“IBM va a un mo­de­lo de com­pa­ñía dis­tin­to”

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Mar­ta Martínez, pre­si­den­ta de IBM pa­ra Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Israel, ex­pli­ca las cla­ves de la nue­va es­tra­te­gia de la em­pre­sa.

Hu­bo un tiem­po en que IBM era co­no­ci­da como el Gi­gan­te Azul. Su lo­go si­gue sien­do azul, pe­ro el gi­gan­te pa­re­ce can­sa­do úl­ti­ma­men­te. El año fis­cal se ce­rró con re­sul­ta­dos de­cep­cio­nan­tes: en el 2011 in­gre­só 110.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que en el 2014 se han que­da­do en 97.400 mi­llo­nes, y se­rán me­nos es­te año por la des­in­ver­sión en ne­go­cios no ren­ta­bles. En el me­jor de los ca­sos, es­pe­ra un cre­ci­mien­to len­to del be­ne­fi­cio. Su je­fa eje­cu­ti­va, Vir­gi­nia Ro­metty, ha aco­me­ti­do una pro­fun­da re­or­ga­ni­za­ción pa­ra apo­yar­se en las áreas que pu­die­ran re­ver­tir la si­tua­ción, pe­ro lle­va­rá tiem­po. Un ana­lis­ta de Bank of America Me­rrill Lynch es­cri­be que “va a ne­ce­si­tar la pa­cien­cia de los in­ver­so­res has­ta que esas áreas prio­ri­ta­rias lle­guen a re­pre­sen­tar al­go así como una cuar­ta par­te de sus in­gre­sos”.

