¿Co­brar al acree­dor?

El con­ti­nuo des­plo­me del Eu­ri­bor, ca­paz de po­ner­se en ne­ga­ti­vo, po­dría pro­vo­car que la ban­ca aca­be pa­gan­do in­tere­ses a sus clien­tes

La Vanguardia - Dinero - - DINERO - Ser­gio He­re­dia

En­ti­da­des de Es­pa­ña, Ita­lia y Por­tu­gal ya bus­can con­se­jo en sus res­pec­ti­vos ban­cos cen­tra­les

El asun­to se ha de­ba­ti­do en múl­ti­ples fo­ros a lo lar­go de la se­ma­na. Ex­per­tos y ga­bi­ne­tes ban­ca­rios es­pe­cu­lan an­te la po­si­bi­li­dad de que los ban­cos se vean obli­ga­dos a pa­gar in­tere­ses a sus clien­tes por las hi­po­te­cas que les ha­bían con­ce­di­do en el pa­sa­do. El asun­to se es­tu­dia en Es­pa­ña, Ita­lia y Por­tu­gal, pu­bli­ca­ba The Wall Street Jour­nal.

Clien­tes hi­po­te­ca­dos in­ter­pre­tan que el de­ba­te pe­ne­tra en el te­rreno de la eco­no­mía fic­ción. “Es im­po­si­ble que el ban­co me pa­gue in­tere­ses a mí por mi hi­po­te­ca; lo nor­mal es que yo se los pa­gue a él, como ha si­do siem­pre”, han de­cla­ra­do al­gu­nos, es­cép­ti­cos, a es­te dia­rio.

Sin em­bar­go, las en­ti­da­des no las tie­nen to­das con­si­go. En Es­pa­ña, al­gu­nas de ellas ya han lla­ma­do al Ban­co de Es­pa­ña pa­ra an­ti­ci­par­se a la si­tua­ción. Si se die­ra esa po­si­bi­li­dad, ¿qué de­bo ha­cer?, se pre­gun­tan. “Creo que al­gún ban­co ha he­cho al­gún ti­po de con­sul­ta, su­pon­go que in­for­mal, y el asun­to se es­tá es­tu­dian­do –de­cla­ra­ron fuen­tes del Ban­co de Es­pa­ña a es­te dia­rio–. Pe­ro en Es­pa­ña no pa­re­ce un es­ce­na­rio que pue­da pro­du­cir­se con un im­pac­to mí­ni­ma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo: pri­me­ro, el Eu­ri­bor a do­ce me­ses ten­dría que en­trar en te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo, y lue­go hay que te­ner en cuen­ta el di­fe­ren­cial que aña­den las en­ti­da­des...”.

Aun­que el es­ce­na­rio es im­pro­ba­ble, la ten­den­cia des­cen­den­te del Eu­ri­bor a do­ce me­ses (so­bre él es­tá re­fe­ren­cia­do un buen aba­ni­co de hi­po­te­cas en Es­pa­ña) pa­re­ce no te­ner fin. Si­tua­do aho­ra mis­mo en un mi­núscu­lo 0,178% (prác­ti­ca­men­te plano), al­gu­nos ex­per­tos va­ti­ci­nan que po­dría po­ner­se en ne­ga­ti­vo en los pró­xi­mos me­ses.

La si­tua­ción res­pon­de a la úl­ti­ma gran de­ci­sión del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), el lan­za­mien­to del bi­llo­na­rio plan de com­pra de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da (anun­cia­do el 22 de enero), una enor­me in­yec­ción de li­qui­dez que es­tá dis­pa­ran­do el pre­cio de los bo­nos so­be­ra­nos y, por lo tan­to, re­ba­jan­do la ren­ta­bi­li­dad de sus ti­pos, que ya se en­cuen­tran en mí­ni­mos his­tó­ri­cos. Un buen aba­ni­co de miem­bros de la eu­ro­zo­na ya es­tá pa­gan­do por sus tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca. Des­de ha­ce una se­ma­na, Es­pa­ña lo ha­ce por sus bo­nos a seis me­ses (se cal­cu­la que el 30% de los bo­nos de deu­da pú­bli­ca de la eu­ro­zo­na ya es­tán en ne­ga­ti­vo: ocu­rre en los tí­tu­los a seis me­ses de Es­pa­ña, y tam­bién en di­ver­sos tra­mos de Ale­ma­nia, Fran­cia, Ho­lan­da, Bél­gi­ca o Fin­lan­dia).

