De No­rue­ga al mun­do

Nor­we­gian, la com­pa­ñía de ba­jo cos­te que as­pi­ra a ser más que una ae­ro­lí­nea eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Fi­guei­ral

La ter­ce­ra com­pa­ñía de ba­jo cos­te de Eu­ro­pa no se con­for­ma con ese pues­to. Bjorn Kjos, el Con­se­je­ro De­le­ga­do de Nor­we­gian y su equi­po quie­ren con­ver­tir­la en glo­bal. Su plan es ex­pan­dir­se más allá del con­ti­nen­te dan­do un gran sal­to en el mer­ca­do in­ter­con­ti­nen­tal pa­ra aten­der mer­ca­dos con un po­ten­cial su­fi­cien­te que aún no ten­gan esa ofer­ta en vue­los di­rec­tos.

Co­mo to­das las com­pa­ñías de ba­jo cos­te, Nor­we­gian es jo­ven: fue crea­da en 1993 pa­ra cu­brir el va­cío del mer­ca­do re­gio­nal de No­rue­ga tras la quie­bra de Busy Bee. Así, Nor­we­gian Air Shuttle em­pe­zó a ope­rar con un im­por­tan­te pa­ra­guas co­mer­cial y un mer­ca­do con­so­li­da­do. Co­men­zó vo­lan­do a ocho ciu­da­des del país con Fok­ker 50, unos tur­bohé­li­ces de me­dio cen­te­nar de asien­tos, ge­me­los a los que ope­ró la es­pa­ño­la Air Nos­trum en sus ini­cios.

La com­pra de Braat­hens por par­te de SAS Scan­di­na­vian Air­li­nes en el año 2001 de­jó a Nor­we­gian sin tra­ba­jo, pues la ad­qui­ren­te ce­dió to­da la pro­duc­ción a su pro­pia fi­lial, a pe­sar de la exis­ten­cia con­trac­tual de un preavi­so de die­ci­ocho me­ses que no res- pe­tó, por lo que a Nor­we­gian só­lo le que­da­ron dos op­cio­nes: el cie­rre o una pro­fun­da re­con­ver­sión.

Sus ac­cio­nis­tas op­ta­ron por lo se­gun­do, con­vir­tién­do­la en una ver­da­de­ra ae­ro­lí­nea de ba­jo cos­te que pre­ci­sa­men­te aca­bó com­pi­tien­do con SAS en las prin­ci­pa­les ru­tas na­cio­na­les. Pos­te­rior­men­te, los cie­rres o pues­ta en ven­ta de di­fe­ren­tes ope­ra­do­res fue apro­ve­cha­do por Nor­we­gian pa­ra ir cre­cien­do. La pri­me­ra ad­qui­si­ción fue la sue­ca Fl­yNor­dic, en el 2007. Es­ta ope­ra­ba co­mo fi­lial de Fin­nair con sie­te avio­nes, que aca­ba­ron in­cor­po­rán­do­se tem­po­ral­men­te a su flo­ta en es­pe­ra de uni­da­des lle­ga­das de fá­bri­ca. Un año des­pués de la com­pra, lle­gó la quie­bra de una fuer­te com­pe­ti­do­ra: la da­ne­sa Ster­ling, que se vio atra­pa­da en­tre una for­tí­si­ma subida del pre­cio del com­bus­ti­ble y la cri­sis de Is­lan­dia, pues su prin­ci­pal ac­cio­nis­ta tu­vo se­rios pro­ble­mas fi­nan­cie­ros en aque­lla épo­ca. Nor­we­gian apro­ve­chó de nue­vo y aca­bó la dé­ca­da muy bien po­si­cio­na­da en su mer­ca­do na­tu­ral: ca­da vez más fuer­te y gran­de, al tiem­po que sus com­pe­ti­do­res des­apa­re­cían.

