Luis de Guin­dos pre­pa­ra las ma­le­tas

Ál­va­ro Na­dal se perfila como el nue­vo mi­nis­tro de Eco­no­mía a par­tir de ju­lio

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - MA­RIANO GUINDAL

Tie­ne to­dos los apo­yos pa­ra ser pre­si­den­te del Eu­ro­pru­po, em­pe­zan­do por su co­le­ga ale­mán Wolf­gang Schäu­ble.

En el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía se pal­pa el fi­nal de ci­clo. No es só­lo por la pro­xi­mi­dad del fi­nal de la le­gis­la­tu­ra en la que el ac­tual ti­tu­lar, Luis de Guin­dos, no pro­se­gui­rá en su car­go aun­que Ma­riano Ra­joy vuel­va a ga­nar. En el pa­seo de la Cas­te­lla­na se em­pie­zan a ha­cer las ma­le­tas por­que to­do el mun­do da por he­cho que el mi­nis­tro se irá el pró­xi­mo ju­lio a Bru­se­las pa­ra pre­si­dir el Eu­ro­gru­po, en sus­ti­tu­ción del ho­lan­dés Je­roen Dijs­sel­bloem que ¡por fin! ter­mi­na su man­da­to.

El es­pa­ñol tie­ne to­dos los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra ocu­par el pues­to, em­pe­zan­do por su co­le­ga ale­mán Wolf­gang Schäu­ble y si­guien­do por el fran­cés Pie­rre Mos­co­vi­ci, ac­tual co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, sin ol­vi­dar­nos de Ma­rio Drag­hi. Los cua­tro pro­ta­go­ni­za­ron en sep­tiem­bre del 2012 una reunión se­cre­ta en el ae­ro­puer­to pa­ri­sino de Orly, que sor­pren­den­te­men­te has­ta el mo­men­to no ha­bía tras­cen­di­do, en la que con­ju­ga­ron sus fuer­zas pa­ra avan­zar en la crea­ción de la Unión Ban­ca­ria Eu­ro­pea en la que se con­tem­pla­ba la su­per­vi­sión úni­ca. Aque­lla reunión, uni­da a la de­ci­sión de Ale­ma­nia de cam­biar su pos­tu­ra so­bre la sa­li­da de Gre­cia del eu­ro, y la de­ter­mi­na­ción de Ma­riano Ra­joy de li­mi­tar la pe­ti­ción de ayu­da fi­nan­cie­ra a 40.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sanear a la ban­ca, fue­ron los tres ele­men­tos clave que evi­ta­ron el res­ca­te de Es­pa­ña. Las pa­la­bras del pre­si­den­te del BCE el 26 de ju­lio de aquel año cuan­do afir­mó “el BCE ha­rá lo ne­ce­sa­rio pa­ra sos­te­ner el eu­ro. Y créan­me, eso se­rá su­fi­cien­te”, fue­ron pro­ver­bia­les y opor­tu­nas, pe­ro no de­ci­si­vas.

Des­pués de aquel en­cuen­tro de Orly, es­tos cua­tro hom­bres (Drag­hi, Mos­co­vi­ci, Schäu­ble y Guin­dos) se con­vir­tie­ron en el nú­cleo du­ro de la or­to­do­xia en la eu­ro­zo­na. De he­cho, el mi­nis­tro de Eco­no­mía es­pa­ñol te­nía que ha­ber si­do el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po des­de el pa­sa­do oc­tu­bre, pe­ro la re­be­lión de los ho­lan­de­ses que se sen­tían da­dos de la­do lo re­tra­só unos me­ses. Je­roen Dijs­sel­bloem se en­ro­có en su car­go ale­gan­do que su man­da­to no ter­mi­na­ba has­ta ju­nio del 2015 y que só­lo lo aban­do­na­ría si era nom­bra­do co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Mo­ne­ta­rios, a lo que se ne­gó en re­don­do Jean-Clau­de Junc­ker, que sin du­dar­lo un mi­nu­to nom­bró a Mos­co­vi­ci.

