Cris­ta­li­na, como si bro­ta­ra del ma­nan­tial

El ca­ño trans­pa­ren­te y abier­to de­ja a la vis­ta un nue­vo efec­to de re­mo­lino

La Vanguardia - Dinero - - CASAS / TENDENCIAS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Jo­sep Pla ex­pli­ca en El qua

dern gris que en el ve­rano de 1918 co­rría por el pue­blo un ru­mor sen­sa­cio­nal: “El mé­di­co don Francisco Martí es­tá ab­so­lu­ta­men­te de­ci­di­do a po­ner en su ca­sa un cuar­to de ba­ño”. Al­go to­tal­men­te ex­cep­cio­nal en la épo­ca. Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX en mu­chas ca­sas se si­guió sin dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia al he­cho de no du­char­se o la­var­se a dia­rio. El mo­ti­vo: la au­sen­cia de agua co­rrien­te. Du­ran­te si­glos la gen­te se apro­vi­sio­nó de agua en las fuen­tes pú­bli­cas. O en al­ji­bes y po­zos do­més­ti­cos si­tua­dos en los pa­tios in­te­rio­res de las vi­vien­das.

No ha­ce tan­to tiem­po que el con­jun­to de Es­pa­ña dis­po­ne de agua co­rrien­te. El agua de gri­fo co­men­zó a ins­tau­rar­se de for­ma ma­yo­ri­ta­ria a par­tir de 1950. Y mien­tras en mu­chas zo­nas ru­ra­les en los años 70 to­da­vía ca­re­cían de ello, en las gran­des ciu­da­des se in­tro­du­cía el ge­nial in­ven­to del gri­fo mo­no­man­do: Con un li­ge­ro mo­vi­mien­to de la mano se ac­cio­na la pa­lan­ca, flu­ye el agua, y cau­dal y tem­pe­ra­tu­ra que­dan re­gu­la­dos.

El di­se­ño in­dus­trial de gri­fe­rías se re­mon­ta a los ini­cios de las co­rrien­tes hi­gie­nis­tas en el pa­so del si­glo XIX al XX. La gran di­fe­ren­cia es que si en­ton­ces los aca­ba­dos en la­tón, co­bre o cro­mo y los ele­men­tos de por­ce­la­na da­ban cuer­po y pre­sen­cia a las gri­fe­rías, hoy una de las ten­den­cias en di­se­ño es la des­ma­te­ria­li­za­ción, en aras a dar pro­ta­go­nis­mo al agua. Es el ca­so del no­ve­do­so mez­cla­dor mo­no­man­do Axor Starck V.

En el si­glo XXI, con mu­chos avan­ces ya con­so­li­da­dos, los nuevos gri­fos se re­crean en los as­pec­tos más sim­bó­li­cos del agua. Su esen­cia como fuen­te de vida y lí­qui­do ele­men­tal. Re­cu­pe­ran esa ima­gen del agua cris­ta­li­na, pura del ma­nan­tial. Aun­que nos lle­gue a tra­vés de ki­ló­me­tros de tu­be­rías y fil­tra­da por de­pu­ra­do­ras.

Du­ran­te los úl­ti­mos años el sec­tor del ba­ño in­ves­ti­ga el desa­rro­llo de me­ca­nis­mos que vier­tan el agua en la pi­la de ca­sa o la du­cha en for­ma de cas­ca­da, llu­via o cho­rro, lo más es­pon­tá­nea po­si­ble, como si bro­ta­ra de la na­tu­ra­le­za.

VÓR­TI­CE DE AGUA

La úl­ti­ma no­ve­dad es el agua que flu­ye del gri­fo con re­mo­li­nos. Lo ha he­cho reali­dad la mar­ca Axor, per­te­ne­cien­te a la cen­te­na­ria em­pre­sa de ba­ño ale­ma­na Hans­grohe, en co­la­bo­ra­ción con el di­se­ña­dor fran­cés Phi­lip­pe Starck. “El fe­nó­meno del vór­ti­ce es un asun­to que ha ocu­pa­do a mi pa­dre Klaus Grohe du­ran­te mu­chos años”, –ex­pli­ca Phi­lip­pe Grohe, di­rec­tor de Axor y nie­to de Hans Grohe, fun­da­dor de la em­pre­sa en 1901–. “La idea del re­mo­lino como for­ma de dar vi­si­bi­li­dad y pro­ta­go­nis­mo al agua fue el pun­to de par­ti­da que im­pul­só su crea­ción”. Pa­ra dar for­ma al pro­yec­to con­fia­ron en Starck, quien ya ha di­se­ña­do pa­ra la fir­ma me­dia do­ce­na de gri­fe­rías. No obs­tan­te, la em­pre­sa se­ña­la que “el éxi­to no de­pen­día só­lo de la crea­ti­vi­dad y de­ter­mi­na­ción, sino tam­bién de los co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos y la ex­pe­rien­cia de más de un si­glo en la ges­tión del agua”. Se­gún Starck, el re­sul­ta­do “es un gri­fo que re­pre­sen­ta el mi­ni­ma­lis­mo: trans­pa­ren­te y por­ta­dor de un mi­la­gro, el re­mo­lino”.

AL LA­VA­VA­JI­LLAS

Con su di­ná­mi­co cho­rro per­si­gue fu­sio­nar emo­ción y fun­ción en el la­va­bo, trans­for­man­do el agua en un re­cur­so va­lio­so más allá de lo ele­men­tal. La trans­pa­ren­cia de la pie­za la ha­ce li­ge­ra, pa­ra que el cuer­po de la gri­fe­ría se fun­da con el en­torno has­ta ca­si des­apa­re­cer. Ade­más, el ca­ño abier­to fo­ca­li­za el pro­ta­go­nis­mo en el agua. A fin de mi­ni­mi­zar las sal­pi­ca­du­ras, el cho­rro se pue­de ajus­tar. El ca­ño es gi­ra­to­rio pa­ra una me­jor vi­sión del re­mo­lino. Y abun­da en cues­tio­nes de sos­te­ni­bi­li­dad: se fa­bri­ca con vi­drio, por ser un ma­te­rial or­gá­ni­co, y pro­cu­ra un cau­dal de cua­tro li­tros por mi­nu­to que con­tri­bu­ye al aho­rro de agua. Otra apor­ta­ción es que el ca­ño de vi­drio es ex­tra­íble (en­ca­ja en tres ba­ses dis­tin­tas) y pue­de ir al la­va­va­ji­llas.

El gri­fo con el ca­ño fa­bri­ca­do con vi­drio quie­re ser ca­si in­vi­si­ble El agua de gri­fo co­men­zó a ins­ta­lar­se en Es­pa­ña a par­tir de 1950

La no­ve­do­sa gri­fe­ría Axor Starck V, de la cen­te­na­ria em­pre­sa de ba­ño ale­ma­na Hans­grohe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.