Re­for­mar el Es­ta­do de bie­nes­tar, el de­ba­te so­bre las prio­ri­da­des

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Re­for­mar el Es­ta­do de bie­nes­tar im­pli­ca ser muy cui­da­do­so con las for­mas y las sus­tan­cias, por aque­llo de “no ti­rar al ni­ño cuan­do se va­cía el agua su­cia de la ba­ñe­ra”. En eta­pas de pri­sas como es­ta, de res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, hay que te­ner la má­xi­ma aten­ción al ve­lar por la ma­ne­ra có­mo se asig­nan los re­cur­sos, ya sea por ra­zo­nes de mé­ri­to, ne­ce­si­dad o de­re­chos de ciu­da­da­nía. Re­cien­te­men­te Marc Ba­la­guer, en una te­sis doc­to­ral leí­da en la UAB ha he­cho una im­por­tan­te apor­ta­ción apli­can­do es­tos prin­ci­pios a cam­pos con­cre­tos como la sa­ni­dad, las sub­ven­cio­nes al em­pleo o las be­cas de for­ma­ción.

La asig­na­ción de re­cur­sos y el de­re­cho a su re­cep­ción por la con­di­ción inalie­na­ble de ciu­da­dano es di­co­tó­mi­ca; se tie­ne o no se tie­ne, y si se tie­ne, no hay na­da que ob­je­tar, en prin­ci­pio. Es­te cri­te­rio fun­cio­na con la ma­yor po­ten­cia cuan­do se for­mu­la como de­re­cho de ac­ce­so: to­do el mun­do es ele­gi­ble de en­tra­da a es­tar cu­bier­to an­te una con­tin­gen­cia pre­vis­ta, aun­que no to­do el mun­do pue­de ser fi­nal­men­te ele­gi­do (como mí­ni­mo, a la vis­ta de que ocu­rra o no el ca­so). Ha­cer­lo ba­jo el con­cep­to de ne­ce­si­dad im­pli­ca de­ter­mi­nar una si­tua­ción ob­je­ti­va, vis­ta la reali­dad, se­gún se dé o no es­ta ne­ce­si­dad, sien­do siem­pre re­la­ti­va, ya que al­guien pue­de te­ner más ne­ce­si­dad que otros.

Asig­nar por ra­zo­nes de mé­ri­to, por el con­tra­rio, res­pon­de a un aná­li­sis in­di­vi­dual pre­vio: la si­tua­ción se exa­mi­na se­gún los an­te­ce­den­tes que la han cau­sa­do, y las ac­tua­cio­nes en su día se­gui­das por los hoy po­ten­cia­les be­ne­fi­cia­rios. Fi­nal­men­te, el cri­te­rio de asig­na­ción ba­sa­do en los re­sul­ta­dos in­cor­po­ra la efec­ti­vi­dad, por la ca­pa­ci­dad de be­ne­fi­ciar­se que pue­dan te­ner los des­ti­na­ta­rios a los que se asig­nan re­cur­sos.

Cier­ta­men­te, los an­te­rio­res cri­te­rios son mo­du­la­bles y a me­nu­do se en­ca­bal­gan los unos con los otros. Pe­ro pa­ra dar ro­bus­tez, trans­pa­ren­cia y con­sis­ten­cia a los prin­ci­pios de jus­ta asig­na­ción, siem­pre ha­brá que iden­ti­fi­car cuál de es­tos cri­te­rios pre­va­le­ce so­bre los otros y con qué cohe­ren­cia se ha­ce en ca­da apli­ca- ción. Eso se­ría exi­gi­ble tan­to a lo lar­go del tiem­po, si así se quie­re, como en los di­fe­ren­tes ca­sos con­cre­tos, en ca­da mo­men­to y cir­cuns­tan­cia fi­nan­cie­ra. Y es que a me­nu­do en el desa­rro­llo nor­ma­ti­vo y la im­ple­men­ta­ción de las asig­na­cio­nes de las for­mas an­tes jus­ti­fi­ca­das, la reali­dad di­fu­mi­na los cri­te­rios más bá­si­cos.

Por ejem­plo, con los de­re­chos de ciu­da­da­nía exis­te bas­tan­te con­fu­sión so­bre lo que es­tos pue­den real­men­te abar­car. Ya sean de­re­chos sus­tan­ti­vos (el de­re­cho de vo­to) o no sus­tan­cia­bles an­te los tri­bu­na­les (el de­re­cho al tra­ba­jo o el de­re­cho a una vida dig­na). A me­nu­do se en­tien­den como de­re­chos in­dis­cri­mi­na­dos, iden­ti­fi- ca­bles con la ba­rra li­bre de ac­ce­so a los ser­vi­cios pú­bli­cos. En cam­bio, el cri­te­rio de ne­ce­si­dad tie­ne más re­co­rri­do. Pa­ra al­gu­nos, quien más lo ne­ce­si­ta es quien más pue­de acer­car­se a su me­jor es­ta­do (pun­to de lle­ga­da); pa­ra otros, lo es quien es­tá peor de par­ti­da. No se en­tra­ría a va­lo­rar si las ga­nan­cias de los que ga­nan jus­ti­fi­can la pér­di­da de los que pier­den. Más que la de­sigual­dad, preo­cu­pa­ría aquí la po­bre­za. No se va­lo­ra­rían las ra­zo­nes de es­ta con­di­ción, si es o no res­pon­sa­bi­li­dad su­ya o si se es­for­zó más o me­nos por evi­tar­la. Es­te se­ría el es­te­reo­ti­po del cri­te­rio de ne­ce­si­dad apli­ca­do a si­tua­cio­nes como la pro­xi­mi­dad a la muer­te: la re­gla del res­ca­te pre­va­le­ce­ría res­pec­to a to­das las otras.