El pro­ble­ma aho­ra es pa­ra Ra­joy. No tan­to por en­con­trar­le un sus­ti­tu­to, que po­dría ser sin ma­yo­res pro­ble­mas el je­fe de su Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca, Ál­va­ro Na­dal, como por el efec­to elec­to­ral que con­lle­va es­ta de­ci­sión. Hoy por hoy la me­jor ba­za que tie­ne el Go­bierno es la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y quien me­jor en­car­na di­cha re­cu­pe­ra­ción es el mi­nis­tro de Eco­no­mía. Hay po­cos miem­bros del Eje­cu­ti­vo ca­pa­ces de sa­lir a la pa­les­tra pa­ra de­fen­der lo que se ha he­cho y lo que aún que­da por ha­cer pa­ra de­jar atrás la cri­sis. Se­gún se oye de­cir en Mon­cloa, se li­mi­tan a Luis de Guin­dos y a Ana Pas­tor. La ima­gen del res­to es muy po­lé­mi­ca, como es el ca­so del mi­nis­tro de Ha­cien­da Cris­tó­bal Mon­to­ro, a quien se aso­cia con los re­cor­tes, la aus­te­ri­dad y la subida de im­pues­tos. Lo mis­mo su­ce­de con Fá­ti­ma Bá­ñez, a quien se re­la­cio­na con el re­cor­te fu­tu­ro de las pen­sio­nes y con la pér­di­da de de­re­chos la­bo­ra­les a cau­sa de su re­for­ma la­bo­ral. Pa- ra­dó­ji­ca­men­te, la crea­ción de em­pleo y del cre­ci­mien­to es­tá más li­ga­da a Guin­dos.

Lo ideal pa­ra La Mon­cloa se­ría que pu­die­se com­pa­ti­bi­li­zar has­ta di­ciem­bre los dos pues­tos: el de mi­nis­tro de Eco­no­mía y el de pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, pe­ro eso se­rá di­fí­cil. La te­sis más ex­ten­di­da, aun­que aún no de­ci­di­da, es que el nue­vo man­da­to va­ya uni­do a un cam­bio de las fun­cio­nes asig­na­das al car­go. De tal ma­ne­ra que el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po se con­vier­ta en una es­pe­cie de coor­di­na­dor en­tre los mi­nis­tros de Eco­no­mía de la zo­na eu­ro, el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Fi­nan­zas y el BCE. Tal la­bor re­que­ri­ría una de­di­ca­ción com­ple­ta e in­de­pen­den­cia ab­so­lu­ta.

Pa­ra Ra­joy con­se­guir tal pues­to pa­ra Es­pa­ña le per­mi­ti­ría sa­car­se la es­pi­na que su­po­ne la es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do es­pa­ñol en los gran­des cen­tros de po­der. Des­de que Ro­dri­go Ra­to di­mi­tió como ge­ren­te del FMI; Javier So­la­na ago­tó su man­da­to como se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN; Ma­nuel González-Pá­ra­mo sa­lió de la vi­ce­pre­si­den­cia del BCE; y Joa­quín Al­mu­nia de­jó la Co­mi­sa­ría de Com­pe­ten­cia, to­da la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal es­pa­ño­la se li­mi­ta a Mi­guel Arias Ca­ñe­te como co­mi­sa­rio de Cam­bio Cli­má­ti­co y Ener­gía y la pre­sen­cia como miem­bro no per­ma­nen­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU has­ta el año que vie­ne.

No hay que ol­vi­dar que uno de los prin­ci­pa­les objetivos del PP cuan­do en no­viem­bre del 2011 ga­nó las elec­cio­nes por ma­yo­ría ab­so­lu­ta fue in­cre­men­tar el pe­so de Es­pa­ña en el cua­dro de man­do in­ter­na­cio­nal que, se­gún de­cía, ha­bía prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­do por el es­ca­so res­pe­to que ins­pi­ra­ba el Go­bierno so­cia­lis­ta de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

Por tan­to, y siem­pre que las co­sas no se tuer­zan, Guin­dos se­rá el en­car­ga­do de apre­tar las tuer­cas al mi­nis­tro de fi­nan­zas grie­go Ya­nis Va­ru­fa­kis y de re­cor­dar al Go­bierno es­pa­ñol que sal­ga de las ur­nas en no­viem­bre que los com­pro­mi­sos que asu­men los Es­ta­dos hay que cum­plir­los.

EMI­LIA GUTIERREZ

En el pa­seo de la Cas­te­lla­na se em­pie­zan a ha­cer las ma­le­tas por­que to­do el mun­do da por he­cho que el mi­nis­tro Guin­dos se irá el pró­xi­mo ju­lio a Bru­se­las pa­ra pre­si­dir el Eu­ro­gru­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.