Los úl­ti­mos de La Pe­dre­ra

En el edi­fi­cio, ocu­pa­do por la Fun­da­ció Ca­ta­lun­ya-La Pe­dre­ra y un cen­tro cul­tu­ral abier­to a la ciu­dad, to­da­vía que­dan cua­tro vi­vien­das al­qui­la­das a par­ti­cu­la­res y otras tres a em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Isabel de Vi­lla­lon­ga

Re­cuer­da Car­men Bur­gos que cuan­do ella y su ma­ri­do, el no­ta­rio Lluís Ro­ca Sastre de­ci­die­ron al­qui­lar un pi­so en la Pe­dre­ra, a los pro­pie­ta­rios les cos­ta­ba mu­cho en­con­trar in­qui­li­nos por­que to­do el mun­do con­si­de­ra­ba que era una ca­sa fría y te­ne­bro­sa que se sal­ta­ba las nor­mas de las lí­neas rec­tas. “Lle­ga­mos aquí en el año 1950, al­qui­la­mos el se­gun­do pi­so pa­ra des­pa­cho de mi­ma­ri­do, y el ter­ce­ro como vi­vien­da,” di­ce. Hoy, ella es una de los sie­te in­qui­li­nos que ocu­pan al­gu­nas de las 16 vi­vien­das, cua­tro por plan­ta, que te­nía la ca­sa que cons­tru­yó Gau­dí pa­ra el ma­tri­mo­nio Pe­re Mi­lá y Ro­ser Se­gi­mon en el pa­seo de Grà­cia. UN BIN­GO EN EL APAR­CA­MIEN­TO Car­men Bur­gos aún se acuer­da del mer­ca­di­llo y el bin­go que se ins­ta­ló en el par­king, de la pen­sión del prin­ci­pal y de los 13 apar­ta­men­tos dú­plex que cons­tru­yó Bar­ba Cor­si­ni en la buhar­di­lla y la­va­de­ros de la ca­sa. “Cuan­do en di­ciem­bre de 1986 Ca­ta­lun­yaCai­xa com­pró el edi­fi­cio in­dem­ni­za­ron a los in­qui­li­nos pa­ra que se fue­ran, yo de­ci­dí que­dar­me – ex­pli­ca–, me res­pe­ta­ron el con- tra­to, pe­ro me han ido su­bien­do el al­qui­ler ca­da año, aho­ra pa­go 1.500 eu­ros al mes.” Su pi­so tie­ne 300 m2, mol­du­ras de ye­so en puer­tas y ven- ta­nas, bal­co­nes de hie­rro for­ja­do y el le­ma de los Jue­gos Flo­ra­les (Fe, Pa­tria y Amor) y la fir­ma de Gau­dí en el te­cho de la sa­la de es­tar. “Gau­dí es el ar­qui­tec­to de la luz y el si­len­cio –di­ce–, el sol es un ha­bi­tan­te más de la ca­sa, y el trá­fi­co ape­nas se no­ta a pe­sar de que por aquí pa­san to­dos los au­to­ca­res del mun­do. De los tu­ris­tas, ni me en­te­ro, no en­tran en mi ca­sa ni usan mi as­cen­sor. Ade­más, el edi­fi­cio es­tá con­tro­la­do con cá­ma­ras, po­dría vi­vir con la puer­ta siem­pre abier­ta.”

Ana Vi­la­do­miu es otra de las in­qui­li­nas de es­ta em­ble­má­ti­ca fin­ca, re­si­de en ella des­de que se ca­só con Fer­nan­do Amat, ha­ce 28 años, y ha re­co­gi­do las his­to­rias de los ve­ci­nos que ha­bi­ta­ron en el edi­fi­cio, des­de 1912 has­ta la ac­tua­li­dad, en un li­bro que re­cién aca­ba de en­tre­gar a su agen­te li­te­ra­rio. “Se tra­ta de una es­pe­cie de his­to­ria no­ve­la­da en don­de re­co­jo anéc­do­tas del día a día de las per­so­nas que han vi­vi­do o si­guen vi­vien­do en el edi­fi­cio de Gau­dí, un li­bro lleno de his­to­rias hu­ma­nas, cu­rio­si­da­des… ¡y de un mon­tón de bue­nos re­cuer­dos!”.

Los tres mil tu­ris­tas que vi­si­tan a dia­rio es­ta ca­sa no en­tor­pe­cen el día a día de los ve­ci­nos

FRE­DE­RIC CAMALLONGA

El co­me­dor se abre a uno de los bal­co­nes del edi­fi­cio con ba­ran­di­lla es­cul­tó­ri­ca de hie­rro for­ja­do

Gau­dí com­ple­to.

La ca­sa de Car­men Bur­gos con­ser­va el pa­vi­men­to y las mol­du­ras de las puer­tas pro­yec­ta­das por Gau­dí. El mo­bi­lia­rio es de Gas­par Ho­mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.