Co­ches con pi­lo­to au­to­má­ti­co

El gru­po fran­cés Va­leo tra­ba­ja en el fu­tu­ro au­to­mó­vil de con­duc­ción au­tó­no­ma

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - LLUÍS URÍA PA­RÍS

El fa­bri­can­te de equi­pos es­pe­cia­li­za­dos Va­leo tra­ba­ja en la au­to­mo­ción de la con­duc­ción, un fu­tu­ro no tan le­jano.

Un día no muy le­jano, los co­ches bus­ca­rán una pla­za de apar­ca­mien­to so­los, es­ta­cio­na­rán so­los y lue­go ven­drán a bus­car­nos a ca­sa o a la ofi­ci­na so­los… Pa­re­ce to­da­vía cien­cia fic­ción, pe­ro ya hay quien pien­sa –y tra­ba­ja– en ello. Si en algo es­tá to­do el mun­do de acuer­do es en que el fu­tu­ro del au­to­mó­vil pa­sa por dos ejes: la re­duc­ción y eli­mi­na­ción to­tal de la emi­sión de ga­ses con­ta­mi­nan­tes, por un la­do, y la au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción, por otro.

“La gen­te pa­sa una me­dia de dos ho­ras al día en el co­che, sin po­der ha­cer na­da más, lo que, te­nien­do en cuen­ta que el día tie­ne 17 ho­ras úti­les, es enor­me. La gen­te quie­re más tiem­po dis­po­ni­ble y más agra­da­ble, y el co­che au­tó­no­mo –y co­nec­ta­do– po­drá pro­por­cio­nár­se­lo, ade­más de evi­tar el ries­go de ac­ci­den­tes”, ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te, du­ran­te un al­muer­zo con co­rres­pon­sa­les eu­ro­peos en Pa­rís, el pre­si­den­te de Re­nault y Nis­san, Car­los Ghosn. “Un co­che au­tó­no­mo no vul­ne­ra el có­di­go de cir­cu­la­ción, no in­gie­re al­cohol, no se duer­me al vo­lan­te…”, aña­día.

En la pre­pa­ra­ción de es­te fu­tu­ro, los gran­des gru­pos au­to­mo­vi­lís­ti­cos mun­dia­les se apo­yan fun­da­men­tal­men­te en los fa­bri­can­tes de equi­pos es­pe­cia­li­za­dos. Y en­tre ellos des­ta­ca el gru­pos fran­cés Va­leo. Po­co co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co es, sin em­bar­go, uno de los prin­ci­pa­les ac­to­res de la in­dus­tria del au­to­mó­vil. Re­cien­te­men­te reincorporado al club CAC 40, que agru­pa a los cua­ren­ta prin­ci­pa­les va­lo­res bur­sá­ti­les en la bol­sa de Pa­rís-Eu­ro­next, gra­cias a una va­lo­ri­za­ción de 8.200 mi­llo­nes de eu­ros, Va­leo es un gi­gan­te que tie­ne 74.800 tra­ba­ja­do­res en 187 cen­tros de pro­duc­ción, in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo y dis­tri­bu­ción re­par­ti­dos por 29 paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña. Sus prin­ci­pa­les clien­tes es­tán en Ale­ma­nia (30%), Ja­pón (27%) y Fran­cia (16%)

“En Va­leo te­ne­mos tra­ba­jan­do a 10.000 in­ge­nie­ros y ca­da año re­clu­ta­mos a un mi­llar”, se enor­gu­lle­ce Gui­llau­me De­vau­che­lle, di- rec­tor de in­no­va­ción del gru­po, que des­ti­na a in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo algo más del 5% de su ci­fra de ne­go­cios, que el año pa­sa­do al­can­zó los 12.110 mi­llo­nes de eu­ros. Des­de el 2013 con­vo­ca un con­cur­so in­ter­na­cio­nal anual (véa­se in­for­ma­ción ad­jun­ta) pa­ra cap­tar las ideas y equi­pos más in­no­va­do­res.

