Un es­ce­na­rio in­cier­to pa­ra la ren­ta­bi­li­dad ban­ca­ria

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - JOA­QUÍN MAUDOS

La cri­sis ha de­ja­do una cuan­tio­sa fac­tu­ra en la cuen­ta de re­sul­ta­dos de la ban­ca es­pa­ño­la. El sa­nea­mien­to rea­li­za­do del 2008 al 2014 en el ne­go­cio en Es­pa­ña as­cien­de a 288.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que equi­va­le al 29% del PIB. Las pér­di­das por de­te­rio­ro de ac­ti­vos son de tan ca­li­bre que en el 2011 y el 2012 las cuen­tas aca­ba­ron en nú­me­ros ro­jos, con unas pér­di­das con­ta­bles de 88.000 mi­llo­nes de eu­ros.

El aná­li­sis de la cuen­ta de re­sul­ta­dos del 2014 del ne­go­cio ban­ca­rio en Es­pa­ña per­mi­te cer­ti­fi­car el adiós a la cri­sis ya que mues­tra que se si­gue re­cu­pe­ran­do el be­ne­fi­cio, con un re­sul­ta­do con­ta­ble de 11.961 mi­llo­nes de eu­ros, 3.172 mi­llo­nes más que en el 2013. Es un be­ne­fi­cio ca­si si­mi­lar al del 2009, aun­que me­nos de la mi­tad que el del 2007, en ple­na bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Como por­cen­ta­je del ac­ti­vo, la ren­ta­bi­li­dad ha ter­mi­na­do el 2014 en el 0,42%, un 47% por en­ci­ma de la del 2013 y al­go me­nos de la mi­tad de la de an­tes de la cri­sis (0,95%).

La re­cu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad se de­be, so­bre to­do, a las me­no­res pér­di­das por de­te­rio­ro de ac­ti­vos en un con­tex­to en el que la mo­ro­si­dad ha co­men­za­do a caer pa­ra ter­mi­nar el 2014 en el 12,7% (172.600 mi­llo­nes de eu­ros de cré­di­tos de du­do­so co­bro), 0,9 pun­tos por­cen­tua­les por de­ba­jo de la del 2013. Si en el 2012 la ban­ca es­pa­ño­la tu­vo que des­ti­nar el 376% de su mar­gen de ex­plo­ta­ción a sanear el ac­ti­vo, en el 2014 el por­cen­ta­je ha caí­do al 58%. En eu­ros, es­ta­mos ha­blan­do de pa­sar de un sa­nea­mien­to de 144.000 mi­llo­nes en el 2012 a “so­lo” 17.000 mi­llo­nes en el 2014.

Aun­que, en me­nor me­di­da, otro fac­tor que ex­pli­ca la re­cu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad es la me­jo­ra del mar­gen de in­ter­me­dia­ción. Si bien los ti­pos de in­te­rés si­guen ca­yen­do (el Eu- ri­bor a 12 me­ses ter­mi­nó el año en el 0.325%), en el 2014 el aba­ra­ta­mien­to del pa­si­vo ha si­do de ma­yor cuan­tía que la caí­da de los in­gre­sos fi­nan­cie­ros, por lo que el mar­gen de in­te­rés ha au­men­ta­do un 1,1% en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro mu­cho más (un 9,3%) como por­cen­ta­je del ac­ti­vo, ya que el ba­lan­ce ban­ca­rio si­gue su pro­ce­so de desapa­lan­ca­mien­to.

Otro fac­tor que ha con­tri­bui­do a la me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad es el es­fuer­zo rea­li­za­do por re­cor­tar cos­tes y que se ha tra­du­ci­do en una dis­mi­nu­ción de los gas­tos de ex­plo­ta­ción del 2,6% en tér­mi­nos ab­so­lu­tos y del 5,3% como por­cen­ta­je del ac­ti­vo. Por tan­to, el cie­rre de ofi­ci­nas y el re­cor­te de em­pleo en el 2014 han per­mi­ti­do re­cor­tar cos­tes y me­jo­rar la efi­cien­cia.

En el 2014 ha caí­do el pe­so que los in­gre­sos dis­tin­tos al co­bro de in­te­rés tie­nen en el to­tal. Esos in­gre­sos (di­vi­den­dos, co­mi­sio­nes, re­sul­ta­dos por ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras, et­cé­te­ra) se han re­du­ci­do un 2,2%, lo que su­po­ne 640 mi­llo­nes de eu­ros me­nos. Pe­ro no to­dos han caí­do. Así, mien­tras que han au­men­ta­do un 11% los in­gre­sos por di­vi­den­dos (has­ta 9.921 mi­llo­nes de eu­ros) y un 2,4% por co­mi­sio­nes (has­ta 11.189 mi­llo­nes de eu­ros), han caí­do un 14,5% los in­gre­sos por re­sul­ta­dos de ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras (has­ta 8.495 mi­llo­nes de eu­ros) y un 117% por de­fe­ren­cias de ti­po de cam­bio, ya que es­tos úl­ti­mos, de apor­tar 665 mi­llo­nes en el 2013, en el 2014 se han tor­na­do en 116 mi­llo­nes de pér­di­das.

