Ca­pi­ta­lis­mo mar­cha atrás

Tu­go­res de­nun­cia que las con­quis­tas so­cia­les del si­glo XX se ven­dan como un sue­ño im­po­si­ble

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

El le­ga­do de la Gran Re­ce­sión, de la pri­me­ra gran cri­sis glo­bal del si­glo XXI, es una eco­no­mía­yu­na­so­cie­dad pro­fun­da­men­te trans­for­ma­das. A es­ca­la glo­bal y en ca­da país. Y si es po­si­ti­vo que tras la cri­sis no se vuel­va al mis­mo es­ta­do de co­sas an­te­rior, tan opu­len­to como lleno de fra­gi­li­da­des, tam­bién es cier­to, di­ce el ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Joan Tu­go­res, que con la coar­ta­da de ha­cer fren­te a la re­ce­sión se han acen­tua­do al­gu­nas ten­den­cias re­gre­si­vas que ha­bían co­men­za­do a fi­na­les del si­glo pa­sa­do ba­jo el pa­ra­guas de la glo­ba­li­za­ción.

Has­ta el pun­to de que, como de­nun­cia en su nue­vo li­bro, ti­tu­la­do I des­près de la cri­si, què?, el nue­vo ca­pi­ta­lis­mo glo­bal, el ca­pi­ta­lis­mo 3.0, se pa­re­ce des­afor­tu­na­da­men­te mu­cho más al ca­pi­ta­lis­mo 1.0 del si­glo XIX–don­de man­da­ban los mer­ca­dos y las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas se li­mi­ta­ban a de­fen­der la pro­pie­dad y el or­den pú­bli­co–, que al ca­pi­ta­lis­mo 2.0 na­ci­do a me­dia­dos del si­glo XX y que se en­car­nó en el Es­ta­do del bie­nes­tar eu­ro­peo. Un­mo­de­lo­que, de­nun­cia, se nos ven­de hoy como un sue­ño im­pa­ga­ble del cual hay que des­per­tar, pe­se a que los equi­li­brios en­tre eco­no­míay­po­lí­ti­ca­que­lo­gró es­te mo­de­lo lle­va­ron a una eta­pa de es­ta­bi­li­dad que ge­ne­ró ta­sas de cre­ci­mien­to y bie­nes­tar iné­di­tas en la his­to­ria.

De he­cho, pa­ra el ex rec­tor de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na la his­to­ria mues­tra que el pro­gre­si­vo des­mon­ta­je del Es­ta­do del bie­nes­tar pue­de aca­bar sien­do una sa­li­da en fal­so a la cri­sis. Tu­go­res re­cuer­da lo que su­ce­dió du­ran­te las gra­ves cri­sis mun­dia­les del si­glo XX. Ten­sio­nes de to­do ti­po, des­de pro­ble­mas in­ter­nos a pug­nas co­lo­nia­les y a la lu­cha por el con­trol de las ma­te­rias pri­mas lle­va­ron a la de­vas­ta­do­ra Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que se­ría ce­rra­da en fal­so con el ven­ga­ti­vo Tra­ta­do de Ver­sa­lles. Se­ría el ini­cio de años de des­equi­li­brios, con las éli­tes in­ten­tan­do vol­ver a la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca an­te­rior en un mun­do con nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas y sin­di­ca­tos que ha­cían más de­li­ca­dos los ex­pe­di­ti­vos me­ca­nis­mos de ajus­te del ca­pi­ta­lis­mo 1.0. La Gran De­pre­sión se pro­lon­gó una dé­ca­da sin que los me­ca­nis­mos­de­coor­di­na­ció­nin­ter­na­cio­nal su­pie­ran pa­rar­la –al re­vés, hu­bo di­ná­mi­cas pro­tec­cio­nis­tas y una gue­rra de de­va­lua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas– y se lle­gó a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en al­gu­nos sen­ti­dos con­ti­nua­ción de la Pri­me­ra.

