La em­pre­sa fa­mi­liar sa­le re­for­za­da de la cri­sis

La dis­mi­nu­ción de la ren­ta­bi­li­dad, así como la in­cer­ti­dum­bre le­gal y po­lí­ti­ca cons­ti­tu­yen los prin­ci­pa­les pro­ble­mas

La Vanguardia - Dinero - - A DEBATE - Ma­riano Guindal

Lo que no te ma­ta te ha­ce más fuer­te”. Es­ta fra­se del fi­ló­so­fo ale­mán Frie­drich Nietzs­che pro­ba­ble­men­te es la que me­jor ex­pli­que cuál es la si­tua­ción ac­tual de la em­pre­sa fa­mi­liar tras ha­ber afron­ta­do la ma­yor cri­sis de los úl­ti­mos ochen­ta años. Es cier­to que mu­chas de ellas no han so­bre­vi­vi­do, aco­sa­das por la fal­ta de cré­di­to, un ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to, una caí­da ge­ne­ra­li­za­da de ac­ti­vi­dad o unos ex­ce­si­vos cos­tes.

Pe­ro no es me­nos cier­to que quien ha sa­bi­do reac­cio­nar a tiem­po y ajus­tar­se a la nue­va si­tua­ción sin per­der sus esen­cias ha sa­li­do muy re­for­za­do. Hoy por hoy las em­pre­sas fa­mi­lia­res muy le­jos de des­apa­re­cer, como se ha­bía va­ti­ci­na­do, se en­cuen­tran an­te un fu­tu­ro pro­me­te­dor. Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión del en­cuen­tro Diá­lo­gos de Fu­tu­ro KPMG / Banc Sa­ba­dell con La Van­guar­dia pa­ra ana­li­zar uno de los prin­ci­pa­les pi­la­res de nues­tra eco­no­mía.

Como afir­ma Juan Co­ro­na, di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de la Em­pre­sa Fa­mi­liar, “la cri­sis ha pues­to de ma­ni­fies­to sus for­ta­le­zas y sus de­bi­li­da­des. En­tre las pri­me­ras des­ta­can la pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo –que per­mi­te un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble y du­ra­de­ro– y una me­nor de­pen­den­cia del cré­di­to ban­ca­rio”. Pa­ra él, “es­tos dos fac­to­res, uni­dos al in­ten­so pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­za­ción que han lle­va­do a ca­bo en los úl­ti­mos años, han per­mi­ti­do a las em­pre­sas fa­mi­lia­res de­mos­trar que son más fuer­tes y com­pe­ti­ti­vas que las no fa­mi­lia­res”.

Su prin­ci­pal de­bi­li­dad, por el con­tra­rio, es la di­men­sión. “Las em­pre­sas fa­mi­lia­res es­pa­ño­las son de­ma­sia­do pe­que­ñas”, ad­mi­te Co­ro­na. En un mun­do glo­ba­li­za­do como el ac­tual el ta­ma­ño sí es im­por- tan­te. “El cre­ci­mien­to es im­pres­cin­di­ble”, apun­ta el di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de la Em­pre­sa Fa­mi­liar, al tiem­po que se­ña­la que “los da­tos de­mues­tran que son las gran­des y las me­dia­nas em­pre­sas las que más em­pleo ge­ne­ran”. En su opi­nión, “hay que apo­yar de ma­ne­ra de­ci­di­da a las gran­des em­pre­sas, y fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to de las pe­que­ñas y me­dia­nas”.

En la mis­ma lí­nea, el con­se­je­ro de­le­ga­do de MAT Hol­ding, Pau Re­lat Vidal ar­gu­men­ta que la cri­sis ha pues­to en va­lor a las em­pre­sas fa­mi­lia­res por los va­lo­res in­trín­se­cos que re­pre­sen­tan. “Du­ran­te los años de la bur­bu­ja ha­bía dos mo­de­los: quie­nes que­rían ha­cer di­ne­ro o quie­nes que­ría­mos ha­cer em­pre­sa apos­tan­do por la in­dus­tria­li­za­ción e in­ter­na­cio­na­li­za­ción, y el tiem­po nos ha da­do la ra­zón”.

