In­no­va­ción so­cial y re­tos

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - RI­CARD VALLS RIE­RA DI­REC­TOR ZOHAR CON­SUL­TO­RÍA & MAR­KE­TING SO­CIAL

En la agen­da de la in­no­va­ción em­pie­za a ocu­par un es­pa­cio vi­si­ble la in­no­va­ción so­cial. En­tre las más de 70 de­fi­ni­cio­nes de in­no­va­ción so­cial que se pue­den en­con­trar, re­co­ge­mos aquí la de UE en la Agen­da 2020: “La in­no­va­ción so­cial son nue­vas ideas, pro­duc­tos, ser­vi­cios y pro­ce­sos, que al mis­mo tiem­po re­suel­ven ne­ce­si­da­des so­cia­les, de ma­ne­ra más efi­caz que otras, y crean nue­vas re­la­cio­nes so­cia­les y co­la­bo­ra­cio­nes sos­te­ni­bles”. Que sea la UE quien lle­va im­pul­san­do la in­no­va­ción so­cial des­de ha­ce cua­tro años no de­be­ría ser una no­ve­dad: el cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial eu­ro­peo más sos­te­ni­ble só­lo se­rá po­si­ble si es­te se adap­ta y se ge­ne­ran soluciones sos­te­ni­bles a las nue­vos re­tos de la so­cie­dad.

La in­no­va­ción so­cial va más allá de la ya co­no­ci­do em­pren­di­mien­to so­cial, pa­ra abar­car nue­vos ser­vi­cios y pro­duc­tos co­mo el mi­cro­me­ce­naz­go, los bo­nos so­cia­les, el va­lor com­par­ti­do, el con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo, el re­torno so­cial de la in­ver­sión y una lar­ga lis­ta de nue­vos con­cep­tos que se es­tán desa­rro­llan­do con éxi­to y con un im­pac­to ca­da vez ma­yor.

Con un ta­sa de pa­ro ju­ve­nil cer­ca­na al 80%, una so­cie­dad en­ve­je­ci­da, con al­tas ta­sa de ex­clu­sión so­cial y con la ne­ce­si­dad de cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo, no fal­tan re­tos que la in­no­va­ción so­cial de­be in­ten­tar re­sol­ver. Al­gu­nos de es­tos re­tos se es­tán con­vir­tien­do en ne­go­cios de rá­pi­do cre­ci­mien­to, otros que­da­ran en un es­fe­ra más vin­cu­la­da a su im­pac­to so­cial, sin que el be­ne­fi­cio, sino el va­lor so­cial ge­ne­ra­do y la sos­te­ni­bi­li­dad, sean su ra­zón de ser.

Hay ex­pe­rien­cias no­ta­bles de in­no­va­ción so­cial tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo en el pri­va­do: hay que des­ta­car al Go­bierno de Eus­ka­di que des­de ha­ce tres años apro­bó el plan de in­no­va­ción so­cial, que aún es un re­fe­ren­te a ni­vel eu­ro­peo. El Ajuntament de Bar­ce­lo­na tam­bién es­tá rea­li­zan­do me­ri­to­rias ex­pe­rien­cias de in­no­va­ción so­cial que van a te­ner más vi­si­bi­li­dad e im­pac­to a cor­to pla­zo.

Sin em­bar­go, aún que­da mu­cho por ha­cer en to­dos los ni­ve­les de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, en las se em­pie­za a ser cons­cien­te que las soluciones a los re­tos so- cia­les es­tán en la mis­ma so­cie­dad, le­jos de la mesa del po­lí­ti­co: el nue­vo pa­pel de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ha de ser de fa­ci­li­ta­dor, de pro­mo­tor de las soluciones y ca­pa­ci­da­des que emer­gen des­de la mis­ma so­cie­dad.

Es­ta ac­ción pú­bli­ca vie­ne acom­pa­ña­da de un aún es­ca­so nú­me­ro de ini­cia­ti­vas pri­va­das, mu­chas de ellas de fun­da­cio­nes pri­va­das o de fun­da­cio­nes de em­pre­sas, cen­tra­das en la ex­pe­ri­men­ta­ción de nue­vas soluciones, en la in­no­va­ción dis­rup­ti­va, con un pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción y de cre­ci­mien­to a ve­ces len­to.

Por su par­te, las oe­ne­gés tra­di­cio­na­les pa­re­cen te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra desa­rro­llar for­mal­men­te pro­gra­mas de in­no­va­ción so­cial: la fal­ta re­cur­sos hu­ma­nos es­pe­cia­li­za­dos, de re­cur­sos eco­nó­mi­cos o de una cul­tu­ra de ries­go, es­tán li­mi­tan­do el po­ten­cial de su desa­rro­llo en el ter­cer sec­tor.

La in­no­va­ción so­cial en paí­ses

Las soluciones a los re­tos so­cia­les es­tán en la mis­ma so­cie­dad; el nue­vo pa­pel de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ha de ser de fa­ci­li­ta­dor”

de la UE, co­mo Gran Bre­ta­ña, o in­clu­so de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, ha si­do fuer­te­men­te im­pul­sa­da por los go­bier­nos, por fun­da­cio­nes pri­va­das e in­clu­so por al­gu­nas de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las: es el ca­so de Mo­vis­tar en Chi­le, del Ban­co de San­tan­der en Gran Bre­ta­ña o de Gas Na­tu­ral en Co­lom­bia.

Un al­to po­ten­cial de in­no­va­ción so­cial es­tá en las em­pre­sas, en su ca­pa­ci­dad de crear pro­duc­tos y ser­vi­cios de va­lor e im­pac­to so­cial, más allá de las po­lí­ti­cas de RSC. Las em­pre­sas tie­nen cul­tu­ra de in­no­va­ción, el co­no­ci­mien­to, los re­cur­sos y los me­dios pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos y nue­vas ne­ce­si­da­des. Sin em­bar­go, las em­pre­sas ca­re­cen mu­chas ve­ces del co­no­ci­mien­to que pue­den apor­tar pro­ce­sos de in­no­va­ción so­cial abier­ta y par­ti­ci­pa­ti­va, que les per­mi­ta adap­tar los pro­duc­tos y ser­vi­cios a las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos.

Ne­ce­sa­ria­men­te, el fu­tu­ro de la in­no­va­ción so­cial se­rá com­par­ti­do: el fu­tu­ro es­tá en el po­ten­cial de su­mar ca­pa­ci­da­des en­tre la em­pre­sa, las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes y los nue­vos mo­de­los de or­ga­ni­za­ción ho­ri­zon­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.