Áfri­ca vi­ve en ple­na re­vo­lu­ción del mó­vil

El uso de te­lé­fo­nos pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net, or­ga­ni­zar pro­tes­tas o rea­li­zar pa­gos se mul­ti­pli­ca en el con­ti­nen­te

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - XA­VIER ALDEKOA JOHANNESBURGO

El uso de te­lé­fo­nos mó­vi­les pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net, or­ga­ni­zar pro­tes­tas o rea­li­zar pa­gos cre­ce ver­ti­gi­no­sa­men­te en el con­ti­nen­te afri­cano.

Abi­da­me Ibe le­van­ta el bra­zo al cie­lo y agi­ta fas­ti­dia­da su mó­vil. Vuel­ve a mi­rar la pan­ta­lla y tuer­ceel ges­to. “¡La co­ne­xión va de­ma­sia­do len­ta!”, di­ce ner­vio­sa. Mien­tras espera, Abi man­da un men­sa­je de what­sapp a su her­ma­na Ife, que de­be es­tar a pun­to de lle­gar. “Es­tá vi­nien­do”, in­for­ma. De las ca­lles de La­gos (Nigeria), in­fes­ta­das de vehícu­los vie­jos, lle­ga un rui­do in­fer­nal de cien­tos de clá­xo­nes so­nan­do a la vez, pe­ro Abi si­gue pe­ga­da a su mó­vil, aje­na al con­cier­to de gri­llos me­tá­li­cos. Has­ta que le cam­bia la ca­ra. En su te­lé­fono se car­ga por fin una web de re­sul­ta­dos de la Pre­mier Lea­gue in­gle­sa y con­fir­ma la vic­to­ria: “¡Ge­nial! ¡El Chel­sea ha ga­na­do 1-0, gol de Terry en el mi­nu­to 92!”, di­ce fe­liz. Se oye el so­ni­do de un men­sa­je re­ci­bi­do y es Ife otra vez: “Al final nos ve- mos di­rec­ta­men­te en el bar, que lle­ga un po­co tar­de”, ex­pli­ca Abi.

Es­ce­nas co­ti­dia­nas co­mo es­ta avi­san de que una nue­va re­vo­lu­ción es­tá a pun­to de su­ce­der: los smartp­ho­nes o te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes es­tán cam­bian­do el con­ti­nen­te afri­cano. No só­lo es una cues­tión de can­ti­dad y que el Áfri­ca sub­saha­ria­na sea la re­gión del pla­ne­ta don­de más ha cre­ci­do la pe­ne­tra­ción del mó­vil en los úl­ti­mos cin­co años. Ni si­quie­ra es só­lo que esa ten­den­cia va­ya a se­guir a to­do tren: los 329 mi­llo­nes de sus­crip­to­res úni­cos se­rán 504 mi­llo­nes en el año 2020 y la pe­ne­tra­ción del mó­vil pa­sa­rá del 38% ac­tual al 51%. Se tra­ta de có­mo usan el mó­vil los afri­ca­nos. Los con­su­mi­do­res, go­bier­nos y ne­go­cios sub­saha­ria­nos no só­lo uti­li­zan su te­lé­fono co­mo he­rra­mien­ta bá­si­ca de co­mu­ni­ca­ción, sino tam­bién co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net y ac­ce­der a información, or­ga­ni­zar­se so­cial­men­te o in­clu­so pa­gar sus com­pras y sus­ti­tuir al ban­co.

