La eco­no­mía cir­cu­lar es clave pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta

El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co exi­ge un gas­to ce­ro de ma­te­ria y ener­gía, que de­ben ser to­tal­men­te re­cu­pe­ra­bles, pa­ra evi­tar el ago­ta­mien­to de los re­cur­sos y el im­pac­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

El ob­je­ti­vo es pa­sar de la eco­no­mía li­neal –fa­bri­car, con­su­mir y ti­rar- a la eco­no­mía cir­cu­lar, pen­sa­da y di­se­ña­da pa­ra re­cu­pe­rar to­da la ma­te­ria y la ener­gía que se uti­li­ce en los pro­ce­sos de pro­duc- ción. Es­ta es una de las sie­te ini­cia­ti­vas em­ble­má­ti­cas que for­man par­te de la es­tra­te­gia 2020 de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que pre­ten­de ge­ne­rar un cre­ci­mien­to in­te­li­gen­te, sos­te­ni­ble e in­te­gra­dor.

Avan­zar con éxi­to ha­cia la eco­no­mía cir­cu­lar re­quie­re, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, de gran­des con­sen­sos po­lí­ti­cos, le­yes am­bi­cio­sas, im­por­tan­tes re­cur­sos y ele­va­da con­cien­cia­ción em­pre­sa­rial y ciu­da­da­na. El es­fuer­zo me­re­ce la pe­na por­que, como di­ce Carlos Martínez Or­ga­do, pre­si­den­te de ho­nor de la Fun­da­ción de la Eco­no­mía Cir­cu­lar, no só­lo es vi­tal pa­ra la su­per­vi­ven­cia del pla­ne­ta sino que es la prin­ci­pal es­tra­te­gia de Eu­ro­pa pa­ra ge­ne­rar cre­ci­mien­to y em­pleo.

Carlos Martínez Or­ga­do ha si­do uno de los par­ti­ci­pan­tes en los “En­cuen­tros” de La Van­guar­dia pa­ra ana­li­zar la men­cio­na­da ini­cia­ti­va, jun­ta­men­te con Jo­sep Ma­ría Tost, di­rec­tor de la Agen­cia Ca­ta­la­na de Re­si­duos; el pro­fe­sor Pe­re Fu­lla­na, di­rec­tor de la Cá­te­dra Unes­co de Ci­clo de Vida y Cam­bio Cli­má­ti­co (ES­CI) de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra; Hu­go Mo­rán, ex se­cre­ta­rio fe­de­ral de Me­dio Am­bien­te del PSOE y Vi­cen­te Gal­ván, di­rec­tor del Cen­tro de Com­pe­ten­cia de Me­dio Am­bien­te de Fe­rro­vial, con­vo­ca­dos al efec­to por el di­rec­tor ge­ne­ral co­mer­cial de Gru­po Go­dó, Pe­re Guar­dio­la.

“La fi­lo­so­fía que se pre­ten­de ex­ten­der –di­ce Jo­sep Ma­ria Tost– se re­su­me en po­cas pa­la­bras: no ti­rar na­da que ten­ga va­lor. La eco­no­mía cir­cu­lar es un con­cep­to que sur­ge a par­tir de la irrup­ción de China en la eco­no­mía mun­dial y de su cre­cien­te ab­sor­ción de ma­te­rias pri­mas del pla­ne­ta y su con­si­guien­te en­ca­re­ci­mien­to. Los re­cur­sos (ma­te­ria y ener­gía) son li­mi­ta­dos, en un ho­ri­zon­te de cre­ci­mien­to cons­tan­te de la po­bla­ción, lo que ha­ce im­pres­cin­di­ble la re­cu­pe­ra­ción de los mis­mos por­que, ade­más, tie­nen va­lor eco­nó­mi­co”.

“La eco­no­mía cir­cu­lar –di­ce Carlos Martínez Or­ga­do– tras­cien­de el con­cep­to de re­ci­cla­do. Sur­ge des­de el pro­ce­so pre­vio de fa­bri­ca­ción por­que hay que re­pen­sar y re­di­se­ñar los pro­duc­tos, así como los pro­ce­sos de pro­duc­ción (re­fa­bri­ca­ción), con el ob­je­ti­vo ini­cial de que to­do se pue­da re­uti­li­zar, re­ci­clar, re­cu­pe­rar la ener­gía em­plea­da o bien se pue­da re­pa­rar o o re­dis­tri­buir. Es­ta­ría­mos así an­te la re­gla de las ocho erres de la eco­no­mía cir­cu­lar”.

