Un ‘nerd’ pa­ra sal­var el mun­do

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Pe­ter Thiel ase­gu­ra que él, como to­dos los miem­bros del equi­po fun­da­dor de Pa­yPal, per­te­ne­cía a un mis­mo ti­po de nerds: pa­ra ellos la no­ve­la Crip­to­no­mi­cón de Neal Step­hen­son era de lec­tu­ra obli­ga­da y “to­dos pre­fe­ría­mos la ca­pi­ta­lis­ta Star wars a la co­mu­nis­ta Star Trek”. Eran unos nerds que que­rían crear una mo­ne­da di­gi­tal que sus­ti­tu­ye­ra al dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, una mo­ne­da con­tro­la­da por in­di­vi­duos en lu­gar de por go­bier­nos. Y lo­gra­ron ca­ta­pul­tar Pa­yPal en el mun­do de los pa­gos elec­tró­ni­cos y lue­go la ven­die­ron a eBay por 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2002.

Pe­ro su his­to­ria con­ti­nuó: aquel primer equi­po se co­no­ce en Si­li­con Va­lley como la ma­fia Pa­yPal. Por­que to­dos triun­fa­ron crean­do nue­vas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas que va­len un mí­ni­mo de mil mi­llo­nes ca­da una: Elon Musk fun­da­ría Spa­ceX y co­fun­da­ría Tes­la Mo­tors; Reid Hoff­man co­fun­dó LinkedIn; Ste­ve Chen, Chad Hur­ley y Ja­wed Ka­rim fun­da­ron YouTu­be... Y Pe­ter Thiel (Frank­furt, 1967), el je­fe de to­do aque­llo, apar­te de ser el primer in­ver­sor ex­terno en Fa­ce­book –se hi­zo con el 10,2% de la com­pa­ñía– y de crear fon­dos de ca­pi­tal ries­go que han in­ver­ti­do en tec­no­lo­gías de fu­tu­ro que van de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a la eter­na bús­que­da de la in­mor­ta­li­dad –él es­pe­ra su­pe­rar los 120 años–, co­fun­dó Pa­lan­tir, la em­pre­sa de ges­tión de da­tos cu­yo soft­wa­re ha si­do apo­da­do la

apli­ca­ción ase­si­na por su ru­mo­rea­da con­tri­bu­ción a lo­ca­li­zar a Bin La­den.

Y Thiel, de pa­dres ale­ma­nes pe­ro que vi­ve des­de ni­ño en Es­ta­dos Uni­dos y ve a los eu­ro­peos como ha­ra­ga­nes, un li­ber­ta­rio abier­ta­men­te ho­mo­se­xual que no cree en la suer­te sino en crear­se el pro­pio fu­tu­ro y que como tan­tos otros pro­di­gios del mun­do pun­to­com es­tu­dió en Stan­ford, pu­bli­ca aho­ra De ce­ro a uno, un li­bro es­ti­mu­lan­te que de­mues­tra que, como sus hé­roes de ciencia-fic­ción, él tam­bién es­tá dis­pues­to a sal­var el mun­do.

Es­tá se­gu­ro de que lo ne­ce­si­ta: ad­vier­te que des­de los años se­sen­ta la tec­no­lo­gía –a ex­cep­ción de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción– no avan­za ra­di­cal­men­te. Si nues­tros pa­dres pu­die­ron an­he­lar una se­ma­na la­bo­ral de cua­tro días, ener­gía a pre­cio de sal­do y va­ca­cio­nes en la lu­na, no ha su­ce­di­do, aun­que te­ne­mos te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes que nos dis­traen de un en­torno, di­ce, ex­tra­ña­men­te ar­cai­co. Así que, bus­can­do otra sa­li­da pa­ra avan­zar, la so­cie­dad se ha cen­tra­do en un pro­gre­so dis­tin­to, el pro­gre­so ho­ri­zon­tal que apor­ta la glo­ba­li­za­ción. La glo­ba­li­za­ción con­sis­te en co­piar, como ha­ce China, lo que fun­cio­na en al­gún si­tio pa­ra que fun­cio­ne en to­das par­tes. El pro­ble­ma, se­ña­la, es que cuan­do a la fe­roz com­pe­ten­cia de la glo­ba­li­za­ción se le agre­ga el con­su­mo ma­si­vo de re­cur­sos na­tu­ra­les es­ca­sos, el re­sul­ta­do a me­dio pla­zo es el con­flic­to y la ca­tás­tro­fe. Y la úni­ca so­lu­ción pa­ra evi­tar­los es el pro­gre­so ver­ti­cal, la tec­no­lo­gía, que per- mi­te ha­cer más con me­nos y que sue­le ve­nir de star­tups como las de Si­li­con Va­lley. De he­cho, in­clu­so cree que no ven­dría mal al­go de la eu­fo­ria y la arro­gan­cia que ca­rac­te­ri­za­ron el boom de las

