Is­lan­dia sa­le del po­zo fi­nan­cie­ro

El país nór­di­co se pre­pa­ra pa­ra le­van­tar el con­trol de ca­pi­ta­les, lo que le per­mi­ti­rá ac­ce­der a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y atraer in­ver­sio­nes

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - GLO­RIA RO­ME­RO

Ca­si sie­te años des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra, Is­lan­dia se pre­pa­ra pa­ra le­van­tar fi­nal­men­te el con­trol de ca­pi­ta­les, una de las me­di­das más con­tun­den­tes que el FMI im­pu­so tras la de­ba­cle y cu­yo anun­cia­do fin se con­vier­te en to­do un sím­bo­lo de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de es­te pe­que­ño país nór­di­co.

El Go­bierno to­da­vía no ha in­di­ca­do cuál se­rá la ho­ja de ru­ta. Y tam­po­co ha des­ve­la­do los de­ta­lles de las de­li­ca­das ne­go­cia­cio­nes que se es­tán lle­van­do a ca­bo con los acree­do­res ex­tran­je­ros de los ban­cos que que­bra­ron tras la cri­sis. Unas con­ver­sa­cio­nes, di­cho sea de pa­so, de las que de­pen­de en bue­na par­te el éxi­to de la ope­ra­ción.

Pe­ro el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Bjar­ni Be­ne­dikts­son, se mues­tra con­fia­do y ha pro­me­ti­do “ac­ción y so­lu­cio­nes” in­mi­nen­tes. En con­cre­to, ase­gu­ró que el Go­bierno es­pe­ra dar pa­sos de­ci­si­vos ha­cia la abo­li­ción del con­trol de ca­pi­ta­les ya “en la pri­me­ra mi­tad del año”, pues­to que, en su opi­nión, “las pre­mi­sas di­fí­cil­men­te po­drían ser me­jo­res que las que se dan aho­ra en Is­lan­dia”.

Es­ta na­ción de só­lo 317.000 ha­bi­tan­tes se vio for­za­da a res­trin­gir los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal tan­to de en­tra­da como de sa­li­da a fi­na­les del 2008, des­pués de que el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja ban­ca­ria se lle­va­ra por de­lan­te a las tres prin­ci­pa­les en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, de­jan­do al país al bor­de de la ban­ca­rro­ta.

La rá­pi­da pri­va­ti­za­ción de los ban­cos y las agre­si­vas me­di­das neo­li­be­ra­les apli­ca­das en los años pre­vios a la cri­sis ha­bían pro­pi­cia­do una en­tra­da ma­si­va de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, así como to­do ti­po de arries­ga­dos ma­la­ba­ris­mos con di­ne­ro pres­ta­do. Nun­ca an­tes ha­bía si­do tan fá­cil con­se­guir un cré­di­to y mu­chos ciu­da­da­nos se en­deu­da­ron has­ta las ce­jas. Como re­sul­ta­do, el sec­tor ban­ca­rio se in­fló de ma­ne­ra exa­ge­ra­da, has­ta el pun­to de re­pre­sen­tar has­ta diez ve­ces el PIB del país.

Tan des­me­su­ra­do boom dio lu­gar a un desas­tre to­da­vía ma­yor. De la no­che a la ma­ña­na to­do se vino abajo. Los ban­cos ca­ye­ron, el pa­ro se dis­pa­ró y la co­ro­na se des­plo­mó, de­pre­cián­do­se has­ta un 60% fren­te al eu­ro. Fue en­ton­ces cuan­do se im­pu­so el con­trol de ca­pi­ta­les, cu­yo ob­je­ti­vo era estabilizar la eco­no­mía y evi­tar la fu­ga de di­ne­ro al ex­tran­je­ro. Se es­ti­ma que con es­ta me­di­da se blo­quea­ron unos 5.900 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos li­ga­dos a la co­ro­na is­lan­de­sa.

Aho­ra, tras ca­si sie­te años de es­fuer­zos pa­ra pa­liar los efec­tos de la cri­sis, la caí­da del pa­ro, la vuel­ta al cre­ci­mien­to y la bue­na mar­cha de los sec­to­res pro­duc­ti­vos con­fir­man la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y alla­nan el ca­mino ha­cia el le­van­ta­mien- to de las res­tric­cio­nes mo­ne­ta­rias.

Es por es­to que la ma­yor par­te de los miem­bros del Par­la­men­to con­si­de­ra que el Go­bierno con­se­gui­rá le­van­tar los con­tro­les an­tes del pla­zo pre­vis­to, que ter­mi­na en el 2017, se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da es­ta se­ma­na por la agen­cia Bloom­berg.

En de­cla­ra­cio­nes a Reuters, el go­ber­na­dor del BCI, Mar Gud­munds­son, tam­bién anun­ció a prin­ci­pios de mar­zo que, en bre­ve, la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge lle­va­rá a ca­bo pa­sos “sig­ni­fi­ca­ti­vos” en es­ta di­rec­ción.

Es­te or­ga­nis­mo, de he­cho, lle­va tiem­po rea­li­zan­do subas­tas pe­que­ñas y re­gu­la­res de di­vi­sa con las que ha con­se­gui­do re­du­cir la pro­por­ción de ca­pi­tal ex­tran­je­ro blo­quea­do en Is­lan­dia. Es­te ha pa­sa­do de re­pre­sen­tar el 40% del to­tal en el 2008 al 15% ac­tual. La in­ten­ción de es­ta es­tra­te­gia es do­ble: re­du­cir el ex­ce­so de ca­pi­tal ex­tran­je­ro atra­pa­do y, al mis­mo tiem­po, in­ten­tar que es­te se que­de en el país a tra­vés de opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión atrac­ti­vas.

