Ir­lan­da: lec­cio­nes y erro­res

Vi­vir ba­jo el dic­ta­do de la troi­ka ha su­mi­do al país en una cri­sis exis­ten­cial co­lec­ti­va

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

El pa­sa­do mes de fe­bre­ro, en ple­na cri­sis grie­ga, na­da me­nos que el fla­man­te pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el lu­xem­bur­gués Jean-Clau­de Junc­ker, sol­tó que la troi­ka ha­bía aten­ta­do con­tra la dig­ni­dad no só­lo de Gre­cia, sino tam­bién de Por­tu­gal e Ir­lan­da, pa­ra, a con­ti­nua­ción, aña­dir que “la troi­ka es po­co de­mo­crá­ti­ca y le fal­ta le­gi­ti­mi­dad”. ¿Man­de?

Aún no sa­tis­fe­cho con el al­can­ce de es­tas ex­tra­or­di­na­rias de­cla­ra­cio­nes, el an­ti­guo ‘es­tran­gu­la­dor’ de Luis de Guin­dos agre­gó es­ta per­la: “Yo era pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po y pa­rez­co es­tú­pi­do al de­cir es­to, pe­ro hay que sa­car lec­cio­nes de la his­to­ria y no re­pe­tir los mis­mos erro­res”.

Los grie­gos y los por­tu­gue­ses sa­ca­rán sus pro­pias con­clu­sio­nes, pe­ro en cuan­to a los ir­lan­de­ses, que el año que vie­ne se­rán lla­ma­dos a ce­le­brar al­go así como el cen­te­na­rio de su Re­pú­bli­ca, es­tas pa­la­bras de Junc­ker no ha­cen sino echar más le­ña a la ho­gue­ra de la in­dig­na­ción co­lec­ti­va, ya que son ca­da vez más los ir­lan­de­ses que cues­tio­nan la exis­ten­cia de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da. BA­JO EL DIC­TA­DO DE LA TROI­KA En di­ciem­bre del 2011, el Pre­su­pues­to pre­sen­ta­do al Par­la­men­to de Ir­lan­da por el taoi­seach (primer mi­nis­tro), En­da Kenny, y su mi­nis­tro de Fi­na­zas, Mi­chael Noo­nan, no fue uno ela­bo­ra­do por ellos, su par­ti­do o si­quie­ra el ga­bi­ne­te, sino uno dis­cu­ti­do y apro­ba­do con an­te­rio­ri­dad por el Bun­des­tag en Berlín. Lo cual sig­ni­fi­ca­ba, y lo afir­ma sin ro­deos Fin­tan O’Too­le, del Irish Ti­mes, la sus­pen­sión –eso sí, por lo ba­ji­ni– de la Cons­ti­tu­ción ir­lan­de­sa.

Se sa­bría con el tiem­po más de­ta­lles so­bre có­mo se ha­bía to­ma­do im­por­tan­tes de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vas en Ale­ma­nia con res­pec­to a Ir­lan­da, y que es­tas fue­ron co­mu­ni­ca­das en su día a la UE, sin el co­no­ci­mien­to o –por tan­to– la apro­ba­ción (o no) de los ir­lan­de­ses.

En fe­bre­ro del 2012, el Bun­des­tag vol­vió a las an­da­das, al dis­cu­tir un do­cu­men­to de la Co­mi­sión Eu­ro­pea que pe­día una ma­yor dis­ci­pli­na fis­cal en Ir­lan­da, pe­ro sin an­tes con­sul­tar con los ir­lan­de­ses o con su Go­bierno. Bien, como afir­ma Fin­tan O’Too­le, la ma­yo­ría de los ir­lan­de­ses sa­ben al me­nos dos co­sas: que se su­po­ne que vi­ven en una re­pú­bli­ca y que no es así.

De mo­do que, aho­ra, en el 2015, a só­lo un año del cen­te­na­rio de la san­grien­ta re­be­lión de los ir­lan­de­ses con­tra la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca, que se pro­du­jo en ple­na gue­rra mun­dial, ca­be sos­pe­char que la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da es tan fic­ti­cia como el Uli­ses de Joy­ce; aun­que, bien mi­ra­do, tam­po­co hay que des­car­tar su se­me­jan­za con el Go­dot de Sa­muel Bec­kett, ese per­so­na­je que nun­ca lle­ga.

En 1916, más de un na­cio­na­lis­ta ir­lan­dés apos­tó por la vic­to­ria del kái­ser, pen­san­do que de es­ta for­ma se li­bra­rían por fin de las pe­sa­das y odia­das ca­de­nas bri­tá­ni­cas. De ha­ber si­do así, em­pe­ro, es har­to im­pro­ba­ble que los ir­lan­de­ses, de pron­to vién­do­se con­ver­ti­dos en una co­lo­nia ul­tra­ma­ri­na ale­ma­na, hu­bie­ran dis­fru­ta­do ba­jo la fé­ru­la pru­sia­na.

