¡Tra­ba­jar sí, pe­ro gra­tis no!

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - AN­TON GA­SOL DOC­TOR EN ECONOMÍA

A me­nu­do nos lle­na­mos la bo­ca di­cien­do que ‘nun­ca co­moaho­ra ha­bía­mos te­ni­do una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes tan bien pre­pa­ra­da’. ¿La economía del país es ca­paz de ofre­cer­les un tra­ba­jo en con­di­cio­nes y ade­cua­do a su ni­vel de pre­pa­ra­ción? Des­gra­cia­da­men­te re­sul­ta que te­ne­mos que cam­biar la ex­pre­sión ‘ge­ne­ra­ción pre­pa­ra­da’ (ins­trui­da) por la per­ver­sa acep­ción de ‘ge­ne­ra­ción pre-pa­ra­da’ (pa­ra­da an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar).

Unos da­tos pa­ra con­tex­tua­li­zar lo que de­seo po­ner en evi­den­cia y que he ela­bo­ra­do a par­tir del INE co­mo me­dia de to­do el año 2014. Es­pa­ña tie­ne una po­bla­ción de 46mi­llo­nes de per­so­nas, 30 mi­llo­nes de las cua­les tie­nen en­tre 16 y 64 años. Un­ter­cio de es­tas per­so­nas en edad la­bo­ral (9,6 mi­llo­nes) ha re­ci­bi­do educación su­pe­rior (uni­ver­si­ta­rios). En los dos tra­mos de edad que van de los 25 a los 29 y de los 30 a los 34 años se con­cen­tra más de­la cuar­ta par­te de­las per­so­nas con educación su­pe­rior (2,5 mi­llo­nes, por cier­to, el 57% mu­je­res). Se­gún el EPA -En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va, a par­tir de una mues­tra tri­mes­tral de 65.000 fa­mi­lias, de apro­xi­ma­da­men­te 180.000 per­so­nas– de es­tos jó­ve­nes hay 1,8 mi­llo­nes de ocu­pa­dos, 443.200 de­pa­ra­dos (un18% de pa­ro, que en el ca­so del tra­mo de 20 a 24 años as­cien­de al ver­gon­zo­so 44%) y 213.100 inac­ti­vos, que no tie­nen un em­pleo re­mu­ne­ra­do ni tam­po­co es­tán en el pa­ro. Qué país se pue­de per­mi­tir el lu­jo de te­ner el 26% de ‘la flor y la na­ta de la po­bla­ción’ (los de 25 a 34 años con es­tu­dios su­pe­rio­res), más de 650.000 per­so­nas que o bien es­tán pa­ra­dos o no tie­nen un em­pleo re­mu­ne­ra­do. ¿Se pue­de es­tro­pear tan­to ta­len­to?

La ver­dad es que no to­do el ta­len­to se es­tro­pea, por­que un buen gru­po de es­tos jó­ve­nes sa­li­dos de las fa­cul­ta­des for­man par­te de es­ta gran cohor­te de pro­fe­sio­na­les que se afa­nan por te­ner un tra­ba­jo en con­so­nan­cia con su for­ma­ción. Y nu­me­ro­sos ti­tu­la­dos de to­do ti­po de fa­cul­ta­des y de es­cue­las su­pe­rio­res tra­ba­jan por aque­llo que se di­ce ‘por amo­ral ar­te’, es de­cir, gra­tis. Y es que hay una es­pe­cie de re­for­ma si­len­cio­sa de la ofer­ta de tra­ba­jo con­sis­ten­te enu­na trans­fe­ren­cia de ren­ta de las fa­mi­lias de es­tos jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les ha­cia des­pa­chos y es­tu­dios de to­do ti­po, agen­cias de co­mu­ni­ca­ción, y tan­tos otros sis­te­mas de ex­pri­mir es­ta pre­ca­ria in­ser­ción en el mun­do la­bo­ral de los uni­ver­si­ta­rios. De ma­ne­ra que los tie­nen en for­ma de si­mu­la­das prác­ti­cas, co­mo fal­sos au­tó­no­mos, o bien per­ci­ben mi­ga­jas de di­ne­ro de for­ma su­mer­gi­da, y en bue­na par­te sim­ple­men­te de gra­tis, y su man­te­ni­mien­to va a car­go de sus pro­ge­ni­to­res. Una de las con­se­cuen­cias de es­ta ma­la pra­xis es su tar­día eman­ci­pa­ción (ju­ven­tud pro­lon­ga­da for­zo­sa­men­te), con im­por­tan­tes efec­tos so­bre dis­tin­tos ór­de­nes de la vi­da so­cial co­mo re­tra­sos en la vi­da de pa­re­ja, en la na­ta­li­dad y en su des­cen­so. Se­gún el úl­ti­mo In­for­me del Ob­ser­va­to­rio de Eman­ci­pa­ción ocho de ca-da diez jó­ve­nes me­no­res de 30 años vi­ven con los pa­dres y uno de ca­da cua­tro en­tre 30-34, tam­bién.

