“La se­gu­ri­dad es in­trín­se­ca a las re­des, es su pun­to crí­ti­co”

La Vanguardia - Dinero - - ENTRVISTA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Ul­ti­ma­men­te, Mar­tín Ca­sa­do vie­ne con fre­cuen­cia a Es­pa­ña, el país don­de na­ció ha­ce 38 años y en el que pa­só só­lo los dos pri­me­ros de su vi­da. Ha es­ta­do ha­ce po­co en Bar­ce­lo­na, y vol­ve­rá en oc­tu­bre con mo­ti­vo de la con­fe­ren­cia eu­ro­pea VM­world, or­ga­ni­za­da por VM­wa­re, la em­pre­sa de la que es vi­ce­pre­si­den­te.

Es­ta his­to­ria tie­ne ras­gos singulares, po­dría de­cir­se que ejem­pla­res. Mar­tín Ca­sa­do es­tu­dió en Stan­ford, y su pro­yec­to de doc­to­ra­do sir­vió de ba­se pa­ra, jun­to con dos pro­fe­so­res, crear la em­pre­sa Ni­ci­ra [vi­gi­lan­cia, en sáns­cri­to] que tres años des­pués, no sin re­cha­zar otras ofer­tas, se de­jó ad­qui­rir por VM­wa­re. Cu­rio­sa­men­te, tan­to com­pra­do­ra co­mo ven­de­do­ra sur­gie­ron de los la­bo­ra­to­rios de Stan­ford.

Si VM­wa­re, lí­der cons­ta­ta­do del mercado de la vir­tua­li­za­ción de cen­tros de da­tos, aho­ra muy vol­ca­da en las so­lu­cio­nes cloud, se in­tere­só por aque­lla jo- ven em­pre­sa del Si­li­con Va­lley, se ex­pli­ca por una in­no­va­ción po­ten­cial­men­te re­vo­lu­cio­na­ria. Esa tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va se co­no­ce co­mo SDN, si­gla en in­glés de re­des de­fi­ni­das por soft­wa­re. En esas tres le­tras se con­den­sa uno de los fe­nó­me­nos que es­tán al­te­ran­do las re­la­cio­nes de fuer­za en­tre los pro­vee­do­res de tec­no­lo­gías de la información. No es pre­ci­so que el lec­tor tra­te de en­ten­der la tec­no­lo­gía: le bas­ta­rá con sa­ber que SDN ha­ce po­si­ble que una red sea con­tro­la­da des­de el soft­wa­re, re­du­cien­do así el pa­pel del hard­wa­re, que has­ta aho­ra dic­ta­ba las re­glas.

El pro­duc­to que en­car­na las ideas de Ca­sa­do, aho­ra con los re­cur­sos de una gran em­pre­sa co­mo VM­wa­re, se co­mer­cia­li­za ba­jo la de­no­mi­na­ción de NSX. Tam­bién tres le­tras. Con mo­ti­vo de la re­cien­te vi­si­ta de Ca­sa­do pa­ra par­ti­ci­par de un en­cuen­tro con clien­tes, Di­ne­ro ha te­ni­do la oca­sión de en­tre­vis­tar­le.

He leído que en el año y me­dio des­de que VM­wa­re anun­ció NSX al mercado, el rit­mo de fac­tu­ra­ción anual ha si­do de 100 mi­llo­nes de dó­la­res… A es­te pa­so, la com­pra de Ni­ci­ra ha­bría si­do ba­ra­ta.

Ha­brá leído un in­for­me an­ti­guo, del 2014. Ya va­mos a un rit­mo de 200 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

Pa­re­ce que to­do el mun­do en es­ta in­dus­tria ha­bla de SDN...

Yo no di­ría to­do el mun­do. Pa­ra em­pe­zar, la ex­pre­sión soft­wa­re-de­fi­ned net­work se­pu­bli­có por­pri­me­ra vez en un ar­tícu­lo aca­dé­mi­co, en la re­vis­ta del MIT. Es­ta­ba ba­sa­do en nues­tros tra­ba­jos uni­ver­si­ta­rios, y en aquel mo­men­to SDN era al­go es­pe­cí­fi­co. Des­de en­ton­ces, he ido per­dien­do la pis­ta de qué sig­ni­fi­ca pa­ra mu­cha gen­te que usa la si­gla SDN sin en­co­men­dar­se a los orí­ge­nes.

