Al­gu­nos mi­tos so­bre la re­su­rrec­ción del país

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Na­die du­da de la ra­pi­dez y efi­ca­cia con que Is­lan­dia ha lo­gra­do re­cu­pe­rar­se de la gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra que su­frió a fi­na­les del 2008, la peor de su his­to­ria des­de que se in­de­pen­di­zó de Di­na­mar­ca en 1944. Sin em­bar­go, con el re­la­to de su re­su­rrec­ción tam­bién se han pro­pa­ga­do al­gu­nos mi­tos, fo­men­ta­dos qui­zá por la pe­cu­liar si­tua­ción geo­grá­fi­ca y ge­ne­ral des­co­no­ci­mien­to de es­ta le­ja­na is­la si­tua­da en el re­mo­to Atlán­ti­co Nor­te y cu­ya len­gua ha­blan po­co más de 317.000 per­so­nas.

Una de las he­te­ro­do­xas res­pues­tas a la cri­sis de las que más se ha ha­bla­do es la de­ci­sión del Go­bierno is­lan­dés de de­jar caer a sus ban­cos. ¿Pe­ro fue és­ta una elec­ción ver­da­de­ra­men­te li­bre e in­ten­cio­na­da o fue más bien fru­to de la ne­ce­si­dad y de no dis­po­ner de otra al­ter­na­ti­va? Tho­rol­fur Matt­hias­son, pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Is­lan­dia, se in­cli­na más por es­ta se­gun­da in­ter­pre­ta­ción.

“El cálcu­lo es sen­ci­llo. Is­lan­dia nun­ca es­tu­vo en po­si­ción de res­ca­tar a sus so­bre­di­men­sio­na­dos ban­cos, cu­yo ba­lan­ce re­pre­sen­ta­ba en­tre ocho y diez ve­ces el PIB”. Ha­cer­lo ha­bría dis­pa­ra­do la deu- da so­be­ra­na has­ta el 300 o in­clu­so el 500% del PIB, des­ta­ca es­te eco­no­mis­ta, que re­cuer­da que, aun así, tan­to el Go­bierno como el Ban­co Cen­tral de Is­lan­dia in­ten­ta­ron sal­var­los an­tes de te­ner que re­sig­nar­se a la cru­da reali­dad.

Otra de las creen­cias más di­vul­ga­das tan­to den­tro como fue­ra del país es que los con­tri­bu­yen­tes is­lan­de­ses no han te­ni­do que pa­gar na­da a los aho­rra­do­res bri­tá­ni­cos y ho­lan­de­ses que ha­bían de­po­si­ta­do di­ne­ro en uno de los ban­cos fa­lli­dos, co­sa que sí han te­ni­do que ha­cer.

Si la rá­pi­da y vis­to­sa re­cu­pe­ra­ción de Is­lan­dia con­tras­ta es­pe­cial­men­te con la fal­ta de pro­gre­so re­gis­tra­do en Gre­cia, es­to no se de­be tan­to a las di­fe­ren­cias de mé­to­do, sino so­bre to­do a la dis­tin­ta si­tua­ción de la que par­tía ca­da uno de es­tos paí­ses. Es­pe­cial­men­te en lo que res­pec­ta a las fi­nan­zas pú­bli­cas.

La deu­da del Go­bierno is­lan­dés se dis­pa­ró a cau­sa del des­me­su­ra­do cre­ci­mien­to de su sec­tor ban­ca­rio y no el dé­fi­cit sis­te­má­ti­co de sus cuen­tas pú­bli­cas, cu­ya deu­da era in­sig­ni­fi­can­te an­tes de la de­ba­cle. Un pun­to de arran­que bien dis­tin­to de los pro­ble­mas cró­ni­cos de los que ado­le­ce el país he­leno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.