Las bol­sas aún es­tán ba­ra­tas

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - JAU­ME PUIG DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE GVC GAES­CO GES­TIÓN

Un buen ami­go me ha­cía no­tar re­cien­te­men­te que pro­li­fe­ran, con el ín­di­ce Eu­ros­toxx-50 si­tua­do en torno al ni­vel 3.700, las re­co­men­da­cio­nes de com­pra de bol­sa eu­ro­pea. Aun­que no me pa­re­cen mal, da­do que si­gue sien­do una bol­sa ba­ra­ta con gran po­ten­cial, me pre­gun­to sin em­bar­go ¿dón­de es­ta­ban es­tas re­co­men­da­cio­nes ha­ce un año cuan­do el mis­mo ín­di­ce es­ta­ba en 3.100, ha­ce tres años cuan­do es­ta­ba en 2.500 o, más aún, ha­ce seis años cuan­do es­ta­ba en 2.000?

Les pue­do ase­gu­rar, y quien me co­noz­ca sa­brá que lo he re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, que du­ran­te to­do es­te tiem­po cual­quier aná­li­sis de va­lo­ra­ción de em­pre­sas pro­por­cio­na­ba la con­clu­sión cla­ra de que la co­ti­za­ción de las em­pre­sas en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les era muy in­fe­rior a su va­lor real, y que, por con­si­guien­te, lo re­co­men­da­ble era com­prar.

Aque­llos in­ver­so­res que no se han be­ne­fi­cia­do de la subida, y que hoy se es­ta­rán pre­gun­tan­do si es de­ma­sia­do tar­de pa­ra com­prar, po­si­ble­men­te se cues­tio­nen tam­bién por la au­sen­cia de es­tas re­co­men­da­cio­nes, y qui­zás no en­tien­dan por qué los ar­gu­men­tos que se usa­ban pa­ra jus­ti­fi­car no com­prar les eran tan fa­mi­lia­res.

JUS­TI­FI­CA­CIÓN

Po­dría­mos de­ba­tir mu­cho so­bre lo re­fe­ren­te a có­mo se jus­ti­fi­ca téc­ni­ca­men­te la au­sen­cia de una re­co­men­da­ción de com­pra, que sue­le ser uti­li­zan­do unas pri­mas de ries­go de ca­rác­ter más sub­je­ti­vo, aque­llas que acer­quen más el pre­cio ob­je­ti­vo de ca­da ac­ción a su co­ti­za­ción del mo­men­to, que de ca­rác­ter ob­je­ti­vo. Sin em­bar­go, más que el tec­ni­cis­mo en sí, pa­ra mí la clave es­tá en la atrac­ción que la co­ti­za­ción ejer­ce so­bre in­ver­so­res y ana­lis­tas.

Las co­ti­za­cio­nes del mo­men­to tie­nen un ha­lo de ve­ri­si­mi­li­tud tal que ha­ce que tan­to neó­fi­tos como mu­chos pro­fe­sio­na­les tien­dan a jus­ti­fi­car­las a to­da cos­ta in­clu­so con ar­gu­men­tos fue­ra de to­da ra­zo­na­bi­li­dad. No pien­sen que ha si­do un fac­tor pro­pio de es­tos años, es de he­cho es­truc­tu­ral y se­gui­rá ocu­rrien­do en el fu­tu­ro. Da­do que no hay for­ma de evi­tar­lo al me­nos co­noz­cá­mos­lo.

Es­te in­ver­sor “no in­ver­ti­do”, va­ya pa­ra­do­ja, no es­tá en una si­tua­ción có­mo­da en la ac­tua­li- dad. Mi úni­ca con­si­de­ra­ción es que ten­ga en cuen­ta en primer lu­gar que las com­po­si­cio­nes de car­te­ras sue­len efec­tuar­se en los pri­me­ros me­ses del año con to­do lo que ello im­pli­ca, y en se­gun­do lu­gar que el pe­río­do bur­sá­til in­ter­anual más ren­ta­ble, en me­dia his­tó­ri­ca, es el que va de fi­na­les de oc­tu­bre a fi­na­les de abril. La otra mi­tad del año sue­le ser en con­jun­to me­nos ren­ta­ble y más vo­lá­til. Da­das las fe­chas en que es­ta­mos, mo­men­tos ha­brá en los me­ses ve­ni­de­ros pa­ra com­prar apro­ve­chan­do re­pun­tes pun­tua­les de vo­la­ti­li­dad. Mi re­co­men­da­ción pa­ra es­te in­ver­sor es que no pier­da la cal­ma, y eso sí, que no pier­da tam­po­co la opor­tu­ni­dad pa­ra com­prar en cuan­to es­ta se le pre­sen­te am­pa­rán­do­se en ex­cu­sas de nue­vo cu­ño.

Y al in­ver­sor “in­ver­ti­do”, val­ga la re­dun­dan­cia, el que se ha be­ne­fi­cia­do de la fuer­te subida de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les de es­tos años, ¿qué de­cir­le? Le re­cor­da­ría la tác­ti­ca mi­li­tar de­no­mi­na­da apro­ve­cha­mien­to del éxi­to que se en­se­ña en las aca­de­mias a par­tir del aná­li­sis de las ba­ta­llas de la an­ti­güe­dad. En la co­no­ci­da ba­ta­lla de Ma­ra­tón, por ejem­plo, que tu­vo lu­gar en el año 490 a. C., los ate­nien­ses ga­na­ron la ba­ta­lla aún con­tan­do con me­nos de la mi­tad de los efec­ti­vos que te­nían sus ad­ver­sa­rios, los per­sas. Lo cu­rio­so es que se­gún He­ro­do­to las ba­jas de los per­sas fue­ron de 6.400, mien­tras que los ate­nien­ses só­lo tu­vie­ron 192. No es que los ate­nien­ses tu­vie­ran un me­jor ar­ma­men­to o que fue­ran unos su­per­hom­bres. Sen­ci­lla­men­te en mu­chas ba­ta­llas ocu­rría que cuan­do un ejér­ci­to se lan­za­ba a la hui­da, en lo que era una fu­ga des­or­ga­ni­za­da, só­lo mo­rían los de un ban­do, los que es­ca­pa­ban, y la can­ti­dad de ba­jas de­pen­día so­bre to­do de lo per­sis­ten­te que era el ven­ce­dor en la per­se­cu­ción. Se­gún es­ta

Aun­que se­ría muy có­mo­do ven­der, lo ra­zo­na­ble es per­sis­tir y man­te­ner las in­ver­sio­nes

an­ti­gua tác­ti­ca mi­li­tar cuan­do uno ga­na una ba­ta­lla no de­be pa­rar­se en ce­le­brar su éxi­to, sino apro­ve­char el mo­men­to. Es más có­mo­do que­dar­se en el cas­ti­llo, una vez re­cha­za­do el enemi­go, que sa­lir fue­ra e ir tras él.

De for­ma análo­ga se­ría muy có­mo­do ven­der hoy y rea­li­zar be­ne­fi­cios, da­das las ren­ta­bi­li­da­des ob­te­ni­das. Sin em­bar­go en es­te con­tex­to de bol­sas aún ba­ra­tas y de muy bue­nos re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les, lo ra­zo­na­ble es per­sis­tir en el em­pe­ño, man­te­nien­do las in­ver­sio­nes. No siem­pre se­rá un gran mo­men­to bur­sá­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.