­ter­pre­ta-

En es­te ca­so, yo pre­fie­ro asi­mi­lar big da­ta más a una fi­lo­so­fía que a una tec­no­lo­gía; lo que ven­de una em­pre­sa co­mo Te­ra­da­ta no se ve”

ción sea la úni­ca. Des­de el pun­to de vis­ta de Te­ra­da­ta, big da­ta des­cri­be la tran­si­ción des­de el aná­li­sis de las transac­cio­nes, al­go que lle­va mu­cho tiem­po ha­cién­do­se, al aná­li­sis de las in­ter­ac­cio­nes, que es lo úni­co no­ve­do­so en la ca­te­go­ría. Tal vez la con­fu­sión na­ce del ad­je­ti­vo big, por­que el vo­lu­men de los da­tos es la par­te me­nos in­tere­san­te del pro­ble­ma que se tra­ta de re­sol­ver. La más in­tere­san­te es que los da­tos pro­ce­den de di­fe­ren­tes fuen­tes y adop­tan di­fe­ren­tes for­mas; o sea que la di­ver­si­dad es más im­por­tan­te que el ta­ma­ño. Aun­que, por de­fi­ni­ción, los da­tos ge­ne­ra­dos por las in­ter­ac­cio­nes son más vo­lu­mi­no­sos que los da­tos transac­cio­na­les.

(Jo­sé An­drés Gar­cía Bueno) Hay que re­co­no­cer que las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas te­ne­mos una in­cli­na­ción a arri­mar el as­cua a nues­tra sar­di­na. En es­te ca­so, yo pre­fie­ro asi­mi­lar big da­ta más a una fi­lo­so­fía que a una tec­no­lo­gía. Lo que ven­de una em­pre­sa co­mo Te­ra­da­ta no se ve, no se pue­de ir pre­su­mien­do co­mo se pre­su­me de un smartp­ho­ne o una ta­ble­ta, y es­ta es la ra­zón por la que mu­chas ve­ces nos cues­ta ha­cer en­ten­der de qué se tra­ta, aun­que la ex­pre­sión cir­cu­le por ahí. No me ca­be du­da de que el mer­ca­do de big da­ta se­gui­rá cre­cien- do, por una ló­gi­ca aplas­tan­te: las web, las re­des so­cia­les, el in­ter­net de las co­sas... el flu­jo de in­for­ma­ción va a más, y tie­ne que ser ex­plo­ta­do. Se me ocu­rre, y no es bro­ma,que igual se po­dría ha­blar de small

da­ta’... (S.B.) Pa­ra una pe­que­ña com­pa­ñía que quie­ra ana­li­zar las in­ter­ac­cio­nes de sus clien­tes, el vo­lu­men de su big da­ta se­rá más pe­que­ño que aque­llo que en una gran com­pa­ñía po­dría ad­je­ti­var­se co­mo small da­ta. No hay un víncu­lo ne­ce­sa­rio en­tre el nom­bre que se le ha da­do y el ta­ma­ño de la em­pre­sa. Las in­ter­ac­cio­nes re­quie­ren un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te al de los da­tos tra­di­cio­na­les, es­to es lo fun­da­men­tal.

(J.A.G.B.) Qui­sie­ra pre­ci­sar

Los da­tos acu­mu­la­dos man­tie­nen in­tac­ta su uti­li­dad, y se­ría un gran error des­pre­ciar­los por su es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal”