“La épo­ca del fa­bri­car, usar y ti­rar, que es la ba­se de la cul­tu­ra con­su­mis­ta sur­gi­da des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra le­van­tar la eco­no­mía, ha to­ca­do a su fin”, des­ta­ca Pe­re Fu­lla­na. “Los con­cep­tos de la eco­no­mía cir­cu­lar –re­co­no­ce Martínez Or­ga­do- coin­ci­den con los del eco­lo­gis­mo ra­di­cal en mu­chos as­pec­tos y al­gu­nos paí­ses in­clu­so los han in­cor­po­ra­do a su le­gis­la­ción. Es el ca­so de Fran­cia que pe­na­li­za por ley la ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da y obli­ga a es­ta­ble­cer cri­te­rios per­ma­nen­tes de re­pa­ra­ción y de su­mi­nis­tro de re­cam­bios”. La eco­no­mía cir­cu­lar –aña­de– es el pa­ra­dig­ma de un nue­vo ya­ci­mien­to de em­pleo de ám­bi­to lo­cal, ba­sa­do en el re­ci­cla­je, la re­uti­li­za­ción y la re­pa­ra­ción”.

El pro­fe­sor Pe­re Fu­lla­na ad­vier­te de la enor­me tras­cen­den­cia que tie­ne pa­ra la su­per­vi­ven­cia del pla­ne­ta la rá­pi­da adop­ción de los cri­te­rios de eco­no­mía cir­cu­lar y ci­clo de vida por to­dos los paí­ses del mun­do. “No po­de­mos cre­cer y con­su­mir como lo he­mos he­cho has­ta aho­ra. El sis­te­ma es fi­ni­to. Un cre­ci­mien­to mun­dial del 3% anual, tal como se plan­tean los po­lí­ti­cos, es un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial in­sos­te­ni­ble. Su­po­ne un 3% más ca­da año de ener­gía, de con­ta­mi­na­ción, de re­si­duos, de ten­sión en el mer­ca­do de las ma­te­rias pri­mas… A es­te rit­mo, en los pró­xi­mos 23 años la Hu­ma­ni­dad con­su­mi­ría

tan­to como en to­da su his­to­ria. La po­bla­ción, asi­mis­mo, re­gis­tra un au­men­to cons­tan­te, a ra­zón del 1,5% anual, lo que nos lle­va­rá has­ta los 9.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes jus­to a mi­tad del si­glo, con gran­des con­su­mi­do­res emer­gen­tes. Hay, por tan­to, que des­aco­plar el desa­rro­llo del uso de ma­te­ria y ener­gía. El ago­ta­mien­to de al­gu­nos re­cur­sos es evi­den­te”.

Los par­ti­ci­pan­tes en el de­ba­te coin­ci­den con Hu­go Mo­rán en que la im­plan­ta­ción de la eco­no­mía cir­cu­lar re­quie­re mu­cha educación y con­cien­cia­ción ciu­da­da­na, mu­cha in­no­va­ción cien­tí­fi­ca y em­pre­sa­rial y, asi­mis­mo, mu­cho va­lor y co­ra­je de los po­lí­ti­cos pa­ra li­de­rar los cam­bios que son ne­ce­sa­rios. “Es­ta so­cie­dad es­tá for­ma­da en la cul­tu­ra del con­su­mo li­neal: cuan­do más pre­ma­tu­ra es la ca­du­ci­dad del pro­duc­to, an­tes se sus­ti­tu­ye y más se con­su­me, ge­ne­ran­do ri­que­za. Se­rá di­fí­cil rom­per con una iner­cia tan arrai­ga­da. Pe­ro o pro­pi­cia­mos un cam­bio in­te­gral, con­vir­tién­do­lo en la opor­tu­ni­dad de una nue­va eco­no­mía, o nos ve­re­mos arras­tra­dos irre­me­dia­ble­men­te por una pen­dien­te de es­ca­sez y de cri­sis”, di­ce Hu­go Mo­rán.