Sin em­bar­go, que el le­van­ta­mien­to de las res­tric­cio­nes es­té aho­ra más cer­ca que nun­ca no quie­re de­cir que el pro­ce­so va­ya a ser fá­cil y li­bre de ries­gos. El pro­pio Gud­munds­son ad­mi­te que una ex­po­si­ción “del 15% si­gue sien­do una ci­fra de­ma­sia­do ele­va­da y se­ría muy im­pru­den­te asu­mir que es­te 15% se­rá es­ta­ble”.

En to­do ca­so, el pro­ce­so tie­ne que ser gra­dual pa­ra evi­tar que el país se des­es­ta­bi­li­ce. Es por es­to que tan­to el BCI como el FMI in­sis­ten en que

el plan se lle­va­rá a ca­bo de mo­do es­ca­lo­na­do y en cuan­to se den las con­di­cio­nes, no tan­to en fun­ción del ca­len­da­rio.

Un pun­to im­por­tan­te y es­pe­cial­men­te es­pi­no­so son las ne­go­cia­cio­nes con los acree­do­res ex­tran­je­ros. So­bre la me­sa es­tá la po­si­bi­li­dad de que el Go­bierno im­pon­ga un im­pues­to de sa­li­da de has­ta el 35% a quien quie­ra sa­car el di­ne­ro del país. Un ex­tre­mo que, como es ló­gi­co, los acree­do­res de los ban­cos fa­lli­dos rechazarían.

Al­gu­nos ob­ser­va­do­res, de he­cho, des­ta­can que es­te te­ma ge­ne­ra di­vi­sión en el seno del pro­pio Go­bierno, for­ma­do por una coa­li­ción de par­ti­dos de cen­tro-de­re­cha. Mien­tras el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, que per­te­ne­ce al con­ser­va­dor Par­ti­do de la In­de- pen­den­cia, se mos­tra­ría más in­cli­na­do a ace­le­rar el pro­ce­so y a lle­gar a un acuer­do con los acree­do­res cuan­to an­tes, el primer mi­nis­tro, Sig­mun­dur Gunn­laugs­son, que per­te­ne­ce al agra­rio Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, se­ría más pro­cli­ve a po­ner­les las co­sas di­fí­ci­les.

El le­van­ta­mien­to de los con­tro­les es pre­ci­sa­men­te una de las prio­ri­da­des que se fi­jó el Eje­cu­ti­vo pa­ra es­ta le­gis­la­tu­ra. Sin em­bar­go, la fal­ta de uni­dad que pa­re­ce exis­tir so­bre el te­ma ha­ce que al­gu­nos du­den de la ca­pa­ci­dad del Go­bierno de cum­plir su ob­je­ti­vo.

Más allá de los pla­zos fi­ja­dos, lo que es­tá cla­ro es que la li­be­ra­li­za­ción de ca­pi­ta­les cons­ti­tu­ye el úl­ti­mo es­ca­lón en el pro­ce­so de sa­li­da de la cri­sis. Un fin de eta­pa que, si se lle­va a ca­bo con éxi­to, pon­drá el bro­che de oro a la ya mo­dé­li­ca re­cu­pe­ra­ción al­can­za­da por Is­lan­dia en un tiem­po ré­cord.

Lo des­ta­ca­ba ha­ce po­co el FMI en su úl­ti­mo in­for­me so­bre la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país, que es­te año se con­ver­ti­rá en la pri­me­ra víc­ti­ma eu­ro­pea de la cri­sis ban­ca­ria en me­jo­rar in­clu­so la si­tua­ción en la que es­ta­ba an­tes de la de­ba­cle. Con só­lo un 4% de pa­ro, la pre­vi­sión es que su eco­no­mía crez­ca por en­ci­ma del 3% en el pe­rio­do 2015-2017, gra­cias a una de­man­da do­més­ti­ca ro­bus­ta y al ti­rón del tu­ris­mo y de la pes­ca, los prin­ci­pa­les sec­to­res pro­duc­ti­vos.

En los años de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra, de he­cho, am­bos su­frie­ron a cau­sa de la for­ta­le­za de la co­ro­na y ha si­do jus­to la de­pre­cia­ción pro­vo­ca- da por la cri­sis la que fa­vo­re­ce aho­ra su ex­pan­sión.

Con to­do, Is­lan­dia cuen­ta con unas fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nea­das y se dis­po­ne a pa­gar es­te año los úl­ti­mos 345 mi­llo­nes de dó­la­res que le que­dan por de­vol­ver del prés­ta­mo que re­ci­bió del FMI en el 2008 pa­ra po­der ha­cer fren­te a la cri­sis.

Con ca­si to­dos los de­be­res he­chos, el le­van­ta­mien­to de los con­tro­les de ca­pi­ta­les cons­ti­tu­ye aho­ra la prin­ci­pal ta­rea pen­dien­te. Un pro­ce­so que, se­gún el FMI, de­be ha­cer­se sin pre­ci­pi­ta­ción. De su éxi­to de­pen­de el ac­ce­so de los is­lan­de­ses a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y que el país vuel­va a ser atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Fac­to­res clave pa­ra ase­gu­rar el cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo.

Tras el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra, en el 2008, Is­lan­dia se vio for­za­da a res­trin­gir los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal. Aho­ra, se pre­pa­ra pa­ra le­van­tar la me­di­da, to­da una se­ñal de la re­cu­pe­ra­ción del país

A.HALLDORSSON/BLOOM­BERG

Se­de del Lands­ban­kinn Bank en Rei­kia­vik, Is­lan­dia

LA VAN­GUAR­DIA

FUEN­TE: Sta­tis­tics Ice­land

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.