Los mie­dos al acuer­do de li­bre co­mer­cio

Eu­ro­pa te­me que la in­dus­tria ame­ri­ca­na –con una le­gis­la­ción más la­xa en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad– inun­de sus su­per­mer­ca­dos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

GEM­MA SAU­RA

Los de­trac­to­res va­ti­ci­nan que los su­per­mer­ca­dos eu­ro­peos se lle­na­rán de po­llos ame­ri­ca­nos em­pa­pa­dos en clo­ro, en­tre­cots ati­bo­rra­dos de hor­mo­nas y pa­ta­tas trans­gé­ni­cas.

Los par­ti­da­rios pro­cla­man que el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se se abri­rá de par en par a las em­pre­sas eu­ro­peas, se crea­rán cien­tos de mi­les de em­pleos y un Oc­ci­den­te en de­cli­ve po­drá plan­tar ca­ra al en­vi­te de los paí­ses emer­gen­tes.

La UE y EE.UU. ne­go­cian des­de ha­ce un año una Aso­cia­ción Tran­satlán­ti­ca de Co­mer­cio e In­ver­sión (co­no­ci­do co­mo TTIP, por sus si­glas en in­glés), pa­ra crear la ma­yor zo­na de li­bre co­mer­cio del mun­do, con 800.000 con­su­mi­do­res y la mi­tad del PIB glo­bal. Es más que una sim­ple eli­mi­na­ción de los aran­ce­les. Se pro­po­ne tam­bién echar aba­jo las “ba­rre­ras no ta­ri­fa­rias”, es de­cir, ho­mo­ge­nei­zar las re­gu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas a am­bos la­dos del océano pa­ra que las mer­can­cías cir­cu­len sin im­pe­di­men­tos.

“Lo que la in­dus­tria lla­ma ba­rre­ras pa­ra los ciu­da­da­nos son pro­tec­cio­nes”, se­ña­la el ana­lis­ta bri­tá­ni­co Glyn Moody, que con­si­de­ra la TTIP un ca­ba­llo de Tro­ya es­ta­dou­ni­den­se con­tra el mo­de­lo so­cial y eco­nó­mi­co eu­ro­peo, la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Un mu­ro de opo­si­ción pú­bli­ca se ha in­ter­pues­to en los pla­nes de Bru­se­las y Washington, que ad­mi­ten ya que las ne­go­cia­cio­nes no con­clui­rán has­ta fi­na­les del 2015 o prin­ci­pios del 2016. “Es un acuer­do muy am­bi­cio­so, que cu­bre un gran nú­me­ro de te­mas y des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co es muy com­ple­jo”, ar­gu­men­ta el je­fe ne­go­cia­dor eu­ro­peo, el es­pa­ñol Ig­na­cio García-Ber­ce­ro, que re­cuer­da que ne­go­ciar el acuer­do con Co­rea to­mó dos años y me­dio. Y eso só­lo en cuan­to a la par­te téc­ni­ca. Des­pués se abri­rá un in­cier­to pe­ri­plo po­lí­ti­co: el acuer­do de­be ser ra­ti­fi­ca­do por el Con­gre­so de EE.UU., por el Par­la­men­to Eu­ro­peo y por ca­da uno de los 28 es­ta­dos de la UE.

Bru­se­las tra­ta de des­mon­tar el re­ce­lo con ci­fras. Se­gún un es­tu­dio en­car­ga­do por la Co­mi­sión, el acuer­do trae­rá a la mar­chi­ta eco­no­mía de la UE 120.000 mi­llo­nes de eu­ros al año y 95.000 mi­llo­nes a la es­ta­dou­ni­den­se, un 0,5% y 0,4% del PIB res­pec­ti- va­men­te. Los crí­ti­cos se­ña­lan que es­ta pre­vi­sión es el me­jor es­ce­na­rio po­si­ble y ade­más el pro­pio es­tu­dio di­ce que se lo­gra­ría só­lo al ca­bo de 10 años de en­trar en vi­gor el acuer­do.

“Un au­men­to anual del 0.5% del PIB es sin du­da sig­ni­fi­ca­ti­vo, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía eu­ro­pea”, re­ba­te García-Ber­ce­ro. Sub­ra­ya que Es­pa­ña pue­de ser de los más be­ne­fi­cia­dos, algo que tam­bién apun­ta un in­for­me de la fun­da­ción Bertelsmann. Aun­que EE.UU. y la UE han eli­mi­na­do ya gran par­te de aran­ce­les (la me­dia es del 4%), no es así en sec­to­res re­le­van­tes pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la. Tex­til, cal­za­do, con­ser­vas de atún o ce­rá­mi­ca so­por­tan aran­ce­les de en­tre el 10 y el 30%.

