Ya no se em­pren­de pa­ra sa­lir del pa­ro

Au­men­ta la crea­ción de ‘start-up’ de di­fe­ren­tes sec­to­res y con ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la mano de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les muy bien pre­pa­ra­dos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Una de las ideas co­mu­nes en los úl­ti­mos años da­ba por su­pues­to que el au­men­to de per­so­nas que po­nían en mar­cha su pro­pio ne­go­cio es­ta­ba li­ga­da con la ne­ce­si­dad, a ve­ces de­ses­pe­ra­da, de sa­lir de una si­tua­ción de des­em­pleo. In­ver­tían sus aho­rros, o el ca­pi­tal que la fa­mi­lia po­día pres­tar­les, pa­ra en­con­trar un ca­mino de re­gre­so a la ocu­pa­ción, que ade­más, les per­mi­tía com­pa­ti­bi­li­zar su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal con la po­si­bi­li­dad de ser due­ños de su tiem­po. Eso lle­vó a mu­chos desas­tres, a ideas mal per­fi­la­das, a apues­tas erró­neas o rea­li­za­das a des­tiem­po cu­yas con­se­cuen­cias fue­ron muy se­rias pa­ra quie­nes da­ban el pa­so ade­lan­te co­mo pa­ra quie­nes les ha­bían apo­ya­do. Hoy, ase­gu­ra Ma­ría Ben­ju­mea, fun­da­do­ra de Spain Star­tup, la em­pre­sa au­to­ra del Ma­pa del em­pren­di­mien­to 2015 - South Sum­mit ’15, las co­sas son muy dis­tin­tas.

“Só­lo un 1% de los em­pren­de­do­res ca­ta­la­nes pro­vie­ne del des­em­pleo. El 57% tra­ba­ja­ba por cuen­ta aje­na y el por­cen­ta­je res­tan­te pro­vie­ne de otros pro­yec­tos. Se sue­le ha­blar de que mu­cha gen­te to­ma­ba es­te ca­mino por ne­ce­si­dad, y no es así. Mu­chos de ellos han ini­cia­do su pro­pia aven­tu­ra y otros se han su­ma­do a las pro­pues­tas que les ha­cían, sim­ple­men­te por­que las en­ten­dían fac­ti­bles e in­tere­san­tes y eso es un re­fle­jo de có­mo es­tá cam­bian­do el chip de la gen­te. Hay un nue­vo mun­do en el que las co­sas se es­tán ha­cien­do de otra ma­ne­ra”. En­tre las mo­ti­va­cio­nes pa­ra em­pren­der, un 65% afir­ma que siem­pre qui­so mon­tar una start-up, el 19% lo ha he­cho por­que cree en el pro­yec­to y un 16% pa­ra dar un gi­ro a su vi­da pro­fe­sio­nal. En cuan­to al per­fil, sue­len ser jó­ve­nes de en­tre 25 y 34 años, “al­go muy si­mi­lar a lo que ocu­rre en La­ti­noa­mé­ri­ca y en el sur de Eu­ro­pa” y el 89% tie­ne es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o de post­gra­do. “El mun­do del em­pren­di­mien­to es in­ten­si­vo en co­no­ci­mien­tos. Cuan­do ha­blas de start-up y de in­no­va­ción te es­tás re­fi­rien­do a gen­te muy ca­pa­ci­ta­da y que po­see una for­ma­ción que les per­mi­te ace­le­rar los pro­ce­sos, por lo que es nor­mal que pro­ven­gan de la educación su­pe­rior”, ase­gu­ra Ben­ju­mea. “Las em­pre­sas que es­tán vin­cu­la­das con la in­no­va­ción re­quie­ren per­fi­les cua­li­fi­ca­dos. Pa­ra otro ti­po de ne­go­cios, más tra­di­cio­na­les, co­mo un co­mer­cio en sus di­ver­sas va­ria­bles, se re­quie­ren me­nos co­no­ci­mien­tos, pe­ro si quie­res ge­ne­rar esa di­fe­ren­cia, es ló­gi­co que se ten­ga una for­ma­ción o una ex­pe­rien­cia que fa­ci­li­ten la crea­ción de va­lor aña­di­do”.

MÁS ALLÁ DE IN­TER­NET

Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que las start-up sean úni­ca­men­te em­pre­sas re­la­cio­na­das con in­ter­net y lo di­gi­tal, co­mo es creen­cia co­mún. Se­gún Ben­ju­mea, con el tér­mino start-up se de­sig­na a una com­pa­ñía de nue­va crea­ción, que sea in­no­va­do­ra y que ten­ga ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to, y en ese te­rreno ca­ben mu­chas apues­tas. “Cual­quier ne­go­cio, siem­pre que cum­pla es­tos pa­rá­me­tros, en­tra en la de­fi­ni­ción. Hay mu­chos em­pren­de­do­res que es­tán desa­rro­llan­do pro­yec­tos en la in­dus­tria, en la ener­gía o en la sa­lud.

Una pa­na­de­ría, si es in­no­va­do­ra, es tam­bién una start-up, por lo que no po­de­mos fi­jar­nos só­lo en las nue­vas tec­no­lo­gías. Só­lo el 50% de es­ta cla­se de em­pre­sas per­te­ne­cen al área de In­ter­net & Mo­bi­le, el res­to ha pues­to en mar­cha to­do ti­po de ini­cia­ti­vas. Y no só­lo se tra­ta de vie­jos ne­go­cios: tam­bién exis­ten áreas nue­vas con enor­me po­ten­cial, co­mo el entorno ae­ro­es­pa­cial, “don­de exis­ten em­pre­sas muy in­tere­san­tes mon­ta­das con re­cur­sos mí­ni­mos que es­tán sa­lien­do ade­lan­te –en Ca­ta­lun­ya hay va­rios ca­sos de éxi­to– y que van a ser cla­ve en el fu­tu­ro. La trans­for­ma­ción que es­ta­mos vi­vien­do es enor­me”.

Só­lo un 1% de los em­pren­de­do­res ca­ta­la­nes pro­vie­ne de una si­tua­ción de des­em­pleo Los em­pren­de­do­res son jó­ve­nes de 25 a 34 años, y nue­ve de ca­da diez tie­nen es­tu­dios su­pe­rio­res El 50% de las nue­vas ‘start-up’ son del sec­tor de In­ter­net & Mo­bi­le, el res­to son de to­do ti­po de ini­cia­ti­vas

Los nue­vos per­fi­les pro­fe­sio­na­les son jó­ve­nes muy bien pre­pa­ra­dos que desa­rro­llan mu­chos pro­yec­tos en el cam­po de la in­dus­tria, la ener­gía o la sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.