La ho­ra de los fon­dos de in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

“El des­tino nos da las car­tas, pe­ro la ju­ga­da es nues­tra”, es­cri­bió Shakespeare. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) nos es­tá brin­dan­do las car­tas pa­ra que ju­gue­mos la par­ti­da con sa­bi­du­ría, sen­sa­tez y sa­ga­ci­dad. Ha di­se­ña­do un ma­pa nue­vo y au­men­ta­rá su ba­lan­ce un 50% y no se­ría re­co­men­da­ble de­jar de la­do el nue­vo te­rri­to­rio, pues des­de abril na­da va a ser lo mis­mo, y el go­ber­na­dor Ma­rio Drag­hi, si se me per­mi­te la ex­pre­sión, nos ad­vir­tió que inun­da­ría los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les de eu­ros ( quan­ti­ta­ti­ve

ea­sing). Em­pe­zó en sep­tiem­bre cuan­do de­ci­dió com­prar

bo­nos cu­bier­tos, un vehícu­lo que los ban­cos po­dían uti­li­zar pa­ra em­pa­que­tar cré­di­tos y otros ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que de­ven­ga­ran ti­pos de in­te­rés y ven­der­los al BCE.

De es­ta ma­ne­ra, el ban­co cen­tral les ayu­da­ría a me­jo­rar sus ba­lan­ces y a es­ti­mu­lar­les pa­ra que die­ran más cré­di­to a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes), que son las que tie­nen más ne­ce­si­da­des de fon­dos y es­tá de­mos­tra­do que pue­den mul­ti­pli­car la crea­ción de em­pleo. Pe­ro lue­go lle­gó la in­yec­ción ma­si­va que to­dos es­pe­rá­ba­mos. En Es­ta­dos Uni­dos se lla­mó “lan­zar di­ne­ro des­de un he­li­cóp­te­ro”, y el go­ber­na­dor pro­me­tió que lo ha­ría pri­me­ro du­ran­te die­ci­nue­ve me­ses y, si no fue­ra su­fi­cien­te, po­dría alar­gar­se has­ta que des­apa­rez­ca la caí­da ge­ne­ra­li­za­da de los pre­cios (de­fla­ción) y la in­fla­ción se apro­xi­ma­ra al 2%, pe­ro sin so­bre­pa­sar­lo.

El BCE es­tá com­pran­do a fon­dos de pen­sio­nes, a los gran­des fon­dos de in­ver­sión, a ban­cos y com­pa­ñías de se­gu­ros deu­da so­be­ra­na y bo­nos cu­bier­tos. To­dos ellos, con el di­ne­ro que re­ci­ban, po­si­ble­men­te com­pra­rán, en­tre otros ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, bo­nos de com­pa­ñías que co­ti­zan en bol­sa por­que ofre­cen me­jo­res ren­di­mien­tos. En Es­ta­dos Uni­dos, las in­yec­cio­nes ma­si­vas mul­ti­pli­ca­ron las ga­nan­cias en bol­sa de los que com­pra­ron ac­cio­nes ¿Pue­de su­ce­der lo mis­mo en Eu­ro­pa?

Las com­pras de deu­da so­be­ra­na que rea­li­za el BCE en el mer­ca­do se­cun­da­rio o de ne­go­cia­ción y, por la re­la­ción in­ver­sa en­tre pre­cio y ren­ta­bi­li­dad, ba­jan los ren­di­mien­tos y al­gu­nos paí­ses de la zo­na eu­ro (y tam­bién de Sui­za) emi­ten ya bo­nos a cor­to pla­zo con ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos, al­go real­men­te in­só­li­to. Y, por con­si­guien­te, ga­nan atrac­ti­vo los tí­tu­los que emi­tie­ron las com­pa­ñías pri­va­das cuan­do los ti­pos de in­te­rés eran más ele­va­dos, has­ta el pun­to de que en los pró­xi­mos me­ses po­dría pro­du­cir­se una pro­gre­si­va es­ca­sez de deu­da pri­va­da en los mer­ca­dos.

An­te es­te pro­ce­so, las gran­des com­pa­ñías po­drán lan­zar nue­vas emi­sio­nes, pe­ro a ti­pos más ba­jos, pri­me­ro a tres y cin­co años y lue­go a diez o más años. Pe­ro las em-

To­do apun­ta a subidas en la ren­ta va­ria­ble pe­ro mien­tras no se re­suel­va el pro­ble­ma de Gre­cia las bol­sas eu­ro­peas se­gui­rán sien­do muy vo­lá­ti­les”

pre­sas no in­vier­ten so­la­men­te por­que los ti­pos a los que pue­dan en­deu­dar­se sean ba­jos, lo ha­cen cuan­do me­jo­ran sus ex­pec­ta­ti­vas de ma­yo­res cifras de ne­go­cios, en el mer­ca­do na­cio­nal o en los mer­ca­dos glo­ba­les.