Otro sec­tor que aguar­da con in­te­rés es el au­to­mó­vil. Aun­que los aran­ce­les son ba­jos, ex­por­tar a EE.UU. aca­ba re­sul­tan­do ca­ro por­que la dis­tin­ta nor­ma­ti­va en se­gu­ri­dad dis­pa­ra los cos­tes de ajus­tes. Lo mis­mo ocu­rre con la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca: to­do la­bo­ra­to­rio que hoy quie­ra ven­der ge­né­ri­cos en EE.UU. de­be so­me­ter­se a una ins­pec­ción de la Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion, aun­que ya ten­ga el aval de los re­gu­la­do­res eu­ro­peos. El ob­je­ti­vo es ho­mo­ge­nei­zar los cri­te­rios, lo­grar que los re­gu­la­do­res se fíen unos de los otros, pa­ra fa­ci­li­tar y aba­ra­tar la ex­por­ta­ción.

Tam­bién en la li­ci­ta­ción Es­pa­ña tie­ne mu­cho que ga­nar. Eu­ro­pa tra­ta de eli­mi­nar la dis­cri­mi­na­ción de la ley Buy Ame­ri­can en los con­cur­sos de obra pú­bli­ca en EE.UU. “Las em­pre­sas es­pa­ño­las de in­fraes­truc­tu­ras que tra­ba­jan en EE.UU. es­tán so­me­ti­das a una le­gis­la­ción muy res­tric­ti­va que les obli­ga a usar ace­ro es­ta­dou­ni­den­se si cons­tru­yen un me­tro”, se­ña­la García-Ber­ce­ro.

El ne­go­cia­dor es­pa­ñol ca­li­fi­ca de “sa­lu­da­ble” el in­ten­so “de­ba­te” que pro­vo­ca la TTIP, so­bre to­do en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Pe­ro es algo más que un de­ba­te. Eco­lo­gis­tas, or­ga­ni­za­cio­nes en de­fen­sa del con­su­mi­dor y ac­ti­vis­tas por la trans­pa­ren­cia de­mo­crá­ti­ca se han pues­to en pie de gue­rra con­tra un pro­yec­to que creen di­se­ña­do a me­di­da de las em­pre­sas y a es­pal­das del ciu­da­dano eu­ro­peo.

“Los lob­bies em­pre­sa­ria­les per­si­guen el acuer­do trans­atlán­ti­co des­de los no­ven­ta. Con la cri­sis han en­con­tra­do el mo­men­to pro­pi­cio”, afir­ma Erik Wes­se­lius, del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo de Cor­po­ra­cio­nes, que su­per­vi­sa la in­fluen­cia de los lob­bies en Bru­se­las. De­nun­cia que de las 560 reunio­nes pre­pa­ra­to­rias que

man­tu­vo la Co­mi­sión an­tes de abrir ne­go­cia­cio­nes con EE.UU., 26 fue­ron con or­ga­nis­mos de in­te­rés pú­bli­co y 520 con ac­to­res em­pre­sa­ria­les. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ma­yo­ría eran lob­bies del sec­tor agroa­li­men­ta­rio.

“Las cor­po­ra­cio­nes ven la TTIP co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra li­brar­se de to­das las le­yes y res­tric­cio­nes que les mo­les­tan. La in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se lle­va años que­rien­do ven­der sus trans­gé­ni­cos en Eu­ro­pa, su ter­ne­ra con hor­mo­nas, su po­llo de­sin­fec­ta­do con clo­ro”, di­ce Wes­se­lius.

Bru­se­las in­sis­te en que el te­mor es in­fun­da­do. “Hay lí­neas ro­jas que nun­ca se­rán tras­pa­sa­das. No se apro­ba­rá na­da que pon­ga en cues­tión el mo­de­lo so­cial eu­ro­peo, la pro­tec­ción del con­su­mi­dor o del me­dio am­bien­te. No va­mos a tran­si­gir en nues­tros va­lo­res”, di­ce García-Ber­ce­ro.

