Los fon­dos de ca­pi­tal ries­go to­man el man­do

Su pre­sen­cia se con­so­li­da en las em­pre­sas y su ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra se in­cre­men­ta: emer­ge un nue­vo mo­de­lo de ges­tión

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Sus ten­tácu­los se ex­tien­den a cual­quier sec­tor o país del mun­do. In­ten­ten bus­car sus nom­bres: en­con­tra­rán si­glas críp­ti­cas o nom­bres de per­so­na­jes mi­to­ló­gi­cos. Con­tro­lan el ca­pi­tal de mu­chas em­pre­sas. Ca­da vez más. Es­tán en sus con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. Fi­jan di­rec­tri­ces. Y, una vez cum­pli­dos con sus objetivos, se van con los bol­si­llos lle­nos.

Los fon­dos de ca­pi­tal ries­go o pri­va­do (pri­va­te equity, en in­glés) tie­nen una in­fluen­cia cre­cien­te. Pa­ra que se ten­ga una idea, en EE.UU. una de ca­da cua­tro em­pre­sas de ta­ma­ño me­diano cuen­ta con un fon­do de es­te ti­po en su ac­cio­na­ria­do. En el 2000 so­lo era el 8%. Ya ges­tio­nan más de 2,5 bi­llo­nes de eu­ros en to­do el mun­do. “El ca­pi­tal ries­go ha pa­sa­do de las con­tra­por­ta­das de las re­vis­tas fi­nan­cie­ras a las por­ta­das de los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos”, di­jo Step­hen A. Sch­warz­man, con­se­je­ro de­le­ga­do de Blacks­to­ne.

Como no­ti­cia des­ta­ca­da, es­ta se­ma­na se­ma­na TPG ad­qui­rió la ma­yo­ría del Cir­que du So­leil. Pe­ro hoy los fon­dos man­dan en un aba­ni­co va­ria­do de em­pre­sas: Bur­ger King, Na­bis­co, Va­len­tino, Toys R US, Samsonite, Hertz.. Has­ta clu­bes de fút­bol: el mí­ti­co Mi­lan de Ber­lus­co­ni pue­de ser el pró­xi­mo en caer, en ma­nos de un fon­do tai­lan­dés.

Ig­na­si Cos­tas es so­cio del bu­fe­te RCD, que ocu­pa la pri­me­ra po­si­ción en el ran­king de ase­so­res ju­rí­di­cos por nú­me­ro de transac­cio­nes en Pri­va­te Equity en el mer­ca­do ibé­ri­co, se­gún da­tos de TTR. “Lle­va­mos más de una dé­ca­da ase­so­ran­do en ron­das de fi­nan­cia­ción, y en 2014 ob­ser­va­mos un au­men­to no­ta­ble de la in­ver­sión. Se ha­bla de pun­to de in­fle­xión. Es­te au­men­to se ex­pli­ca por la me­jor co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca: se asu­me un ma­yor ries­go por­que hay bue­nas ex­pec­ta­ti­vas. Sec­to­res in­no­va­do­res como la tec­no­lo­gía y la bio­tec­no­lo­gía es­tán atra­yen­do los in­ver­so­res”.

¿Có­mo fun­cio­nan es­tos fon­dos? Sue­len con­tar con un gru­po de so­cios que ges­tio­nan di­ne­ro de ter­ce­ros con la vo­ca­ción de in­ver­tir en pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les que les den ren­ta­bi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar el ries­go. La co­yun­tu­ra ac­tual es pro­pi­cia por­que las com­pa­ñías es­tán más ba­ra­tas que an­tes de la cri­sis. En 2007 se va­lo­ra­ban en pro­me­dio las em­pre­sas 13 ve­ces su be­ne­fi­cio bru­to. Aho­ra, no só­lo las ga­nan­cias han ba­ja­do sino que la pro­por­ción es de seis o sie­te ve­ces. Y es­to ex­pli­ca el cre­cien­te ape­ti­to de los fon­dos pa­ra to­mar po­si­cio­nes y sen­tar­se en el ban­que­te.

