Re­la­tos eco­nó­mi­cos ar­gen­ti­nos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - JAU­ME GI­NÉ DA­VÍ PRO­FE­SOR DE LA FA­CUL­TAD DE DE­RE­CHO DE ESA­DE

Ar­gen­ti­na es un país cul­tu­ral­men­te cer­cano y es­pe­cial­men­te que­ri­do. Aglu­ti­na una po­bla­ción edu­ca­da, la di­men­sión, la be­lle­za, unos in­men­sos re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra ser una gran po­ten­cia eco­nó­mi­ca. A prin­ci­pios del si­glo XX, abrió sus puer­tas a los emi­gran­tes eu­ro­peos. En 1950, era la 9ª eco­no­mía mun­dial dis­fru­tan­do de la 12º ren­ta per cá­pi­ta, su­pe­rior a las de Fran­cia y Es­pa­ña. Pe­ro hoy es la 27º y su ren­ta per cá­pi­ta se si­túa en el 62º lu­gar. En pleno si­glo XXI, no aca­ba de su­bir­se al tren de la glo­ba­li­za­ción. ¿Qué ocu­rrió?

Ar­gen­ti­na es­tá mal go­ber­na­da por unas éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que mal­ba­ra­tan las gran­des po­ten­cia­li­da­des del país. Los su­ce­si­vos gol­pes mi­li­ta­res (1943, 1955, 1962 y 1976) afec­ta­ron a la gran vi­ta­li­dad de la so­cie­dad ar­gen­ti­na. Y los pos­te­rio­res go­bier­nos ci­vi­les hi­cie­ron po­co pa­ra me­jo­rar la go­ber­na­bi­li­dad del país. Tam­po­co lo lo­gró la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fernández Kirch­ner, re­ele­gi­da con el 54% de los vo­tos en el 2011.

El pe­ro­nis­mo con­di­cio­nó la evo­lu­ción po­lí­ti­ca y so­cial del país. Im­pul­só un mo­de­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pro­te­gi­do que frenó la com­pe­ten­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad de los sec­to­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les, muy de­pen­dien­tes de las ayu­das y sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les. El in­for­me so­bre com­pe­ti­ti­vi­dad del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos si­túa el país en un re­za­ga­do 104º lu­gar.

El re­sul­ta­do: la eco­no­mía ar­gen­ti­na, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre hoy en paí­ses como Chile y Co­lom­bia, si­gue muy ce­rra­da al ex­te­rior. Y con­tro­la­da por un apa­ra­to es­ta­tal que re­tro­ali­men­ta el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co y so­cial, in­clu­so el sin­di­cal. E in­ter­fie­re en las ac­ti­vi­da­des pri­va­das, acre­cien­ta la co­rrup­ción y una in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que re­trae a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros. El con­flic­to con de Rep­sol es una mues­tra. El país ocu­pa el 124º lu­gar en el Doing Bu­si­ness 2015 del Ban­co Mun­dial. Y el 107º lu­gar en el ín­di­ce de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal.

Lle­va­ba dos dé­ca­das sin vi­si­tar Bue­nos Ai­res. Me pa­re­ció una ciu­dad es­tan­ca­da. Se en­cuen­tra a fal­tar más con­fian­za en el fu­tu­ro. Con­ver­sar con los ar­gen­ti­nos es es­ti­mu­lan­te. Re­ci­bes un ex­ten­so, apa­sio­nan­te y de­ta­lla­do dis­cur­so que ra­dio­gra­fía el pal­pi­tar del país. Cri­ti­can al Go­bierno pe­ro desean, so­bre to­do los más des­pro­te­gi­dos, se­guir re­ci­bien­do sub­si­dios. Y, al mis­mo tiem­po, cre­ce la eco­no­mía in­for­mal. La reali­dad es to­zu­da. Exis­ten unas ba­ses po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, pe­ro tam­bién un mar­co sociológico, que ayu­dan po­co a que las co­sas cam­bien. Y las de­sigual­da­des te­rri­to­ria­les y so­cia­les se acre­cien­tan.

El 25 de oc­tu­bre se ce­le­bra­rán elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, go­ber­na­do­res, al­cal­des y le­gis­la­do­res. Fi­na­li­za­rá la eta­pa Kirch­ner. Ha­brá otra opor­tu­ni­dad pa­ra nuevos li­de­raz­gos. Pe­ro no se di­vi­sa una cla­ra al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca. Los can­di­da­tos afir­man que­rer aca- bar con el po­pu­lis­mo y el pro­tec­cio­nis­mo. Ya se ve­rá que ha­rán una vez ins­ta­la­dos en la Ca­sa Ro­sa­da. Pe­ro la via­bi­li­dad del sis­te­ma ac­tual pa­re­ce ago­tar­se y las cla­ses me­dias ur­ba­nas se mues­tran más rea­cias al pe­ro­nis­mo.

Mi vi­si­ta coin­ci­dió con la vio­len­ta muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man que in­ves­ti­ga­ba a la pre­si­den­ta por un po­si­ble en­cu­bri­mien­to de una in­ter­ven­ción ira­ní en el aten­ta­do te­rro­ris­ta con­tra la Aso­cia­ción Mu­tual Is­rae­li­ta Ar­gen­ti­na acae­ci­do en 1994. Otro he­cho que en­ve­ne­na la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na y en­som­bre­ce la cre­di­bi­li­dad y la ima­gen ex­te­rior del país. El cli­ma po­lí­ti­co y so­cial es­tá en­ra­re­ci­do. Los sin­di­ca­tos or­ga­ni­za­ron el pa­sa­do 30 de mar­zo una huel­ga ge­ne­ral que prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­zó el país.