El sal­to tec­no­ló­gi­co ha vuel­to a ser una reali­dad en Áfri­ca. Ha­ce una dé­ca­da, la irrup­ción de la te­le­fo­nía mó­vil po­si­bi­li­tó que mi­llo­nes de afri­ca­nos pu­die­ran co­mu­ni­car­se en lu­ga­res don­de las lí­neas te­le­fó­ni­cas te­rres­tres eran de­fi­cien­tes o di­rec­ta­men­te inexis­ten­tes. A di­fe­ren­cia de Oc­ci­den­te, don­de pri­me­ro se ge­ne­ra­li­zó la te­le­fo­nía fi­ja o te­rres­tre y pos­te­rior­men­te la mó­vil, en Áfri­ca sub­saha­ria­na la ma­yo­ría deu­sua­rios de mó­vil nun­ca tu­vie­ron an­tes ac­ce­so a una lí­nea de te­lé­fono fi­ja. Aho­ra ha pa­sa­do al­go pa­re­ci­do. La po­si­bi­li­dad de co­nec­tar­se a in­ter­net en mó­vi­les o ta­ble­tas ha ge­ne­ra­li­za­do el uso de in­ter­net en­tre mi­les de afri­ca­nos queno pue­den ac­ce­de­ra com­prar­se or­de­na­do­res o por­tá­ti­les. Gra­ce Akon, es­tu­dian­te sur­su­da­ne­sa en Bun­go­ma, Ke­nia, ilus­tra la di­fe­ren­cia. “Un or­de­na­dor cues­ta en- tre 50.000 y 60.000 che­li­nes (en­tre 500 y 600 eu­ros), aquí ca­si na­die pue­de pa­gar eso, pe­ro to­do el mun­do tie­ne mó­vil: mis ve­ci­nos, el fru­te­ro, el pas­tor, los es­tu­dian­tes... to­dos pue­den co­nec­tar­se a Fa­ce­book, co­nec­tar­se a Goo­gle o cha­tear”, ex­pli­ca.

Ac­tual­men­te, más de 150 mi­llo­nes de per­so­nas usan sus mó­vi­les o ta­ble­tas pa­ra co­nec­tar­se a in­ter­net en el Áfri­ca sub­saha­ria­na. Aun­que el por­cen­ta­je aún es pe­que­ño, la ci­fra su­po­ne só­lo un17% de la po­bla­ción com­pa­ra­do con el 30% de­me­dia mun­dial, el nú­me­ro de afri­ca­nos co­nec­ta­dos cre­ce­rá has­ta el 38% en ape­nas cin­co años, se­gún un es­tu­dio del GSMA, la aso­cia­ción de ope­ra­do­res mó­vi­les y em­pre­sas. Seis mer­ca­dos do­mi­na­rán el cam­bio: Nigeria, Su­dá­fri­ca, Tan­za­nia, Etio­pía, Ke­nia y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go su­po­nen jun­tos ca­si la mi­tad de to­dos los sus­crip­to­res de mó­vil por de­ba­jo del Sáha­ra.

El sec­tor ya ha mo­vi­do fi­cha pa­ra adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des lo- ca­les y si el cos­te me­dio de un smartp­ho­ne en Eu­ro­pa su­pera de lar­go los 100 eu­ros, en Áfri­ca se si­túa en­tre 20 y 40 eu­ros. Y el boom de te­le­fo­nía in­te­li­gen­te no ha he­cho más que co­men­zar: en su úl­ti­mo in­for­me, el GSMA es­ti­ma que el nú­me­ro de smartp­ho­nes en Áfri­ca Sub­saha­ria­na se ha­brá mul­ti­pli­ca­do por sie­te en el 2020 y su­pe­rará los 525 mi­llo­nes de apa­ra­tos. En el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Áfri­ca, ce­le­bra­do en ju­nio en Ciu­dad del Ca­bo, Mor­ti­mer Ho­pe, di­rec­tor de la di­vi­sión afri­ca­na de la com­pa­ñía, ad­mi­tió que las com­pa­ñías se es­tán fro­tan­do las ma­nos. “Nues­tra ex­pec­ta­ti­va es que el uso de da­tos pa­ra co­nec­tar­se con­ti­núe cre­cien­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar”, di­jo. Ho­pe pi­dió co­la­bo­ra­ción a los go­bier­nos pa­ra que re­duz­can los im­pues­tos so­bre los smartp­ho­nes u otras pla­ta­for­mas y así fa­ci­li­tar el ac­ce­so a in­ter­net de la po­bla­ción más po­bre. “Es­ta­mos an­te los pri­me­ros pa­sos de la co­ne­xión por da­tos (en Áfri­ca) pe­ro nos gus­ta­ría que to­do el mun­do pu­die­ra te­ner voz. La in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca ex­tra ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar­lo no es tan gran­de co­mo se po­dría pen­sar”.