pun­to­com en 1999 pa­ra ob­te­ner nue­vas tec­no­lo­gías.

Por­que pa­ra lo­grar­las Thiel no cree en las ma­ra­vi­llas de la com­pe­ten­cia: que­ma mu­cha ener­gía, lle­va a imi­tar a los de­más y a per­der de vis­ta lo im­por­tan­te: en la gue­rra en­tre Mi­cro­soft y Goo­gle –Win­dows con­tra Ch­ro­me OS, Bing con­tra Goo­gle Search–, Ap­ple, que ha he­cho su pro­pio ca­mino, ha aca­ba­do va­lien­do más que las otras dos jun­tas. Thiel cree más bien en los mo­no­po­lios crea­ti­vos que aca­ban cons­ti­tu­yen­do mu­chas de las star­tups exi­to­sas. Unos mo­no­po­lios que les per­mi­ten in­ver­tir a lar­go pla­zo, pla­near, pla­ni­fi­car. Que es jus­ta­men­te lo que fal­ta: nues­tro mun­do ac­tual, di­ce, es fuer­te­men­te dis­fun­cio­nal por­que he­mos de­ja­do de creer en el fu­tu­ro.

Des­de el si­glo XVII has­ta 1960 cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros, doc­to­res y em­pre­sa­rios pla­nea­ron y cons­tru­ye­ron un mun­do en el que el fu­tu­ro siem­pre era me­jor. Pe­ro des­de los años se­ten­ta eso ha cam­bia­do. En EE.UU. si­gue ha­bien­do op­ti­mis­mo, pe­ro aho­ra es in­de­fi­ni­do: el fu­tu­ro se­rá me­jor, pe­ro no se sa­be có­mo, así que pa­ra qué pla­near­lo. En vez de in­ge­nie­ros, hay ban­que­ros y abo­ga­dos. Y si Nor­tea­mé­ri­ca vi­ve en un op­ti­mis­mo in­de­fi­ni­do, Eu­ro­pa vi­ve un pe­si­mis­mo in­de­fi­ni­do. Mi­ra ha­cia un fu­tu­ro som­brío y no tie­ne ni idea de qué ha­cer con él. Ha su­cum­bi­do a una de­ri­va bu­ro­crá­ti­ca. Los chi­nos, en cam­bio, vi­ven un pe­si­mis­mo bien de­fi­ni­do: sa­ben que con una enor­me po­bla­ción im­pul­san­do al al­za el pre­cio de los re­cur­sos no hay for­ma de que su ni­vel de vida al­can­ce el de los paí­ses más ri­cos. Pa­ra cam­biar la his­to­ria ha­ce fal­ta vol­ver a creer en la pla­ni­fi­ca­ción y tam­bién, di­ce, ha­cen fal­ta fun­da­do­res. Fun­da­do­res de com­pa­ñías de nue­vas tec­no­lo­gías que, cier­to, a ve­ces se ase­me­jan a mo­nar­quías feu­da­les, ra­ros y vis­ce­ra­les, pe­ro ca­pa­ces de lle­var las com­pa­ñías no de uno a dos sino de ce­ro a uno.

“Nues­tro mun­do ac­tual es fuer­te­men­te dis­fun­cio­nal por­que he­mos de­ja­do de creer en el fu­tu­ro”

DAVID PAUL MO­RRIS/BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.