¿De­fla­ción? ¡que sea a la ja­po­ne­sa!

A pe­sar de lle­var 20 años es­tan­ca­da, la eco­no­mía del país ni­pón es la ter­ce­ra del mun­do

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Por muy alen­ta­do­ras que sue­nen las pre­vi­sio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra Es­pa­ña, y ya no di­ga­mos las de Ma­riano Ra­joy, no hay que per­der de vis­ta los obs­tácu­los que ten­drá que sor­tear la eco­no­mía es­pa­ño­la si quie­re cre­cer in­clu­so por en­ci­ma del 2,5% pre­vis­to du­ran­te los pró­xi­mos dos años. Uno de ellos re­si­de en la ten­den­cia de­fla­cio­nis­ta que va en au­men­to des­de el des­plo­me del pe­tró­leo en la pos­tri­me­rías del 2014 y que de­ja­ría, al ter­mi­nar el año, el IPC en un -1,1%.

Lo más se­gu­ro es que el 2015 aca­be con cifras ne­ga­ti­vas por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo. Es­to le per­mi­te a Es­pa­ña ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad; no obs­tan­te, las pre­vi­sio­nes me­nos op­ti­mis­tas se­ña­lan que la ta­sa de pa­ro se­gui­rá re­ba­san­do el 20% al me­nos has­ta el 2017. En la eu­ro­zo­na, que a du­ras pe­nas su­pe­rará el es­tan­ca­mien­to que pa­de­ció a lo lar­go de to­do el 2014, se­rá su­pe­rior a un in­quie­tan­te 10%.

En vis­ta de tan ele­va­das ta­sas de pa­ro y de la cre­cien­te de­sigual­dad re­gis­tra­das en to­da Eu­ro­pa des­de el 2008, ca­be pre­gun­tar­se si la UE es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ca­pear lo que po­dría ser un lar­go pe­rio­do de cal­ma chi­cha de­fla­cio­nis­ta. Di­fí­cil­men­te se en­con­tra­rá una res­pues­ta a la pre­gun­ta sin te­ner en cuen­ta el com­por­ta­mien­to a lo lar­go de las úl­ti­mas dos dé­ca­das de la es­tan­ca­da eco­no­mía ja­po­ne­sa. Y vis­to lo vis­to y vi­vi­do en Ja­pón, se di­ría que, em­pe­zan­do por Es­pa­ña, la UE dis­ta mu­cho de es­tar pre­pa­ra­da pa­ra afron­tar se­me­jan­te des­gra­cia.

La ima­gen que se tie­ne de Ja­pón de los úl­ti­mos tiem­pos no es la de in­ter­mi­na­bles co­las en las ofi­ci­nas de em­pleo o de ca­lles re­ple­tas de ciu­da­da­nos sin te­cho, por­que, pe­se a to­do, los ja­po­ne­ses han evi­ta­do, en gran me­di­da, que su so­cie­dad se vie­ra di­vi­di­da por un sig­ni­fi­ca­ti­vo au­men­to de de­sigual­dad, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en Eu­ro­pa o EE.UU..

Si en 1991 se pro­nos­ti­ca­ba pa­ra Ja­pón una ta­sa de cre­ci­mien­to de 3%, ci­fra que des­de en­ton­ces a du­ras pe­nas ha al­can­za­do una me­dia del 1%, pue­de de­cir­se que has­ta el 2013 el PIB só­lo cre­ció un ter­cio de lo pre­vis­to. No ha si­do, ni mu­cho me­nos, un ca­mino de ro­sas pa­ra los ja­po­ne­ses: en 1995, más de 5.000 per­so­nas pe­re­cie­ron en el te­rre­mo­to de Ko­be, que de­jó da­ña­dos o en rui­nas unos 10.000 edi­fi­cios. An­te ta­ma­ña ad­ver­si­dad, la so­cie­dad ci­vil ja­po­ne­sa se or­ga­ni­zó: un mi­llón de vo­lun­ta­rios pu­sie­ron or­den don­de los po­lí­ti­cos se aho­ga­ban en su pro­pia in­com­pe­ten­cia y fal­ta de re­fle­jos.

A lo lar­go de los años de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co en Ja­pón, ha si­do, una y otra vez, el pue­blo llano quien ha pre­ve­ni­do el hun­di­mien­to del país. En el 2008, vol­vió a llo­ver so­bre mo­ja­do: la re­ce­sión desata­da en Oc­ci­den­te cau­só una caí­da del 10% del PIB, una con­trac­ción ma­yor que la de Gran Bre­ta­ña o EE.UU.. Mas en el Ja­pón no cun­dió el pá­ni­co.

El ejem­plar com­por­ta­mien­to de los ja­po­ne­ses de a pie tras el tsu­na­mi de Fu­kus­hi­ma (2011) fue –y si­gue sien­do– digno de la ad­mi­ra­ción de pro­pios y ex­tra­ños. An­te­pu­sie­ron el va­lor de la vida hu­ma­na al de cual­quier otro in­te­rés. Ejér­ci­tos de vo­lun­ta­rios anó­ni­mos se pu­sie­ron ma­nos a la obra, a me­nu­do co­rrien­do gran ries­go per­so­nal, y sin as­pa­vien­tos o llan­tos tra­ba­ja­ron al uní­sono, a fin de res­ta­ble­cer el bien co­mún.