Por el la­do de los que tie­nen aho­rros, en la edi­ción del 12 de abril de es­te mis­mo su­ple­men­to, Pri­mo González des­ta­có que en el primer tri­mes­tre del año uno de ca­da cua­tro fon­dos de in­ver­sión co­lec­ti­va ya acu­mu­la­ba ga­nan­cias por en­ci­ma del 10%, el me­jor dato des­de el ini­cio de la cri­sis. Se tra­ta de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que go­zan de ven­ta­jas fis­ca­les. Con­ven­dría te­ner en cuen­ta que los ban­cos es­tán en un pro­ce­so de re­no­var a la baja los de­pó­si­tos a pla­zo a me­di­da que va­yan ven­cien­do. Es po­si­ble que lle­guen a pa­gar el 0,20% al año, por­que pre­fie­ren que sus clien­tes con­tra­ten fon­dos de in­ver­sión que ofre­cen a tra­vés de sus di­vi­sio­nes de ban­ca pri­va­da.

Di­se­ñan fon­dos se­gún el per­fil de ries­go del in­ver­sor y es­tán obli­ga­dos a ofre­cer­les in­for­ma­ción trans­pa­ren­te so­bre los po­si­bles ries­gos en que pue­den in­cu­rrir. Se tra­ta de una nue­va for­ma de ofre­cer una ma­yor ren­ta­bi­li­dad a sus clien­tes, en el bien en­ten­di­do que a ma­yor ren­ta­bi­li­dad más ries­go, y hoy en día ac­cio­nes y bo­nos es­tán su­je­tos a una ele­va­da vo­la­ti­li­dad. Que­dan al­gu­nas ofer­tas de fon­dos ga­ran­ti­za­dos, en los que una en­ti­dad fi­nan­cie­ra ase­gu­ra el ca­pi­tal fi­nal y unos ren­di­mien­tos fi­jos, pe­ro prác­ti­ca­men­te han si­do sus­ti­tui­dos por los fon­dos en los que el com­pra- dor es­tá su­je­to a los vai­ve­nes del mer­ca­do.

El BCE ha di­se­ña­do tam­bién un nue­vo ma­pa pa­ra las gran­des em­pre­sas, por­que au­men­ta la li­qui­dez y la pro­fun­di­dad de los vo­lú­me­nes de ca­pi­ta­les dis­po­ni­bles. Y al­gu­nos sec­to­res de Ibex 35 se han vis­to fa­vo­re­ci­dos por la caí­da de ti­pos de in­te­rés de la deu­da cor­po­ra­ti­va. Rep­sol fi­nan­ció en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les una par­te de su com­pra de la pe­tro­le­ra ca­na­dien­se Ta­lis­man Energy. Las com­pras y fu­sio­nes es­tán au­men­tan­do en to­da Eu­ro­pa por la ca­pa­ci­dad de fi­nan­ciar gran­des ca­pi­ta­les, un pro­ce­so que po­si­ble­men­te per­se­guía el BCE pa­ra lu­char con­tra la de­fla­ción.

Con­vie­ne ad­ver­tir que no se­ría re­co­men­da­ble com­prar fon­dos en los que fi­gu­ren bo­nos y ac­cio­nes de las nue­vas com­pa­ñías pe­tro­le­ras que se de­di­can al frac

king, por­que mu­chas de ellas no po­drán pa­gar su ex­ce­si­va deu­da si el ba­rril de pe­tró­leo no al­can­za el ni­vel de ochen­ta dó­la­res. Las que se fun­da­ron con po­cos re­cur­sos pro­pios y se en­deu­da­ron por en­ci­ma del 80% ten­drán di­fi­cul­ta­des si no se re­cu­pe­ran los pre­cios del cru­do.

Pa­ra con­cluir, no se­ría aven­tu­ra­do su­po­ner que se re­pi­ta en Eu­ro­pa, aun­que en me­nor es­ca­la, lo que se pro­du­jo en Es­ta­dos Uni­dos cuan­do du­ran­te más de seis años la Re­ser­va Fe­de­ral apli­có po­lí­ti­cas de ex­pan­sión mo­ne­ta­ria que die­ron li­qui­dez al sis­te­ma con ti­pos en torno al ce­ro por cien­to. No fue por azar que Wall Street al­can­za­ra má­xi­mos his­tó­ri­cos y que el ín­di­ce de Stan­dard & Poor’s se du­pli­ca­ra en cua­tro años. Los ca­pi­ta­les eu­ro­peos com­pra­ron ban­cos ame­ri­ca­nos por­que los in­ver­so­res des­con­fia­ron del rit­mo de re­es­truc­tu­ra­ción de la ban­ca eu­ro­pea. Ac­tual­men­te, exis­ten in­di­cios de que los flu­jos cam­bian de di­rec­ción, por­que la bol­sa eu­ro­pea es­tá más ba­ra­ta y prác­ti­ca­men­te ter­mi­nó el sa­nea­mien­to de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de la zo­na eu­ro. No obs­tan­te, mien­tras no se re­suel­va el pro­ble­ma de Gre­cia las bol­sas eu­ro­peas se­gui­rán sien­do muy vo­lá­ti­les.

KIN MAN­RE­SA / AR­CHI­VO

Las bol­sas eu­ro­peas, con una ban­ca que prác­ti­ca­men­te ya es­tá sa­nea­da, si­guen es­tan­do ba­ra­tas

ROBERT TOR­NA­BELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.