La ban­ca apren­de en la es­cue­la del 0%

El gran pro­ble­ma pa­ra las en­ti­da­des es­tá en los me­no­res már­ge­nes

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - EDUAR­DO MA­GA­LLÓN

El iné­di­to es­ce­na­rio de ti­pos ce­ro de­ja a la ban­ca só­lo dos po­si­bles es­ce­na­rios de fu­tu­ro pa­ra me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad del sec­tor: o ga­nan ta­ma­ño me­dian­te una nue­va ron­da de fu­sio­nes o con­ce­dien­do más cré­di­to y ven­dien­do más pro­duc­tos con co­mi­sión o se re­du­cen los gas­tos. La pau­la­ti­na sa­li­da de la cri­sis más gra­ve que ha aso­la­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en Es­pa­ña es­tá le­jos de ser un ca­mino plá­ci­do.

“Los ti­pos ba­jos com­pli­can a la ban­ca su ob­je­ti­vo de me­jo­rar la ren­ta­bi­li­dad”, di­ce el ana­lis­ta de ban­cos de Fitch, Er­win van Lü­mich, Un ban­que­ro de una en­ti­dad me­dia­na ex­pli­ca que “con el es­tre­cha­mien­to de los már­ge­nes aho­ra de­bes pe­da­lear más pa­ra lle­gar al mis­mo si­tio”. El ob­je­ti­vo que mar­có el vier­nes la pa­tro­nal ban­ca­ria AEB es au­men­tar en 10 años las ren­ta­bi­li­dad del sec­tor al 10% des­de el 5,73% ac­tual.

Los ti­pos pró­xi­mos a ce­ro son con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) de com­prar deu­da pú­bli­ca y pri­va­da de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, con lo que al ha­ber tan­to di­ne­ro en cir­cu­la­ción se re­du­ce el cos­te de fi­nan­cia­ción, hun­dien­do los ti­pos de in­te­rés has­ta ni­ve­les pró­xi­mos a ce­ro. Al mis­mo tiem­po, el di­ne­ro que pres­ta el BCE, el or­ga­nis­mo que pre­si­de Ma­rio Drag­hi lo fa­ci­li­ta a las en­ti­da­des tam­bién a ti­po ca­si ce­ro des­de ha­ce me­ses.

Es­ta cir­cuns­tan­cia im­pac­ta di­rec­ta­men­te en el ne­go­cio de la ban­ca y en su ren­ta­bi­li­dad. Por el la­do de los in­gre­sos, al ser más ba­ra­tos los ti­pos de in­te­rés los ban­cos ob­tie­nen me­nos eu­ros de las cuo­tas que pa­gan sus clien­tes por los cré­di­tos. Y por el la­do de los gas­tos, esos mis­mos ban­cos de­ben pa­gar me­nos a esos mis­mos clien­tes por los de­pó­si­tos. Por lo tan­to, como ex­pli­ca el di­rec­tor co­mer­cial de una de las gran­des en­ti­da­des españoles la clave de fu­tu­ro es­ta­rá en po­der apli­car un di­fe­ren­cial lo su­fi­cien­te­men­te al­to por los nuevos cré­di­tos que con­ce­da pa­ra que sea ren­ta­ble. El pro­ble­ma es que al ha­ber una baja de­man­da de cré­di­to sol­ven­te, la com­pe­ten­cia por esos clien­tes bue­nos se­rá fe­roz, lo que pre­sio­na­rá a la baja los di­fe­ren­cia­les per­ju­di­can­do la ren­ta­bi­li­dad. Es al­go pa­re­ci­do a lo que ya se ha vis­to en los úl­ti­mos me­ses con las hi­po­te­cas, don­de se ha pro­du­ci­do una mo­de­ra­ción en los di­fe­ren­cia­les en las hi­po­te­cas des­de el 2,6% de ha­ce un año has­ta en­tor­nos del 2,1, se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Hi­po­te­ca­ria Es­pa­ño­la (AHE) pa­ra los me­jo­res clien­tes. “No hay gue­rra hi­po­te­ca­ria en ab­so­lu­to sino que el mer­ca­do es más es­ta­ble y hay una reasig­na­ción de már­ge­nes por una nue­va es­tra­te­gia de la ban­ca más com­pe­ti­ti­va”, di­ce Santos González, pre­si­den­te de la AHE.

La al­ter­na­ti­va que uti­li­zan las en­ti­da­des en es­te en­torno de ti­pos ba­jos pa­ra au­men­tar la ren­ta­bi­li­dad es que, una vez que tie­nen cap­ta­do al clien­te fun­da­men­tal­men­te con la hi­po­te­ca, lo vin­cu­lan con la ven­ta de otros pro­duc­tos mu­cho más ren­ta­bles pa­ra la en­ti­dad. Fuen­tes de un ban­co del Ibex ex­pli­can que lo que es más be­ne­fi­cio­so son los fon­dos de in­ver­sión y los pla­nes de pen­sio­nes por­que se co­bran co­mi­sio­nes a los clien­tes.

