Al­fom­bras idea­das con los pies en la tie­rra

Co­lec­cio­nes con la im­pron­ta de mu­je­res di­se­ña­do­ras

La Vanguardia - Dinero - - CASA - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Pa­ra mu­chas cul­tu­ras, allá don­de se ex­ten­día una al­fom­bra se ins­ta­la­ba la ca­sa. En la vi­vien­da con­tem­po­rá­nea, las al­fom­bras con­fi­gu­ran pe­que­ños te­rri­to­rios de con­fort. Par­ce­las re­du­ci­das pe­ro de­ter­mi­nan­tes pa­ra re­crear una at­mós­fe­ra. La par­ti­cu­la­ri­dad de en­tre­te­ji­dos y tex­tu­ras, los ma­ti­ces to­na­les y efec­tos vi­sua­les, dan lu­gar a in­fi­ni­dad de pai­sa­jes do­més­ti­cos. En­tre las me­jo­res co­lec­cio­nes re­cien­tes se da una cons­tan­te: tras ellas se en­cuen­tran mu­je­res di­se­ña­do­ras. Bien como au­to­ras de se­ries com­ple­tas, como di­rec­to­ras de ar­te de fir­mas es­pe­cia­li­za­das o al fren­te de una mar­ca pro­pia. Y se ob­ser­va una re­ve­ren­cia por lo na­tu­ral tan­to en el em­pleo de fi­bras como en fuen­tes de ins­pi­ra­ción. Se tra­ta de cui­da­do­sas pro­duc­cio­nes ar­te­sa­na­les, don­de el de­ta­lle lo es to­do.

Las crea­cio­nes de la ita­lia­na Dean­na Co­me­lli­ni –di­rec­to­ra de ar­te de GT De­sign– des­pun­tan por una sua­vi­dad sun­tuo­sa, tex­tu­ras vi­bran­tes y su­per­fi­cies in­ten­sas. Sus al­fom­bras in­cor­po­ran el co­lor de las es­ta­cio­nes, to­man ins­pi­ra­ción de la tie­rra, el agua, el mus­go, las nu­bes… pa­ra res­ta­ble­cer la­zos con la na­tu­ra­le­za. Co­me­lli­ni se­ña­la que “la idea de la fir­ma no es el di­se­ño per­fec­to, sino real, au­tén­ti­co y emo­cio­nal, con una me­ticu­losa aten­ción al de­ta­lle”.

RE­JU­VE­NE­CER UNA MAR­CA

He­lla Jon­ge­rius se ha es­tre­na­do es­ta tem­po­ra­da como di­rec­to­ra de di­se­ño de Dans­ki­na. La fir­ma na­ci­da en los 70 en Di­na­mar­ca fue ad­qui­ri­da ha­ce po­co por la em­pre­sa Kva­drat –si­nó­ni­mo de ex­ce­len­cia en tex­ti­les pa­ra el ho­gar–, que aho­ra con­fía a la di­se­ña­do­ra ho­lan­de­sa el re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la mar­ca. En los nuevos mo­de­los de lana vir­gen de­fi­ne des­de los ti­pos de hi­la­tu­ra y ga­ma de tin­tes a los en­tre­te­ji­dos, dan­do re­le­van­cia a la irre­gu­la­ri­dad como signo del ca­rác­ter in­di­vi­dual de ca­da pro­duc­to. Com­bi­na hi­la­dos di­ver­sos y con­tras­ta co­lo­res, sa­can­do par­ti­do de es­truc­tu­ras sim­ples como las de una ces­ta de mim­bre y apues­ta por el vo­lu­men por su cua­li­dad tác­til. Jon­ge­rius trans­mi­te tam­bién a su tra­ba­jo la fas­ci­na­ción por los des­ajus­tes, aque­llo que se des­vía de lo per­fec­to y el fe­liz en­cuen­tro en­tre las más an­ti­guas téc­ni­cas y las tec­no­lo­gías de fu­tu­ro.

FI­BRAS INIGUA­LA­BLES

En nues­tro país Na­ni Mar­qui­na –di­se­ña­do­ra in­dus­trial que im­pul­só su pro­pia mar­ca en 1987, hoy con pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal y ofi­ci­na en Nue­va York–, to­da­vía no ha en­con­tra­do relevo ge­ne­ra­cio­nal. Ade­más de co­la­bo­rar con di­se­ña­do­res de to­do el mun­do, desa­rro­lla per­so­nal­men­te pro­yec­tos. La colección Na­tu­ral abar­ca más de una vein­te­na de pie­zas, en­tre mo­de­los, ti­pos de te­ji­do, nu­do y co­lor. La ha ba­sa­do en la be­lle­za in­trín­se­ca de las fi­bras na­tu­ra­les. Se te­jen a par­tir de plan­tas como la or­ti­ga y el yu­te. La pri­me­ra, con­si­de­ra­da la “ma­la hier­ba” de la bo­tá­ni­ca, pro­cu­ra una fi­bra mu­ya­pre­cia­da por su re­sis­ten­cia y sua­vi­dad, que se ase­me­ja a la se­da. La se­gun­da ofre­ce un bri­llo na­tu­ral do­ra­do. En­tre las fi­bras de ori­gen ani­mal fi­gu­ra la se­da, con la vir­tud de re­fle­jar la luz en di­fe­ren­tes án­gu­los y apor­tar vi­ve­za de co­lor. O la más tra­di­cio­nal lana. En es­ta colección es af­ga­na, repu­tada por la ex­cep­cio­nal lon­gi­tud de la fi­bra, de 30 cm de lar­go y, de nue­vo, su re­sis­ten­cia. Una pro­pie­dad in­elu­di­ble en una al­fom­bra de ca­li­dad. La ga­ma cro­má­ti­ca ele­gi­da por la di­se­ña­do­ra bar­ce­lo­ne­sa re­fle­ja la plu­ra­li­dad de la na­tu­ra­le­za. Po­ne tam­bién de re­lie­ve que si en el ori­gen la al­fom­bra ex­ten­di­da so­bre la tie­rra de­ter­mi­na­ba un ho­gar, en la vi­vien­da de hoy evo­ca la be­lle­za.

Des­pun­tan por una sua­vi­dad sun­tuo­sa, tex­tu­ras vi­bran­tes y su­per­fi­cies in­ten­sas Se te­jen con fi­bras ve­ge­ta­les como la or­ti­ga, y ani­ma­les como la se­da y la lana

Dean­na Co­me­lli­ni (fo­to in­fe­rior), di­rec­to­ra de ar­te de GT De­sign

NUE­VAS FOR­MAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.