Do­mó­ti­ca mu­cho más sen­so­rial

La au­to­ma­ti­za­ción de las vi­vien­das tie­ne por de­lan­te un lar­go re­co­rri­do

La Vanguardia - Dinero - - CASAS | TENDENCIAS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch Ico­no­gra­fía par­ti­cu­lar.

Ya no se tra­ta úni­ca­men­te de su­bir y ba­jar per­sia­nas de for­ma au­to­má­ti­ca. Sino, por ejem­plo, de dis­po­ner de un nue­vo con­cep­to de des­per­ta­dor en ca­sa. En lu­gar de una co­ne­xión que nos es­pa­bi­la con un so­ni­do abrup­to y ma­cha­cón, el nue­vo me­ca­nis­mo abre la ca­sa de­jan­do en­trar la luz del sol a rau­da­les. El mo­do más na­tu­ral y sa­lu­da­ble de des­per­tar­se: Con la luz ma­ti­nal y su ra­dia­ción azu­la­da que es­ti­mu­la la ac­ti­vi­dad, en sin­to­nía con el rit­mo cir­ca­diano. O más allá del en­cen­di­do de lám­pa­ras a par­tir de sen­so­res de pre­sen­cia, la ilu­mi­na­ción de es­pa­cios pue­de brin­dar nue­vas es­ce­nas lu­mí­ni­cas que con­ju­gan uno, dos o tres pun­tos de luz y su in­ten­si­dad en di­fe­ren­tes mo­men­tos del día.

La do­mó­ti­ca tie­ne que des­cu­brir y pro­po­ner nue­vas de­ri­va­cio­nes de sus cen­tros de in­te­rés tra­di­cio­na­les: ilu­mi­na­ción, cli­ma­ti­za­ción, se­gu­ri­dad, co­mu­ni­ca­cio­nes. La pro­gra­ma­ción en­fo­ca­da al aho­rro ener­gé­ti­co es bá­si­ca. No obs­tan­te, de­be ofre­cer otras ex­pe­rien­cias de con­fort al usua­rio. Así lo en­tien­de Sal­vi Pla­ja, di­rec­tor del equi­po de di­se­ño de Si­mon, em­pre­sa ca­ta­la­na con orí­ge­nes en Olot que aca­ba de ser ga­lar­do­na­da con un IF Pro­duct De­sign de Oro, por la nue­va colección Sen­se de sis­te­mas de con­trol mo­du­lar do­mó­ti­co. La sa­tis­fac­ción es do­ble. El pre­mio les lle­ga des­de Ale­ma­nia, país en la avan­za­di­lla de es­ta tec­no­lo­gía, con­ce­di­do ade­más por el sec­tor in­dus­trial. IN­TER­AC­CIÓN TÁC­TIL “La do­mó­ti­ca –pre­ci­sa Pla­ja– tie­ne que ver con lo que ha­ce un in­ter­fa­ce, que es el ele­men­to que in­ter­ac­túa con la per­so­na”. En la nue­va se­rie, me­dian­te vi­bra­ción, so­ni­do o luz de led, el usua­rio re­ci­be un es­tí­mu­lo de con­fir­ma­ción que la ac­ción ha si­do ac­ti­va- da, al pul­sar o des­li­zar el de­do en la bo­to­ne­ra. Y aú­na por pri­me­ra vez in­ter­ac­ción tác­til, er­go­no­mía e in­ter­ac­ción con el en­torno. Pe­ro, en con­tra de lo que se po­dría su­po­ner, evi­ta la pan­ta­lla. “Pa­re­ce­ría lo más avan­za­do –apun­ta–. Pe­ro una pan­ta­lla de mó­vil fi­ja en una pa­red no fun­cio­na, no es er­go­nó­mi­ca. No es el mis­mo ges­to que te­ner al­go en la mano”. El di­se­ño de la nue­va bo­to­ne­ra con pe­que­ñas ca­vi­da­des fa­ci­li­ta to­car don­de to­ca to­car. En reali­dad se ins­pi­ra en el in­te­rrup­tor tra­di­cio­nal y su clic. Ya no es me­cá­ni­co sino tác­til, vin­cu­la­do a las nue­vas tec­no­lo­gías, pe­ro tam­bién na­tu­ral y er­go­nó­mi­co. Y su clic, a ele­gir, mas con­tem­po­rá­neo. SE­MI­LLA IN­TE­LI­GEN­TE Tam­bién per­si­gue la sim­pli­ci­dad de uso con el desa­rro­llo de una ex­ten­sa ico­no­gra­fía de fun­cio­nes, a ele­gir en­tre 90 pic­to­gra­mas. Sol­ven­ta la con­fu­sión que pro­vo­ca un ba­te­ría de va­rios i nte­rrup­to­res li­sos. “De­pen­dien­do del ni­vel de crea­ti­vi­dad de ca­da per­so­na, es­co­ge­rá unos u otros sím­bo­los”, se­ña­la Pla­ja. Aun­que la se­rie Sen­se im­pli­ca ins­ta­lar do­mó­ti­ca, ya hay quien la de­man­da como in­te­rrup­tor tra­di­cio­nal, pues sus va­lo­res la so­bre­pa­san. Hoy por hoy, en el ám­bi­to do­més­ti­co el uso de in­te­rrup­to­res nor­ma­les si­gue sien­do muy su­pe­rior a los do­mó­ti­cos, mien­tras que en ho­te­les y ofi­ci­nas ca­da vez son más ha­bi­tua­les. El di­se­ña­dor Sal­vi Pla­ja opi­na que “la do­mó­ti­ca en la ca­sa re­na­ce­rá como una pe­que­ña se­mi­lla in­te­li­gen­te. Con un en­chu­fe in­te­li­gen­te dis­fru­ta­re­mos de una pres­ta­ción con­cre­ta. Y des­de ese pe­que­ños ele­men­to se po­drá cre­cer e ir do­mo­ti­zan­do la vi­vien­da po­co a po­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.