Ar­gen­ti­na afron­ta cí­cli­ca­men­te cri­sis fi­nan­cie­ras y la ne­ce­si­dad de re­es­truc­tu­rar su deu­da ex­te­rior. Su­peró su úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca en el 2011, gra­cias a la subida de los pre­cios de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos y ali­men­ti­cios pro­vo­ca­da por la gran de­man­da asiá­ti­ca, prin­ci­pal­men­te china. Pe­ro cuan­do lle­gan los años de bo­nan­za no se rea­li­zan las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pen­dien­tes.

UNA ECO­NO­MÍA EN DE­CRE­CI­MIEN­TO

En el 2014, tras fre­nar­se la de­man­da mun­dial, la eco­no­mía vol­vió a de­cre­cer por enési­ma vez, se dis­pa­ró la in­fla­ción, los dé­fi­cits co­mer­cial y pre­su­pues­ta­rio y las fu­gas de ca­pi­ta­les. Las re­ser­vas de di­vi­sas ba­ja­ron has­ta los 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res. El Go­bierno su­fre pa­ra afron­tar la ele­va­da deu­da ex­te­rior y es­ta­ble­ció rígidas me­di­das de con­trol de cam­bios y de las im­por­ta­cio­nes. Pe­ro, en pleno cen­tro de Bue­nos Ai­res, los vo­ce­ros ofre­cían cam­biar dó­la­res y eu­ros por pe­sos ar­gen­ti­nos por un va­lor su­pe­rior al 50% del ti­po de cam­bio ofi­cial. La gen­te fre­na el con­su­mo y aho­rra si pue­de en dó­la­res aun­que los ban­cos ofrez­can unos al­tos in­tere­ses por los de­pó­si­tos.

Pe­ro más que ha­cer re­for­mas es­truc­tu­ra­les, el Go­bierno pa­re­ce es­pe­rar al­gún gol­pe de suer­te. En el 2010, se des­cu­brie­ron a 1.200 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal los in­men­sos ya­ci­mien­tos de Va­ca Muer­ta, que di­cen co­bi­jar las se­gun­das re­ser­vas mun­dia­les de gas de es­quis­to y las cuar­tas re­ser­vas mun­dia­les de pe­tró­leo. La pre­si­den­ta afir­mó en sep­tiem­bre que Ar­gen­ti­na se­ría la nue­va Ara­bia Sau­dí. Ma­la com­pa­ra­ción. Pe­ro pa­ra su ex­plo­ta­ción pre­ci­sa unos fon­dos y unas in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras que di­fí­cil­men­te lle­ga­rán de Oc­ci­den­te.

Cris­ti­na Kirch­ner bus­ca al­ter­na­ti­vas en Asia. Vo­ló el 4 de fe­bre­ro a Pe­kín pa­ra fir­mar con Xi Xin­ping va­rios acuer­dos de coope­ra­ción bi­la­te­ral en los ám­bi­tos ener­gé­ti­cos, nu­clear, in­fra­es­truc­tu­ras y co­mu­ni­ca­cio­nes. China apor­ta­rá fon­dos y tec­no­lo­gía. Des­ta­ca la cons­truc­ción de dos reac­to­res nu­clea­res. Tam­bién la co­la­bo­ra­ción en­tre las pe­tro­le­ras YPF y Si­no­pec en Va­ca Muer­ta.

China es, tras Bra­sil, el se­gun­do so­cio co­mer­cial de Ar­gen­ti­na y su prin­ci­pal acree­dor. Los acuer­dos fue­ron cri­ti­ca­dos por la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na que con­si­de­ra que la pre­si­den­ta hi­zo de­ma­sia­das con­ce­sio­nes co­mer­cia­les a las em­pre­sas chi­nas sin ase­gu­rar una re­ci­pro­ci­dad pa­ra las ar­gen­ti­nas en China. Aque­llas po­drán in­clu­so in­ver­tir en pro­yec­tos me­dian­te ad­ju­di­ca­cio­nes di­rec­tas y exac­cio­nes fis­ca­les que li­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res ar­gen­ti­nos. Y se fa­ci­li­ta que ven­gan téc­ni­cos y obre­ros chi­nos. Ya se bro­mea so­bre si el país aca­ba­rá de­no­mi­nán­do­se Ar­gen­chi­na.

La eco­no­mía si­gue muy ce­rra­da al ex­te­rior y es con­tro­la­da por un apa­ra­to es­ta­tal que re­tro­ali­men­ta el clien­te­lis­mo” Ar­gen­ti­na es­tá es­tre­chan­do re­la­cio­nes con China has­ta tal pun­to que ya se bro­mea so­bre si el país aca­ba­rá lla­mán­do­se ‘Ar­gen­chi­na’”

DANIEL VI­DES / AFP

La pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fernández, des­cu­bre el nue­vo bi­lle­te de 100 pe­sos la se­ma­na pa­sa­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.