¡Mi bol­si­llo si­gue sin no­tar la me­jo­ra!

La per­cep­ción por una par­te de la po­bla­ción de que la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción aún no le al­can­za con­tras­ta con el al­za que re­gis­tran las es­ta­dís­ti­cas de con­su­mo fa­mi­liar en los úl­ti­mos me­ses

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - JOR­DI GOULA

A pe­sar del cam­bio po­si­ti­vo en las con­di­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas que es­ta­mos atra­ve­san­do des­de ha­ce me­ses, si­gue sien­do ha­bi­tual en­con­trar­se a un co­no­ci­do que nos di­ga, “pues, que quie­res que te di­ga, yo no me he en­te­ra­do to­da­vía de que va­mos me­jor, co­mo di­cen”. Eso lo cer­ti­fi­ca el ba­ró­me­tro del CIS de ju­nio de 2015, cuan­do a la pre­gun­ta de “có­mo cree que se­rá su si­tua­ción eco­nó­mi­ca fa­mi­liar den­tro de un año”, un 64% di­ce que se­rá igual o peor. Rei­na el pe­si­mis­mo –cier­ta­men­te me­nor que un año atrás–pe­ro si­gue sien­do pe­si­mis­mo, qui­zás hoy más te­ñi­do de es­cep­ti­cis­mo. En cier­ta for­ma, el re­fe­ren­te si­gue sien­do el pe­río­do del boom y a pe­sar de que se ha re­pe­ti­do que es­ta si­tua­ción no va a vol­ver, el es­ta­do de áni­mo que se pue­de pul­sar “en la ca­lle” es ba­jo. Lo po­ne en evi­den­cia el Ob­ser­va­to­rio del con­su­mo eu­ro­peo de Ce­te­lem 2015, dón­de se in­vi­ta al en­tre­vis­ta­do a que di­ga cual es su si­tua­ción fi­nan­cie­ra en com­pa­ra­ción a ha­ce cin­co años. Un 66% di­ce que ha em­peo­ra­do y un 64% que com­pra me­nos.

Al otro la­do de la ba­rre­ra, en las es­ta­dís­ti­cas, nos en­con­tra­mos con una economía (PIB) su­bien­do a un rit­mo tri­mes­tral anua­li­za­do del 4%, un con­su­mo pri­va­do que va a la mis­ma velocidad y unas ven­tas mi­no­ris­tas que suben un 4,1% anual. Es­ta se- ma­na co­no­cía­mos que la ven­ta de co­ches cre­cía un 23% en agos­to, ve­mos que hay mo­vi­mien­to po­si­ti­vo en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, que el cré­di­to al con­su­mo cre­ce un 16% in­ter­anual en el pri­mer se­mes­tre del año... ¿Qué pa­sa? ¿En­ga­ña la gen­te a los en­tre­vis­ta­do­res? ¿Las es­ta­dís­ti­cas son ma­las? No pa­re­ce que ni lo uno ni lo otro sea lo que es­tá pa­san­do –hay de­ma­sia­dos in­di­ca­do­res en uno y otro la­do que lo cer­ti­fi­can– más bien to­do apun­ta a que la ex­pli­ca­ción de es­ta con­tra­dic­ción pa­sa por­que si­gue ha­bien­do un seg­men­to de po­bla­ción que es­tá en si­tua­ción muy ma­la, mien­tras mu­chos de los que es­tán me­jor e in­clu­so ya gas­tan más, to­da­vía no son cons­cien­tes de ello. Por otro la­do, hay gen­te que afor­tu­na­da­men­te no ha vivido la cri­sis, por­que ha po­di­do man­te­ner más o me­nos sus in­gre­sos, pe­ro que echó el freno a su con­su­mo por un mo­ti­vo de pre­cau­ción y aho­ra em­pie­za a re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do, al­go que so­bre to­do se per­ci­be en los bie­nes de con­su­mo no pe­re­ce­de­ros, aque­llos que ha­bían su­fri­do un apla­za­mien­to en su com­pra, léa­se elec­tro­do­més­ti­cos, mue­bles, co­ches...

