Así se­rá el tra­ba­jo del fu­tu­ro en las em­pre­sas

Se con­so­li­da un mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial sin car­gos in­ter­me­dios

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Cy­ber­click, el gru­po li­de­ra­do por David To­más, for­ma­do por cin­co em­pre­sas con 40 tra­ba­ja­do­res a su car­go, fue ele­gi­do best work­pla­ce to work 2014 en la ca­te­go­ría de em­pre­sas es­pa­ño­las de 25 a 49 tra­ba­ja­do­res. Su or­ga­ni­za­ción en cé­lu­las, sin cua­dros in­ter­me­dios, con li­ber­tad pa­ra ele­gir ho­ra­rios y va­ca­cio­nes, en la que la re­tri­bu­ción se dis­tri­bu­ye en­tre un sa­la­rio fi­jo y una can­ti­dad adi­cio­nal se­gún re­sul­ta­dos –ob­te­ni­da a tra­vés del re­par­to equi­ta­ti­vo de los be­ne­fi­cios que pro­du­ce la em­pre­sa–, y don­de el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sión es co­la­bo­ra­ti­vo, es la me­jor prue­ba de que se pue­de al­can­zar el éxi­to eco­nó­mi­co a tra­vés de for­mas de ges­tión y de dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo muy dis­tin­tas de aque­llas a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

Es un con­cep­to nue­vo de or­ga­ni­za­ción, que co­mien­za a ser ha­bi­tual en em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas y que, como ex­pli­ca Yo­lan­da Tri­vi­ño, so­cia-di­rec­to­ra de Axios y de la pla­ta­for­ma Val­ki­ria Hub Spa­ce, “par­te de un ti­po de li­de­raz­go que pri­vi­le­gia las soft

skills, y las apli­ca a en­tor­nos em- pre­sa­ria­les mu­cho más horizontales. Se tra­ta de com­pa­ñías que eli­mi­nan el con­cep­to je­rár­qui­co de la em­pre­sa, dan­do la mis­ma im­por­tan­cia a to­dos los ni­ve­les a la ho­ra de ge­ne­rar ideas o de to­mar de­ci­sio­nes. Pro­mue­ven un li­de­raz­go mu­cho más in­clu­si­vo y trans­for­ma­cio­nal, que se aso­cia a una for­ma de ges­tio­nar y de li­de­rar in­he­ren­te a las mu­je­res”.

El cam­bio es­truc­tu­ral es no­ta­ble, ya que es­te ti­po de fir­mas tien­den a con­tar con só­lo dos es­tra­tos, la al­ta di­rec­ción y el res­to de la com­pa­ñía. Los má­na­gers se ocu­pan de la to­ma de de­ci­sio­nes en úl­ti­ma ins­tan­cia, “pe­ro los de­más tra­ba­ja­do­res se si­túan al mis­mo ni­vel, de mo­do que cual­quie­ra pue­de apor­tar va­lor”. Los efec­tos de es­ta nue­va es­truc­tu­ra se de­jan sen­tir es­pe­cial­men­te en­tre los cua­dros in­ter­me­dios, que tien­den a des­apa­re­cer ya que se con­vier­ten en su­per­fluos. Es­tos rea­li­za­ban una ta­rea de or­ga­ni­za­ción, li­de­raz­go in­terno y con­trol que se con­vier­te en irre­le­van­te en es­tas nue­vas em­pre­sas, da­da su fi­lo­so­fía. In­clu­so en as­pec­tos como la eva­lua­ción del ren­di­mien­to, don­de los cua­dros in­ter­me­dios eran de­ci­si­vos tam­po­co son ya ne­ce­sa­rios. Como cuen­ta Tri­vi­ño, “sue­len uti­li­zar­se mé­to­dos 360 de eva­lua­ción don­de el equi­po va­lo­ra el ren­di­mien­to in­di­vi­dual, pe­ro en los que ca­da uno tie­ne to­tal li­ber­tad pa­ra ha­blar acer­ca de sus com­pa­ñe­ros, de los em­plea­do­res y de la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal. Se tra­ta de apo­yar un li­de­raz­go in­clu­si­vo que les ha­ga for­mar par­te de la em­pre­sa en to­dos los sen­ti­dos”.

