Lo nue­vo y lo vie­jo

El efec­to Po­de­mos y Ciu­da­da­nos evi­den­cia un pro­fun­do cam­bio sociológico

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Al­bert Ri­ve­ra, pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, una de las nue­vas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que apa­re­cen en la ac­tua­li­dad como al­ter­na­ti­vas de po­der Como di­jo el es­cri­tor con­ser­va­dor in­glés Gil­bert K. Ches­ter­ton “ni to­do lo nue­vo es bueno ni to­do lo vie­jo es ma­lo”. Es­to que no de­ja de ser una ver­dad de Pe­ro­gru­llo vuel­ve a ser re­cor­da­do un si­glo des­pués, cuan­do los oráculos del cam­bio sin freno in­ten­tan ha­cer ta­bla ra­sa de to­do el pa­sa­do. Se­gún co­men­tan los so­ció­lo­gos más pres­ti­gio­sos, exis­te una so­bre­va­lo­ra­ción de to­do lo que sue­na a no­ve­dad y una pe­na­li­za­ción ex­ce­si­va de to­do lo que re­cuer­de a tra­di­cio­nal.

Es­to ex­pli­ca­ría en bue­na me­di­da los cam­bios ra­di­ca­les que se es­tán pro­du­cien­do no­só­lo en la po­lí­ti­ca, sino tam­bién en las em­pre­sas o en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Laex­pli­ca­ción po­dría es­tar en que los cam­bios que se han pro­du­ci­do en es­te ini­cio de si­glo y de mi­le­nio es­tán sien­do tan bru­ta­les que el re­cien­te pa­sa­do es­tá que­dan­do se­pul­ta­do sin mi­ra­mien­tos. La ex­pe­rien­cia en lu­gar de ser un gra­do, co­mo­di­ceel­re­frán, se ha con­ver­ti­do en una ré­mo­ra. Tal vez por­que­los jó­ve­nes con­si­de­ren que los ma­yo­res que “go­zan de ex­pe­rien­cia”, no es­tán ubi­ca­dos en el día a día y, por tan­to, no tie­nen na­da que apor­tar.

Ca­da vez se exi­ge con más in­sis­ten­cia un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal en­to­dos los ám­bi­tos de­la vida; des­de el po­lí­ti­co al em­pre- sa­rial, pa­san­do por el aca­dé­mi­co o me­diá­ti­co. De la mis­ma ma­ne­ra que la ge­ne­ra­ción del ma­yo del 68 se ha­bía con­ver­ti­do en una ge­ne­ra­ción ta­pón, al lla­ma­do “Ré­gi­men del 78” hay que sus­ti­tuir­lo por las bue­nas o por las ma­las.

Só­lo así se ex­pli­ca que­dos­par­ti­dos que aca­ban de na­cer en la po­lí­ti­ca na­cio­nal co­moCiu­da­da­nos­de Al­bert Ri­ve­ra o Po­de­mos de Pablo Igle­sias apa­rez­can en la ac­tua­li­dad como al­ter­na­ti­vas de po­der. Nin­guno de los dos tie­ne nin­gu­na ex­pe­rien­cia de Go­bierno, ni de or­ga­ni­za­ción, ni pro­yec­to po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co de­fi­ni­do. Apa­re­cen an­te la opi­nión pú­bli­ca como unas or­ga­ni­za­cio­nes que se re­be­lan con­tra el po­der es­ta­ble­ci­do más que como una al­ter­na­ti­va ra­zo­na­ble a un cam­bio via­ble y tran­qui­lo. A pe­sar de ello, to­dos los son­deos de opi­nión an­ti­ci­pan el fi­nal del bi­par­ti­dis­mo y la apa­ri­ción de un te­tra par­ti­do de di­fí­cil com­bi­na­ción. En es­ta oca­sión no pa­re­ce ha­cer­se bueno, al me­nos has­ta el mo­men­to, el di­cho po­pu­lar que “más va­le lo ma­lo co­no­ci­do que lo bueno por co­no­cer”.