Es­ta se­ría a gran­des ras­gos una pri­me­ra ex­pli­ca­ción, pe­ro el asun­to es com­ple­jo y ad­mi­te mu­chos ma­ti­ces. Por ejem­plo, pa­ra Ge­rard Cos­ta, pro­fe­sor de Mar­ke­ting de Esade, hay un pro­ble­ma de con­fian­za que si­gue sien­do muy im­por­tan­te. “Es co­mo en la pa­re­ja. Re­sul­ta di­fí­cil per­der la con­fian­za, pe­ro cuan­do se pier­de es mu­cho más di­fí­cil de re­cu­pe­rar”. Di­ce que so­lo pen­san­do en es­tos tér­mi­nos y el pro­fun­do da­ño –muy in­terio­ri­za­do– que ha cau­sa­do la Gran Cri­sis en mu­chas ca­pas de la po­bla­ción, pue­de en­ten­der­se que Es­pa­ña pre­sen­te las ma­yo­res di­fe­ren­cias en Eu­ro­pa en­tre la reali­dad eco­nó­mi­ca y las ex­pec­ta­ti­vas per­so­na­les. “En el pri­mer ca­so es­ta­mos co­mo en Ale­ma­nia y en el otro co­mo en Por­tu­gal...”, pro­si­gue. Bien, di­ga­mos que al­gu­nas fa­mi­lias gas­tan más, pe­ro to­da­vía sin con­fian­za.

En la idea de la per­cep­ción de la reali­dad in­sis­te An­to­nio Vi­lar, ca­te­drá­ti­co de Economía de la Uni­ver­si­dad Pa­blo Ola­vi­de de Se­vi­lla y fe­llow de la OCDE. “Hay una cier­ta iner­cia en la per­cep­ción de la reali­dad, pe­ro lo que pa­re­ce cier­to es que el con­su­mo es­tá cre­cien­do de for­ma asi­mé­tri­ca. Las cla­ses me­dias y al­tas es­tán em­pu­jan­do mu­cho y tie­nen un pe­so muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en la po­bla­ción”. Son los seg­men­tos de po­bla­ción que más re­cor­ta­ron su gas­to cuan­do em­pe­zó la cri­sis y aho­ra es­tán con­su­mien­do lo que apla­za­ron, por­que tie­nen di­ne­ro. Ex­pli­ca que es­ta iner­cia en la per­cep­ción de la reali­dad apa­re­ce en to­dos los as­pec­tos de la vi­da. y po­ne el ejem­plo de la sa­ni­dad. “En Es­pa­ña te­ne­mos la ma­yor es­pe-

Se­gún el CIS un 64% de los es­pa­ño­les cree que su si­tua­ción fi­nan­cie­ra en un año se­rá igual o peor que la ac­tual

El con­su­mo pri­va­do es­tá cre­cien­do a un rit­mo al­to, del 4% anua­li­za­do, en el se­gun­do tri­mes­tre, se­gún el INE El cré­di­to al con­su­mo cre­ce un 16% in­ter­anual en el pri­mer se­mes­tre del 2015, se­gún el Ban­co de Es­pa­ña

ran­za de vi­da y, en cam­bio, hay una per­cep­ción de la pro­pia sa­lud que no es muy bue­na. Y en Gre­cia, dón­de la es­pe­ran­za es me­nor, se sien­ten más sa­nos que na­die”, co­men­ta.

Cier­ta­men­te, el as­pec­to psi­co­ló­gi­co jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te. “Mu­cha gen­te si­gue to­da­vía con su chip men­tal en mo­do ‘aho­rro’. En es­tos años he­mos cam­bia­do mu­cho los há­bi­tos de con­su­mo. Pue­do afir­mar que en pro­duc­tos bá­si­cos la re­cu­pe­ra­ción ha si­do es­pec­ta­cu­lar en la gran dis­tri­bu­ción. Des­de enero a ju­lio el cre­ci­mien­to es del 1,7%, que, en el cam­po de los bie­nes no du­ra­de­ros es muy al­to. En par­te es de­bi­do a que du­ran­te el año he­mos vivido una de­fla­ción en el gran con­su­mo. Las mar­cas de fa­bri­can­te han es­ta­do en cons­tan­te ofer­ta, mien­tras las mar­cas de dis­tri­bui­dor, siem­pre han si­do más eco­nó­mi­cas. Pe­ro me atre­ve­ría a de­cir que la gen­te gas­ta al­go más, aun­que no siem­pre lo per­ci­be”, co­men­ta Asís González de Cas­te­jón, di­rec­tor pa­ra los es­tu­dios de la dis­tri­bu­ción de Niel­sen.

