Ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res del bie­nes­tar so­cial

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - GUI­LLEM LÓ­PEZ I CASASNOVAS CA­TE­DRÁ­TI­CO DE ECO­NO­MÍA DE LA UNI­VER­SI­TAT POM­PEU FA­BRA

El en­car­go de ela­bo­rar un dos­sier aca­dé­mi­co so­bre un te­ma que im­por­ta so­cial­men­te siem­pre es una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der. Y con es­te re­gis­tro resumo aquí, más allá de los de­ta­lles de con­te­ni­dos que po­drá en­con­trar el lec­tor in­tere­sa­do en la web del Co­le­gio de Eco­no­mis­tas de Ca­ta­lun­ya, lo que es “Una no­va mi­ra­da a l’Es­tat de be­nes­tar” ( Re­vis­ta Eco­nò­mi­ca de Ca­ta­lun­ya, nº. 69, ju­lio 2014). Se tra­ta de un aná­li­sis que quie­re ser ho­ri­zon­tal, vin­cu­lan­do bie­nes­tar y tra­ba­jo, y no de­par­ta­men­ta­li­za­do por de­pó­si­tos de gas­to, y gas­to pú­bli­co. Al con­tra­rio, a tra­vés del es­tu­dio con­jun­to de los ins­tru­men­tos del work­fa­re y del wel­fa­re, de Es­ta­do y so­cie­dad de bie­nes­tar, se bus­ca la co­ne­xión de es­te con el mer­ca­do de tra­ba­jo, la red pro­tec­to­ra de po­bre­za y fal­ta de vi­vien­da, la crea­ción de em­pleo de ca­li­dad, de for­ma­ción en la es­cue­la ca­pa­ci­ta­do­ra en ap­ti­tu­des y ac­ti­tu­des, de po­lí­ti­cas ac­ti­vas de crea­ción de em­pleo y no pa­si­vas de man­te­ni­mien­to ar­ti­fi­cial de ren­tas con pres­ta­cio­nes pú­bli­cas.

Son par­te del apren­di­za­je men­cio­na­do, pri­me­ro, que el gas­to pú­bli­co es só­lo una par­te del tra­ta­mien­to del pro­ble­ma que la fra­gi­li­dad so­cial pro­vo­ca en nues­tras co­mu­ni­da­des. Las for­mas de re­gu­la­ción im­por­tan. Las ins­ti­tu­cio­nes y las cul­tu­ras tam­bién. Las de re­gu­la­ción por­que ofre­cen for­mas de elec­ción nor­mal­men­te más abier­tas que la pro­vi­sión con pro­duc­ción pú­bli­ca di­rec­ta, y pue­den ser una so­lu­ción tan efec­ti­va co­mo aque­lla otra for­ma de pro­vi­sión fi­nan­cia­da por im­pues­tos y fil­tra­da en un pre­su­pues­to. Y es tam­bién en el efec­to gas­to so­cial, por­que so­cial­men­te se de­ci­de la nor­ma que la im­po­ne.

En se­gun­do lu­gar, emer­ge del es­tu­dio la idea que los im­pues­tos son só­lo una par­te de la pre­sión pa­ra la fi­nan­cia­ción. La re­gu­la­ción pue­de im­po­ner igual­men­te obli­ga­cio­nes coac­ti­vas pa­ra el bol­si­llo del ciu­da­dano. Eso amor­ti­gua aque­lla afir­ma­ción que mar­ca la dis­yun­ti­va en­tre gas­to de bie­nes­tar de país desa­rro­lla­do y ni­ve­les de im­pues­tos del ter­cer mun­do.

Asi­mis­mo, cuan­do las fa­mi­lias dan co­bi­jo an­te la pér­di­da de ren­ta o los pa­dres ha­cen por ca­ri­ño a los nie­tos lo que los can­gu­ros ha­cen por di-

La fle­xi­se­gu­ri­dad no tie­ne que ser de­ci­si­va, ni tam­po­co lo pue­de pre­ten­der la com­ple­ta li­be­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos de tra­ba­jo”

ne­ro, son par­te tam­bién de la ecua­ción sus­ti­tu­ti­va de los tri­bu­tos. Es­tá cla­ro que eso no se re­fle­ja en el PIB. ¿Pe­ro por qué ra­zón lo ten­dría que ha­cer? ¿Son me­jo­res, co­mo de­cía Ken­neth Boul­ding, las co­sas que se ha­cen pa­ga­das –por odio, de­cía– que las vo­lun­ta­rias que se ha­cen por amor? Lo que ha­cen las se­gun­das es sa­car in­ter­ven­ción bu­ro­crá­ti­ca, cos­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos y me­jo­rar la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da uno con­tra la de­ja­dez del ya lo ha­rá al­guien más (o el abu­so mo­ral). No obs­tan­te, es­tas ac­tua­cio­nes son tam­bién im­po­si­cio­nes que se acep­tan pa­ra man­te­ner y me­jo­rar los víncu­los fa­mi­lia­res, el sen­ti­do de per­te­nen­cia, la es­ti­ma en­tre los tu­yos y, si es el ca­so, en be­ne­fi­cio de trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les.