Fren­te a esa ines­ta­bi­li­dad en las cua­tro pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, lla­ma la aten­ción el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial du­ran­te las dé­ca­das si­guien­tes. Una era do­ra­da del ca­pi­ta­lis­mo que per­mi­tió po­ner en mar­cha gran­des pro­gra­mas de pro­tec­ción so­cial a la vez que los paí­ses se des­en­deu­da­ban gra­cias al cre­ci­mien­to. Jus­to al re­vés que aho­ra. ¿La di­fe­ren­cia? Pa­ra Tu­go­res, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial,a di­fe­ren­cia de tras la Pri­me­ra, se pu­die­ron ar­ti­cu­lar me­ca­nis­mos de equi­li­brios ra­zo­na­bles en­tre el pa­pel de los mer­ca­dos y el de las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas en la eco­no­mía. Equi­li­brios ra­zo­na­bles en­tre la ne­ce­si­dad de efi­cien­cia y la preo­cu­pa­ción por los te­mas de equi­dad y de cohe­sión so­cial. Equi­li­brios en­tre ini­ciar di­ná­mi­cas de aper­tu­ra alos mer­ca­do­sin­ter­na­cio­na­les pe­ro man­te­nien­do he­rra­mien­tas de su­per­vi­sión y con­trol, por ejem­plo en la mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal de ca­pi­ta­les. Unos equi­li­brios que­se­fue­ron­de­bi­li­tan­do­des­de fi­nal de los años se­ten­ta: la mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal de los ca­pi­ta­les aca­bó des­bor­dan­do los re­que­ri­mien­tos pa­ra fi­nan­ciar el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y se co­men­za­ron a bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra elu­dir los cos­tes la­bo­ra­les, fis­ca­les y me­dioam­bien­ta­les de las eco­no­mías avan­za­das, dan­do lu­gar to­do ello a la glo­ba­li­za­ción ac­tual.

Una glo­ba­li­za­ción en la que los be­ne­fi­cios só­lo lle­gan a una­par­te de la so­cie­dad, de­mo­do­que­se­vuel­vea pau­tas de con­cen­tra­ción del ca­pi­tal de ha­ce un si­glo. De mo­do, tam­bién, que la re­cau­da­ción de los Es­ta­dos cae, los in­gre­sos de las cla­ses me­dias se es­tan­can y au­men­ta la deu­da pú­bli­ca.

En re­su­men, di­ce, se han ro­to los equi­li­brios, se han ol­vi­da­do las lec­cio­nes de la his­to­ria, vuel­ve el ma­ni­do ar­gu­men­to de que “es­ta vez es di­fe­ren­te” como coar­ta­da. Mu­chas ve­ces re­ves­ti­da de arro­gan­tes plan­tea­mien­tos pos­mo­der­nos pa­ra ir re­vi­san­do los me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión y con­trol, que a la vez es­tán ca­da vez más­cap­tu­ra­dos por las éli­tes y sus lob­bies.

In­clu­so du­ran­te la cri­sis el re­par­to de los sa­cri­fi­cios y el cos­te de los ajus­tes ha se­gui­do in­cre­men­tan­do la de­sigual­dad. Una de­sigual­dad y una con­cen­tra­ción que se han ex­ten­di­do por cam­pos in­sos­pe­cha­dos. Por ejem­plo, en la fi­nan­cia­ción mu­cho más ca­ra que hoy tie­nen las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas del sur de Eu­ro­pa, lo que ha ses­ga­do la sa­li­da del co­lap­so a fa­vor de las gran­des em­pre­sas, que con­cen­tran ca­da vez más po­der y co­ne­xio­nes y que se pre­sen­tan como cam­peo­nes na­cio­na­les de­jan­do al res­to el pa­pel de com­par­sa. Y no es la úni­ca ni la más desea­ble sa­li­da: en los mo­men­tos más du­ros de la cri­sis fue­ron los cam­peo­nes ocul­tos, me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas crea­ti­vas e in­no­va­do­ras ca­pa­ces de com­pe­tir glo­bal­men­te, las que da­ban bue­nas no­ti­cias alas ex­por­ta­cio­ne­ses­pa­ño­las.

La cues­tión, con­clu­ye, es si los eu­ro­peos se­re­mos ca­pa­ces de ar­ti­cu­lar un mo­de­lo ba­sa­do en la com­ple­men­ta­rie­dad en­tre cre­ci­mien­to, de­mo­cra­cia y bie­nes­tar o si sim­ple­men­te con­ti­nua­re­mos de­gra­dan­do como es­tos úl­ti­mos años el mo­de­lo exis­ten­te co­mo­si­dehe­cho­fue­rai­ne­xo­ra­ble y como si los pro­gre­sos lo­gra­dos só­lo hu­bie­ran si­do un­sue­ño.

Pa­ra Tu­go­res, la rup­tu­ra del equi­li­brio en­tre po­lí­ti­ca y eco­no­mía mues­tra el ol­vi­do de la his­to­ria

Pro­tes­ta en Nue­va York es­te abril por el au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo a 15 dó­la­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.