Sin em­bar­go, las de­cla­ra­cio­nes al otro la­do del Atlán­ti­co su­gie­ren que pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses su ter­ne­ra y su po­llo tam­bién son lí­neas ro­jas, al con­si­de­rar que las prohi­bi­cio­nes eu­ro­peas se ba­san en “pre­jui­cios” sin ba­se cien­tí­fi­ca. “Los ame­ri­ca­nos nun­ca ce­de­rán en es­te pun­to, así que el acuer­do só­lo se­rá po­si­ble si Eu­ro­pa ce­de. Los do­cu­men­tos fil­tra­dos nos dan una pis­ta de qué fór­mu­la in­ge­nio­sa han idea­do. Di­rán que la UE man­tie­ne sus nor­ma­ti­vas ali­men­ta­rias pe­ro que acep­ta las de EE.UU. co­mo equi­va­len­tes. Sin con­tro­les en las fron­te­ras, es­to equi­va­le a abrir las puer­tas pa­ra que la co­mi­da ame­ri­ca­na car­ga­da de hor­mo­nas y quí­mi­ca in­va­da Eu­ro­pa. Una co­mi­da que es mu­cho más ba­ra­ta pre­ci­sa­men­te por­que no tie­ne que res­pe­tar las nor­mas que te­ne­mos aquí. Así que los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros eu- ro­peos só­lo so­bre­vi­vi­rán si tam­bién re­ba­ja­mos nues­tros es­tán­da­res”, va­ti­ci­na Glyn Moody. “Es un acuer­do di­se­ña­do pa­ra que las gran­des em­pre­sas se ha­gan más gran­des y más po­de­ro­sas. Pa­ra que los trans­gé­ni­cos de Mon­san­to to­men la agri­cul­tu­ra eu­ro­pea. En la UE hay 1.300 pro­duc­tos quí­mi­cos prohi­bi­dos, en EE.UU. só­lo 12. Es evi­den­te que Eu­ro­pa só­lo pue­de per­der con la con­ver­gen­cia de re­gu­la­cio­nes”, re­ma­cha.

Otro ca­pí­tu­lo que ha dis­pa­ra­do las alar­mas es el me­ca­nis­mo de ar­bi­tra­je in­ver­sor-Es­ta­do, que per­mi­ti­ría a las em­pre­sas acu­dir a un tri­bu­nal pri­va­do si con­si­de­ran que un go­bierno, al cam­biar la ley, ha per­ju­di­ca­do sus be­ne­fi­cios fu­tu­ros. Los ac­ti­vis­tas de­nun­cian que ame­na­za la de­mo­cra­cia al me­nos­ca­bar el po­der de los es­ta­dos y los par­la­men­tos, re­pre­sen­tan­tes del in­te­rés pú­bli­co.

“In­tro­du­ce una idea muy pe­li­gro­sa y es que las cor­po­ra­cio­nes tie­nen de­re­cho a be­ne­fi­cios fu­tu­ros. Po­ne a “Hay lí­neas ro­jas que nun­ca se­rán tras­pa­sa­das; no va­mos a tran­si­gir en nues­tros va­lo­res”, di­ce el je­fe ne­go­cia­dor de la UE las em­pre­sas por en­ci­ma de los es­ta­dos, por en­ci­ma de la ley. El Naf­ta (el acuer­do en­tre EE.UU., Mé­xi­co y Ca­na­dá) es un pre­ce­den­te: la ame­na­za de de­nun­cias fre­na a los go­bier­nos a la ho­ra de apro­bar le­yes fuer­tes. Ca­da vez que en Ca­na­dá dis­cu­ten le­yes me­dioam­bien­ta­les los dipu­tados re­ci­ben una ava­lan­cha de car­tas de abo­ga­dos es­ta­dou­ni­den­ses re­cor­dan­do los com­pro­mi­sos sus­cri­tos con sus em­pre­sas”, di­ce Moody.

Ac­tual­men­te hay va­rios ca­sos de em­pre­sas con­tra es­ta­dos. La ta­ba­ca­le­ra Phi­lip Mo­rris ha de­nun­cia­do a Aus­tra­lia por im­po­ner ad­ver­ten­cias sa­ni­ta­rias en las ca­je­ti­llas. La ener­gé­ti­ca Vat­ten­fall a Ale­ma­nia por aban­do­nar la ener­gía nu­clear. Y fon­dos de in­ver­sión ex­tran­je­ros han lle­va­do a Es­pa­ña an­te el tri­bu­nal de ar­bi­tra­je del Ban­co Mun­dial por re­cor­tar las pri­mas a las re­no­va­bles.

