Co­do a co­do con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Sec­to­res como la abo­ga­cía se ven obli­ga­dos a re­ci­clar­se pa­ra aliar­se con las nue­vas tec­no­lo­gías

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

El po­der dis­rup­ti­vo de la tec­no­lo­gía no im­pli­ca só­lo la sus­ti­tu­ción de unos me­dios téc­ni­cos por otros, ni un cam­bio en los mo­de­los de ne­go­cio, sino que es­tá afec­tan­do a nu­me­ro­sos te­rre­nos que no creían ver­se mo­di­fi­ca­dos por los nuevos ins­tru­men­tos de aná­li­sis, se­lec­ción y pro­duc­ción de da­tos. Es el ca­so de la abo­ga­cía que, como otros sec­to­res, ve có­mo la irrup­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial mar­ca un an­tes y un des­pués.

La di­rec­to­ra de Tec­no­lo­gía de IBMe­nEs­pa­ña, Eli­sa Mar­tín, ase­gu­ró en unas jor­na­das ce­le­bra­das la pa­sa­da se­ma­na en Esa­de, que nue­vas má­qui­nas, como su pro­duc­to es­tre­lla, Wat­son, “ayu­da­rán a es­ca­lar co­no­ci­mien­to, ace­le­rar la ex­pe­rien­cia y da­rá ma­yor pers­pec­ti­va pa­ra to­mar de­ci­sio­nes”, pe­ro que no se li­mi­ta­rán a un pa­pel pa­si­vo, ya que ade­más de pro­ce­sar mu­cha más in­for­ma­ción que un ser hu­mano “irán apren­dien­do por sí mis­mas”.

Es­ta nue­va ges­tión del co­no­ci­mien­to se es­tá ar­ti­cu­lan­do a tra­vés de pro­ce­sos es­tan­da­ri­za­dos, que, aun pu­dien­do ope­rar só­lo en ám­bi­tos de rui­do ba­jo, per­mi­ti­rán una dis­po­ni­bi­li­dad más rá­pi­da y am­plia de los da­tos ju­rí­di­cos pre­ci­sos, lo que re­du­ci­rá el tiem­po de res­pues­ta al clien­te, ase­gu­ra Eu­ge­nia Na­va­rro, pro­fe­so­ra de Esa­de Law School, y fa­ci­li­ta­rá que los le­tra­dos, es­pe­cial­men­te los ju­nior, aho­rren al me­nos el 30% de la ho­ras de­di­ca­das a la bús­que­da de in­for­ma­ción. To­do el tra­ba­jo re­pe­ti­ti­vo y de es­ca­so va­lor aña­di­do lo aca­ba­rán rea­li­zan­do las má­qui­nas. Pa­ra Sal­va­dor del Rey, so­cio de Cua­tre­ca- sas Go­nçal­ves Pe­rei­ra, la pre­sen­cia de es­ta tec­no­lo­gía no sus­ti­tui­rá al abo­ga­do, sino que al con­tra­rio, lo ne­ce­si­ta­rá pa­ra “ser ali­men­ta­da por los me­jo­res, y los más pre­pa­ra­dos”.

La pues­ta en mar­cha de es­ta tec­no­lo­gía im­pli­ca­rá, an­te to­do, que los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les se bi­fur­quen, de mo­do que los ser­vi­cios de es­ca­so va­lor aña­di­do de­be­rán re­du­cir sus pre­cios mien­tras que los pro­fe­sio­na­les que re­suel­ven los asun­tos com­ple­jos, aque­llos que no pue­den ser es­tan­da­ri­za­dos, ve­rán có­mo au­men­tan sus mi­nu­tas.

“La abo­ga­cía vi­ve un mo­men­to dis­rup­ti­vo”, ase­gu­ra Na­va­rro, “por­que an­tes bas­ta­ba con col­gar una pla­ca y el clien­te acu­día. Hoy el abo­ga­do ne­ce­si­ta ven­der. Ha ha­bi­do pre­sio­nes en los des­pa­chos por los ni­ve­les de fac­tu­ra­ción, de mo­do que los abo­ga­dos ade­más de ser bue­nos téc­ni­cos de­bían ser ge­ne­ra­do­res de ne­go­cio, lo que ha pro­du­ci­do que mu­chos de los em­plea­dos de las gran­des fir­mas se es­pe­cia­li­za­ran en te­rre­nos muy con­cre­tos que les ha­cían com­pe­ti­ti­vos”. Con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, esa ten­den­cia au­men­ta­rá su in­ten­si­dad, de ma­ne­ra que ha­brá pro­fe­sio­na­les muy cua­li­fi­ca­dos y mu­cha mano de obra, con po­cos es­pa­cios in­ter­me­dios.

Ese es­pa­cio cen­tral, sin em­bar­go, no que­da­rá li­bre, por­que fo­men­ta­rá la lle­ga­da de nuevos ju­ga­do­res: abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos que gra­cias a sus co­no­ci­mien­tos po­drán mon­tar des­pa­chos con cos­tes me­no­res de es­truc­tu­ras que les per­mi­ti­rán ofer­tar pre­cios com­pe­ti­ti­vos, en mi­cro­es­pa­cios a los que apor­ta­rán mu­cho va­lor aña­di­do.

JAVIER BAL­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.