La con­so­li­da­ción y desa­rro­llo de la com­pa­ñía ha si­do po­si­ble gra­cias a una fi­ja­ción con la con­ten­ción de cos­tes y a un fuer­te múscu­lo fi­nan­cie­ro. Su ma­yor ac­cio­nis­ta, con un 27%, es el pro­pio Kjos, al que le si­gue con un 6% el Fol­ketrygd­fon­de, la en­ti­dad que ges­tio­na uno de los dos fon­dos so­be­ra­nos no­rue­gos. Es­to no im­pli­ca que el Es­ta­do no­rue­go sea in­ver­sor en Nor­we­gian. El Fund Nor­way se ad­mi­nis­tra de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, con cri­te­rios de com­pa­ñía pri­va­da, y su ren­di­mien­to no re­vier­te en el era­rio sino en el sis­te­ma de pen­sio­nes del país, mien­tras que un 22% es­tá en ma­nos ex­tran­je­ras.

En el 2012 la com­pa­ñía reali­zó un es­pec­ta­cu­lar pe­di­do a Boeing: 222 avio­nes, lue­go am­plia­dos a 254 que irán lle­gan­do a lo lar­go de es­ta dé­ca­da. El año pa­sa­do trans­por­tó 20,7 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros a 118 des­ti­nos de 38 paí­ses, con unos be­ne­fi­cios de 38 mi­llo­nes de eu­ros. To­do eso se ha con­se­gui­do con 89 avio­nes del mo­de­lo Boeing 737 de me­dio al­can­ce, una flo­ta só­lo su­pe­ra­da por los 304 apa­ra­tos de Rya­nair o los 225 de la su­ma de Eas­yJet y su ra­ma Sui­za, mien­tras que es el mis­mo nú­me­ro de ae­ro­na­ves que tie­ne ac­tual­men­te Vue­ling.

Lo que la di­fe­ren­cia de es­tas com­pe­ti­do­ras es su apues­ta por el Boeing 787 Dream­li­ner, mo­de­lo de al­can­ce in­ter­con­ti­nen­tal y del que tie­ne sie­te uni­da­des que usa pa­ra vo­lar des­de cin­co ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos y Bangkok a di­fe­ren­tes des­ti­nos eu­ro­peos en Sue­cia, No­rue­ga, Dinamarca o In­gla­te­rra y que a par­tir del 2016 po­drían am-

El año pa­sa­do trans­por­tó a 20,7 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros a 118 des­ti­nos de 38 paí­ses, con unos be­ne­fi­cios de 38 mi­llo­nes

pliar­se a Bar­ce­lo­na o Ma­drid.

Es­pa­ña ha es­ta­do en el ma­pa de ru­tas prác­ti­ca­men­te des­de el ini­cio de su segunda eta­pa en el 2002, aun­que ha si­do en los úl­ti­mos años cuan­do ha he­cho la apues­ta más fuer­te: 123 de las 421 ru­tas de la com­pa­ñía to­can un ae­ró­dro­mo es­pa­ñol, y de las 14 ba­ses exis­ten­tes, seis es­tán en Es­pa­ña, tan­to en pe­nín­su­la co­mo en Ca­na­rias, con avio­nes fi­jos y per­so­nal lo­cal con­tra­ta­do en Ali­can­te, Má­la­ga, Gran Ca­na­ria, Te­ne­ri­fe Sur y Bar­ce­lo­na.

Ha­ce unas se­ma­nas se abrió la sex­ta ba­se en Ma­drid, aun­que fi­nal­men­te se­rá Bar­ce­lo­na la se­de de la de­le­ga­ción es­pa­ño­la de Nor­we­gian don­de, al mar­gen de las tri­pu­la­cio­nes de los avio­nes ba­sa­dos en El Prat, tra­ba­ja­rán 30 per­so­nas.

CA­TO LIEN

Ope­ra­ción de des­hie­lo noc­tur­na a uno de los 737 de Nor­we­gian en el ae­ro­puer­to de Gar­de­moen, Os­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.