Apro­ve­char opor­tu­ni­da­des

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - JO­SÉ L. MARTÍNEZ CAM­PU­ZANO ES­TRA­TE­GA DE CI­TI EN ES­PA­ÑA

El In­for­me de in­fla­ción pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na por el Bank of

En­gland qui­zás es­té re­fle­jan­do me­jor que na­da el sen­ti­mien­to ac­tual de los in­ver­so­res: ma­yor op­ti­mis­mo eco­nó­mi­co pa­ra los pró­xi­mos tres años pe­ro tam­bién ma­yor pre­sión a la baja so­bre los pre­cios de con­su­mo a cor­to pla­zo. Y mu­chas du­das a me­dio pla­zo pa­ra la evo­lu­ción de la in­fla­ción. ¿Les pa­re­ce con­tra­dic­to­rio? Pues pien­sen aho­ra en los ries­gos, enor­mes, tan­to pa­ra un la­do como pa­ra el otro como nos re­cor­da­ba el pro­pio Car­ney. Y mu­cha dis­po­si­ción a to­mar nue­vas me­di­das si fue­ra ne­ce­sa­rio, co­men­zan­do por su­bir los ti­pos o re­ba­jar­los aún más. En es­te úl­ti­mo ca­so, am­plian­do el Quan­ti­ta­ti­ve Ea

sing (QE). ¡Se­rá por di­ne­ro!. Con el tiem­po he­mos ido apren­dien­do que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no lo es to­do. Pe­ro ayu­da mu­cho, a cor­to pla­zo. Na­tu­ral­men­te, la evo­lu­ción de la eco­no­mía y mer­ca­dos ja­po­ne­ses en las úl­ti­mas dos dé­ca­das no tie­nen por qué ser un re­fe­ren­te a fu­tu­ro pa­ra el res­to. Pe­ro, sin du­da, nos pre­sen­tan un es­ce­na­rio ex­tre­mo que to­dos, au­to­ri­da­des e in­ver­so­res, te­men que se re­pi­ta. Esa in­cer­ti­dum­bre, es­pe­cial­men­te en el ca­so de los in­ver­so­res, ex­pli­ca que la ren­ta fi­ja, pú­bli­ca y pri­va­da, si­ga sien­do el me­jor ac­ti­vo con di­fe­ren­cia en lo que lle­va­mos de año. Y que las bol­sas ha­yan te­ni­do un com­por­ta­mien­to tan irre­gu­lar, do­mi­na­das por una fuer­te ines­ta­bi­li­dad a la que no es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos. ¿Han aban­do­na­do los ban­cos cen­tra­les el ob­je­ti­vo de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra? Sim­ple­men­te han mar­ca­do di­fe­ren­cias en­tre unas con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción fa­vo­ra­bles y la con­ti­nua apre­cia­ción de los ac­ti­vos de ries­go.

SU­PE­RAR PERS­PEC­TI­VAS

De­bo ad­mi­tir que, pe­se a to­do lo an­te­rior, el com­por­ta­mien­to has­ta el mo­men­to de la ma­yo­ría de las bol­sas eu­ro­peas ha su­pe­ra­do las pers­pec­ti­vas más op­ti­mis­tas que ma­ne­já­ba­mos a fi­na­les del año pa­sa­do. ¿Sor­pre­sas eco­nó­mi­cas po­si­ti­vas? No mu­cho, sin­ce­ra­men­te; ¿cal­ma po­lí­ti­ca y ma­yor in­te­gra­ción? Les de­jo la res­pues­ta a us­te­des; ¿va­lo­ra­cio­nes atrac­ti­vas? No exac­ta­men­te, al me­nos no en tér­mi­nos ab­so­lu­tos. Al fi­nal, nos que­da la pro­me­sa del QE des­de el BCE. Y el im­pac­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo de­ri­va­do de la de­pre­cia­ción del eu­ro y del des­plo­me de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas.

To­do ello de­be ser leí­do de for­ma po­si­ti­va por el mer­ca­do, aun­que su re­fle­jo real ha si­do muy de­sigual. Subidas por en­ci­ma del 10% de la bol­sa ale­ma­na y fran­ce­sa fren­te al au­men­to ape­nas del 3% de nues­tro Ibex. Pe­ro siem­pre pue­de ser peor, como el des­cen­so del 5% de la bol­sa sui­za. Y más allá de Eu­ro­pa, subidas del 4% pro­me­dio en Asia fren­te a des­cen­sos del 2% en la ma­yo­ría de las bol­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. ¿Se­rá es­to úl­ti­mo lo que li­mi­ta la subida de la bol­sa es­pa­ño­la? Es di­fí­cil sa­ber­lo.

Y un com­por­ta­mien­to ca­si plano de los prin­ci­pa­les ín­di­ces de bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na, al mis­mo tiem­po que las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da pú­bli­ca re­cor­ta­ban has­ta ni­ve­les mí­ni­mos re­cien­tes. Eso en una eco­no­mía que es­te año pue­de cre­cer a rit­mos no­mi­na­les del 4.5%. Aun­que, es cier­to, la eco­no­mía bri­tá­ni­ca tam­bién pue­de cre­cer a rit­mos del 4.0% no­mi­nal es­te año. Y mi­ren como des­cri­be el es­ce­na­rio a fu­tu­ro el Go­ber­na­dor del Bank of En­gland.

Lo di­cho, de­ma­sia­do con­fu­sión. Es­pe­cial­men­te si con­si­de­ra­mos tam­bién los ries­gos geo­po­lí­ti­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal y los po­lí­ti­cos a ni­vel eu­ro­peo, como se­ría el ca­so de Gre­cia. Ni­ve­les de vo­la­ti­li­dad co­ti­za­da del 18 % anua­li­za­do en lo que lle­va­mos de año, lo que ha­ce más com­pli­ca­da la ges­tión del ries­go en las car­te­ras. Con to­do, en mi opi­nión, es di­fí­cil que vea­mos una subida sos­te­ni­da de las bol­sas mun­dia­les (eu­ro­peas in­clui­das) si el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano no su­pera la in­de­fi­ni­ción ac­tual. En es­te pun­to se re­fle­ja tam­bién mi in­te­rés por su mo­ne­da.

A río re­vuel­to, ga­nan­cia de pes­ca­do­res. Sé que una re­co­men­da­ción de es­te ti­po, en un es­ce­na­rio como el ac­tual, pue­de pa­re­cer muy com­pli­ca­da de cum­plir. Y sin em­bar­go, creo las bol­sas son el úni­co ac­ti­vo que ofre­ce al­go de va­lor (aun­que ajus­ta­do al pre­cio, pe­ro soy op­ti­mis­ta so­bre la con­ti­nui­dad de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca) en es­tos mo­men­tos. Tam­bién es­pe­ro que los efec­tos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va si­gan matizando los ries­gos, enor­mes. Op­ti­mis­tas pa­ra la evo­lu­ción del mer­ca­do sí; rea­lis­tas a la ho­ra de ser dis­ci­pli­na­do en la ges­tión del ries­go, tam­bién. Lo di­cho: el di­ne­ro no lo es to­do. Pe­ro ayu­da bas­tan­te.

Las bol­sas son el úni­co ac­ti­vo que ofre­ce al­go de va­lor en es­tos mo­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.