El ad­ve­ni­mien­to del co­che au­tó­no­mo no se pro­du­ci­rá en un día, sub­ra­ya De­vau­che­lle, sino po­co a po­co, a me­di­da que las di­fe­ren­tes in­no­va­cio­nes sean asu­mi­das y di­ge­ri­das por la in­dus­tria, las au­to­ri­da­des y los con­duc­to­res. El apar­ca­mien­to se­mi­au­to­má­ti­co, la adap­ta­ción au­to­má­ti­ca de la ve­lo­ci­dad a la del vehícu­lo que cir­cu­la por de­lan­te, el sis­te­ma de aler­ta en ca­so de cam­bio de ca­rril im­pre­vis­to –no se­ña­li­za­do por el in­ter­mi­ten­te o por­que el con­duc­tor se ha dor­mi­do–, la au­to­ma­ti­za­ción del en­cen­di­do y pro­fun­di­dad de los fa­ros… son no­ve­da­des que pre­pa­ran el ca­mino. “El pro­ce­so se ha­rá por etapas, pe­ro en diez años ten­dre­mos el co­che au­tó­no­mo”, va­ti­ci­na.

Cuan­do lle­gue, el co­che au­tó­no­mo per­mi­ti­rá avan­zar de for­ma se­gu­ra en me­dio de un em­bo­te­lla­mien­to sin to­car el vo­lan­te ni los pe­da­les, ol­vi­dán­do­se del trá­fi­co, mien­tras uno na­ve­ga por in­ter­net, con­sul­ta el co­rreo elec­tró­ni­co o lee –¿por qué no?– un li­bro. El au­to­mó­vil se­gui­rá la co­rrien­te co­mo si tu­vie­ra un pi­lo­to au­to­má­ti­co. “En un atas­co o cuan­do la con­duc­ción ca­re­ce de in­te­rés la gen­te quie­re ha­cer otras co­sas”, cons­ta­ta De­vau­che­lle.

Eso no se­rá po­si­ble, na­tu­ral­men­te, en to­do lu­gar y cir­cuns­tan­cia. “La au­to­ma­ti­za­ción to­tal de un iti­ne­ra­rio es com­pli­ca­da”, ad­mi­te el di­rec­tor de in­no­va­ción de Va­leo. Eso se­rá po­si­ble en la ciu­dad, a ba­ja ve­lo­ci­dad y en vías se­gre­ga­das, sin cru­ces, ni se­má­fo­ros, ni pea­to­nes, ni vehícu­los que

La au­to­ma­ti­za­ción de la con­duc­ción es uno de los ejes del fu­tu­ro del au­to­mó­vil “Un co­che au­tó­no­mo no vul­ne­ra el có­di­go de cir­cu­la­ción, no in­gie­re al­cohol, no se duer­me al vo­lan­te…”

cir­cu­len en sen­ti­do con­tra­rio…”

En es­te ca­mino, una de las pri­me­ras etapas fue fran­quea­da por Va­leo en el 2011, cuan­do desa­rro­lló el apar­ca­mien­to au­to­má­ti­co, de for­ma que el co­che rea­li­za la ma­nio­bra de es­ta­cio­na­mien­to com­ple­ta­men­te so­lo, sin ne­ce­si­dad que el con­duc­tor se en­cuen­tre en el in­te­rior. A fi­na­les del 2013 die­ron otro sal­to, al pre­sen­tar un sis­te­ma que per­mi­te al vehícu­lo, si­tua­do a la en­tra­da de un par­king ce­rra­do, bus­car so­lo una pla­za li­bre y apar­car en ella.

“Den­tro de unos años, el co­che po­drá ve­nir a bus­car­nos al des­pa­cho, no ha­rá fal­ta te­ner­lo apar­ca­do aba­jo, –¡eso cam­bia­rá el ur­ba­nis­mo!– y to­dos los co­ches po­drán arran­car a la vez en un se­má­fo­ro, evi­tan­do los atas­cos en acor­deón…”, se en­tu­sias­ma De­vau­che­lle, quien sub­ra­ya que lo im­por­tan­te pa­ra avan­zar en es­te pro­ce­so es la “fu­sión de los da­tos” pro­por­cio­na­dos por las cá­ma­ras, cap­to­res de ul­tra­so­ni­dos y es­cá­ne­res co­lo­ca­dos a bor­do. ¡A la lar­ga –aña­de–, el co­che apren­de­rá a me­di­da que cir­cu­le los há­bi­tos y los tra­yec­tos del con­duc­tor! Mien­tras le de­je la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión…

AR­CHI­VO

Ya es po­si­ble que un vehícu­lo, si­tua­do a la en­tra­da de un par­king ce­rra­do, apar­que so­lo en una pla­za li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.