El ca­pi­tal ries­go sue­le es­co­ger em­pre­sas no co­ti­za­das, con cier­ta ma­du­rez. Aque­llas don­de el fun­da­dor quie­re ju­bi­lar­se o quie­re dar el sal­to y pre­ci­sa ca­pi­tal, sin re­cu­rrir más al en­deu­da­mien­to. Sus in­ver­so­res in­mo­vi­li­zan di­ne­ro du­ran­te un pe­rio­do me­dio de 10 años (o al­go me­nos). El ob­je­ti­vo es sanear las fir­mas, au­men­tar su va­lor y lue­go ven­der­las o sa­car­las a bol­sa.

La prác­ti­ca in­di­ca que el fon­do re­tri­bu­ye a sus ac­cio­nis­tas en­tre el 15 y el 20% del ca­pi­tal apor­ta­do ca­da año. En un ho­ri­zon­te de diez años, el re­torno al ne­to de las co­mi­sio­nes, su­peró a la ren­ta­bi­li­dad del ín­di­ce bur­sá­til S&P 500 del 5,9%. No es­tá na­da mal. Y no es to­do: cuan­do el fon­do de­ja la com­pa­ñía, las plus­va­lías que se ob­ten­gan tie­nen un tra­ta­mien­to fis­cal pri­vi­le­gia­do (en Es­pa­ña, sin ir más le­jos, no tri­bu­tan, por­que hay una bo­ni­fi­ca­ción del 99%. Lu­ke John­son, de Risk Ca­pi­tal Part­ners, con­si­de­ra que la ele­va­da re­mu­ne­ra­ción es el pre­cio por asu­mir el ries­go y por el es­fuer­zo. “Bus­car y ges­tio­nar es­tas gran­des in­ver­sio­nes pri­va­das es di­fí­cil. Las em­pre­sas de­cen­tes son ra­ras, la com­pe­ten­cia es fe­roz y to­da la in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra que se po­día ha­cer ya se ha he­cho”.

Pues bien, la ju­ga­da es­tá sa­lien­do bien. Por­que los in­ver­so­res hoy por hoy son ca­da vez más ri­cos. El 2014 fue un año ré­cord, en lo que se re­fie­re a sa­li­das de las em­pre­sas. Nun­ca an­tes los fon­dos ha­bían con­se­gui­do tan­tas ga­nan­cias, gra­cias a co­lo­ca­cio­nes en bol­sa, ven­tas a otros fon­dos u com­pa­ñías. “En los úl­ti­mos cua­tro años los so­cios han re­ci­bi­do más di­ne­ro del que han in­ver­ti­do”, se­ña­la Ál­va­ro Pie­res so­cio res­pon­sa­ble del área de Ca­pi­tal Ries­go en Es­pa­ña de Bain & Co.

El al­za bur­sá­til y la me­jo­ra de los in­di­ca­do­res fun­da­men­ta­les de las com­pa­ñías ha he­cho que los nú­me­ros ha­yan sa­li­do re­don­dos. Con tan­tos bol­si­llos lle­nos, en el fu­tu­ro se van a cons­ti­tuir más fon­dos con ca­da vez más ca­pa­ci­dad de com­pra. Se­gún la con­sul­to­ra Pre­qin, hay 1,1 bi­llo­nes de eu­ros de ca­pi­tal se­dien­to. Y el ta­ma­ño me­dio de los fon­dos ha al­can­za­do un nue­vo ré­cord: 500 mi­llo­nes de eu­ros.

Así que me­jor que se va­yan fa­mi­lia­ri­zan­do con sus nom­bres; Blacks­to­ne, TPG, Carly­le, CVC, Apo­llo... por men­cio­nar a los más co­ti­za­dos. No son co­no­ci­dos por el gran pú­bli­co. Pe­ro man­dan mu­cho y lo ha­rán más. Y des­pier­tan cier­ta in­quie­tud.