Otra co­sa es al­can­zar que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca fa­ci­li­te que es­ta de­ci­sión sea real­men­te op­ta­da, y por eso tam­po­co el Es­ta­do de bie­nes­tar tie­ne que aca­bar pre­mian­do só­lo, con di­ne­ro de to­dos, la for­ma­li­za­ción de los ser­vi­cios, la desins­ti­tu- cio­na­li­za­ción con la rup­tu­ra de los víncu­los fa­mi­lia­res. La fle­xi­se­gu­ri­dad aquí no tie­ne que ser de­ci­si­va, ni tam­po­co lo pue­de pre­ten­der la com­ple­ta li­be­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos de tra­ba­jo. La so­cie­dad pue­de pre­fe­rir con­tra la mo­vi­li­dad ex­tre­ma, fa­ci­li­ta­do­ra de em­pleo pe­ro “des­arrai­ga­do­ra” de los más pró­xi­mos, de unos ma­yo­res víncu­los de apo­yo fa­mi­liar, asu­mien­do co­mo pro­pios al­gu­nos cos­tes con un in­ter­ven­cio­nis­mo me­nor del Es­ta­do.

El gas­to pú­bli­co es só­lo una par­te del tra­ta­mien­to del pro­ble­ma que la fra­gi­li­dad so­cial pro­vo­ca en nues­tras co­mu­ni­da­des

Ter­ce­ro, y úl­ti­mo, las cul­tu­ras im­por­tan, y mu­cho. Di­ga­mos que las ins­ti­tu­cio­nes son es­co­gi­das, o im­pues­tas, pe­ro siem­pre cons­cien­te­men­te por par­te de al­guien. Las cul­tu­ras, no. Tie­nen una his­to­ria a ve­ces de ras­gos lo bas­tan­te di­lui­dos, unas iner­cias que se pier­den en el tiem­po, por una ma­ne­ra de en­ten­der cues­tio­nes tá­ci­tas que se acep­tan co­mo res­pues­ta co­mu­ni­ta­ria con po­ca di­ver­gen­cia. Cla­si­fi­car cul­tu­ras, ma­ne­ras de en­ten­der la vi­da, no es sen­ci­llo. Con­fie­so que en el pa­sa­do, des­de el ve­lo de la ig­no­ran­cia, pa­ra iden­ti­fi­car va­lo­res de per­so­nas que no co­no­cía y con las que in­ter­ac­tua­ba, acos­tum­bra­ba a ha­blar­les de pe­lí­cu­las y les pre­gun­ta­ba si Fo­rrest Gump les ha­bía gus­ta­do. Efec­ti­va­men­te, en la res­pues­ta se an­ti­ci­pa­ban mun­dos di­fe­ren­tes. Si me atre­vía, ade­más, pe­día aque­llo de la pre­fe­ren­cia a mo­rir co­ra­zón aba­jo (in­far­to) o co­ra­zón arri­ba (to­do el res­to pro­te­gi­do, pe­ro con los pe­li­gros del Alz­hei­mer). De nue­vo la res­pues­ta des­cri­bía dos per­fi­les lo bas­tan­te di­fe­ren­cia­dos, en con­se­cuen­cias pro­pias y a ter­ce­ros.

En las so­cie­da­des los va­lo­res de per­te­nen­cia dan una im­pre­sión si­mi­lar, son ca­pi­tal so­cial. En el te­ma cul­tu­ral que nos ocu­pa son va­ria­bles de cla­si­fi­ca­ción: cuán­tas ve­ces ves a los pa­dres a lo lar­go del año (con­tras­tan aquí las so­cie­da­des me­di­te­rrá­neas y las nór­di­cas), la in­vo­lu­cra­ción con el ve­cin­da­rio del ba­rrio o de la es­ca­le­ra , AMPA, pre­ser­va­ción a fu­tu­ro del pa­tri­mo­nio co­lec­ti­vo y par­ti­ci­pa­ción en las co­sas que son de to­dos y no son de na­die. Si ha­ce­mos in­cur­sión his­tó­ri­ca de es­tos va­lo­res di­ría­mos qué es lo que ha­ce que unas mis­mas ins­ti­tu­cio­nes, des­de el uni­for­mis­mo bor­bó­ni­co de ha­ce cua­tro cien­tos años res­pe­to de con­da­dos y ciu­da­des ca­si es­ta­dos, o más mo­der­na­men­te, de unas nue­vas re­gu­la­cio­nes del mer­ca­do de tra­ba­jo fren­te a las leal­ta­des en los víncu­los la­bo­ra­les, ge­ne­ren unos re­sul­ta­dos u otros. Y en el re­co­no­ci­mien­to de los va­lo­res de la so­cie­dad del bie­nes­tar, hay que sa­ber ver que hay vi­da in­te­li­gen­te más allá de lo que re­pre­sen­ta la pro­vi­sión de ser­vi­cios co­lec­ti­vos de los es­ta­dos tra­di­cio­na­les con to­da su ma­qui­na­ria pre­su­pues­ta­ria.

GETTY

Los abue­los que cui­dan a sus nie­tos son par­te de la ecua­ción sus­ti­tu­ti­va de los tri­bu­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.