La po­pu­la­ri­za­ción de los smartp­ho­nes y el ac­ce­so a in­ter­net des­de otras ter­mi­na­les de mó­vil o ta­ble­tas ha­cen inevi­ta­ble el es­ta­lli­do: el GSMA es­ti­ma que en el 2019 el trá­fi­co de da­tos en el Áfri­ca sub­saha­ria­na se ha­brá mul­ti­pli­ca­do por vein­te, el do­ble del cre­ci­mien­to en el res­to del mun­do. Se­rá la se­gun­da zo­na del mun­do en co­ne­xio­nes 3G, só­lo por de­trás de la re­gión de Asia-Pa­cí­fi­co.

Pa­ra el ke­niano Mark Kaig­wa, con­sul­tor y ex­per­to en tec­no­lo­gía, el te­rre­mo­to mó­vil no ha he­cho más que co­men­zar. “En al­gu­nas re­gio­nes, hay más afri­ca­nos con ac­ce­so a te­lé­fono mó­vil que con ac­ce­so a elec­tri­ci­dad”, apun­ta en su es­tu­dio Afri­ca’s Mo­bi­le Re­vo­lu­tion. “Es­to ha abier­to –con­ti­núa– opor­tu­ni­da­des pa­ra em­pren­de­do­res y ha cam­bia­do la for­ma de ha­cer ne­go­cios en los sec­to­res de la ban­ca, la agri­cul­tu­ra, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca”. Pa­ra Kaig­wa, se tra­ta de un cam­bio ra­di­cal por­que no só­lo afec­ta a la economía, va más allá. “(La te­le­fo­nía mó­vil) ha ayu­da­do a au­men­tar la trans­pa­ren­cia en la po­lí­ti­ca ya que los ac­ti­vis­tas usan apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra mo­ni­to­rear la vio­len­cia po­lí­ti­ca y lu­char con­tra el con­trol es­ta­tal o las agre­sio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión”, apun­ta.

En su vi­si­ta a Ke­nia y Etio­pía en ju­lio, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, ci­tó co­mo ejem­plo del avan­ce de Áfri­ca la apli­ca­ción Us­hahi­di ( tes­ti­mo­nio en len­gua sua­ji­li), que se uti­li­za en va­rios paí­ses den­tro y fue­ra del con­ti­nen­te pa­ra dar voz a sec­to­res opri­mi­dos y lu­char con­tra la vio­len­cia post­elec­to­ral.

Oba­ma tam­bién se de­tu­vo en otra in­ven­ción ke­nia­na: M-Pe­sa, un sis­te­ma de pa­go des­de mó­vi­les que se ha po­pu­la­ri­za­do enor­me­men­te en el es­te de Áfri­ca y se ha ex­ten­di­do (en oca­sio­nes con otros nom­bres y mar­cas) a otros paí­ses del con­ti­nen­te. Con só­lo un mó­vil y un do­cu­men­to de iden­ti­dad, y sin ne­ce­si­dad de una cuen­ta ban­ca­ria, cual­quie­ra pue­de abrir una cuen­ta de M-Pe­sa y, des­de su te­lé­fono pa­gar fac­tu­ras, ga­so­li­na, com­pras, mul­tas, ta­sas es­co­la­res, se­gu­ros mé­di­cos o in­clu­so co­brar la nó­mi­na.

El es­cri­tor tec­no­ló­gi­co sud­afri­cano Toby Shaps­hak re­su­mió en una fra­se la re­vo­lu­ción que el mó­vil ha su­pues­to en la ban­ca: “La tar­je­ta SIM es la tar­je­ta de cré­di­to de Áfri­ca”.

“La tar­je­ta SIM es la tar­je­ta de cré­di­to de Áfri­ca”, con­clu­ye el es­cri­tor tec­no­ló­gi­co Toby Shaps­hak El GSMA es­ti­ma que en el 2019 el trá­fi­co de da­tos en Áfri­ca Sub­saha­ria­na se ha­brá mul­ti­pli­ca­do por 20”

PAU BARRENA / BLOOM­BERG

La po­si­bi­li­dad de co­nec­tar­se a in­ter­net en mó­vi­les o ta­ble­tas ha ge­ne­ra­li­za­do el uso de in­ter­net en­tre mi­les de afri­ca­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.