El Reino Uni­do y la UE

Mien­tras la eu­ro­zo­na bus­ca una ma­yor unión, el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo ga­na te­rreno en Gran Bre­ta­ña

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

Es­te 2015 ha co­men­za­do como una pe­lí­cu­la de Spiel­berg: un fre­ne­sí de des­car­na­da ac­ción pre­vio a la tra­ma pro­pia­men­te di­cha. Los días de te­rror se­gui­dos de pro­tes­tas ma­si­vas vi­vi­dos en París no fue­ron sino el pre­lu­dio de un en­re­ve­sa­do guión que, a lo lar­go del año, re­cla­ma­rá el in­te­rés del pú­bli­co me­dian­te una se­rie de co­mi­cios de enor­me ca­la­do, em­pe­zan­do por el triun­fo de Sy­ri­za en Gre­cia. Pe­ro qui­zás las más trans­cen­den­ta­les sean las bri­tá­ni­cas, que de­be­rán ce­le­bra­se el 7 de ma­yo.

Siem­pre ha si­do pro­ble­má­ti­ca la re­la­ción de los bri­tá­ni­cos con la Unión Eu­ro­pea, e in­clu­so más a par­tir del na­ci­mien­to del eu­ro, mo­ne­da que no va con ellos. Mien­tras la eu­ro­zo­na se en­ca­mi­na ha­cia una unión ca­da vez ma­yor, los eu­ro­es­cép­ti­cos bri­tá­ni­cos cla­man por la sa­li­da de su país de la Unión Eu­ro­pea.

Si el 7 de ma­yo la ma­yo­ría del elec­to­ra­do con­ce­de a Ca­me­ron un se­gun­do man­da­to, se con­vo­ca­rá, en el 2017, un re­fe­rén­dum so­bre la con­ti­nui­dad del Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea, tal como pro­me­tió en su día el pre­mier con­ser­va­dor. Con­sis­ti­rá en un sim­ple den­tro o fue­ra.

Por mu­cho que Reino Uni­do sa­lie­se vic­to­rio­so de la II Gue­rra Mun­dial, ya no era la po­ten­cia de an­tes. Mas, cual aris­tó­cra­ta arrui­na­do, le cos­ta­ba acep­tar­lo y no acu­dió a París en 1951 pa­ra el alum­bra­mien­to de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea del Car­bón y del Ace­ro. Con su au­sen­cia se per­dió la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par des­de su ini­cio en el ma­yor pro­yec­to eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de la his­to­ria.

El fias­co de Suez en 1956 de­be­ría ha­ber ser­vi­do pa­ra con­ven­cer a los bri­tá­ni­cos –ya muer­to y en­te­rra­do su im­pe­rio– de la ne­ce­si­dad de su­bir­se cuan­to an­tes al tren eu­ro­peo, que ya iba co­gien­do ve­lo­ci­dad. El con­voy de seis va­go­nes arri­ba­ría a Roma en 1957, don­de pro­cla­man la CEE. Otra opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca per­di­da.

Fi­nal­men­te, en 1961, el Go­bierno con­ser­va­dor de Ha­rold Mac­mi­llan de­ci­de so­li­ci­tar el in­gre­so en la CEE. De Gau­lle, re­ce­lo­so del eu­ro­peís­mo bri­tá­ni­co, ve­ta su so­li­ci­tud. Ter­ce­ra opor­tu­ni­dad per­di­da y re­ma­cha­da por los la­bo­ris­tas, que afir­man que una Eu­ro­pa fe­de­ral “pon­dría fin a mil años de his­to­ria”. Si el 7 de ma­yo la ma­yo­ría del elec­to­ra­do con­ce­de a Ca­me­ron un se­gun­do man­da­to, se con­vo­ca­rá, en el 2017, un re­fe­rén­dum so­bre la con­ti­nui­dad del Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea, tal como pro­me­tió en su día el ‘pre­mier’ con­ser­va­dor. Con­sis­ti­rá en un sim­ple den­tro o fue­ra

El Go­bierno la­bo­ris­ta de Ha­rold Wil­son se arre­pien­ta y for­ma­li­za en 1967 la se­gun­da so­li­ci­tud de ad­he­sión. De Gau­lle la ve­ta (cuar­ta opor­tu­ni­dad per­di­da), pe­ro tras la caí­da del vie­jo ge­ne­ral en 1969, el pre­mier con­ser­va­dor Ed­ward Heath vuel­ve al ata­que y en 1973 el Reino Uni­do –jun­to con Di­na­mar­ca e Ir­lan­da, que ce­le­bran con éxi­to sen­dos re­fe­rén­dums– es ad­mi­ti­do como Es­ta­do miem­bro de la CE.

Su ad­he­sión le­van­ta tan­to re­vue­lo en­tre la opo­si­ción la­bo­ris­ta que Wil­son, aun­que se opo­ne a los tér­mi­nos ne­go­cia­dos por Heath, acep­ta a re­ga­ña­dien­tes el in­gre­so, al tiem­po que pro­me­te con­vo­car un re­fe­rén­dum cuan­do vuel­va al po­der, ha­za­ña que con­su­ma­rá en 1974. El na­da des­pre­cia­ble 67,7% quie­re se­guir en la CE.