Otro pun­to de vis­ta lo apor­ta Oriol As­pachs, di­rec­tor de Macroeconomia del Àrea de Pla­ni­fi­ca­ció Es­tra­tè­gi­ca i Es­tu­dis de La Cai­xa, “no de­be­ría sor­pren­der­nos en ab­so­lu­to que la per­cep­ción de la re­cu­pe­ra­ción apa­rez­ca con un cier­to re­tra­so. Re­cor­de­mos lo que pa­só con la re­ce­sión, tam­bién se tar­dó en re­co­no­cer­la y cam­biar los há­bi­tos”. Ade­más, aña­de, que la gen­te hoy si­gue con in­cer­ti­dum­bre, ya que la úl­ti­ma vez que se le di­jo que íba­mos me­jor, al ca­bo de po­co tiem­po la economía re­ca­yó en la re­ce­sión por cul­pa de la deu­da grie­ga. “Aun­que los ana­lis­tas di­gan que la si­tua­ción va a me­jor, la gen­te se lo pien­sa dos ve­ces an­tes de acep­tar­lo”, pro­si­gue. Y plan­tea un as­pec­to muy im­por­tan­te. “La si­tua­ción es me­jor, por­que cen­tra­mos el aná­li­sis en las ta­sas de cre­ci­mien­to, pe­ro no es ‘mu­cho me­jor’, ya que no de­be ol­vi­dar­se que en va­lo­res ab­so­lu­tos se­gui­mos en unos ni­ve­les que es­tán por de­ba­jo de los exis­ten­tes an­tes de la cri­sis”. Ad­mi­te que las fuen­tes de in­cer­ti­dum­bre han cam­bia­do. “Ha­ce años eran in­ter­nas, so­bre el cre­ci­mien­to de nues­tra economía, aho­ra ya no te­ne­mos tan­tas du­das so­bre lo nues­tro, pe­ro el mie­do vie­ne de fue­ra –llá­me­se Chi­na o Gre­cia– y la po­si­ble re­per­cu­sión que los pro­ble­mas pue­dan te­ner aquí”.

De to­dos mo­dos, hay una se­rie de as­pec­tos reales en los que de­be ha­cer­se hin­ca­pié. Por ejem­plo, des­de el año 2010 las fa­mi­lias es­pa­ño­las se han des­en­deu­da­do en una ci­fra cer­ca­na a los 140.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne un 14% del PIB. Los cos­tes fi­nan­cie­ros del en­deu­da­mien­to fa­mi­liar, asi­mis­mo han caí­do sus­tan­cial­men­te, so­bre to­do en los re­fe­ren­tes a las hi­po­te­cas. Y hay un li­ge­ro cam­bio de plan­tea­mien­to per­so­nal. Pa­ra el pro­fe­sor Cos­ta, “la gen­te em­pie­za a per­mi­tir­se ca­pri­chos en ca­sa, aun­que es muy re­ti­cen­te con los gas­tos de su­mi­nis­tro. Por ejem­plo, hay un 50% de fa­mi­lias dis­pues­tas a aho­rrar en la luz y el gas y un 20% a re­plan­tear­se a la ba­ja sus gas­tos de ocio”.

En de­fi­ni­ti­va, ¿quién y có­mo em­pu­ja el con­su­mo? Se­gún el úl­ti­mo in­for­me del BBVA so­bre la si­tua­ción del con­su­mo en Es­pa­ña en el pri­mer se­mes­tre del 2015, son “las cla­ses me­dias y los ho­ga­res aco­mo­da­dos los res­pon­sa­bles, mien­tras el gas­to de los me­nos fa­vo­re­ci­dos –que du­ran­te la cri­sis se re­du­jo me­nos en tér­mi­nos re­la­ti­vos– con­ti­núa ca­yen­do, lo que ha su­pues­to un cier­to re­pun­te en la de­sigual­dad de la dis­tri­bu­ción del gas­to”. Por lo que res­pec- ta a los pro­duc­tos que ma­yor em­pu­je mues­tran, se afir­ma que “los bie­nes du­ra­de­ros li­de­ran el cre­ci­mien­to del gas­to des­de me­dia­dos del 2013”. En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sor Vi­lar es ta­jan­te. “En el con­su­mo de bie­nes du­ra­de­ros, los me­nos fa­vo­re­ci­dos cam­bian un ob­je­to cuan­do se rom­pe o cuan­do ya no pue­de ti­rar más. En cam­bio, los más aco­mo­da­dos, lo cam­bian cuan­do sa­le un nue­vo mo­de­lo. Si la caí­da del gas­to se ace­le­ró por las cla­ses me­dias y al­tas, la re­cu­pe­ra­ción tam­bién vie­ne por ellas”.

ANA JI­MÉ­NEZ

La decisión de con­su­mir de­be su­pe­rar una per­cep­ción ne­ga­ti­va per­so­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.