Mi­les y mi­les de es­tos uni­ver­si­ta­rios tie­nen que tran­si­tar por eta­pas ca­rac­te­ri­za­das de no­ta­ble pre­ca- rie­dad. Es lo que se de­no­mi­na tra­yec­to­rias de ti­po “yo-yó" con res­pec­to a la in­cor­po­ra­ción de los jó­ve­nes en el mun­do del tra­ba­jo y en su pro­ce­so de eman­ci­pa­ción fa­mi­liar, que se ca­rac­te­ri­zan por una con­ti­nua ro­ta­ción ‘tra­ba­jo pre­ca­rio – pa­ro – tra­ba­jo pre­ca­rio’, un ver­da­de­ro ci­clo in­fer­nal. En el 2014 de los ca­tor­ce mi­llo­nes de con­tra­tos fir­ma­dos, ca­si tres mi­llo­nes fue­ron pa­ra per­so­nas con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio y de FP, pe­ro de los con­tra­tos a uni­ver­si­ta­rios más de un ter­cio fue­ron por obra y ser­vi­cio, otro ter­cio por acon­te­ci­mien­tos cir­cuns­tan­cia­les, un 20% tem­po­ra­les y só­lo uno de ca­da diez fue­ron in­de­fi­ni­dos.

De acuer­do con Da­tos Bá­si­cos del Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio Es­pañol (Cur­so 2013/2014) por gru­pos de co­ti­za­ción ala Se­gu­ri­dad So­cial, uno de ca­da cua­tro ti­tu­la­dos uni­ver­si­ta­rios, al ca­bo de cua­tro años de ha­ber­se gra­dua­do, es con­tra­ta­do pa­ra rea­li­zar un tra­ba­jo de ca­rác­ter ma­nual, deba­ja o es­ca­sa ca­li­fi­ca­ción, pro­por­ción mu­cho más acen­tua­da en el ca­so de tu­ris­mo, ad­mi­nis­tra­ción y ne­go­cios, ar­te y pe­rio­dis­mo e información. Ni si­quie­ra uno de ca­da dos afi­lia­dos con­si­gue un tra­ba­jo en con­so­nan­cia con su ni­vel for­ma­ti­vo, pe­ro con un ele­va­do gra­do de tem­po­ra­li­dad, par­ti­cu­lar­men­te en aque­llas ti­tu­la­cio­nes con ma­yor vo­ca­ción cien­tí­fi­ca, así co­mo las re­la­cio­na­das con la en­se­ñan­za.

‘El tra­ba­jo dig­ni­fi­ca a la per­so­na’ siem­pre que ca­na­li­za el ta­len­to y las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno, a la vez que fa­ci­li­ta la re­la­ción y el con­tac­to hu­mano, pe­ro no na­da me­nos el tra­ba­jo tie­ne que sa­tis­fa­cer un sa­la­rio que pro­vea de los me­dios in­dis­pen­sa­bles pa­ra po­der vi­vir dig­na­men­te. Aho­ra bien, con es­te ti­po de ex­plo­ta­ción en va­rias for­mas de ‘tra­ba­jo’ de hoy en día, más que ha­cer­nos pen­sar en el vo­ca­blo la­tino clá­si­co la­bor pa­ra re­fe­rir­nos al tra­ba­jo y que en nues­tro idio­ma tie­ne cul­tis­mos co­mo ‘la­bo­ral’ (re­la­ti­vo al tra­ba­jo), ‘la­bo­ra­to­rio’ (pues­to de tra­ba­jo), ‘la­bo­rio­so’ (apli­ca­do al tra­ba­jo), ‘ela­bo­rar’ (crear al­gu­na co­sa con tra­ba­jo), ‘co­la­bo­rar’ (tra­ba­jar con­jun­ta­men­te) nos ha­ce pen­sar más en la ex­pre­sión vul­gar la­ti­na ire ad tri­pa­lium ( ir al tra­ba­jo), que de­cían los hom­bres de la an­ti­güe­dad ro­ma­na que iban a tra­ba­jar en el cam­po, sin nin­gu­na otra op­ción, a so­por­tar el frío o el ca­lor, el pe­so, la car­ga y aso­cia­ron el tér­mino la­bor con el de tri­pa­li­re (tor­tu­rar, de­ri­va­do de tri­pa­lium, tres pa­los cru­za­dos, ins­tru­men­to de tor­tu­ra en el cual eran ama­rra­dos los reos pa­ra azo­tar­los) y del cual se de­ri­vó tra­ba­jo co­mo si­nó­ni­mo de con­de­na, su­fri­mien­to y sa­cri­fi­cio. Por eso, pa­ra mu­chos, an­te cual­quier opor­tu­ni­dad de li­be­ra­ción de es­ta ‘con­de­na’ reac­cio­nan con jo­ya ( jú­bi­lo en cas­te­llano). Y eso nos lle­va a otro vo­ca­blo, la ju­bi­la­ción, más apro­pia­da que re­ti­re­ment en in­glés.

Hay que des­te­rrar las ma­las prác­ti­cas en cuan­to a la apro­pia­ción del tra­ba­jo y que to­dos jun­tos, ca­da uno en fun­ción de su res­pon­sa­bi­li­dad, nos com­pro­me­ten a re­cu­pe­rar la ge­nui­na ex­pre­sión teó­ri­ca del con­cep­to de tra­ba­jo co­mo la va­lo­ra­ción del es­fuer­zo rea­li­za­da por el ser hu­mano y no co­mo un sim­ple fac­tor de pro­duc­ción.

Nu­me­ro­sos ti­tu­la­dos de to­do ti­po de fa­cul­ta­des y de es­cue­las su­pe­rio­res tra­ba­jan por aque­llo que se di­ce ‘por amor al ar­te’, es de­cir, gra­tis”

A. ENSESA

Una jo­ven ca­ma­re­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.