Tam­bién en el ca­mino de la re­in­ter­pre­ta­ción de “ne­ce­si­dad” po­de­mos en­con­trar la igua­la­ción de las ca­pa­ci­da­des efec­ti­vas, que re­que­ri­ría dis­cri­mi­na­cio­nes sub­je­ti­vas con el ob­je­ti­vo de ni­ve­lar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Otras in­ter­pre­ta­cio­nes apun­ta­rían a que la me­ri­to­cra­cia es ne­ce­sa­ria y prio­ri­ta­ria pe­ro no su­fi­cien­te pa­ra apla­nar el “te­rreno de jue­go” y fa­vo­re­cer a quien par­te con di­fi­cul­tad peor.

Pa­re­ce ra­zo­na­ble en la so­cie­dad de la in­for­ma­ción y del co­no­ci­mien­to ave­ri­guar las res­pon­sa­bi­li­da­des. Va­lo­rar si las si­tua­cio­nes sur­gen de una cir­cuns­tan­cia ex­ter­na, in­su­pe­ra­ble o de una fal­ta de es­fuer­zo per­so­nal. El es­fuer­zo re­que­ri­do po­dría ser el que se ob­ser­va por par­te de to­dos aque­llos que se ha­llan en cir­cuns­tan­cia si­mi­lar a la del afec­ta­do. La cir­cuns­tan­cia en­ton­ces se co­rri­ge, se neu­tra­li­za con la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, co­sa que no se pue­de apli­car a la fal­ta de es­fuer­zo, por­que pue­de aca­bar ge­ne­ran­do ciu­da­da­nos irres­pon­sa­bles.

En cual­quier ca­so, en las tres asig­na­cio­nes an­te­rio­res fal­ta la va­lo­ra­ción de la efec­ti­vi­dad con la que se uti­li­zan es­tos re­cur­sos. Es de­cir, el im­pac­to que pue­den te­ner, tan­to en la me­jo­ra in­di­vi­dual como en la agre­ga­da de to­da la po­bla­ción. Así, si que­re­mos ma­xi­mi­zar la sa­lud, la es­pe­ran­za de vida, re­du­cir la mor­ta­li­dad in­ne­ce­sa­ria­men­te pre­ma­tu­ra y sa­ni­ta­ria­men­te evi­ta­ble, o au­men­tar los años de vida ga­na­dos con los re­cur­sos li­bres de in­ca­pa­ci­dad, el más co­mún de los sen­ti­dos se ne­ga­ría a vol­car re­cur­sos a quien más ne­ce­si­dad tie­ne, pe­ro que só­lo mí­ni­ma­men­te se pue­de be­ne­fi­ciar de los re­sul­ta­dos.

El mis­mo sen­ti­do co­mún se pue­de apli­car a aque­llos que aun­que se han he­cho me­re­ce­do­res de los re­cur­sos, en su apli­ca­ción con­co­mi­tan­te ge­ne­ran unos re­sul­ta­dos es­ca­sos. Sin em­bar­go, la ca­pa­ci­dad de be­ne­fi­ciar­se de unos re­cur­sos pue­de te­ner cier­ta­men­te una de­ri­va com­pli­ca­da: en la sa­ni­dad, la de los tra­ta­mien­tos que alar­gan la vida pe­ro con muy baja ca­li­dad; o que lo ha­cen re­la­ti­va­men­te en el ca­so in­di­vi­dual, pe­ro po­co des­de una pers­pec­ti­va co­mu­ni­ta­ria. De aquí que al­gu­nos pro­pon­gan pa­ra cier­tos objetivos so­cia­les al­gu­nas res­tric­cio­nes, una es­pe­cie de par­tes alí­cuo­tas que una vez su­pe­ra­das ba­jen la prio­ri­za­ción, o que por de­ba­jo de ellas no sean ya sa­cri­fi­ca­bles.

A pe­sar de las an­te­rio­res di­fi­cul­ta­des, sa­lir de los cri­te­rios de efec­ti­vi­dad que in­cor­po­ran el re­sul­ta­do a la asig­na­ción de los re­cur­sos pú­bli­cos nos si­túa en al­ter­na­ti­vas que re­sul­tan com­pli­ca­das, por con­tra­in­tui­ti­vas, pa­ra con­se­guir con­sen­sos y des­de el ve­lo de la ig­no­ran­cia. En el de­ba­te so­bre la prio­ri­za­ción de los tra­ta­mien­tos de la he­pa­ti­tis C te­ne­mos hoy un buen ejem­plo.

La ac­tual po­lé­mi­ca so­bre los tra­ta­mien­tos de la he­pa­ti­tis C es un buen ejem­plo so­bre el de­ba­te a se­guir en la asig­na­ción de re­cur­sos”

JAVIER SORIANO / AFP

Ma­ni­fes­ta­ción de en­fer­mos de he­pa­ti­tis C, el 5 de enero, en Ma­drid

GUI­LLEM LÓPEZ CA­SAS­NO­VAS

CA­TE­DRÀ­TI­CO DE ECO­NO­MÍA EN LA UNI­VER­SI­TAT POM­PEU FA­BRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.