Se les re­pro­cha, en­tre otras co­sas, es­ca­sa trans­pa­ren­cia. El equi­po ges­tor es quién sue­le dar la ca­ra pe­ro los fon­dos se ali­men­tan con apor­ta­cio­nes muy di­ver­sas: fon­dos so­be­ra­nos, fon­dos de pen­sio­nes, fa­mi­lias acau­da­la­das, ban­cos, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas... El ori­gen del fon­do es cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­ble, pe­ro la pro­ce­den­cia del ca­pi­tal es glo­bal.

Tal vez por ello no son in­mu­nes a crí­ti­cas. Hay quién los con­si­de­ra como “pe­li­gro­sos de­pre­da­do­res”. John Monks, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Sin­di­cal Eu­ro­pea, los ta­chó una vez como “los ani­ma­les más sal­va­jes de la jungla. Los ges­to­res de fon­dos se ha­cen ri­cos,

mien­tras se pier­den bue­nos tra­ba­jos y las com­pa­ñías con so­le­ra des­apa­re­cen”. Mitt Rom­ney, que as­pi­ró a la Ca­sa Blan­ca, mon­tó un fon­do de ca­pi­tal pri­va­do y acu­mu­ló una for­tu­na, Newt Gin­grich, su ri­val di­jo sin ta­pu­jos que “las em­pre­sas de ca­pi­tal ries­go son “ex­plo­ta­do­ras” .

Daniel Sán­chez, so­cio de Nau­ta, fir­ma de ven­tu­re ca­pi­tal y miem­bro de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Ca­pi­tal Ries­go, ex­pli­ca que se tien­de a con­fun­dir el ca­pi­tal ries­go con fon­dos más es­pe­cu­la­ti­vos o que in­vier­ten en em­brio­nes de em­pre­sas . “No­so­tros va­lo­ra­mos el fu­tu­ro y el pro­yec­to em­pre­sa­rial de pe­que­ñas start-up, li­de­ra­das por sus fun­da­do­res. El ca­pi­tal pri­va­do, en cam­bio, se fi­ja más en la ren­ta­bi­li­dad his­tó­ri­ca y la ges­tión es más com­par­ti­da.

“En nin­gún ca­so un fon­do de ca­pi­tal pri­va­do en­tra en una em­pre­sa pa­ra sus­ti­tuir o re­em­pla­zar el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción. Só­lo quie­ren fo­men­tar la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la com­pa­ñía y for­ta­le­cer su ca­pi­tal”, ase­gu­ra Pi­res. “Si los fon­dos se li­mi­tan a ac­ti­vi­da­des de re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­cie­ra, lo que im­pli­ca ca­si siem­pre la re­duc­ción de pa­tri­mo­nio ne­to pa­ra sanear el ba­lan­ce, es­to tie­ne un va­lor so­cial bas­tan­te du­do­so. Pe­ro si me­jo­ran la ges­tión con­tri­bu­yen a re­for­zar la com­pa­ñía”, di­jo Ri­chard J. He­rring, pro­fe­sor de fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Whar­ton.

Los gran­des ges­to­res re­cha­zan las crí­ti­cas. Ziad Ab­del­nour, pre­si­den­te de Black­hawk Part­ners, di­ce que en nin­gún ca­so su es­tra­te­gia va en con­tra del em­pre­sa­rio. “Los in­ver­so­res de ca­pi­tal pri­va­do ga­nan di­ne­ro só­lo si el va­lor de su em­pre­sa au­men­ta. Si los in­ver­so­res ga­nan, el em­pre­sa­rio ga­na”. Ellos ga­nan se­gu­ro.

PIERGIORGIO M. SANDRI

REUTERS

El Cir­que du So­leil pa­só es­ta se­ma­na a ma­nos de un fon­do de in­ver­sión. Su fun­da­dor se que­dó un 10%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.