A par­tir de aquí, to­do po­día ha­ber se­gui­do como una se­da si no fue­ra por la crea­ción del SME y los pri­me­ros pa­sos en­ca­mi­na­dos ha­cia la mo­ne­da úni­ca. Los la­bo­ris­tas se opo­nen a cual­quier ini­cia­ti­va que hue­la a fe­de­ra­lis­mo. Sus in­quie­tu­des se re­vier­ten a Mar­ga­ret That­cher, quien des­de su pri­me­ra vic­to­ria en las ur­nas en 1979 has­ta su de­fe­nes­tra­ción en 1990 se­rá el fla­ge­lo de Bru­se­las. Car­ga­do con un ex­ce­so de ba­ga­je ideo­ló­gi­co an­ti­cua­do y una inex­pli­ca­ble eu­ro­fo­bia, el La­bour em­pren­de su lar­ga tra­ve­sía del de­sier­to.

Ba­jo la ba­tu­ta de Jac­ques De­lors, la CE im­pri­me un im­pul­so ha­cia una ma­yor unión po­lí­ti­ca a la cohe­sión eco­nó­mi­ca. El men­sa­je de De­lors lle­ga al co­ra­zón de los sin­di­ca­tos bri­tá­ni­cos, y de ahí al La­bour, pe­ro la Da­ma de Hie- rro, que en un prin­ci­pio era, como su par­ti­do, par­ti­da­ria de la CE (siem­pre a su ma­ne­ra), no só­lo dis­cre­pa de De­lors sino que se opo­ne fron­tal­men­te a la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia. Mit­te­rrand, en cam­bio, abo­ga por to­do lo con­tra­rio. El con­tu­maz re­cha­zo de Mag­gie pre­ci­pi­ta la di­mi­sión de su te­so­re­ro y su pro­pia caí­da.

Pa­ra su su­ce­sor, John Ma­jor, el tra­ta­do de Maas­tricht (1992) es el col­mo, pe­ro agre­ga su fir­ma tras ob­te­ner la op­ción de no par­ti­ci­pa­ción en la mo­ne­da úni­ca. Aun así, pro­vo­ca una re­be­lión en­tre los con­ser­va­do­res más eu­ro­es­cép­ti­cos. Ac­to se­gui­do, el Reino Uni­do es gol­pea­do por el lla­ma­do Black Wed­nes­day, que pre­ci­pi­ta la sa­li­da de la li­bra del SME. Al po­co, na­ce el UKIP (par­ti­do eu­ró­fo­bo).

An­tes de las elec­cio­nes de 1997, Blair y Brown se de­cla­ran pro eu­ro­peos, aun­que no sin cier­tas re­ser­vas. El can­di­da­to con­ser­va­dor, Wi­lliam Ha­gue, equi­pa­ra el eu­ro con el fin del mun­do, pe­ro no cue­la y su­fre un ba­ta­ca­zo. A par­tir de aho­ra, la cues­tión de la Unión Eu­ro­pea y el eu­ro cau­sa­rá di­vi­sión en­tre las fi­las de los dos par­ti­dos tra­di­cio­na­les, alla­nán­do­le el ca­mino a otras for­ma­cio­nes como el emer­gen­te UKIP.

Por ra­zo­nes par­ti­dis­tas e in­clu­so per­so­na­les, el eu­ro­peís­mo de Blair (que lo pi­fia con la in­va­sión de Iraq) y Brown (con el eu­ro) aca­ba he­cho tri­zas. La ho­ra del am­bi­guo (en cuan­to a la Unión Eu­ro­pea) David Ca­me­ron lle­ga en el 2006; y ya en el 2011 in­ten­ta ve­tar unas re­for­mas fis­ca­les pro­pues­tas por sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos. ¡El tra­ta­do si­gue ade­lan­te sin él! Ca­me­ron anun­cia un re­fe­rén­dum pa­ra el 2017; el día 7 de ma­yo sa­bre­mos si se va a ce­le­brar.

¿Vo­ta­ría la ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos den­tro o fue­ra? Pre­vi­si­ble­men­te den­tro, como ha con­fe­sa­do lo ha­ría el pro­pio Ca­me­ron. Pe­ro vo­ten lo que vo­ten, a es­tas al­tu­ras no se­rá más que otra opor­tu­ni­dad per­di­da. Por­que el de­cli­ve del bi­par­ti­dis­mo en el Reino Uni­do es in­se­pa­ra­ble de la desas­tro­sa y ego­cén­tri­ca ac­ti­tud a lo lar­go de los años de am­bos par­ti­dos en cuan­to a su re­la­ción con la Unión Eu­ro­pea y la mo­ne­da úni­ca.

Pa­ra mues­tra un bo­tón: Tony Blair de­di­ca tan só­lo 12 de las 700 pá­gi­nas de su li­bro de me­mo­rias, Un via­je (2010), a Eu­ro­pa. Bueno, como ob­ser­vó Bor­ges, no hay ca­me­llos en el Co­rán. Lo que pa­sa es que los po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos han co­me­ti­do el im­per­do­na­ble error de em­plear la Unión Eu­ro­pea como un ar­ma arro­ja­di­za con­tra sus ad­ver­sa­rios en asun­tos pu­ra­men­te na­cio­na­les. Cuán­tas opor­tu­ni­da­des per­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.