De la ar­queo­lo­gía a la eco­lo­gía

El his­tó­ri­co hos­tal-spa Em­pú­ries es el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to 100% eco­ló­gi­co

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Fi­guei­ral

Se iden­ti­fi­ca siem­pre con edi­fi­cios en Bar­ce­lo­na. Es la ar­qui­tec­tu­ra de Jo­sep Puig i Ca­da­falch, uno de los gran­des atrac­ti­vos vi­sua­les de la ciu­dad y al­re­de­do­res, con tra­ba­jos co­mo la ca­sa de les Pun­xes en la Diagonal, la ca­sa Mu­ley Afid en la Bo­na­no­va, la fá­bri­ca Ca­sa­ra­mo­na (hoy Caixaforum) en Mont­juïc, la ca­sa Ametller en pa­seo de Grà­cia o las ca­vas Co­dor­niu en Sant Sa­dur­ní d’Anoia. Una fa­ce­ta pro­fe­sio­nal me­nos co­no­ci­da del ar­qui­tec­to, so­bre to­do fue­ra de Ca­ta­lun­ya, fue su eta­pa co­mo pre­si­den­te de la Man­co­mu­ni­tat, des­de la que im­pul­só, en­tre otras ini­cia­ti­vas, las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en Em­pú­ries a par­tir de 1908, unas rui­nas de las que ya se co­no­cía su em­pla­za­mien­to en el si­glo XV y se em­pe­za­ron a ex­ca­var en el XVIII, aun­que no fue has­ta prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do cuan­do se em­pe­zó a em­plear una me­to­do­lo­gía cien­tí­fi­ca im­pul­sa­da por Puig i Ca­da­falch, que pu­so al man­do de es­tos tra­ba­jos a Emi­li Gan­dia.

Gan­dia y su equi­po de ar­queó­lo­gos se alo­ja­ban en una pe­que­ña ca­sa de co­mi­das y hués­pe­des jun­to a las ex­ca­va­cio­nes y a pie de pla­ya, lla­ma­da Vi­lla Te­re­si­ta, que gra­cias a es­tos in­ves­ti­ga­do­res y a quie­nes con­vi­vían tem­po­ra­das con ellos aca­ba­ron po­pu­la­ri­zan­do y atra­yen­do al pri­mer tu­ris­mo del nor­te de la Cos­ta Bra­va po­cos años des­pués de que el pe­rio­dis­ta Ferrán Agu­lló la bau­ti­za­se así en 1908 en una cró­ni­ca de La Veu de Ca­ta­lun­ya, que va­rias po­bla­cio­nes co­mo Be­gur, Sant Fe­liu y Bla­nes qui­sie­ron ha­cer su­ya co­mo el lu­gar exac­to que ins­pi­ró ese nom­bre. El edi­fi­cio no cam­bió un ápi­ce su es­truc­tu­ra has­ta 1959 cuan­do se reali­zó la pri­me­ra re­for­ma am­plian­do la ca­sa, en­ton­ces ya con con­si­de­ra­ción de hos­tal, ha­cia la par­te sur de la pla­ya y así si­guió fun­cio­nan­do me­dio si­glo, co­mo úni­ca edi­fi­ca­ción de un entorno na­tu­ral pri­vi­le­gia­do.

En el 2002, la fin­ca a mi­tad de ca­mino en­tre l’Es­ca­la y Sant Mar­tí d’Em­pú­ries fue ad­qui­ri­da por Gui­ller­mo Ar­quer y dio un gi­ro de 180º en cuan­to a ges­tión ho­te­le­ra y medioambiental. “La pro­pie­dad no se ha apun­ta­do aho­ra a la fi­lo­so­fía de que el ho­tel sea sos­te­ni­ble, ya te­nía esa sen­si­bi­li­dad des­de ha­ce años en otras ini­cia­ti­vas y la ha que­ri­do apli­car aquí al 100%”, co­men­ta Albert Ma­rín, di­rec­tor del hos­tal-spa des­de ha­ce cin­co años, des­pués de ha­ber pa­sa­do por di­fe­ren­tes pues­tos en ho­te­le­ría de lu­jo en Mé­xi­co, Mur­cia, Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