Men­ción es­pe­cial me­re­cen los re­sul­ta­dos de las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras, que pro­ce­den de plus­va­lías que ob­tie­nen los ban­cos al ven­der ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. La ci­fra del 2013 (9.934 mi­llo­nes de eu­ros) es lo que per­mi­tió sal­var el ejer­ci­cio, ya que sin esos in­gre­sos el año hu­bie­ra aca­ba­do en nú­me­ros ro­jos. En el 2014, aun­que la ci­fra ha caí­do, es­tá muy por en­ci­ma de años an­te­rio­res in­clu­yen­do el año an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis. Por tan­to, si­gue sien­do un ele­men­to de preo­cu­pa­ción que la ban­ca ten­ga que re­cu­rrir a la rea­li­za­ción de tan­tas plus­va­lías pa­ra me­jo­rar el re­sul­ta­do, ya que son des­in­ver­sio­nes que ob­via­men­te só­lo se pue­den ha­cer una vez y que por tan­to no son un ne­go­cio re­cu­rren­te.

Mi­ran­do al fu­tu­ro, un ele­men­to de in­cer­ti­dum­bre es el es­ce­na­rio de ti­pos de in­te­rés tan re­du­ci­dos que con­di­cio­na la re­cu­pe­ra­ción del mar­gen de in­ter­me­dia­ción. En el 2014 ese mar­gen se ha re­cu­pe­ra­do pe­ro es un 37% in­fe­rior a su má­xi­mo en el 2009, cuan­do los ti­pos de in­te­rés eran mu­cho más al­tos. Como un

quan­ti­ta­ti­ve ea­sing del BCE de 1,1 bi­llo­nes de eu­ros (como mí­ni­mo) a la vis­ta, los ti­pos se­gui­rán por los sue­los, por lo que se­rá di­fí­cil que se re­cu­pe­re el mar­gen.

Un se­gun­do ele­men­to de pre­sión que su­po­ne un las­tre pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la ren­ta­bi­li­dad es el desapa­lan­ca­mien­to que tie­ne pen­dien­te la eco­no­mía es­pa­ño­la. Aun­que tan­to las em­pre­sas como las fa­mi­lias han re­du­ci­do in­ten­sa­men­te su en­deu­da­mien­to, los ni­ve­les ac­tua­les to­da­vía son su­pe­rio­res a la me­dia eu­ro­pea, lo que im­pli­ca que el ne­go­cio ban­ca­rio es­pa­ñol (so­bre to­do el cré­di­to) se­gui­rá adel­ga­zan­do en los pró­xi­mos me­ses.

En es­te es­ce­na­rio, la me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad de­pen­de­rá de tres va­ria­bles: del re­cor­te en los gas­tos de ex­plo­ta­ción, de las me­no­res ne­ce­si­da­des de sa­nea­mien­tos y del mar­gen de ma­nio­bra pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos por co­mi­sio­nes. En el primer ca­so, la me­jo­ra es­tá aco­ta­da tras el in­ten­sa co­rrec­ción de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da ya rea­li­za­da (la red de ofi­ci­nas ha caí­do un 30% des­de el 2008). En el se­gun­do, la ta­sa de mo­ro­si­dad es de es­pe­rar que si­ga ca­yen­do en un con­tex­to en el que la ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB en el 2015 y el 2016 se pre­vé del do­ble a la del 2014. Y, en el ter­ce­ro, la ban­ca ten­drá que in­cen­ti­var la co­mer­cia­li­za­ción de una se­rie de pro­duc­tos que ge­ne­ren co­mi­sio­nes y apos­tar por nue­vas for­mas de pres­ta­ción de ser­vi­cios apo­ya­dos en las nue­vas tec­no­lo­gías.

En re­su­men, si bien la cuen­ta de re­sul­ta­dos del ne­go­cio de la ban­ca es­pa­ño­la en el 2014 mues­tra que la ren­ta­bi­li­dad se re­cu­pe­ra­rá y que la in­ten­sa re­es­truc­tu­ra­ción y sa­nea­mien­to han da­do sus fru­tos, los ni­ve­les ac­tua­les son re­du­ci­dos en com­pa­ra­ción con el cos­te de cap­tar ca­pi­tal. Con una ren­ta­bi­li­dad so­bre re­cur­sos pro­pios del 5,1% en el 2014 y un cos­te del ca­pi­tal por en­ci­ma de esa ci­fra, no sa­len las cuen­tas.

A la ban­ca le preo­cu­pa el ac­tual es­ce­na­rio de ba­jos ti­pos de in­te­rés, pues­to que con­di­cio­na la re­cu­pe­ra­ción del mar­gen de in­ter­me­dia­ción” Con una ren­ta­bi­li­dad so­bre re­cur­sos pro­pios del 5,1% en el 2014 y un cos­te del ca­pi­tal por en­ci­ma de esa ci­fra, no sa­len las cuen­tas”

EFE

El San­tan­der li­de­ró el ran­king de ga­nan­cias en el 2014, con un be­ne­fi­cio de 5.816 mi­llo­nes de eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.