Vi­cen­te Gal­ván, des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial, di­ce que en Fe­rro­vial se ha abier­to un pro­ce­so in­terno de re­fle­xión so­bre los con­cep­tos de ges­tión y los cam­bios le­gis­la­ti­vos que pro­du­ci­rá la pro­gre­si­va adap­ta­ción de la UE y de Es­pa­ña a la eco­no­mía cir­cu­lar. “Es un cam­bio clave en el fu­tu­ro, que se­rá más rá­pi­do de lo que pen­sa­mos, for­za­dos por la gra­ve­dad de las cir­cuns­tan­cias, y hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra reac­cio­nar an­te los ries­gos y las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­ten”.

“Las em­pre­sas –di­ce Jo­sep Ma­ria Tost- ya lo tie­nen muy cla­ro. Por ejem­plo, el 80% de los re­si­duos de la in­dus­tria ca­ta­la­na ya se re­uti­li­zan, se op­ti­mi­zan y se re­va­lo­ri­zan. En el sec­tor hay ya más de un mi­llar de em­pre­sas, que em­plean a 30.000 per­so­nas, y fac­tu­ran unos 12.000 mi­llo­nes de eu­ros al año”. El gran re­to,a par­tir de aho­ra, son los re­si­duos mu­ni­ci­pa­les, ya que ape­nas se re­ci­cla el 38% cuan­do en paí­ses como Ale­ma­nia se ha lle­ga­do a por­cen­ta­jes que su­pe­ran el 60%. “Hay que pen­sar –di­ce- que el 90% de to­do lo que se ti­ra es re­ci­cla­ble. Hay al­gún mu­ni­ci­pio que ha lle­ga­do ya has­ta el 84%. El po­ten­cial de pro­gre­so es muy gran­de. La es con­cien­ciar a los po­lí­ti­cos mu­ni­ci­pa­les y a los ciu­da­da­nos”.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes coin­ci­den en que ha lle­ga­do el mo­men­to de em­pe­zar a ac­tuar so­bre la fis­ca­li­dad. “Lo pri­me­ro que de­ben ha­cer las ad­mi­nis­tra­cio­nes –ex­pli­ca Tost- es dar a co­no­cer a los ciu­da­da­nos el cos­te ver­da­de­ro de la ges­tión de los re­si­duos. A par­tir de es­ta trans­pa­ren­cia ha­bría que de­fi­nir los es­ce­na­rios de pa­go más ade­cua­dos. El vo­lun­ta­ris­mo es­tá ago­ta­do. Hay que ir a me­ca­nis­mos de pa­go por ge­ne­ra­ción”.

“La fór­mu­la que hay que es­ta­ble­cer –aña­de– es muy sen­ci­lla: si el ciu­da­dano re­ci­cla sus re­si­duos pa­ga me­nos. Si no lo ha­ce, pa­ga más. Lo que no va­le es que sea más ba­ra­to no re­ci­clar que re­ci­clar.”

Pe­re Fu­lla­na y Hu­go Mo­rán con­si­de­ran que hay que aco­me­ter una trans­for­ma­ción de la fis­ca­li­dad en di­ver­sos ám­bi­tos, tan­to mu­ni­ci­pa­les como es­ta­ta­les, pa­ra fa­vo­re­cer la eco­no­mía cir­cu­lar. En el de­ba­te sur­gen al­gu­nos ejem­plos al res­pec­to, ta­les como es­ta­ble­cer un IVA di­fe­ren­cia­do pa­ra los pro­duc­tos re­pa­ra­dos o re­uti­li­za­dos; ta­sas pa­ra pa­gar por lo que se ti­ra; adap­tar las ta­ri­fas eléc­tri­cas a un mo­de­lo si­mi­lar al apli­ca­do so­bre el agua, de for­ma que se pa­gue me­nos si se con­su­me me­nos, y no al re­vés, así como pe­na­li­zar el en­va­sa­do ex­ce­si­vo de los pro­duc­tos, en­tre otras mu­chas me­di­das.