TRANS­VER­SA­LI­DAD Es­tas me­to­do­lo­gías se apo­yan en una in­ter­re­la­ción fre­cuen­te en­tre per­so­nas y áreas en la que la trans­ver­sa­li­dad es clave. “Cuan­do se tie­ne que idear la so­lu­ción a un pro­ble­ma me­cá­ni­co, la ma­yo­ría de las fir­mas co­lo­can al fren­te a un equi­po de in­ge­nie­ros. Aquí no, por­que jun­to con ellos apa­re­ce al­gún di­se­ña­dor o al­guien del de­par­ta­men­to crea­ti­vo, que son quie­nes sa­ben có­mo pue­de en­ca­jar el pro­duc­to en el mer­ca­do y qué es ne­ce­sa­rio pa­ra que fun­cio­ne en ese sen­ti­do. Se op­ta por mez­clar el know how de dis­tin­tas per­so­nas en to­dos los pro­ce­sos por­que se en­tien­de que es im­pres­cin­di­ble unir dis­tin­tos ro­les y per­fi­les pa­ra apor­tar va­lor real a la fir­ma”.

Es­tas téc­ni­cas de ges­tión pro­vie­nen de las start-up es­ta­dou­ni­den­ses, cu­yo mo­de­lo es­tá sien­do tras­la­da­do a fir­mas de ma­yo­res di­men­sio­nes. “Las mul­ti­na­cio­na­les han vis­to que los mé­to­dos que se uti­li­zan en las start-up ofre­cen unos ra­tios de pro­duc­ti­vi­dad mu­cho más al­tos, y los es­tán adap­tan­do a sus com­pa­ñías”.

Con­sul­to­res como Ja­cob Mor­gan, au­tor de The fu­tu­re of work, han si­do de­ci­si­vos pa­ra di­fun­dir es­tas nue­vas or­ga­ni­za­cio­nes, to­tal­men­te adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des de un tiem­po que, ase­gu­ra, nos brin­da mu­cha ma­yor au­to­no­mía que en el pa­sa­do. Mor­gan cree que el con­cep­to clave en el si­glo XXI es la elec­ción: có­mo tra­ba­ja­mos,

Las com­pa­ñías eli­mi­nan la je­rar­quía y va­lo­ran a to­dos los em­plea­dos a la ho­ra de ge­ne­rar ideas Em­pre­sas como So­de­xo, Pep­sico o Man­po­wer ya apli­can es­tas nue­vas téc­ni­cas de tra­ba­jo

dón­de, con quié­nes, el tiem­po que le de­di­ca­mos y el di­ne­ro que que­re­mos ga­nar son ele­men­tos so­bre los que de­be­mos de­ci­dir por no­so­tros mis­mos. La tec­no­lo­gía con la que que­re­mos desa­rro­llar­nos, nues­tras me­tas, y la tra­yec­to­ria de nues­tra ca­rre­ra es al­go que de­be es­tar en nues­tras ma­nos, por lo que es na­tu­ral que si una com­pa­ñía quie­re te­ner a las men­tes más bri­llan­tes y más com­pro­me­ti­das, ofrez­ca una es­truc­tu­ra que pue­da co­bi­jar­les.

“Una fir­ma que quie­ra ser exi­to­sa tie­ne que sa­ber ges­tio­nar es­te nue­vo en­torno, y de­be apor­tar una vi­sión ho­lís­ti­ca y mu­cho más acor­de con los cam­bios de va­lo­res glo­ba­les. La apli­ca­ción de ha­bi­li­da­des ges­to­ras que pro­vie­nen de la men­te fe­me­ni­na pue­den ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te úti­les a la ho­ra de reorien­tar las trans­for­ma­cio­nes que es­ta­mos vi­vien­do”, ex­pli­ca Tri­vi­ño. “No se tra­ta só­lo de un ti­po de or­ga­ni­za­ción que pue­da fun­cio­nar en pe­que­ñas em­pre­sas. Com­pa­ñías como So­de­xo, Pep­sico, Man­po­wer, en­tre otras, es­tán apli­can­do ya es­tas soft

skills, y hay gran­des ban­cos que es­tán com­pro­me­ti­dos en fa­ci­li­tar de for­ma po­ten­te la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los em­plea­dos en la to­ma de de­ci­sio­nes in­ter­nas”.

Los tra­ba­ja­do­res de Cy­ber­click con el pre­mio al me­jor lu­gar pa­ra tra­ba­jar de 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.