De to­das for­mas, lo im­por­tan­te era la crea­ción, cuan­to an­tes, de una re­pú­bli­ca que no de­pen­die­ra de na­die más que de los pro­pios ir­lan­de­ses, mas sin que na­die se mo­les­ta­se en es­ta­ble­cer lo que real­men­te sig­ni­fi­ca­ba crear una re­pú­bli­ca o so­bre la na­tu­ra­le­za y los po­de­res de la mis­ma. Se pro­du­jo, ade­más, un ata­que de am­ne­sia co­lec­ti­vo, pues­to que na­die qui­so re­cor­dar que, en un epi­so­dio un tan­to ro­cam­bo­les­co, la Her­man­dad de Re­pu­bli­ca­nos Ir­lan­de­ses ¡ya pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da en 1867!

Mien­tras que en la pro­cla­ma­ción de 1867 no hu­bo re­fe­ren­cia al­gu­na a una de­ter­mi­na­da su­pre­ma­cía re­li­gio­sa o ét­ni­ca, la de 1916 su­po­nía una uni­for­mi­dad que po­co te­nía que ver con el país real o con las li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos. Pe­ro no eran más que pa­la­bras: la Re­pú­bli­ca aún tar­da­ría en na­cer.

Di­cen que a la ter­ce­ra va la ven­ci­da y no fue has­ta el 18 de abril de 1948, que ca­yó en el lu­nes de Pas­cua, que, ol­vi­dán­do­se de 1867 y de 1916, se vol­vió a inau­gu­rar la Re- pú­bli­ca de Ir­lan­da. Pe­ro hay más: la pro­cla­mó el taoi­seach, John A. Cos­te­llo, ha­llán­do­se de via­je ¡en Ca­na­dá!, sin pre­vio avi­so y sin que la dis­cu­tie­ra el Par­la­men­to. Ni que de­cir tie­ne que los fes­te­jos pa­ra mar­car tan his­tó­ri­ca pro­cla­ma­ción atra­je­ron a bas­tan­te me­nos gen­te que la Gran Na­cio­nal ir­lan­de­sa, que se ce­le­bra­ba ese mis­mo día.

Con to­do, sal­vo que Ir­lan­da de­ja­ra de per­te­ne­cer a la Com­mon­wealth bri­tá­ni­ca, las 96 pa­la­bras (en­tre las que no fi­gu­ra en par­te al­gu­na la voz ‘re­pú­bli­ca’) que cons­ti­tu­yen las cin­co fra­ses de la Ley que es­ta­ble­ce la Re­pú­bli­ca, en na­da cam­bia­ron la vida de los ir­lan­de­ses, mu­chos de los cua­les se ve­rían obli­ga­dos, al igual que sus an­te­pa­sa­dos, a emi­grar a Es­ta­dos Uni­dos, al Reino Uni­do o a al­gu­na de las más prós­pe­ras na­cio­nes de la Com­mon­wealth, que aca­ba­ban de aban­do­nar.

Se ex­tien­de la sen­sa­ción de que la po­lí­ti­ca en Ir­lan­da no es en ver­dad más que una te­dio­sa es­ce­ni­fi­ca­ción pro­ta­go­ni­za­da por un elen­co de co­rrup­tos ac­to­res muy po­co con­vin­cen­tes. Eso sí, ca­da vez que hay que exi­gir más sa­cri- fi­cios o su­bir los im­pues­tos, que es ca­si siem­pre, la cul­pa la tie­ne la troi­ka, aun­que, al me­nos en es­te pun­to, no mienten (o no del to­do).

En­tre 1995 y 2008, pe­rio­do en el que el ru­gir del ti­gre cel­ta pre­co­ni­za­ba un bri­llan­te y prós­pe­ro por­ve­nir, se lo­gró rom­per el po­der ins­ti­tu­cio­nal de la Igle­sia y se cul­mi­nó la trans­for­ma­ción de la tra­di­cio­nal so­cie­dad ru­ral en una vi­bran­te eco­no­mía ma­yor­men­te ur­ba­na, con gran con­cen­tra­ción en la in­dus­tria y los ser­vi­cios. Esos mi­la­gro­sos años tra­je­ron asi­mis­mo una in­só­li­ta ola de in­mi­gra­ción.

El es­ta­lli­do en el 2008 de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria de­jó al ti­gre sin voz. La pre­ci­pi­ta­da de­ci­sión del Go­bierno ir­lan­dés de sal­var pri­me­ro a los ban­cos, pre­ci­pi­tó al abis­mo a cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nos. Lle­ga­ron los tec­nó­cra­tas y los dic­ta­dos del Bun­des­tag.

Tal vez la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, de exis­tir, no sea más que un fra­ca­so pe­ro, como di­jo Bec­kett, la pró­xi­ma vez, al me­nos hay que in­ten­tar fra­ca­sar me­jor. Que al­guien le en­víe a Junc­ker las Obras com­ple­tas de es­te No­bel du­bli­nés.

El pre­su­pues­to ir­lan­dés pre­sen­ta­do en di­ciem­bre del 2011 fue ela­bo­ra­do por el par­la­men­to ale­mán

RO­GER VIO­LLET / GETTY

Se ex­tien­de la sen­sa­ción de que la po­lí­ti­ca en Ir­lan­da no es más que una te­dio­sa es­ce­ni­fi­ca­ción pro­ta­go­ni­za­da por un elen­co de co­rrup­tos ac­to­res muy po­co con­vin­cen­tes. Eso sí, ca­da vez que hay que exi­gir más sa­cri­fi­cios o su­bir los im­pues­tos, la cul­pa la tie­ne la troi­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.