El vi­ra­je ha coin­ci­di­do con una pro­me­sa ro­ta: Ro­metty ha aban­do­na­do el ob­je­ti­vo he­re­da­do de su an­te­ce­sor de ase­gu­rar a los ac­cio­nis­tas 20 dó­la­res de be­ne­fi­cio por ac­ción en el 2015. Con es­ta cues­tión de­li­ca­da em­pe­zó el diá­lo­go de Di­ne­ro con Mar­ta Martínez, que pre­si­de la fi­lial (Es­pa­ña, et­cé­te­ra) de la com­pa­ñía. Su pri­me­ra res­pues­ta fue es­ta: “Ha si­do un ac­to de sen­sa­tez qui­tar­se el pe­so de unos com­pro­mi­sos pu­ra­men­te fi­nan­cie­ros pa­ra cen­trar­nos en una es­tra­te­gia que ten­drá que me­dir­se más por la po­si­ción de IBM en el mer­ca­do, por el pe­so re­la­ti­vo del ne­go­cio tra­di­cio­nal y los nuevos ne­go­cios. Es­ta­mos dan­do pa­sos ha­cia un mo­de­lo de com­pa­ñía di­fe­ren­te”. ¿Cuá­les son esos pa­sos? Los fac­to­res que in­flu­yen en la trans­for­ma­ción son, bá­si­ca­men­te, tres: las tec­no­lo­gías cloud en to­das sus di­men­sio­nes, los sis­te­mas de aná­li­sis de in­for­ma­ción al­re­de­dor del dato y la compu­tación cog­ni­ti­va gra­cias a Wat­sony, y los sis­te­mas de in­ter­re­la­ción en torno a la mo­vi­li­dad y las re­des so­cia­les. Ve­mos que es­tas áreas cre­cen, pe­ro to­da­vía es­ta­mos en el pun­to en que nos pre­gun­ta­mos si com­pen­san el de­cli­ve de otras. ¿Pue­de ser más ex­plí­ci­ta so­bre la es­tra­te­gia cloud de IBM? Pa­ra no­so­tros, el cloud es un ha­bi­li­ta­dor que per­mi­te ha­cer mu­chas co­sas pe­ro no es el eje úni­co fac­tor de nues­tra trans­for­ma­ción. Ve­mos có­mo mu­chas com­pa­ñías que tie­nen unos sis­te­mas transac­cio­na­les –los gran­des ban­cos, ope­ra­do­ras, eléc­tri­cas...– tie­nen una he­ren­cia muy po­ten­te de sis­te­mas ma­du­ros sin los cua­les no po­drían fun­cio­nar. Los sis­te­mas transac­cio­na­les han de se­guir ope­ran­do, y cre­cien­do; IBM no pue­de re­nun- ciar a ese ne­go­cio. En la compu­tación en la nu­be, es­ta­mos cre­cien­do al rit­mo del 70%; es ver­dad que una par­te es trans­fe­ren­cia de un ne­go­cio a otro, pe­ro ahí tie­ne una prue­ba de lo que he di­cho. Con tres pa­tas, ten­drán que apo­yar­se en las tres a la vez. La ter­ce­ra, que es­tá cre­cien­do más rá­pi­do de lo pre­vis­to, in­clu­ye dos alian­zas lla­ma­ti­vas pa­ra quien ten­ga una ima­gen des­fa­sa­da de IBM: una alian­za con Ap­ple, en la que apos­ta­mos fuer­te por la mo­vi­li­dad; la otra, con Twit­ter, orien­ta­da a iden­ti­fi­car y ana­li­zar lo que pa­sa en las re­des so­cia­les des­de el pun­to de vis­ta de las em­pre­sas. Son ne­ce­si­da­des nue­vas, que no se po­dían aten­der con los mo­de­los clá­si­cos, y son de desa­rro­llo y adop­ción muy rá­pi­dos. De ma­ne­ra que las tres pa­tas di­cen mu­cho acer­ca de por dón­de va IBM y en qué in­vier­te di­ne­ro y re­cur­sos hu­ma­nos. ¿Es­tán ju­gan­do esas ba­zas en Es­pa­ña? Se tra­ta de una es­tra­te­gia glo­bal de la com­pa­ñía. Los clien­tes españoles han asu­mi­do que han de po­ner or­den en sus pro­ce­sos de trans­for­ma­ción: có­mo lo ha­go, con qué prio­ri­da­des, con qué mo­de­lo de ne­go­cio... ¿Ha cam­bia­do el ci­clo de ven­tas pa­ra IBM? El clien­te ne­ce­si­ta una ar­qui­tec­tu­ra de sus sis­te­mas de in­for­ma­ción, tie­ne que po­ner­la to­da jun­ta o no, lo más ló­gi­co es que op­ti­mi­ce lo que tie­ne e in­cor­po­re co­sas nue­vas. Nues­tro pun­to de vis­ta sub­ra­ya la im­por­tan­cia del go­bierno de la in­for­ma­ción: dón­de es­tá to­do, có­mo lo op­ti­mi­zo, cuál ne­ce­si­to en tiem­po real y cuál no, qué in­for­ma­ción es­tá es­truc­tu­ra­da o no es­truc­tu­ra­da, si vie­ne de los sis­te­mas transac­cio­na­les o es de un gé­ne­ro nue­vo... to­do es­to ne­ce­si­ta un mo­de­lo de go­bierno. ¿Cuá­les son los pro­yec­tos es­tre­lla en Ca­ta­lun­ya? Jun­to con Cai­xaBank es­ta­mos desa­rro­llan­do un pro­to­ti­po de Wat­son en es­pa­ñol, que da­rá a los em­plea­dos de la en­ti­dad un me­jor ac­ce­so al co­no­ci­mien­to y que re­dun­da­rá en be­ne­fi­cio de sus clien­tes. Con el Área Me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na te­ne­mos un acuer­do pa­ra cons­truir un nue­vo cen­tro de ges­tión de los par­ques que de­pen­den de su com­pe­ten­cia y de las pla­yas. El de­par­ta­men­to de Sa­lud de la Ge­ne­ra­li­tat ha lan­za­do un pro­yec­to de in­ter­ope­ra­bi­li­dad en­tre la ges­tión de pro­ce­sos sa­ni­ta­rios y so­cia­les de aten­ción a los pa­cien­tes. Por otro la­do, Frei­xe­net ne­ce­si­ta­ba re­no­var su in­fra­es­truc­tu­ra con el fin de aten­der ne­ce­si­da­des nue­vas de su ne­go­cio. En Ca­ta­lun­ya he­mos ins­ta­la­do uno de los cen­tros de da­tos de nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra cloud. ¿Qué tal han si­do los re­sul­ta­dos de IBM en Es­pa­ña al fi­nal del 2014? He­mos pa­sa­do bas­tan­te de­cen­te­men­te es­te pe­rio­do en lo que con­cier­ne al em­pleo. He­mos te­ni­do una eta­pa muy bue­na en la ven­ta de ser­vi­cios, que re­pre­sen­tan un 50% de la fac­tu­ra­ción, he­mos par­ti­ci­pa­do en pro­ce­sos de ex­ter­na­li­za­ción, que son in­ten­si­vos en per­so­nal y por tan­to ha ha­bi­do ab­sor­ción de em­plea­dos. No ha ha­bi­do des­pi­dos ni ERES. Us­ted di­ri­ge una re­gión de cua­tro paí­ses, de los que Gre­cia es el más pro­ble­má­ti­co... Has­ta aho­ra a IBM no le ha ido mal en Gre­cia: el sec­tor fi­nan­cie­ro es pe­que­ño pe­ro po­ten­te, y la ad­mi­nis­tra­ción ha he­cho co­sas in­tere­san­tes gra­cias a la fi­nan­cia­ción eu­ro­pea. Si me pre­gun­ta so­bre la si­tua­ción ac­tual, no ten­go su­fi­cien­te pers­pec­ti­va.

Los sis­te­mas transac­cio­na­les han de se­guir ope­ran­do, y cre­cien­do; IBM no pue­de re­nun­ciar a ese ne­go­cio” El ‘cloud’ es un ha­bi­li­ta­dor que per­mi­te ha­cer mu­chas co­sas pe­ro no es el eje úni­co, fac­tor de nues­tra trans­for­ma­ción”

AR­CHI­VO

Mar­ta Martínez Alon­so es pre­si­den­ta de la mul­ti­na­cio­nal IBM pa­ra Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Israel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.