An­te la fuer­te mo­vi­li­za­ción en con­tra del ar­bi­tra­je, Bru­se­las abrió una con­sul­ta pú­bli­ca. Se ha to­pa­do con un tsu­na­mi: ha re­ci­bi­do más de 150.000 res­pues­tas. La Co­mi­sión ha di­cho ya que tar­da­rá me­ses en ana­li­zar to­da es­ta in­for­ma­ción, y que ten­drá un in­for­me sus­tan­cial an­tes de no­viem­bre. Las ne­go­cia­cio­nes so­bre es­te pun­to ten­drán que es­pe­rar.

“Aun­que es más fá­cil de­cir que es el fin de la de­mo­cra­cia, lo cier­to es que el ar­bi­tra­je ya es una reali­dad. El acuer­do con EE.UU. es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar un pro­ce­di­mien­to que no es per­fec­to, dar­le más trans­pa­ren­cia y evi­tar de­man­das frí­vo­las”, di­ce Mar­cus Bey­rer, di­rec­tor de la pa­tro­nal Bu­si­ness Eu­ro­pe. “Y el ar­bi­tra­je es a ve­ces ne­ce­sa­rio, co­mo en el ca­so de Rep­sol en Argentina. O cuan­do Bul­ga­ria pre­ten­dió ex­pro­piar las li­cen­cias ener­gé­ti­cas a los in­ver­so­res eu­ro­peos. Y quie­ro re­cor­dar que los tri­bu­na­les de EE.UU. no es­tán obli­ga­dos a apli­car el prin­ci­pio de no dis­cri­mi­na­ción”.

Bey­rer sos­tie­ne que las py­mes se­rán las gran­des fa­vo­re­ci­das. “A las gran­des em­pre­sas les mo­les­tan los aran­ce­les y las ba­rre­ras, cla­ro, pe­ro no les im­pi­den ex­por­tar. En cam­bio pa­ra las py­mes te­ner que adap­tar el pro­duc­to a una nor­ma­ti­va dis­tin­ta les cie­rra las puer­tas a ex­por­tar”.

Dis­cu­te tam­bién las crí­ti­cas a la opa­ci­dad: “A lo lar­go de mi ca­rre­ra nun­ca he vis­to un pro­ce­so de ne­go­cia­ción tan trans­pa­ren­te co­mo es­te”, se­ña­la Bey­rer, que no ocul­ta su ma­les­tar con la te­naz cam­pa­ña con­tra la TTIP. “No fa­ci­li­ta la po­si­ción eu­ro­pea en la ne­go­cia­ción. No im­por­ta cuán­to se es­fuer­za la Co­mi­sión, la mis­ma gen­te siem­pre reac­cio­na igual. Y pa­ra que una ne­go­cia­ción avan­ce de­be ha­ber un cier­to ni­vel de con­fi­den­cia­li­dad”.

Pe­ro los ac­ti­vis­tas no tie­nen in­ten­ción de ce­jar en su vi­gi­lan­cia. “Les ha sa­li­do el ti­ro por la cu­la­ta, pen­sa­ban que ce­rrar lo de la TTIP a es­con­di­das se­ría pan co­mi­do, pe­ro se han to­pa­do con una reac­ción or­ga­ni­za­da y con­tun­den­te con la que no con­ta­ban. A par­tir de aho­ra la Co­mi­sión ten­drá más pre­sión pa­ra res­pon­der a las preo­cu­pa­cio­nes de los ciu­da­da­nos”, ce­le­bra Wes­se­lius.

PE­RI­CO PAS­TOR

OPOR­TU­NI­DA­DES El acuer­do fa­ci­li­ta­ría la ex­por­ta­ción de sec­to­res cla­ve pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la, co­mo agroa­li­men­ta­ción, tex­til, far­ma­céu­ti­ca o au­to­mó­vil

Los de­trac­to­res ase­gu­ran que la TTIP es­tá he­cha a me­di­da de las em­pre­sas y es un ca­ba­llo de Tro­ya de EE.UU. con­tra el mo­de­lo so­cial eu­ro­peo, la pro­tec­ción am­bien­tal y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria

TE­MO­RES Aun­que Bru­se­las lo nie­ga, mu­chos creen que el TTIP abri­rá las puer­tas de Eu­ro­pa a ter­ne­ras tra­ta­das con hor­mo­nas y otros pro­duc­tos ali­men­ta­rios de EE.UU. prohi­bi­dos por la UE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.