Lo que di­ce no qui­ta que SDN pri­me­ro, y NSX des­pués, se­rían in­ter­pre­ta­dos co­mo ame­na­zas a la he­ge­mo­nía his­tó­ri­ca de Cis­co en el mercado de net­wor­king.

Veo por dón­de va, pe­ro le ase­gu­ro que nun­ca tu­ve la idea de fas­ti­diar a Cis­co. Ten­ga en cuen­ta que VM­wa­re no ven­de ni una so­la pie­za de hard­wa­re, só­lo ven­de soft­wa­re. Nues­tros clien­tes pue­den im­plan­tar­lo en in­fra­es­truc­tu­ras fí­si­cas com­pra­das a otros pro­vee­do­res, por ejem­plo Cis­co, pe­ro no só­lo Cis­co. Es cu­rio­so que na­die di­ga que los swit­ches [ con­mu­ta­do­res de red] de Cis­co com­pi­ten con VM­wa­re. Por­que no se­ría cier­to: lo que ha­ce­mos con NSX es fa­ci­li- tar que los clien­tes de Cis­co –o los de HP, Hua­wei, Ju­ni­per...– pue­dan ele­gir.

Us­ted sa­be que no es­lo que­se di­ce en el mercado.

Pues le ha­go no­tar que Cis­co ha ba­ja­do los pre­cios de sus swit­ches. Lo ha he­cho por­que la exis­ten­cia de NSX es­tá per­mi­tien­do que sus clien­tes, co­mo los de otros fa­bri­can­tes, ten­gan op­cio­nes que no te­nían. Vis­to así, de­be­ría in­ter­pre­tar­se que has­ta los que no son nues­tros clien­tes se be­ne­fi­cian de la exis­ten­cia de NSX.

Den­tro de VM­wa­re us­ted se ocu­pa tam­bién de se­gu­ri­dad. ¿Por qué?

Por­que la se­gu­ri­dad es in­trín­se­ca a las re­des, es su pun­to crí­ti­co. Por tan­to, mi pues­to en la or­ga­ni­za­ción re­fle­ja esa reali­dad. Es un área im­por­tan­te de in­ver­sión, tan­to or­gá­ni­ca co­mo en los acuer­dos con so­cios. Por cier­to, he­mos abier­to a VM­wa­re opor­tu­ni­da­des de ga­nar nue­vos so­cios, co­mo Pa­lo Al­to Net­works, por ejem­plo.

Si NSX ha de in­ser­tar­se en las in­fra­es­truc­tu­ras exis­ten­tes, se en­cuen­tra con la he­ren­cia tec­no­ló­gi­ca [que el sec­tor lla­ma en in­glés le­gacy]. Que no es­té a la úl­ti­ma no im­pi­de que fun­cio­ne.

Jus­ta­men­te, esa es una de las ra­zo­nes por las que la vir­tua­li­za­ción es tan im­por­tan­te, por­que el mercado es­tá en ple­na tran­si­ción des­de el le­gacy ha­cia la nu­be. El mo­de­lo an­te­rior per­sis­te, pe­ro en­ve­je­ci­do. En es­te sen­ti­do, SDN re­pre­sen­ta un gran cam­bio, y ya se sa­be que los cam­bios lle­van tiem­po.

La exis­ten­cia de NSX es­tá per­mi­tien­do que los clien­tes de Cis­co, co­mo los de otros fa­bri­can­tes, ten­gan op­cio­nes que no te­nían” El mercado es­tá en ple­na tran­si­ción des­de el le­gacy ha­cia la nu­be. En es­te sen­ti­do, SDN re­pre­sen­ta un gran cam­bio”

ARCHIVO

Mar­tín Ca­sa­do, vi­ce­pre­si­den­te y di­rec­tor ge­ne­ral de Net­wor­king y Se­gu­ri­dad de VM­wa­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.