“El pro­ble­ma –ha pu­bli­ca­do WSJ– es uno de los mu­chos re­tos que es­tá pro­vo­can­do la caí­da de los ti­pos de in­te­rés a ni­ve­les in­fe­rio­res a ce­ro. En to­da Eu­ro­pa, los ban­cos se es­tán vien­do for­za­dos a re­pro­gra­mar sus pro­gra­mas in­for­má­ti­cos, re­vi­sar do­cu­men­tos y re­cal­cu­lar ba­lan­ces en fun­ción de esas ta­sas ne­ga­ti­vas”.

“Nun­ca nos ha­bía­mos plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de que su­ce­die­se al­go pa­re­ci­do, por­que nun­ca ha­bía­mos asis­ti­do a un plan de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va tan vo­lu­mi­no­so como el que ha ac­ti­va­do el BCE”, di­ce Juan Jo­sé To­ri­bio, pro­fe­sor de Eco­no­mía en Iese. “Se van a pro­du­cir dis­tor­sio­nes en la to­ma de de­ci­sio­nes ra­cio­na­les”.

“Los ban­cos po­drían ver­se obli­ga­dos a pa­gar in­tere­ses a sus clien­tes, so­bre to­do en aque­llas hi­po­te­cas que se fir­ma­ron an­tes de la cri­sis, y que en mu­chos ca- sos fue­ron del Eu­ri­bor más el 0,30% o el 0,40%”, di­ce Xa­vier Brun, ges­tor de fon­dos de Sol­ven­tis. “Aho­ra bien, esa po­si­bi­li­dad pa­re­ce mu­cho más le­ja­na en el ca­so de las hi­po­te­cas más re­cien­tes, cu­yo di­fe­ren­cial se en­cuen­tra, de me­dia, en el 1,9%”.

En­ti­da­des es­pa­ño­las, ita­lia­nas y por­tu­gue­sas ya se han di­ri­gi­do a sus res­pec­ti­vos ban­cos cen­tra­les, aler­ta­das por el go­teo cons­tan­te en la caí­da del Eu­ri­bor, que ya se en­cuen­tra a las puer­tas del 0% (muy le­jos, por ejem­plo, del 5,5% que re­gis­tra­ba en oc­tu­bre del 2008, jus­to cuan­do arran­ca­ba la cri­sis eco­nó­mi­ca).

Pa­ra al­gu­nas de es­tas en­ti­da­des, las res­pues­tas del ban­co cen­tral son preo­cu­pan­tes. El Ban­co Cen­tral de Por­tu­gal ya les ha di­cho que, si se die­ra el ca­so, las en­ti­da­des ten­drían que pa­gar­les in­tere­ses a sus clien­tes. Aho­ra bien, el ban­co cen­tral le ha re­cor­da­do a los pres­ta­mis­tas que ya es­tán fa­cul­ta­dos pa­ra adop­tar “me­di­das de pre­cau­ción” en sus fu­tu­ros con­tra­tos hi­po­te­ca­rios. En Ita­lia, di­ver­sas en­ti­da­des es­pe­ran ins­truc­cio­nes. Nin­guno de sus con­tra­tos hi­po­te­ca­rios pre­vé la po­si­bi­li­dad de que los ti­pos de in­te­rés se su­mer­jan en ta­sas ne- ga­ti­vas.

En Es­pa­ña, el Ban­co Cen­tral es­tu­dia el ca­so, una­sun­to que po­dría afec­tar a Ban­kin­ter. Enel pa­sa­do, la en­ti­dad ha­bía con­ce­di­do di­ver­sas hi­po­te­cas re­fe­ren­cia­das al Li­bor a un mes y en fran­cos sui­zos, una re­fe­ren­cia que se ha pues­to en ne­ga­ti­vo (el Li­bor ha to­ca­do el -0,85% es­te mes). El cálcu­lo es evi­den­te: si el clien­te fir­mó una hi­po­te­ca al Li­bor más 0,50%, en­ton­ces aho­ra el ban­co ten­dría que de­vol­ver­le un 0,35%.

“No es que el ban­co ten­ga que pa­gar­le al clien­te, sino que en reali­dad el clien­te pa­ga­rá me­nos in­tere­ses mes a mes –di­ce To­ri­bio–. En to­do ca­so, pa­re­ce im­pro­ba­ble que el Eu­ri­bor lle­gue a co­lo­car­se a un ni­vel in­fe­rior al -0,20%. Yco­moen­ge­ne­ral los di­fe­ren­cia­les hi­po­te­ca­rios es­tán al­tos (ca­si to­dos son su­pe­rio­res al 0,50%, tan­to los más re­cien­tes como los que se fir­ma­ban en tiem­pos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da), se da­rán po­cos ca­sos”.

Se cal­cu­la que el 30% de los bo­nos de deu­da pú­bli­ca de la eu­ro­zo­na ya se ha­llan en ne­ga­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.