Y Pra­da ate­rri­zó en el pa­seo del lu­jo...

La fir­ma ita­lia­na tie­ne tien­das es­pec­ta­cu­la­res en ciu­da­des como Nue­va York o To­kio y, des­de el 2013, tam­bién en el bar­ce­lo­nés pa­seo de Grà­cia.

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Mar­ga­ri­ta Puig

Ca­da vez son más los adic­tos a Pra­da, la en­se­ña ita­lia­na del prêt-à-por­ter del lu­jo que en 2014 fac­tu­ró 3.552 mi­llo­nes de eu­ros y ob­tu­vo un be­ne­fi­cio ne­to de 451 mi­llo­nes. Con tien­das en las prin­ci­pa­les ave­ni­das del mun­do y un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro so­bre to­do en Asia y Orien­te Me­dio, la fir­ma na­ció en 1913 con la con­fec­ción de za­pa­tos y ar­tícu­los de via­je. La ex­ce­len­cia del tra­ba­jo de su fun­da­dor, Ma­rio Pra­da, pro­por­cio­nó rá­pi­da­men­te fie­les clien­tes a sus ma­le­tas de mano, su primer ob­je­to icó­ni­co.

Pe­ro co­men­za­ron a sur­gir otras mar­cas y una com­pe­ten­cia fe­roz en el sec­tor del lu­jo que exi­gía un gi­ro to­tal. El cam­bio lle­gó en 1978. Fue en­ton­ces cuan­do Miuc­cia Pra­da, nie­ta del fun­da­dor, co­gió las rien­das. Su for­ma­ción en Cien- cias Po­lí­ti­cas, la ex­pe­rien­cia que le otor­ga­ron sus cin­co años vin­cu­la­da a la in­ter­pre­ta­ción en Mi­lán y un sex­to sen­ti­do fue­ra de lo co­mún le pro­por­cio­na­ron la clave del éxi­to glo­bal. Con un bol­so de nai­lon ne­gro li­so y sen­ci­llo pe­ro de un ele­va­dí­si­mo pre­cio (que no im­pi­dió que se con­vir­tie­ra en el nue­vo icono de la ca­sa), Miuc­cia Pra­da, dio mues­tras de su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción al tras­la­dar el ne­go­cio fa­mi­liar al sec­tor del prêt-à-por­ter del lu­jo.

Ese fue su primer gran lo­gro. El res­to de la his­to­ria, ya la co­no­cen. En 1989 lan­zó la pri­me­ra colección con un éxi­to abru­ma­dor y en los 90 la fir­ma se ins­ta­ló en­tre las mar­cas más desea­das por to­das las mu­je­res…. y los hom­bres. Y, cla­ro, Miuc­cia Pra­da se ha con­ver­ti­do en la ita­lia­na más im­por­tan­te del sec­tor. Pro­ba­ble­men­te en la mu­jer más in­flu­yen­te de la mo­da mun­dial. Es­ta em­pren­de­do­ra que en los 70 sa­lió a la ca­lle con el par­ti­do co­mu­nis­ta pa­ra

exi­gir los de­re­chos pa­ra las mu­je­res, eso sí, ves­ti­da de Yves Saint Lau­rent, sub­ra­ya la im­por­tan­cia po­lí­ti­ca de un ac­to tan de­nos­ta­do como el de ves­tir­se a dia­rio. Cree que la ro­pa pue­de ser un po­de­ro­so ins­tru­men­to y que ur­ge ana­li­zar to­da es­ta im­pli­ca­ción so­cial de la mo­da y el ves­tir. A al­gu­nos po­dría pa­re­cer­les al­go es­nob, pe­ro en sus ca­si trein­ta años al fren­te de Pra­da, ha de­mos­tra­do que no es así.

Miuc­cia mar­ca el rit­mo de la mo­da mun­dial des­de Pra­da (su­po­ne un 83% de la fac­tu­ra­ción del gru­po) y sus otras mar­cas, es de­cir Miu Miu, Church’s y Car Shoe. Y se­gún Suzy Men­kes, la gran edi­to­ra de mo­da, “es la maes­tra de to­dos no­so­tros” ade­más de la en­car­ga­da de dar for­ma a la fe­mi­ni­dad del nue­vo mi­le­nio. Es­tá cla­ro que es­ta mi­la­ne­sa con ca­rác­ter en­cuen­tra ins­pi­ra­ción en to­do y en to­dos. Su éxi­to se apo­ya en co­la­bo­ra­cio­nes con ar­qui­tec­tos como Her­zog & de Meu­ron y Rem Kool­haas, au­to­res de los es­pa­cios ex­po­si­ti­vos de Nue­va York, To­kio y Los Án­ge­les. Y en su Fon­da­zio­ne Pra­da que des­de 1993 vehi­cu­la el fer­vor por el ar­te con­tem­po­rá­neo y la ar­qui­tec­tu­ra de la sig­no­ra de la mo­da. Así es como la ca­ra vi­si­ble del gru­po (jun­to a su ma­ri­do Pa­tri­zio Ber­te­lli) se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te que ha lle­va­do su his­to­ria has­ta el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York. Allí se hi­zo en 2012 la ex­po­si­ción Schia­pa­re­lli y Pra­da:

con­ver­sa­cio­nes im­po­si­bles, un diá­lo­go fic­ti­cio en­tre los di­se­ños de la mo­dis­ta de los años 30 y los de Miuc­cia Pra­da.

Pe­ro Pra­da (que des­de 2013 cuen­ta con 1.200 me­tros cua­dra­dos en el tra­mo al­to del pa­seo de Grà­cia bar­ce­lo­nés), no só­lo se ma­ne­ja en el te­rreno fe­me­nino. En la úl­ti­ma Mi­lan Men’s Fas­hion Week no se ha­bla­ba de otra co­sa: la in­va­sión fe­me­ni­na en una pa­sa­re­la mas­cu­li­na pro­por­cio­na­da por Pra­da en su show. El de­ba­te es­tá ser­vi­do y, mien­tras al­gu­nos no acep­tan la ten­den­cia, Miuc­cia lo tie­ne cla­ro: la di­fe­ren­cia de gé­ne­ro ya es pa­sa­do. Un pa­so más del gi­gan­te que ya re­ba­sa los 100 años y que, pa­ra que se en­tien­da su evo­lu­ción, or­ga­ni­za sus Pra­dasp­he­re, mues­tra his­tó­ri­ca que in­clu­ye ob­je­tos pe­ro tam­bién vi­deos rea­li­za­dos en co­la­bo­ra­ción con di­rec­to­res como Ro­man Po­lans­ki o Wes An­der­son.

1

3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.