que big da­ta no es una evo­lu­ción de Da­ta Wa­rehou­se, en la me­di­da que con­lle­va ex­plo­tar y ana­li­zar in­for­ma­ción que vie­ne de fuen­tes que ha­ce 10 o 15 años ni si­quie­ra exis­tían. Lo que es­tá de­mos­tra­do es que la ana­lí­ti­ca con­ven­cio­nal –tus clien­tes, tus transac­cio­nes– pue­de ser en­ri­que­ci­da con in­for­ma­ción ex­traí­da de otros me­dios. ¿Dón­de es­tá la di­fe­ren­cia? (S.B.) Pa­ra que nos en­ten­da­mos, lla­mo tra­di­cio­na­les a los da­tos ori­gi­na­dos por los sis­te­mas de fac­tu­ra­ción, las ope­ra­cio­nes ban­ca­rias de ru­ti­na, et­cé­te­ra, mien­tras que las nue­vas in­ter­ac­cio­nes se ori­gi­nan en los logs (clics del trá­fi­co on li­ne) de los usua­rios de in­ter­net, so­bre to­do en los me­dios so­cia­les. Son es­truc­tu­ras di­fe­ren­tes, por lo que creo que el In­ter­net de las Co­sas, que es in­ter­ac­ción en­tre ob­je­tos do­ta­dos de sen­so­res, se­rá el au­tén­ti­co fac­tor ex­plo­si­vo pa­ra el big da­ta. La ma­yo­ría de las em­pre­sas tie­nen acu­mu­la­do un historial de da­tos en su da­ta wa­rehou­se. ¿Qué ha­cer con es­tos en la tran­si­ción a big da­ta? (J.A.G.B.) Un ejem­plo muy cla­ro son los ope­ra­do­res de te­le­fo­nía. Du­ran­te mu­cho tiem­po han te­ni­do sis­te­mas pa­ra pre­de­cir o re­du­cir el churn (ro­ta­ción de clien­tes que se dan de ba­ja y se mar­chan a otro ope­ra­dor). Hu­bie­ran po­di­do de­cir ‘eso ya lo te­ne­mos’, pe­ro en la prác­ti­ca los ope­ra­do­res es­tán en­tre los me­jo­res clien­tes de Te­ra­da­ta. ¿Por qué? Pues por­que esa in­for­ma­ción his­tó­ri­ca só­lo les des­cu­bre la mi­tad, o me­nos, de la ex­pe­rien­cia de sus clien­tes.

(S.B.) Los da­tos acu­mu­la­dos man­tie­nen in­tac­ta su uti­li­dad, y se­ría un gran error des­pre­ciar­los por su es­truc­tu­ra tra­di­cio­nal. De he­cho, gra­cias a su al­ta den­si­dad, apor­tan un va­lor su­pe­rior al de lo que llamamos big da­ta: lo nor­mal es que ha­ya que ana­li­zar cien­tos de mi­les de logs pa­ra re­co­ger el mis­mo va­lor que con los re­gis­tros de una transac­ción con­ven­cio­nal. ¿Hay con­fu­sión en los clien­tes? (J.A.G.B.) La ha­bía ha­ce un par de años, no por ig­no­ran­cia sino por­que to­da tran­si­ción tie­ne fa­ses. Al prin­ci­pio, sue­na un run­rún tec­no­ló­gi­co, pe­ro lle­ga el mo­men­to de pre­gun­tar­se: ¿qué ne­ce­si­da­des ten­go? ¿Qué apli­ca­cio­nes? ¿Qué quie­ro ha­cer con los da­tos? ¿Qué ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va voy a sa­car? ¿Con qué sec­to­res tra­ba­ja Te­ra­da­ta en Es­pa­ña? (J.A.G.B.) Nues­tros blo­ques prin­ci­pa­les son ban­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, gran­des mi­no­ris­tas, y aho­ra es­ta­mos avan­zan­do con go­bierno. Ca­da uno tie­ne sus pro­ble­mas. Lue­go es­tá el fac­tor de si la cri­sis los ha to­ca­do más o me­nos, y cuá­les son más sen­si­bles al cos­te. El que lle­va una di­ná­mi­ca pe­cu­liar es la Ad­mi­nis­tra­ción: ha­ce po­co ga­na­mos un con­cur­so de la Se­gu­ri­dad So­cial. En las te­le­cos, los tres gran­des ope­ra­do­res son clien­tes nues­tros; en re­tail, de las cin­co gran­des re­fe­ren­cias que se le ocu­rran, te­ne­mos tres.

AR­CHI­VO

Step­hen Brobst (iz­quier­da), ‘chief tech­no­logy of­fi­cer’ de Te­ra­da­ta, y Jo­sé An­drés Gar­cia Bueno (de­re­cha), di­rec­tor ge­ne­ral de Te­ra­da­ta Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.