Los ti­pos cer­ca­nos a ce­ro tie­nen otro efec­to muy ne­ga­ti­vo so­bre las cuen­tas de re­sul­ta­dos de los ban­cos por la ca­si des­apa­ri­ción de la ac­ti­vi- dad co­no­ci­da como carry tra­de que con­sis­te en que los ban­cos to­ma­ban pres­ta­do in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro del BCE a ti­pos muy ba­jos y lo co­lo­ca­ban en deu­da pú­bli­ca que ofre­cía un in­te­rés muy al­to. So­lo el año pa­sa­do, pa­ra al­gu­nas en­ti­da­des un ter­cio de los be­ne­fi­cios pro­ce­dían de esa ac­ti­vi­dad.

Y hay una ter­ce­ra gran con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va por el la­do de los in­gre­sos que es que al­gu­nas en­ti­da­des han per­di­do el ne­go­cio de dar cré­di­tos a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pues la ma­yo­ría de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos ha pa­sa­do a ser fi­nan­cia­da di­rec­ta­men­te por el Es­ta- do a tra­vés del FLA (Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co) u otros me­ca­nis­mos.

Por lo tan­to, pa­ra au­men­tar los in­gre­sos bru­tos, los ban­cos bus­can ven­der a sus clien­tes pro­duc­tos con co­mi­sión (como fon­dos o pla­nes) y au­men­tar el vo­lu­men de ne­go­cio (fir­man­do más cré­di­tos a em­pre­sas y par­ti­cu­la­res).

De la­do de los gas­tos, la al­ter­na­ti­va pa­sa por re­du­cir los cos­tes. Pa­ra con­se­guir esa me­jo­ra de los cos­tes só­lo se pue­de ha­cer de dos ma­ne­ras: ajus­tan­do es­truc­tu­ra o ga­nan­do ta­ma­ño con fu­sio­nes. La fu­sión de dos en­ti­da­des per­mi­te au­men­tar la ba­se de clien­tes (más in­gre­sos) y se con­si­guen si­ner­gias de cos­tes (me­nos gas­tos). Pe­ro más que fu­sio­nes en­tre los seis gran­des (San­tan­der, BBVA, Cai­xaBank, Ban­kia, Sa­ba­dell y Po­pu­lar), fuen­tes ban­ca­rias ven más fac­ti­ble que es­tos gran­des op­ten por ab­sor­ber el res­to de en­ti­da­des me­dia­nas o se lan­cen al ex­te­rior.

El pro­fe­sor de Esa­de, Je­sus Pa­lau, sí que cree que la ac­tual si­tua­ción ge­ne­ra­rá fu­sio­nes pe­ro no pa­ra ga­nar más es­ca­la sino por­que los ban­cos quie­ren con­ver­tir­se en en­ti­da­des sis­té­mi­cas pa­ra que los Es­ta­dos no las pue­dan de­jar caer. Er­win van Lü­mich cree que “qui­zá en un en­torno de baja ren­ta­bi­li­dad no se­ría ex­tra­ño que las en­ti­da­des con un ta­ma­ño pe­que­ño pue­dan par­ti­ci­par en al­gu­na ope­ra­ción de fu­sión si bien no ve­mos nin­gu­na in­mi­nen­te”.

Lo úni­co se­gu­ro es que el ne­go­cio ban­ca­rio tie­ne mu­cho más ries­go que en el pa­sa­do. “Cuan­do los in­gre­sos y már­ge­nes son muy ajus­ta­dos, como en es­te mo­men­to, hay muy po­co es­pa­cio pa­ra el error”, di­jo es­ta se­ma­na el con­se­je­ro de­le­ga­do de Cai­xaBank, Gon­za­lo Gor­tá­zar, en un con­fe­ren­cia en Ma­drid so­bre el fu­tu­ro de la ban­ca en el en­torno de ti­pos ce­ro.

Pa­ra Er­win van Lü­mich, de Fitch, “qui­zá más que la ren­ta­bi­li­dad los más re­le­van­te pa­ra el sec­tor es la me­jo­ra de la ca­li­dad de los ac­ti­vos y esa va a me­jo­rar de la mano de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”. Des­pués de ca­si sie­te años de cri­sis, el sec­tor de la ban­ca, le­jos de re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad, se ha en­fren­ta­do a un fe­nó­meno inau­di­to que se pro­lon­ga­rá du­ran­te tiem­po.

Los in­tere­ses ba­jos re­du­cen los in­gre­sos de la ban­ca, im­pi­den el ne­go­cio de la deu­da pú­bli­ca y dar prés­ta­mos las ad­mi­nis­tra­cio­nes Las fu­sio­nes per­mi­ten au­men­tar la ba­se de clien­tes (au­men­tan­do in­gre­sos) y las si­ner­gias (re­du­cien­do cos­tes)

PE­DRO MA­DUE­ÑO

BLOOM­BERG

La nue­va se­de del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en Frank­furt

Los ban­que­ros en pri­va­do re­co­no­cen que só­lo se me­jo­ra­rá la ren­ta­bi­li­dad si con­si­guen co­lo­car al­tos di­fe­ren­cia­les a los nuevos cré­di­tos y au­men­tar la ven­ta de fon­dos y pla­nes de pen­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.