Al ca­bo de cua­tro lus­tros de es­tan­ca­mien­to, la eco­no­mía ja­po­ne- sa con­ser­va un me­ri­to­rio ter­cer es­ca­lón en el po­dio mun­dial, tras ce­der el se­gun­do pues­to al vi­go­ro­so gi­gan­te chino. Se ha man­te­ni­do en Ja­pón un al­to y bas­tan­te ecuá­ni­me ni­vel de vida; como asi­mis­mo su en­tu­sias­mo por los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos o una ín­fi­ma ta­sa de criminalidad. La es­pe­ran­za de vida, que ya en tiem­pos de cre­ci­mien­to se ha­lla­ba en- tre las más ele­va­das del mun­do, se ha vis­to au­men­ta­da en dos años. Ade­más, la cul­tu­ra ja­po­ne­sa se ha ex­ten­di­do por el glo­bo, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes oc­ci­den­ta­les, que han abra­za­do no po­cos há­bi­tos y mo­das ni­po­nes, in­clu­yen­do los ali­men­ti­cios.

Quien tu­vo re­tu­vo, po­drían de­cir or­gu­llo­sos los ja­po­ne­ses. Pues pe­se a los años de de­fla­ción, si­guen sien­do una na­ción in­men­sa­men­te ri­ca. Lo mis­mo se po­dría de­cir de mu­chos paí­ses oc­ci­den­ta­les, si no fue­ra por­que la de­sigual­dad im­pe­ran­te ha pre­ci­pi­ta­do al abis­mo a mi­llo­nes de víc­ti­mas de cri­mi­na­les de te­je­ma­ne­jes fi­nan­cie­ros. Mien­tras la ma­yo­ría de los ja­po­ne­ses ha en­con­tra­do la ma­ne­ra de aguan­tar el ti­po en es­tos tiem­pos tan ad­ver­sos, en Oc­ci­den­te, que avan­za rau­do por la vía rá­pi­da de la de­sigual­dad, los ri­cos son ca­da vez más ri­cos y los po­bres, si ca­be, más po­bres.

En­tre el 2000 y el 2007, es de­cir, an­tes de que es­ta­lla­ra la bur­bu­ja, la ci­fra de es­ta­dou­ni­den­ses que vi­vían por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za sal­tó de 32 a 37 mi­llo­nes. Al fi­na­li­zar el 2010, ya eran 46. Si bien des­de en­ton­ces no ha pe­ga­do otro sal­to, tam­po­co ha ba­ja­do. ¿Có­mo pue­de per­mi­tir la pri­me­ra eco­no­mía del mun­do que uno de ca­da sie­te de sus ciu­da­da­nos sea po­bre?

Quien tie­ne un tra­ba­jo tie­ne un te­so­ro, de­ben de pen­sar tam­bién los ja­po­ne­ses. En es­tos 20 años de es­tan­ca­mien­to la ta­sa de des­em­pleo ja­más ha re­ba­sa­do el 6%. Si bien no ha cre­ci­do su eco­no­mía al rit­mo desea­do, tam­po­co ha en­co­gi­do. Ha si­do un pe­rio­do de cre­ci­mien­to len­to pe­ro sos­te­ni­do acom­pa­ña­do de una re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y de un re­par­ti­mien­to de re­cur­sos, em­pe­zan­do por los pues­tos de tra­ba­jo.

Si fun­cio­nan las dis­cu­ti­das Abe­mo­nics del re­cién re­ele­gi­do primer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, tal vez la de­fla­ción se con­vier­ta en una pe­sa­di­lla del pa­sa­do. Aun así, que­da­rá por en­fren­tar­se a la mo­nu­men­tal tra­ba de la deu­da pú­bli­ca, que as­cien­de al 240% del PIB, o a la in­tro­duc­ción de unas muy ne­ce­sa­rias aun­que im­po­pu­la­res re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Pe­ro to­do se an­da­rá, siem­pre y cuan­do si­ga in­có­lu­me el es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo de los ja­po­ne­ses.

Ca­si 13 mi­llo­nes de españoles son víc­ti­mas de la po­bre­za y la ex­clu­sión so­cial; el 11,7% de los tra­ba­ja­do­res vi­ve en la po­bre­za. La de­sigual­dad no pa­ra de cre­cer. Si en­ci­ma hay ries­go de de­fla­ción, ¡que sea a la ja­po­ne­sa!

Pe­se a la de­fla­ción, el des­em­pleo ja­más ha re­ba­sa­do el 6% y no ha ha­bi­do un au­men­to de la de­sigual­dad

TO­MOHI­RO OHSUMI / BLOOM­BERG

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, si bien la eco­no­mía ni­po­na no ha cre­ci­do al rit­mo desea­do, tam­po­co ha en­co­gi­do. Ha si­do un pe­rio­do de cre­ci­mien­to len­to pe­ro sos­te­ni­do acom­pa­ña­do de una re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y de un re­par­ti­mien­to de re­cur­sos, em­pe­zan­do por los pues­tos de tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.