La prue­ba de esa apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad es que el hos­tal Em­pú­ries fue el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to hos­te­le­ro en Eu­ro­pa que ob­tu­vo en el 2011 la cer­ti­fi­ca­ción LEED (Lea­ders­hip in Energy and En­vi­ro­men­tal De­sign), que lo acre­di­ta co­mo edi­fi­cio sos­te­ni­ble que ha de­mos­tra­do su com­pro­mi­so

La am­plia­ción del es­ta­ble­ci­mien­to y su ges­tión, en los que se han in­ver­ti­do 500.000 eu­ros anua­les en los úl­ti­mos ejer­ci­cios, se han he­cho si­guien­do la eco-fi­lo­so­fía del crad­le to crad­le (de la cu­na a la cu­na), que se cen­tra en el di­se­ño de cual­quier pro­duc­to o ser­vi­cio de ma­ne­ra que sea to­tal­men­te bio­de­gra­da­ble o to­tal­men­te re­uti­li­za­ble.

“En nues­tro es­ta­ble­ci­mien­to he­mos ba­ja­do la de­man­da ener­gé­ti­ca con es­tra­te­gias pa­si­vas co­mo la ven­ti­la­ción na­tu­ral, el em­pla­za­mien­to de los edi­fi­cios o las cu­bier­tas ve­ge­ta­les. Ac­ti­va­men­te, se ha cam­bia­do la ilu­mi­na­ción a leds y ade­más, más de un ter­cio de la elec­tri­ci­dad que con­su­mi­mos es pro­pia gra­cias a pla­cas fo­to­vol­tai­cas”, in­di­ca Ma­rín. “Otro de­ta­lle es el ci­clo del agua: las aguas gri­ses y plu­via­les que son re­uti­li­za­bles se uti­li­zan pa­ra apli­ca­cio­nes pa­ra lle­nar las cis­ter­nas y re­gar el huer­to pro­pio, que se abo­na con el com­pues­to ge­ne­ra­do con los re­si­duos or­gá­ni­cos de los res­tau­ran­tes”.

A los dos res­tau­ran­tes del hos­tal, que tie­nen la ase­so­ría gas­tro­nó­mi­ca del chef Ra­fa Pe­ña, só­lo lle­gan pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, en gran par­te de pro­duc­ción pro­pia o de pro­duc­to­res lo­ca­les que tra­ba­jan en huer­tos y cam­pos con sello de cul­ti­vo eco­ló­gi­co CCPAE, y pes­ca­do de las lon­jas cer­ca­nas, un cui­da­do si­mi­lar se tie­ne en los ma­te­ria­les de sus 55 ha­bi­ta­cio­nes y el spa de es­te es­ta­ble­ci­mien­to que, abier­to to­do el año y con una me­dia de 55 em­plea­dos, fac­tu­ra­rá es­te 2015 al­go más de 3,7 mi­llo­nes de eu­ros.

Se han in­ver­ti­do 500.000 eu­ros anua­les du­ran­te los úl­ti­mos ejer­ci­cios en la am­plia­ción del es­ta­ble­ci­mien­to y su ges­tión

1 · 1 VIS­TA PANORÁMICA del hos­tal y la pla­ya de Por­tit­xol de Em­pú­ries

2 2 EL VI­LLA TE­RE­SI­TA, uno de los res­tau­ran­tes del ho­tel-spa

3 3 LA PAR­TE MÁS AN­TI­GUA del hos­tal con­ser­va ele­men­tos ori­gi­na­les

4

4 UNA DE LAS HA­BI­TA­CIO­NES DO­BLES con vis­ta al mar Me­di­te­rrá­neo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.