Sin em­bar­go, cuan­do se rasca en la su­per­fi­cie de lo que es­tá pa­san­do es fá­cil dar­se cuen­ta que la so­cie­dad es­tá apos­tan­do por un cam­bio con­tro­la­do y no por un cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio. Así em­pie­zan a va­lo­rar­lo las agen­cias de ra­ting y al­gu­nos ana­lis­tas fi­nan­cie­ros. Con­si­de­ran que el fi­nal de las ma­yo­rías ab­so­lu­tas y la apa­ri­ción de go­bier­nos de coa­li­ción en­tre el PP y Ciu­da­da­nos po­drían ace­le­rar re­for­mas que el par­ti­do con­ser­va­dor di­ri­gi­do por Ma­riano Ra­joy no ha si­do ca­paz de sa­car ade­lan­te. Y lo mis­mo ocu­rri­ría si la fuer­za más vo­ta­da fue­se el PSOE de Pablo Sán­chez, que se­ría cen­tra­do por Al­bert Ri­ve­ra. Si el ga­na­dor fue­se Po­de­mos, la fuer­za mo­de­ra­do­ra po­dría ser la de los so­cia­lis­tas, que les con­du­ci­rían ha­cia plan­tea­mien­tos más rea­lis­tas. Por tan­to, tam­bién se po­dría de­cir aque­llo de que “no hay mal que por bien no ven­ga”.

Es­ta apues­ta por lo nue­vo pa­ra sal­var el sis­te­ma ha que­da­do de ma­ni­fies­to con Fe­li­pe VI. En el úl­ti­mo año del rei­na­do de don Juan Carlos la mo­nar­quía es­ta­ba ca­da vez más cues­tio­na­da y es­ta­ba pro­vo­can­do que ga­na­ran adep­tos los de­fen­so­res de la re­pú­bli­ca. Con la lle­ga­da del jo­ven rey el cam­bio ha si­do ra­di­cal. En la ac­tua­li­dad La Co­ro­na es una de las ins­ti­tu­cio­nes más va­lo­ra­das por los ciu­da­da­nos.

Al­go si­mi­lar ha pa­sa­do en An­da­lu­cía. El PSOE, tras 33 años de go­bier­nos so­cia­lis­tas con di­ri­gen­tes que pa­re­cían ha­ber­se per­pe­tua­do en el po­der como Ma­nuel Cha­ves o Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, pa­re­cía desahu­cia­do. Sin em­bar­go, la lle­ga­da deu­na­jo­ven­di­ri­gen- te como Su­sa­na Díaz, que re­pre­sen­ta el “cam­bio den­tro de un or­den”, ha da­do la vuel­ta a la tor­ti­lla. No­se­cues­tio­nan tan­to los dis­cu­ti­bles re­sul­ta­dos del pa­sa­do co­mo­la ne­ce­si­dad de pro­ce­der a un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. Y lo mis­mo su­ce­de en el ám­bi­to na­cio­nal con Pe­dro Sán­chez, que se con­si­de­ra a sí mis­mo como un “lí­der en cons­truc­ción” y a pe­sar de ello es ca­paz de ase­gu­rar el fu­tu­ro de es­te par­ti­do me­jor que un di­ri­gen­te he­cho y de­re­cho como Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

La mis­ma­re­gla se pue­de apli­car al ám­bi­to em­pre­sa­rial. Es­pe­rar a que se mue­ra el pa­triar­ca pa­ra afron­tar los cam­bios que la en­ti­dad re­quie­re, como ha ocu­rri­do enel Ban­coSan­tan­der oe­nE­lCor­te In­glés no pa­re­ce de re­ci­bo. Ni Ana Pa­tri­cia Bo­tín ni Di­mas Gi­meno han he­cho cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios, ni han pues­to en ries­go a sus res­pec­ti­vas so­cie­da­des. Al con­tra­rio, han bus­ca­do un equi­li­brio en­tre lo tra­di­cio­nal y lo re­no­va­do que no pa­re­ce que les es­té sa­lien­do mal.

Tal vez por eso el pre­si­den­te de Rep­sol, An­to­nio Bru­fau, a sus 67 años, se ha ade­lan­ta­do a los acon­te­ci­mien­tos y apro­ve­cha­rá la jun­ta del 30 de abril pa­ra ce­der to­do su po­der eje­cu­ti­vo al con­se­je­ro de­le­ga­do, Jo­su Jon Imaz. El pues­to de Bru­fau ten­drá aho­ra un ca­rác­ter ho­no­rí­fi­co e ins­ti­tu­cio­nal y por eso se ha ba­ja­do el sueldo a la mi­tad. Una de­ci­sión que es­tá ha­cien­do de re­vul­si­vo pa­ra otras em­pre­sas del Ibex cu­yos pre­si­den­tes se han ad­he­ri­do a sus pol­tro­nas como las la­pas a la ro­ca.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.