Aña­de que “los que aho­rra­ron pa­ra in­ver­tir en desa­rro­llo del ne­go­cio en vez de es­pe­cu­lar y man­tu­vie­ron la idea cla­ra de que los em­pre­sa­rios te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad con nues­tros tra­ba­ja­do­res y con el con­jun­to de la so­cie­dad, hoy tie­nen un ne­go­cio sos­te­ni­ble y con múscu­lo su­fi­cien­te pa­ra afron­tar el re­to de la glo­ba­li­za­ción”. En su opi­nión, es­te “mo­de­lo de em­pre­sa no ca­sa bien con el in­ten­to de las com­pa­ñías de ca­pi­tal ries­go de in­ver­tir en las em­pre­sas fa­mi­lia­res pa­ra in­ten­tar op­ti­mi­zar sus be­ne­fi­cios en el me­nor tiem­po po­si­ble. No ne­ce­si­ta­mos so­cios fi­nan­cie­ros, sino so­cios es­tra­té­gi­cos que nos apor­ten va­lor aña­di­do y ta­ma­ño. Se es­tá per­dien­do el mie­do a cre­cer a tra­vés de ope­ra­cio­nes inor­gá­ni­cas”.

FOR­TA­LE­ZAS Y DE­BI­LI­DA­DES

Oriol Gui­xà, con­se­je­ro de­le­ga­do de La Far­ga, sub­ra­ya que el ADN de las fa­mi­lias em­pre­sa­rias es “el es­fuer­zo y el sen­ti­mien­to y eso es lo que ha­cen de ellas que sean en­ti­da­des con unas enor­mes po­si­bi­li­da­des de éxi­to”. Por eso, cuan­do se em­pie­za a re­to­mar el dis­cur­so de la rein­dus­tria­li­za­ción, quie­nes es­tán po­si­cio­na­dos tie­nen una gran par­te del ca­mino he­cho “por­que un país que no tie­ne una ba­se in­dus­trial fuer­te no se pue­de desa­rro­llar. Y nues­tros po­lí­ti­cos de­be­rían te­ner cla­ro que el error ha es­ta­do en ca­na­li­zar el aho­rro ha­cia la es­pe­cu­la­ción en vez de apo­yar a la in­dus­tria”. Lo la­men­ta­ble es que des­pués de la Gran Re­ce­sión “nues­tra so­cie­dad no ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar ha­cia un mo­de­lo eco­nó­mi­co más sos­te­ni­ble”.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que el prin­ci­pal pro­ble­ma que afron­tan hoy en día las em­pre­sas fa­mi­lia­res es­pa­ño­las no es la fal­ta de fi­nan­cia­ción, sino la dis­mi­nu­ción de la ren­ta­bi­li­dad, el cos­te de la ener­gía y la in­cer­ti­dum­bre le­gal y po­lí­ti­ca, se­gún po­ne de ma­ni­fies­to el úl­ti­mo Ba­ró­me­tro Eu­ro­peo de la Em­pre­sa Fa­mi­liar rea­li­za­do por KPMG.

Es por es­ta ra­zón por la que Jo- sé Luis Por­té, pre­si­den­te de Me­roil, se mues­tra pe­si­mis­ta so­bre el fu­tu­ro de Es­pa­ña y de Ca­ta­lun­ya: “Nues­tro pro­ble­ma es que lle­va­mos un re­tra­so de años y la cri­sis no ha ser­vi­do pa­ra que to­me­mos con­cien­cia de nues­tras de­bi­li­da­des”. En su opi­nión, las em­pre­sas fa­mi­lia­res lle­van trein- ta años “sin in­ver­sión su­fi­cien­te en sus pro­pias em­pre­sas”. No he­mos cons­trui­do una ba­se in­dus­trial só­li­da. Ade­más, es­tá mal vis­to el be­ne­fi­cio em­pre­sa­rial y te­ne­mos una cla­se po­lí­ti­ca ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble. Por tan­to, el pro­ble­ma no es una cri­sis pa­sa­je­ra, sino nues­tro re­tra­so in­dus-

FO­TOS: PE­DRO MA­DUE­ÑO

Fer­nan­do Se­rra­te, Ma­riano Guindal, Pau Re­lat, Joan Co­ro­na, Pe­re Guar­dio­la, Jai­me Gre­go, Oriol Gui­xà, Is­mael Pi­cón y Jo­sé Luis Por­té

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.