Pa­ra­le­la­men­te a los cam­bios en la fis­ca­li­dad, Pe­re Fu­lla­na y Carlos Martínez Or­ga­do se­ña­lan que hay mul­ti­tud de pe­que­ñas me­di­das de apli­ca­ción en la vida dia­ria, re­la­cio­na­das con el aho­rro en el con­su­mo de pro­duc­tos y ser­vi­cios, que pue­den con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta. “El con­su­mi­dor -di­cen- es tan im­por­tan­te como el pro­duc­tor. De la mis­ma ma­ne­ra que la so­cie­dad ha con­se­gui­do lo­gros en im­por­tan­tes ám­bi­tos, como en el sa­ni­ta­rio o en el trá­fi­co, tam­bién po­drá ha­cer­lo pa­ra im­plan­tar la eco­no­mía cir­cu­lar cuan­do to­me con­cien­cia de su ne­ce­si­dad.

Pe­re Fu­lla­na ad­vier­te que no se tra­ta tan­to de pla­ni­fi­car mu­cho, pa­ra que el si­guien­te po­lí­ti­co cam­bie el plan, sino de apli­car in­me­dia­ta­men­te las me­di­das que se vean que pue­den ser efi­ca­ces, como por ejem­plo ac­tuar so­bre los sec­to­res en los que hay so­bre­en­va­sa­do, como es el del ju­gue­te. “Hay que ac­tuar rá­pi­do. El eco­di­se­ño y la ecoin­no­va­ción son esen­cia­les. Uni­ver­si­da­des y em­pre­sas de­be­rían co­la­bo­rar pa­ra di­se­ñar pro­duc­tos y ser­vi­cios adap­ta­dos a la eco­no­mía cir­cu­lar.”

Vi­cen­te Gal­ván cree que las em­pre­sas pue­den en­con­trar la ma­ne­ra de adap­tar­se a la eco­no­mía cir­cu­lar que pro­pug­na la UE siem­pre que los cam­bios le­ga­les se es­tu­dien con tiem­po, sean cohe­ren­tes y exis­ta es­ta­bi­li­dad nor­ma­ti­va. “El cam­bio de mo­de­lo que com­por­ta la eco­no­mía cir­cu­lar –aña­de- no de­be ver­se como una ame­na­za sino como una opor­tu­ni­dad pa­ra las em­pre­sas. No se tra­ta de aca­bar con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sino de in­tro­du­cir ma­yor ra­cio­na­li­dad en el aho­rro y apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos y, en ese pro­ce­so se pue­de ge­ne­rar nue­va ac­ti­vi­dad y mu­cho em­pleo. Pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de ma­te­ria­les es fun­da­men­tal el eco­di­se­ño. La mul­ti­pli­ci­dad de ma­te­ria­les que se en­cuen­tran en un cu­bo de ba­su­ra, por ejem­plo, im­po­si­bi­li­ta mu­chas ve­ces el pro­ce­so de re­ci­cla­do. Lo ma­lo no es pro­du­cir re­si­duos, por­que es inevi­ta­ble, sino lo que se ha­ce con ellos y como se tra­tan. En el mar­co de la eco­no­mía cir­cu­lar las em­pre­sas se­gui­re­mos tra­ba­jan­do y evo­lu­cio­nan­do, como lo ha he­cho Fe­rro­vial en sus 60 años de his­to­ria, pe­ro ha­re­mos co­sas dis­tin­tas. El ries­go pa­ra las em­pre­sas es no ver có­mo cam­bia el mun­do y como tie­ne que trans­for­mar­se pa­ra no ago­tar los re­cur­sos”.

PE­RE FU­LLA­NA Di­rec­tor de la cá­te­dra Unes­co de Ci­clo de Vida y Cam­bio Cli­má­ti­co (ES­CI) de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra

HU­GO MO­RÁN Ex se­cre­ta­rio fe­de­ral de Me­dio Am­bien­te del PSOE

VI­CEN­TE GAL­VÁN Di­rec­tor del Cen­tro de Com­pe­ten­cia de Me­dio Am­bien­te de Fe­rro­vial

CARLOS MARTÍNEZ OR­GA­DO Pre­si­den­te de ho­nor de la Fun­da­ción pa­ra la Eco­no­mía Cir­cu­lar

JO­SEP MA­RIA TOST Di­rec­tor de la Agèn­cia Ca­ta­la­na de Re­si­dus FO­TOS: MARC ARIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.