Qa­tar Air­ways apues­ta por el cre­ci­mien­to

Tras com­prar un 9,99% de IAG ya es el ma­yor ac­cio­nis­ta de Ibe­ria, Vue­ling y Bri­tish Air­ways

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Javier Or­te­ga Fi­guei­ral

La red glo­bal cre­ce­rá has­ta los 170 des­ti­nos. Ma­drid y Bar­ce­lo­na des­de es­te año ten­drán un do­ble vue­lo dia­rio has­ta Doha.

Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con el 9.99% que he­mos ad­qui­ri­do de IAG. Me cons­ta que ha si­do una sor­pre­sa pa­ra al­gu­nos de nues­tros com­pe­ti­do­res en Eu­ro­pa, aun­que es al­go que te­nía­mos en men­te des­de ha­ce tiem­po”, co­men­ta a Di­ne­ro Ak­bar Al Ba­ker, má­xi­mo di­rec­ti­vo de Qa­tar Air­ways. Es­ta­mos en Doha, tras la pre­sen­ta­ción de un nue­vo anun­cio con­jun­to de su ae­ro­lí­nea y el F.C. Bar­ce­lo­na. Pa­sa­do el mo­men­to pu­bli­ci­ta­rio, su aten­ción se cen­tra ex­clu­si­va­men­te en el sec­tor: “¿Sa­be? He vis­to cifras pu­bli­ca­das y el cos­te de 1.500 mi­llo­nes de eu­ros por ese por­cen­ta­je de ac­cio­nes es­tá al­go le­jos del pre­cio real pa­ga­do por ese gru­po de com­pa­ñías eu­ro­peas. Le ga­ran­ti­zo que fue más al­to”, con­fie­sa. Y tras esa de­cla­ra­ción, re­ma­ta­da con una me­dia son­ri­sa y una in­ten­sa mi­ra­da a su in­ter­lo­cu­tor, se ha­ce el si­len­cio a la es­pe­ra de que de al­gún de­ta­lle más. No lo ha­ce. Es un mo­men­to que él dis­fru­ta pa­ra se­guir di­cien­do: “¿Al­gu­na pre­gun­ta más?”.

A las ra­zo­nes por las que Qa­tar se ha con­ver­ti­do en el ma­yor ac­cio­nis­ta in­di­vi­dual de Bri­tish Air­ways, Ibe­ria y Vue­ling res­pon­de ta­jan­te: “No es una es­tra­te­gia ex­pan­sio­nis­ta. IAG es­tá sien­do ges­tio­na­da de ma­ne­ra bri­llan­te y tie­ne un gran fu­tu­ro. No­so­tros cuan­do in­ver­ti­mos, lo ha­ce­mos a lar­go pla­zo y no pa­ra es­pe­cu­lar”, ad­vier­te, mien­tras que so­bre te­ner más pre­sen­cia en el mer­ca­do es­pa­ñol res­pon­de ta­jan­te: “To­do lo que ha­ga­mos en Es­pa­ña se­rá de la mano de Ibe­ria. Aho­ra lo es­tá ha­cien­do muy bien y nun­ca ha­ría­mos na­da que pue­da afec­tar a sus in­tere­ses, más aun sien­do ac­cio­nis­tas”. A me­dio pla­zo, su em­pre­sa no des­car­ta ha­cer­se con otro im­por­tan­te pa­que­te de ac­cio­nes del gru­po.

Li­cen­cia­do en eco­no­mía y co­mer­cio en In­dia, Al Ba­ker es uno de los per­so­na­jes cla­ves de la vida em­pre­sa­rial qa­ta­rí: ini­cial­men­te es­ta­ba a car­go de la ofi­ci­na de tu­ris­mo del país y era un al­to eje- cu­ti­vo en la di­rec­ción ge­ne­ral de Avia­ción Ci­vil de Qa­tar, has­ta que fue con­tra­ta­do ha­ce 18 años por el pro­pio Emir, Ha­mad Al Tha­ni, pa­ra pi­lo­tar la tran­si­ción de Qa­tar Air­ways des­de la po­si­ción de dis­cre­ta ae­ro­lí­nea del gol­fo pér­si­co, a con­ver­tir­se en un ac­tor aé­reo mun­dial de primer or­den. Así, jun­to al cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de la com­pa­ñía, que en la úl­ti­ma dé­ca­da ha pa­sa­do de trans­por­tar 4,6 a 25 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros anua­les, es­te eje­cu­ti­vo tam­bién fue asu­mien­do otros car­gos en otras di­vi­sio­nes de la ae­ro­lí­nea: un tour ope­ra­dor, el ope­ra­dor de avio­nes pri­va­dos, las tien­das li­bres de im­pues­tos, un enor­me ser­vi­cio ca­te­ri­ng y el que ha si­do uno de los gran­des pro­yec­tos na­cio­na­les de los úl­ti­mos años: el ae­ro­puer­to Ha­mad.

Como puer­ta de en­tra­da y sa­li­da de un Es­ta­do con re­ser­vas pe­tro­lí­fe­ras pa­ra los pró­xi­mos 50 años y gas has­ta den­tro de un si­glo, el ae­ro­puer­to y su ae­ro­lí­nea tie­nen pen­sa­do se­guir cre­cien­do a un rit­mo no­ta­ble. Ha­mad in­ter­na­cio­nal, una im­pe­ca­ble ins­ta­la­ción cons­trui­da en te­rre­nos ga­na- dos al mar, na­ció con 600.000 me­tros cua­dra­dos y una ca­pa­ci­dad ini­cial de 30 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros anua­les, am­plia­ble en los pró­xi­mos años has­ta los 50.

En pa­ra­le­lo, la flo­ta de Qa­tar Air­ways al­can­za­rá las 170 uni­da­des a fi­nal de es­te año y su red glo­bal cre­ce­rá has­ta los 170 des­ti­nos, en­tre ellos, los con­so­li­da­dos Ma­drid y Bar­ce­lo­na, que a par­tir de es­te año ten­drán un do­ble vue­lo dia­rio has­ta Doha, bá­si­ca­men­te pa­ra co­nec­tar con el res­to de la red, pues­to que, de me­dia, tan so­lo el 20% de pa­sa­je­ros que pa­san por el ae­ro­puer­to Ha­mad lle­gan o sa­len de Doha. El res­to del pa­sa­je es en co­ne­xión en­tre Asia y Eu­ro­pa o Amé­ri­ca. “Des­de mi país, tra­zan­do un circu­lo, es­ta­mos a me­nos de cua­tro ho­ras de vue­lo de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial, es ló­gi­co que nues­tra es­tra­te­gia sea la de un gran eje aé­reo de re­fe­ren­cia en un ae­ro­puer­to ex­ce­len­te”, co­men­ta Al Ba­ker.

En los úl­ti­mos 20 años la avia­ción ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Al fe­nó­meno low cost hay que aña­dir el enor­me cre­ci­mien­to de la avia­ción en Asia. Qa­tar, un pe­que­ño país de ex­ten­sión si­mi­lar al Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, quie­re ser uno de los pro­ta­go­nis­tas del ne­go­cio ae­ro­náu­ti­co en las pró­xi­mas dé­ca­das.

La flo­ta de la com­pa­ñía al­can­za­rá las 170 uni­da­des y lle­ga­rá a 170 des­ti­nos a fi­na­les de año

AR­CHI­VO

Uno de los A380 de Qa­tar Air­ways en Doha. Abajo, asien­tos de cla­se bu­si­ness y pu­bli­ci­dad del F.C. Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.